El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

abril 28, 2010

Emilio Tuero y Gaspar Pumarejo:dos santanderinos responsables directos de la expansión mundial del bolero

El bolero es en Cantabria la herencia inmaterial del indiano montañés (aqui se conoce como "indianos" a los montañeses que embarcaron en el puerto de Santander rumbo a América - tenía el puerto cada once días una salida hacia La Habana y Veracruz y otras tantas hacia otros destinos de América- y que, tras permanecer allí en la época de mayor euforia del bolero los mejores años de su vida -solían partir con menos de 20 años y regresaban con cerca de 40 -, deciden volver e instalarse de nuevo en Cantabria plantando el bolero que les acompañó sentimentalmente en América en los corazones de sus convecinos cántabros, junto a las palmeras y junto a sus "casonas de indianos"). Pero también ha habido montañeses que decidieron no regresar y desde América han colaborado decisivamente a la expansión del bolero en el mundo, como Emilio Tuero desde la radio XEW en Méjico y Gaspar Pumarejo, desde la televisión, en Cuba y Puerto Rico. En Santander indianos como Nicolás Calzada y Maros Restegui impulsaron el cine sonoro (donde se interpretaban muchos boleros en las voces del propio Emilio Tuero, de Pedro Infante, Javier Solís...), la zarzuela y muchas de las actuaciones de bolero que siguieron manteniendo vivo el bolero que trajeron los indianos montañeses. (en la imagen, el mayor monumento mundial al indiano, en Santander, sobre la cima de la Peña Cabarga. ).

Si en Santander mantenemos una pasión por el bolero es porque como latinos y como cántabros son parte de nuestro universo cultural, sentimental e histórico. El bolero es un género surgido muchos años antes que el blues norteamericano, el tango argentino, la copla española, y por supuesto que el rock, el pop o la balada. Según muchos estudiosos, las propias raíces del bolero se remontan a la misma época del nacimiento del flamenco en España o del jazz en Norteamérica y como ellos, surge con la necesidad de expresar profundos sentimientos anímicos y comparte con ellos el ser géneros musicales primigenios de los que han derivado posteriormente múltiples estilos.

Sentimentalmente hablando, el bolero es en nuestra opinión el género musical en español que ha logrado la mejor simbiosis entre poesía y música en el plano anímico y romántico, pues no en vano tiene su raíz en la trova del siglo XVIII y XIX, que a su vez bebió de las fuentes líricas más románticas conocidas hasta entonces: por un lado del “bel canto”, la poesía culta y la romanza y, por otro lado, las múltiples expresiones de romanticismo popular que se reflejaban tradicionalmente en las canciones acompañadas por instrumentos de pulso y púa, entre las que se encontraba el propio estilo denominado “bolero” con el que apenas guarda relación formal. De este modo, la ópera, la zarzuela y la poesía, junto con la propia raíz de música popular tradicional (originalmente y en concreto de la provincia española de Cuba, con sus particulares influencias y mestizajes que se dieron derivados del devenir histórico de la isla en más de 400 años de ser una parte más de España, como Castilla o Andalucía - pues hasta entrado el siglo XX no se crea la República de Cuba-) se funden en un crisol único conformando un estilo denominado “bolero” que tiene como única amalgama la intención apasionada de expresar un sentimiento profundo romántico a través de una exquisita simbiosis de música y letra atemperada de tal modo que conforma un estilo musical fácilmente reconocible hoy en día con sólo escucharlo, pues sigue “sonando a bolero” a pesar de la laxitud formal y la gran variedad de estilos de bolero que se interpretan en este siglo XXI.

