El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

junio 18, 2010

Un concierto de bolero diario en el ciclo "100 AÑOS DE BOLERO EN SANTANDER"

La Asociación Cultural ProBoCa, movida por el único interés de recuperar para Santander el escenario histórico y cultural de la Plaza del Pañuelo (luego denominada Plaza de Augusto González de Linares y en la actualidad Plaza de Italia), propone realizar una actividad puntual y extraordinaria con la finalidad de situar de nuevo la Plaza en el centro del espacio cultural santanderino en los veraneos del Sardinero, lugar que ocupó desde mediados del siglo XIX hasta pasada la década de los 30 del siglo XX. En las verbenas de la plaza del Pañuelo se representaron en los años 20 los primeros boleros de la historia de España, circunstancia que ha determinado el apoyo de todos los grupos de bolero de Cantabria en la revitalización de este espacio histórico y cultural que ha marcado la personalidad del veraneo en Santander.

Para tal fin, ProBoCa propone realizar breves conciertos diarios con una doble finalidad:

1.- Evocar, tanto a los santanderinos como a los visitantes, la época dorada de los meses de Julio y Agosto en el Santander de principios del siglo XX.

2.- Actualizar y poner en valor la idiosincrasia y el carácter especial, romántico y tranquilo, del veraneo en Santander.

En esta doble finalidad que de modo desinteresado persigue ProBoCa, no sólo se enmarcan los “Baños de ola” como recuerdo del pasado, sino que se actualiza y se recupera para el siglo XXI el carácter lúdico especialmente tranquilo y romántico de la temporada de veraneo, devolviendo un estilo y un carácter ya perdido a la plaza que fuera durante más de 100 años el centro neurálgico del buen gusto y de un estilo de veraneo con señas de identidad propias que siempre distinguieron a nuestra ciudad.

La Plaza del Pañuelo surge en la primera mitad del siglo XIX como respuesta a la necesidad de dotar a la playa del Sardinero de servicios de ocio más allá de la facilitación de la toma de los "Baños de Ola" y así vertebra desde un principio las actividades culturales de un espacio creado ya para el ocio y disfrute de unos visitantes que reclamaban espectáculos "de moda" entonces.

Santander recibía desde mediados del siglo XIX dos importantes oleadas de visitantes: por un lado recibía visitantes de América, pues en 1859 -hace 151 años- zarpó de Santander el primer vapor de línea regular a La Habana: "la Cubana", fragata a vapor con capacidad para 300 pasajeros que partió de Santander el 25 de Mayo de 1859, llegando a La Habana 11 días después, hecho histórico que fue recogido por el periódico "Boletín de comercio"(a "la Cubana" siguió el vapor "La Montañesa" inmortalizada por Pereda en su obra "Sotileza") y por otro lado recibía visitantes del resto de España, pues varios años antes, el 16 de Julio de 1847, aparece el primer anuncio de los "Baños de Ola" en la Gaceta de Madrid.

Santander se convierte a final del siglo XIX en una capital cultural española, pues conjuga un servicio transatlántico privilegiado con América (desde 1868 un vapor de la compañía de Antonio López con capacidad para 2.000 pasajeros zarpaba cada 11 días rumbo a La Habana y Veracruz, y la compañía "Pacific" un viaje mensual rumbo a Montevideo y otro a Valparaíso por los vapores del Marqués de Campo). La Plaza del Pañuelo dispone desde 1868 de Balneario, de Casino desde 1870, y de una creciente variedad de hoteles y servicios. En 1866 acaba la conexión por tren con Madrid y ya en 1872 llegan trenes semanales desde Madrid incluso durante la guerra carlista que acaba en 1876. Esta es una de las primeras fotografías de los primeros trenes en Santander en 1890.
En 1875 se proclama en Santander a Alfonso XII. Tras la guerra carlista, desde 1874 la compañía de Antonio López embarcó 20.000 soldados al año hacia Cuba, aportando 125 millones de pesetas. Santander se convierte en el cuarto puerto principal de España.
Con la privilegiada comunicación con América, llegaron a Santander muchos indianos desde la provincia española de Cuba, donde ya desde 1836, musicólogos como Natalio Galán (en su obra "Cuba y sus sones") y Esteban Pichardo -con seguridad el mayor experto en bolero- sitúan los primeros boleros de la historia, Helio Orovio afirma que en 1870 se interpretaban boleros y Laureano Fuentes en su obra "Las artes en Santiago de Cuba" afirma que en 1885 se reconoce la práctica habitual de este estilo en Cuba, catorce años antes de su independencia de España, cuando era gobernador de la provincia el santanderino Arsenio Linares Pombo.
El bolero se transmitió a España y el Caribe a través de los puertos y en las compañías de zarzuela de la época (el puerto de Veracruz y el de San Juan de Puerto Rico fueron los primeros lugares donde se interpretaron boleros fuera de Cuba, llevados por compañías de teatro cubanas entre otros por Sindo Garay y por Alberto Villalón). Alrededor del puerto de Santander había numerosos Cafés-cantantes, según recogen todas las crónicas y detalla el estudio de Rosa Conde, del Conservatorio Jesús de Monasterio de Santander en el que afirma que en los mismos se interpretaban boleros, pues estaban llenos de marineros de todos los países americanos, que trajeron también la habanera y el tango. El ambiente del puerto fue narrado por el propio José Martí (que estuvo alojado en Santander en casa de su madrina, la montañesa Marcelina de Aguirre, en su casa de la Plaza de Pombo):