Es precisamente esta facilidad de reconocer que “suena a bolero”, lo que da vigencia y actualidad a este estilo de hacer “música del alma” que sigue evolucionando desde que Pepe Sánchez determinara su concepción inicial como género musical hace 115 años (pues está reconocido su bolero “Tristezas” como la primera partitura de bolero, fechada en 1895 en Santiago de Cuba). De igual modo, está universalmente reconocido que históricamente el bolero ha sufrido un desarrollo formal y tímbrico acorde a su expansión geográfica y musical, impregnándose de múltiples influencias y evolucionando hacia una menor rigidez estructural, rítmica y sonora. La tradicional separación de estilos de bolero como el bolero ranchero mejicano, el bolero-son cubano, el bolero-bossa brasileño, el Vallenato y el bolero-cumbia colombiano, el bolero norteño mejicano, el folero-feeling cubano, el bolero moruno de sabor español, así como el bolero-cha, el bolero-mambo, etc. no son más que el reflejo de esa variedad de influencias, a las que hay que añadir las actuales variedades tímbricas y formales derivadas de nuevas orquestaciones bajo la influencia de la balada anglosajona.

Ciertamente, estudiosos como Esteban Pichardo han señalado que a principios del siglo XIX el primitivo bolero ya se interpretaba en Santiago de Cuba y en 1893 se encuentra la primera referencia escrita a esta habitual práctica, en un artículo en el que se describe a los trovadores que interpretan bolero como “boleristas”, calificando al futuro bolero como unas “cantinelas muy bonitas" (Laureano Fuentes: "Las artes en Santiago de Cuba", 1893). El mismo autor habla de Pepe Sánchez, autor en 1895 de la primera partitura de bolero: “Tristezas”, pero habrían de pasar aún más de diez años desde esta fecha para situar el bolero fuera de Santiago de Cuba, concretamente en La Habana, llevado por dos discípulos de Sánchez: Sindo Garay y Alberto Villalón y sólo entonces cabe hablar del bolero como un género musical Cubano y como tal se “exporta” a Méjico gracias a Alberto Villalón y a Puerto Rico, gracias también a Sindo Garay y Enrique Blez ( compañero de Pepe Sánchez en Santiago de Cuba).

Alberto Villalón es responsable de la primera grabación de un bolero de la historia, con la voz del tenor canario español Adolfo Colombo. El bolero entra así en la historia como género musical cubano a principios del siglo XX, en el momento que, paradójica y afortunadamente, se expande a los principales puertos caribeños: Puerto Rico y Veracruz.

(En la fotografía, el cuarteto Villalón, responsable de llevar el bolero a Veracruz desde La Habana, con el español Adolfo Colombo, su primera voz)

Sindo Garay y Alberto Villalón, y las primeras grabaciones de bolero realizadas por el español Adolfo Colombo, fueron los principales responsables de la primera expansión del bolero, que se produce en los puertos con comunicación fluida con La Habana en los dos primeros decenios del siglo XX. De este modo, fue en el puerto de Veracruz donde por primera vez escuchó un bolero el mejicano Agustín Lara, que compone su primer bolero, “la prisionera” en 1926, poniendo él mismo como ejemplo de bolero entonces a la composición “campanitas de cristal” que el Puertorriqueño Rafael Hernández compuso en 1924. Es en esa época donde probablemente llegó el bolero a los puertos españoles, como el de Santander, que tenía comunicación transatlántica con La Habana cada once días, y donde llegó en 1924 el cubano de padre español Ernesto Lecuona para actuar junto a la violinista María de la Torre (se tiene constancia que se interpretaba su bolero “Canto Siboney” en las verbenas de la plaza del Pañuelo (hoy plaza de Italia) en los “Baños de Ola”).



(Antiguo Gran Balneario del Sardinero, hoy Restaurante "Maremondo" (antiguo Rhin) primer lugar de España donde se interpretaron boleros a principios del siglo XX en sus famosos "Baños de ola" y donde cien años más tarde se siguen interpretando boleros)
Para saber más:

Fue el santanderino Emilio Tuero como la primera voz del bolero de la emisora XEW uno de los primeros y más importantes impulsores de la segunda expansión del bolero, propiciando que este entonces novedoso género musical se extendiese con la popularización de la radio a todo el Caribe y gran parte de Suramérica. Emilio Tuero ingresó en la radio pocos meses después de inaugurarse la emisora XEW, fundada por Don Emilio Azcárraga Vidaurreta e instalada por el ingeniero José Ruiz de la Herrán, con locutores como el propio Azcárraga y Pedro de Lille y con cantantes como el santanderino Emilio Tuero Cubillas a quien De Lille bautizó como “el barítono de Argel” en “La Voz de la América Latina desde México”, marcando una nueva etapa de difusión de la música “de moda” entonces: el tango y el bolero, géneros que Emilio Tuero dominaba a la perfección y que siguen escuchándose hoy en dia en su Santander natal.

(En la fotografía, Emilio Tuero, nacido en Santander el 5 de Abril de 1912)
para saber más:
http://tempodebolero.blogspot.com/2009/09/emilio-tureo-cubillas-el-baritono-de.html


Debido a su rápido desarrollo, en 1932 la XEW se instaló en el centro de la ciudad de Méjico, en la calle de Ayuntamiento 52. Aún se conservan hoy en día los estudios “Azul y Plata”, desde donde Tuero comenzó a radiar los primeros boleros en su programa “La hora azul” y donde Agustín Lara situó su piano para interpretar sus canciones en el programa “La hora íntima de Agustín Lara”(por lo que a su entrada tiene una placa dorada con el nombre “Agustín Lara” y aún mantiene el piano de El Flaco de Oro, con sus teclas amarillentas y sobre el piso azul), y el estudio “Verde y Oro”, donde Consuelo Velázquez, que fué contratada con apenas 19 años en la XEW (época en la que escribió el bolero "bésame mucho" cuando aún no había besado a ningún hombre y que se convirtió en el mayor éxito de la XEW en la voz de Emilio Tuero), ejecutaba melodías clásicas al piano y por donde pasaron también todas las grandes figuras del bolero como nuestro "barítono de Argel", Juan Arvizu, Luis Arcaraz (amigo personal de Emilio Tuero con quie el santanderino escribió varios boleros, convirtiéndose en uno de los primeros compositores de bolero españoles), Nicolás Urcelay, José Mojica, Alfonso Ortiz Tirado, Los Panchos, Maria Luisa Landín, María Victoria, Panzón Panseco, Mario Moreno "Cantinflas", Germán Valdés "Tin Tán", Agustín Lara (a quien De Lille bautizó como "el flaco de oro", casado con María Félix con quien Emilio Tuero coprotagonizó películas como "vértigo"), Toña la Negra, Angelines Fernández, Carmen Rey, Pedro Infante (que empezó cantando en 1938 en la XEW por dos pesos a la hora) , Jorge Negrete, Pedro Vargas ( a quien de Lille bautizó como "el samurai de la canción"), Fernando Fernández (cantante), Demetrio González (nacido en Asturias, España, conocido como "El charro español", yerno de Emilio Tuero, pues se casó con su hija Marina)Gustavo Adolfo Palma de Guatemala, Luis Aguilar, Eulalio González "Piporro", Antonio Aguilar, Francisco Gabilondo Soler "Cri-Cri", Viruta y Capulina, Los Tres Ases, Los Tres diamantes, Hugo Avendaño, Amparo Montes, Héctor Martínez Serrano, Juan "El Gallo" Calderon, Paco Stanley, Amparo Montes y cientos de cantantes por quienes se hacían tumultos afuera de la estación, lo cual beneficiaba al restaurante "La Esperanza", ubicado justo enfrente, porque nunca le faltaba clientela, así como locutores mejicanos y cubanos como el llamado “Consejo Valiente", quien fue el creador de la primera danzonera en América Latina llamada "Acerina", con la que el bolero entró en un nuevo ámbito: el baile, que no abandonóp jamás y por cuya sensualidad llegó a estar prohibido en Colombia y otros países (piense el lector que nos estamos refiriendo al primer tercio del siglo XX cuano en "los baños de ola" de Santander las mujeres apenas podían enseñar poco más que el tobillo y debían entrar en el agua mediante casetas que, empujadas por el personal del balneario, entraban hasta el mar y, obviamente, un baile donde la pareja debía bailar abrazados era entendible que se considerase "inmoral" en algunas sociedades de entonces).