“Hay al norte de España un pueblo de gente recia, como norteña y laboriosa, que por una parte extiende al borde de la mar un amplio muelle y elegantes casas, y por la otra encarama sobre picos y cerros una poblacioncilla de pescadores que con sus casuchas, retorcidas calles y ásperos pedregales da al rico puerto aire de ruin villorrio; es Santander. En Santander, que vive de las harinas que embarca a Cuba, y de los azucares que de Cuba le llegan, vence en los meses de invierno, a la llegada de los vapores correos que vuelven de La Habana rebosantes de soldados, ejércitos de mozas, que como muchedumbre de moscas de colores revolotean en botecillos negros en torno de los buques colosales, más que de curiosidad, movidas del deseo de llevarse de huéspedes a sus casuchas, a los buenos soldados, que como van de cumplir sus años de servicio, llevan en su caja de latón la licencia absoluta, y en sus bolsas de listado una que otra dobla de oro que luce como maravilla y gala fantástica a los ojos negros de las robustas santanderinas. (….)".

La riqueza económica que aportaron los indianos - y los gustos que importaron de América- se unió en Santander con las demandas de ocio y cultura de los visitantes asiduos a los "Baños de Ola". No sólo José María Pereda en su libro "escenas montañesas" (concretamente en su relato "el sardinero") en 1871, sino literatos como Fermín Caballero en 1874 o Emilia Pardo Bazán afirman que la oferta cultural permitía pasar en Santander los meses de verano como en cualquier otro balneario de renombre europeo, según recogía el 31 de Mayo de 1882, el Diario de Santander. Por su parte, es ampliado el puerto de Santander, llegando a ser (según indica Rafael González Echegaray en su libro "El puerto de Santander: Retazos de una Crónica") el cuarto puerto de España, tras el de Santa cruz, el de Bilbao y el de Cádiz. En este sentido, recoge I. de Cáceres (en su libro "Santander: una historia de Vientos y mareas") que en 1881 Antonio López funda el banco Hispano Colonial, la compañía de Tabacos de Filipinas y la Transatlántica de vapores que también zarpaban hacia Manila. En el volumen "De Cantabria", editado por Lorenzo Blanchart en 1890, cuando se reforma la Plaza del Pañuelo y se comienzan a celebrar verbenas y "fiestas venecianas" dice..." Se baila después del concierto. Vamos, que saben divertirse". (En la imagen, la plaza del pañuelo en 1875)

Julián Padilla, nieto de Pepe Sánchez, fecha el bolero "Tristezas" que compuso su abuelo en Septiembre de 1893, meses antes de la explosión del vapor "Machichaco". Seis años después tras la guerra de Cuba llegan a Santander 28.000 soldados repatriados de Cuba, lo que no impide que siga aumentando el número de los turistas en Julio y Agosto, por lo que los hijos de Juan Pombo amplían el Gran Balneario construyéndose una galería, ampliándose de nuevo la Plaza del Pañuelo con una balaustrada hacia el mar que le da su aspecto actual. Este es el aspecto del sardinero en 1906:

A principios del siglo XX comienza un creciente desarrollo de actividad cultural en la Plaza del Pañuelo. Si bien se crea en 1901 la Sociedad El Sardinero, no fue hasta 1906 con la Sociedad de Tenis y especialmente en 1907 con la Sociedad Amigos del Sardinero cuando se empiezan a organizar actividades lúdicas paralelas a los "Baños de Ola". Así en 1909 (año en el que en La Habana el canario Alfredo Corona realiza la primera grabación de un bolero) se celebran numerosas veladas y conciertos en el Sardinero, especificándose que las fiestas "se complementan con cuantas novedades artísticas puedan contratarse", según recoge literalmente el programa de fiestas de Santander de 1909, recogido por Juan Carlos Flores Gispert en su libro "Santander y los Baños de Ola".


Fue sin duda a partir de 1913, primer año de la estancia de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, cuando se consolidan de modo espectacular los "Baños de ola", en el que tomaron posesión del Palacio de la Magdalena y pusieron la primera piedra de la Caja de Ahorros de Santander en Tantín. Desde 1913 a 1930 puede considerarse Santander como la principal referencia cultural no sólo española, sino que con el estallido de la primera guerra mundial en 1914, se convierte en una auténtica capital cultural europea, de modo que aquel mismo año inaugura el Ateneo, en 1916 se inaugura el Casino y el sanatorio de Pedrosa y el año siguiente el Hotel Real, el hipódromo de Bellavista, y el Hotel Real. En 1918, la primera piedra de la Biblioteca Municipal de Santander, se construyen nuevos chales en los pinares del sardinero y el 1919 se inaugura el teatro Pereda.


La plaza del pañuelo tiene una frenética actividad de día y noche recogida por los periódicos locales (La Atalaya, El Cantábrico, el boletín de Comercio y el diario Montañés inaugurado en 1902). Juan Carlos Flores- Gispert en su estudio "Santander y los Baños de Ola", afirma que "Los felices años 20" fueron para Santander los del gran turismo, apoyado por los indianos que desde América construyeron en 1922 la "Gota de Leche" donde se celebraban importantes cotillones que rivalizaban con los del Hotel Real y los del Gran Casino. En 1924 se recoge en la crónicas la proyección de "Los Tres Mosqueteros" (aún en cine mudo) y se pone de moda el popular "Charlestón". Entre los visitantes del Palacio de la Magdalena de aquel año destacaron los Duques de Alba. Se decide ampliar el puerto y se inaugura el edificio de correos. Santander es la primera provincia de España con una central de teléfonos automática. En 1927 llega a Santander el primer cine sonoro "el cantor de jazz" en la sala Narbón.

Santander crece hacia el Sardinero construyéndose hoteles como el "Suizo" (hoy Rhin), "Castilla", "Hoyuela", "París", "Roma", y a la "Plaza del Pañuelo" llegaban los tranvías de Gandarillas y Pombo. En las fiestas se anunciaban en el Sardinero verbenas populares hasta 1930, dotado con todos los servicios para ofrecer a una sociedad pudiente atraída por el auge económico de Santander, venido de la mano del comercio con las colonias españolas. El investigador e historiador santanderino Flores Gispert señala que "en el Sardinero se organizan "cotillones y conciertos musicales con la Banda Municipal de Madrid, teatro, cinematógrafo y verbenas populares y de invitación". En la imagen, la Plaza del Pañuelo en 1912 en la época en la que llegó el bolero.

Musicalmente, llegaron tres estilos de América: el tango de Suramérica, el Bolero de Centroamérica y el Charlestón de Norteamérica, que según recogen las crónicas de entonces, hacía “furor” en Santander. Cuenta Leopoldo Rodríguez Alcande en su libro “Veraneo Regio en Santander” que se musitaban tangos en las fiestas, mientras en los escenarios de Santander triunfaba La Fornarina con su “Clavelitos” y Raquel Meller con “La violetera”, junto a la Argentinita y Carmen Flores, así como una jovencísima Conchita Piquer. El género de “revista” tenía mucha aceptación, destacando el cómico Ramper en “La orgía dorada” y muchos programas de “variedades” entre las que se incluían tangos y con mucha probabilidad, boleros, pues era el género "de moda" en América, donde la emisora XEW de Méjico contrató como primer voz a un joven cantante santanderino llamado Emilio Tuero Cubillas, y a quien el locutor De lille bautizó como "El barítono de Argel". Emilio Tuero fue responsable directo de la expansión del bolero por todo centroamérica en aquellos años y entre muchos otros boleros estrenó "bésame mucho", siendo el primer cantante del mundo en interpretar el bolero más versionado de toda la historia.

La oferta musical de Santander era espectacular, pues desfilaron Margarita Xirgu, Juan Bonafé, María Guerrero, Carmen Díaz, Pepita Meliá, Loreto Prado, Valeriano León y Aurora Redondo y numerosas compañías de zarzuela.

Como ejemplo, el “café Cántabro”, situado donde hoy se encuentra el Túnel se especializó en café –cantante especializado en canciones sentimentales que perfectamente pudieron ser boleros, según recoge Carmen Conde en su estudio sobre la música en Santander a principios de siglo.

En las noches del Casino del Sardinero, del tenis y del Hotel Real imperaba en los últimos años 20 el fox-trot, Charlestón, Shimmy y el Black Bottom, llegados desde Norteamérica y que se bailaban con frivolidad y alegría. El tango se bailaba y se cantaba en la voces de Spaventa, Agustín Irusta, Roberto Fuzarot y Lucio Demare, según recoge en su "Crónica del veraneo Regio" Leopoldo Rodríguez Alcalde.

El mismo cronista e historiador santanderino recoge la gran aceptación de boleros de María Grever (creemos que sería "Júrame", el primer bolero que hizo famosa a María Gréver fué "Júrame" en la voz de José Mojica, que también interpretó "Canto Siboney" en 1934) y boleros de Ernesto Lecuona, pues Lepoldo Rodríguez Alcalde dice textualmente:

"En las noches de baile, cuando ya habían transcurrido las primeras horas de fiesta y había deseo o ternura en las miradas, la orquesta acompañaba un voz apasionadamente transida:
Siboney, yo te quiero, yo me muero por tu amor"


La explosión demográfica de final de los años 20 en España reactivó la emigración hacia Méjico y Cuba de indianos montañeses. Comenzaba una era industrial y arquitectónica, con el edificio Siboney, de Marrero en 1931, el cine Coliseum, el club Marítimo y la torre del Balneario del Sardinero, en la Plaza del Pañuelo y muchas otras obras recogidas en el libro " Santander: una Historia de vientos y mareas", de Francisco I. de Cáceres.

Por todo lo visto, queda claro que:

1.- La plaza del Pañuelo vertebró desde sus inicios la actividad de ocio del Sardinero, urbanizado específicamente como espacio lúdico en verano.


2.- El Balneario, el Casino y el Gran Hotel, que enmarcaron desde finales del siglo XIX la Plaza del Pañuelo, fueron durante muchas décadas catalizadores de la oferta de ocio del Sardinero durante los meses de Julio y Agosto. Su importancia creció con la expansión hotelera.

3.- La oferta lúdica de Santander se trasladó hacia el Sardinero con la construcción de dos líneas de tranvía (Gandarillas y Pombo) que desembocaban en la Plaza del Pañuelo, que funcionaban durante el verano. La Plaza del Pañuelo se convirtió en centro cultural de la ciudad.

4.- Con la presencia durante 17 años consecutivos de los Reyes de España, la actividad del Sardinero se multiplicó, utilizándose la Plaza del Pañuelo hasta 1930 como lugar de celebración de verbenas populares durante los meses de Julio y de Agosto, recogidas por la prensa local.


5.- En la celebración de tales verbenas se recogen por las crónicas locales que se interpretan boleros, siendo la más antigua reseña encontrada en España que señale la interpretación de este género musical en España.

Es de destacar también que, como se ha apuntado, un santanderino fue la voz responsable de la expansión del bolero desde principios de los años 30: fue la difusión de la radio XEW de Méjico la que contribuyó a su expansión por todo Centroamérica, con la voz de la estrella indiscutible del momento: el santanderino Emilio Tuero Cubillas, conocido como "El barítono de Argel", actor y cantante de tango y bolero que estrenó mundialmente el bolero "bésame mucho" en 1941.

Ese mismo año de 1941 inició su carrera profesional el bolerista Jorge Sepúlveda, quien escribió el bolero "Santander", ciudad a la que, además, le dedicó otros boleros como "Mirando al mar" y "Enamorado del mar". La ciudad le erigió la única estatua que tiene un bolerista español en el mundo, en el paseo de la Reina Victoria.