(en la fotografía, una imagen de "los baños de ola" de Santander, que convirtieron a la ciudad en una capital cultural europea a principios del siglo XX, en plena expansión del bolero, atrayendo durante casi 30 años a la familia real española (el Rey Don Alfonso XIII), la aristocracia y la alta burguesía (entre los que figuraban muchísimos indianos) que reclamaban para su esparcimiento esos nuevos estilos musicales "de moda" que llegaban a Santander gracias a sus privilegiadas comunicaciones transatlánticas con América: El tango de Suramérica, el bolero de Centroamérica y el Charlestón de Norteamérica)

Muchos de esos personajes ya míticos para la historia del bolero que pasaron por la emisor XEW mejicana fueron también responsables de la expansión del bolero como género musical en el cine. Agustín Lara componía temas para la película “Santa” dirigida por el actor español-hollywoodense Antonio Moreno y estelarizada por Lupita Tovar en 1931 siendo la primera película musical de Méjico, y el santanderino Emilio Tuero (que ya rodó “el inocente” en 1930), rodó en 1935 la primera película con cantante musical: "Mexicana", con las hermanas Águila y Emilio Fernández.. Emilio Tuero fue un galán de éxito en el cine, junto con estrellas que despuntaban entonces, como María Félix, Pedro Armendáriz, Andrea Palma, Jorge Negrete, Sara García, Fernando y Andrés Soler, Joaquín Pardavé, Arturo de Córdova Mario Moreno "Cantinflas", y Dolores del Río, con un cine mexicano de calidad gracias a directores como Emilio Fernández, Julio Bracho, Roberto Gavaldón e Ismael Rodríguez, por mencionar a algunos, pero cuyo éxito empezó a decaer con la muerte del actor y cantante Pedro Infante en 1957, a pesar de éxitos posteriores como los de Javier Solís. En Santander, indianos como Nicolás Calzada (en la foto) y Marcos Restegui fueron responsables de las programaciones de cine, entre las que se encontraban nuemrosas de cine mejicano y varias del propio Emilio Tuero.

(Nicolás Calzada: indiano responsable junto a Marcos Restegui -también indiano-de la programación de cine, teatro y música de Santander. Su hijo Juan Calzada es el actual Director del Palacio de Festivales de Santander, donde se celebra el Festival Internacional de Santander FIS, declarado Patrimonio Inmaterial Cultural de España). Para saber más:

http://tempodebolero.blogspot.com/2009/11/nicolas-calzada-y-marcos-restegui.html

Si bien éxitos como “bésame mucho”, bolero de Consuelo Velázquez interpretado por vez primera por Emilio Tuero en 1941 en la emisora XEW de Méjico, seguían alentando la radio y compatibilizándola con el auge del cine, fue la aparición de la televisión lo que produjo una tercera etapa de expansión del bolero. El santanderino Gaspar Pumarejo fue responsable de la instalación de la primera emisora de Latinoamérica, la “unión Radio Televisión” el 24 de Octubre de 1950, en La Habana. Si bien Guillermo González Camarena ya tenía una emisora en Méjico que emitía los sábados desde 1945, sólo desde el 1 de Septiembre de 1950 se transmite el primer programa, con la lectura del IV Informe de Gobierno del Presidente de México, Lic. Miguel Alemán Valdés, a través de la señal de XHTV-TV Canal 4 de la familia O'Farrill. Es de nuevo la XEW de la familia Azcárraga quien en 1951, inaugura la XEW-TV Canal 2, iniciando un nuevo medio de comunicación.


(en la fotografía, Gaspar Pumarejo, nacido en Santander el 8 de Noviembre de 1913)
para saber más:
http://tempodebolero.blogspot.com/2009/10/gaspar-pumarejo-el-puma-montanes-la.html


De este modo, el santanderino Gaspar Pumarejo fue pionero de la producción televisiva del bolero, y un ferviente impulsor de este género musical en este importantísimo medio de comunicación, pues no sólo llevó a Cuba figuras de la talla de Pedro Vargas o de Lucho Gatica, sino que fue directamente responsable y descubridor de muchísimas estrellas del bolero internacional. La televisión abrió definitivamente las puertas a una universalización del bolero, de modo que poco a poco los cantantes de bolero fueron teniendo importancia mediática más amplia que la que tenían con la radio y con el cine.