En 1945 el santanderino Alberto Lemaur -que aún canta boleros en Santander- funda el primer trío de bolero de Santander: "los Tres del Norte" y apenas diez años después, en 1956, se crea el trío "Los Brisas", que sigue en activo 55 años después, siendo el trío de bolero más veterano de la historia de España con la misma formación.

La Asociación ProBoCa (Promoción del bolero en Cantabria) y promueve casi 400 conciertos de bolero anuales en Cantabria. Santander se convierte en la capital romántica de España gracias al entusiasmo desinteresado y la pasión de una docena de grupos de bolero cántabros.


En Santander están representados prácticamente todos los estilos de bolero. No en vano, si este género cumple este año 2010 sus 115 primeros años de vida, los últimos 55 años - casi la mitad de todos los años de existencia de este género- hemos tenido al trío "Los Brisas" sobre nuestros escenarios y más de la mitad -65 años- a Alberto Lemaur, que todavía sigue interpretando boleros en Santander.

De este modo, ese bolero clásico que se expandió desde Cuba en los últimos años del siglo XIX y primeros del XX hacia Méjico y el Caribe, está representado por el Trío "Los Brisas", que en el año 2011 cumplirán 55 años sobre los escenarios, y por el sexteto "Tempo de Bolero".

Por su parte, siguiendo la evolución de este género musical que se expandió desde Méjico gracias al impulso de la radio, en especial la XEW donde cantaba como estrella indiscutible el santanderino Emilio Tuero "El Barítono de Argel", llegando el bolero al norte de Méjico y a Venezuela y Colombia, en Santander tenemos representantes del bolero norteño y el bolero- cumbia, en el sexteto "Los Castos".

De igual modo, en la época en que el bolero llegó a Santander, luchaba junto al incipiente charlestón y al tango como géneros "de moda". En la interrelación con el tango, surgió el bolero-tango, representado por el sexteto de tango y bolero "Emilio Tuero". En esa misma época, recogiendo el desarrollo y extensión del bolero hacia Suramérica, surgen el bolero-bossa representado por el cuarteto "Jatobá" y diferentes estilos suramericanos de bolero interpretados por el septeto "La Banda del Aserradero".

En Santander tenemos grupos de bolero que recogen la propia evolución del bolero en Méjico y Cuba, pues imbuido de la música popular, en Méjico surge el bolero ranchero, representado por el dúo "Alfiles" y en Cuba - donde el santanderino Gaspar Pumarejo se convierte en el principal productor de bolero- surge el bolero-son, representado por el septeto "Bolero.son" y donde -influenciado por el jazz-, surge el bolero-feeling, representado por el quinteto "Sólo dos y un bolero".

En los años 40 en España, el bolero se llena de tintes de copla, de fado y surge el denominado "bolero moruno" que con su sabor a pasodoble y rumba está representado por la formación de más de 25 miembros, la agrupación "Jueves de Boleros". De igual modo, la tradición de bolero de Santander es recogida por el quinteto "son de indianos" que mantiene vivo el bolero como herencia inmaterial de los indianos montañeses que se embarcaron aprovechando las privilegiadas comunicaciones del puerto de Santander con toda América durante 250 años. Por si fuera poco, el grupo "obsoletos clasic" se afana en poner en valor antiguos boleros, revisados con modernos arreglos, dotando a este género de rabiosa actualidad.

De este modo, los grupos de bolero de Cantabria coordinados por ProBoCa presentan en este mes de Junio el ciclo:



100 años de bolero en Santander



En el que, a través de más de 60 conciertos de bolero 8 uno diario durante los meses de Julio y Agosto) en el mismo lugar donde la orquesta se colocaba hace 100 años para amenizar las verbenas del veraneo santanderino, se volverán a interpretar boleros, tangos y jazz (bolero-feeling), devolviendo al Sardinero el carácter especial romántico, tranquilo y de exquisito gusto que siempre ha caracterizado el veraneo de Santander.


Estén atentos a la programación de este blog de bolero: verán cómo en una misma semana, en Santander se ofrecen al menos cinco estilos diferentes de bolero a cargo de los diferentes grupos de bolero de Cantabria.

Bienvenidos al ciclo

100 años de bolero en Santander

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario que nos ayude a mejorar este blog

Estadística de visitas diarias