(tempestad sobre la ista de Mouro, a la entrada de la bahía de Santander)


Desafortunadamente, la poderosísima industria discográfica americana impulsó la balada en todos los medios de comunicación y se potenciaron hasta la saciedad grupos ingleses y norteamericanos. Cuando América Latina rompió su relativo aislamiento cultural después de la Segunda Guerra Mundial, y se integró a un mundo competitivo y cosmopolita de influencias básicamente Norteamericanas, el bolero como estilo decayó a favor de la novedosa “balada" pop, que vino a ocupar el puesto de lo «romántico». El bolero quedó relegado a sus exponentes originales, quienes lo interpretarían hasta el final de sus días (como Alfredo Sadel o Daniel Santos), y a sus fanáticos, casi siempre de edad avanzada; además, el tono romántico de las baladas posteriores siempre estuvo influenciado por el bolero, de hecho Armando Manzanero disfrazaba de baladas sus composiciones, que eran boleros; así también Marco Antonio Muñíz o José José, quienes en entrevistas a la prensa confesaban que lo que siempre interpretaban en lo romántico eran boleros, sólo que lo acompañaban musicalmente como "baladas pop", como hizo el exitoso Luis Miguel. El ascenso de la música latina de baile relegó a la canción romántica por excelencia - el bolero - a un segundo plano, por detrás de las catapultadas canciones pegadizas en inglés, bombardeadas en radio y televisión que no obstante, cuando se volvían románticas, recurrían necesariamente al bolero como medio de expresión. Así, se tradujeron al inglés muchos boleros, interpretados en diferentes estilos desde el jazz al pop y desde los más variados intérpretes como los Beatles o Carlos Santana. El romanticismo, rey indiscutible de las gentes de Santander, tenía entonces, com ahora, su marco musical ideal: el bolero, ajeno a las modoa que vienen y van como las olas de nuestro mar Cantábrico.


En Cantabria, grupos de bolero como "Los Puertochiqueños" o "Los Piedras Blancas" sufrieron las presiones de las discográficas para abandonar su bolero inicial y retomar una vía compositora más acorde a los gustos del momento y de este modo el trío "Piedras Blancas" pasó a llamarse "Carabelas" y sus temas dejaron de tener el romántico sonido del bolero para ofrecer ritmos y canciones pegadizas al gusto de los veraneantes que venían a pasar, como dice uno de sus temas "un verano en Santander".

(En la fotografía, imagen actual del trio "Los Carabelas". El Ayuntamiento de Santander les ha dedicado el Auditorio del Sardinero en su honor)

Tríos como "los tres de Norte" (formado en 1945 por Alberto Lemaur- que sigue hoy en dia interpretando boleros-) no pudieron mantenerse en ese ostracismo al que el ansia de modernidad y de gustos no latinos arrinconó al bolero, y otros como el trío "los brisas" se mantuvo fiel a su línea de bolero, con escasísimas actuaciones en esos difíciles años. Sólo el movimiento "camp" permitió mantener el bolero en Santander, de la mano de Jorge Sepúlveda, de Antonio Machín - que venía todos los años a Santander y era acompañado por el pianista santanderino Valentín Díaz Prieto- y del trío "Los brisas".

(en la fotografía, cartel de homenaje al trio "Los Brisas" en su 50 aniversario como grupo de bolero. En 2011 cumplirán 55 años sobre los escenaruios con la misma formación que en 1956, covirtiénsose así en el trio más veterano de la hisoria de España y uno de los más veteranos de la historia mundial con la misma formación).
Para saber más
http://tempodebolero.blogspot.com/2009_01_01_archive.html

Actualmente Santander se perfila como la capital del bolero europea, por su extraordinaria variedad y calidad de los grupos de bolero y por su asombrosos 33 conciertos mensuales que promueve la Asociación ProBoCa, que está en plena programación de ofrecer más de un concierto diario de bolero durante este verano en Santander (en la imagen)

Para despedirnos, unos boleros desde Santander:

- La agrupación "jueves de Boleros"




El trio "Los brisas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario que nos ayude a mejorar este blog

Estadística de visitas diarias