El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

octubre 30, 2010

110 años sin Lara (4) Amores de bolero

Hablar de la figura de Agustín Lara obliga, sin duda, a hablar de la rendida advocación de un corazón cautivador, donjuanesco, conquistador y seductor que se arrodillaba y se derramaba en atenciones hacia la excelsa gracia femenina,sutil, agarena, divina e irresistible para ese corazón hecho para amar como era el de Agustín Lara. De este modo, pueden contarse sus años por los hitos dejados por otras tantas mujeres como cicatrices en su alma (quizá por más mujeres que años cumpliera el "flaco de oro"). De entre todas ellas, María Félix es sin duda la que mayor cicatriz dejó en el alma de este hombre cuyo corazón quedó marcado por una cicatriz mayor que la que le cruzaba el rostro, pero que lejos de restarle encanto, lo hacía más atractivo aún para las mujeres más bellas y deseadas de su época.

En un blog anterior (cuyo "link" o enlace facilitamos sobre estas líneas) hemos podido comprobar que la mujer - en primerísimo lugar junto al propio sentimiento amoroso en todos sus aspectos- y España (como fuente de inspiración de su monumental obra "suite española"), han sido las dos prinicipales manatiales de inspiración del compositor. Ahora ahondaremos en la realidad cotidiana del "Flaco" (como le llamaba María Félix) siguendo el curso del río de su vida y dejándonos arrastrar, como una rama llevada por la corriente, por sus torrenteras, meandros, cascadas y remansos, para entender mejor a esta genial figura del bolero.
Veremos que la expresión "la belleza está en el interior" nunca ha sido más aplicable que al genial compositor mejicano, envuelto en una atmósfera difusa sobre los hechos de su vida, ambiguedad que él mismo tejió como el capullo de un gusano de seda con hilos de inspiración romántica, sutiles y llenos de inspiración, con los que tejía su telaraña de amor en la que cayeron tántas mujeres. Nosotros, en este blog del bolero del norte de España, también hemos caído atrapados por la pegajosa cursilería de este dandy que manejó el idioma español como pocos y que, de modo igualmente autodidacta, supo reflejar con las teclas blancas y negras de un piano las luces y las sombras que deja el amor en un alma siempre dispuesta a amar.
Vamos a hablar de cicatrices del alma. Hablaremos, entre otras, de la que dejó María Félix. (Alejandro Algara, el último cantante de Agustín Lara canta el tema "Palabras de mujer", introducido por María Félix diciendo: "Nunca crean en palabras de mujer: la mujer hace lo que hombre deshace y las palabras no componen lo que el hombre descompone. Pero todas las palabras se olvidan cuando se funden en una sola: AMOR)


Palabras de mujer
que yo escuché cerca de ti,
junto de ti, muy quedo,
tan quedo como nunca.
Las quiera repetir
para que tú igual que ayer
las digas sollozando,
palabras de mujer.

Aunque no quieras tú
ni quiera yo, lo quiere Dios
y hasta la eternidad
te seguirá mi amor.

Como una sombra iré,
perfumaré tú inspiración
y junto a ti estaré
también en dolor.

Aunque no quieras tú
ni quiera yo, lo quiere Dios
y hasta la eternidad
te seguirá mi amor.

Hasta en tus besos me hallarás
hasta en el agua y en el sol
aunque no quieras tú
aunque no quiera yo.

En 1943 María Félix fue contratada por Rómulo Gallegos para protagonizar su primera gran película: "Doña Bárbara", que le valió el sobrenombre de "La Doña" donde también tomó el vicio de fumar puros. En esta época María se había separado de su primer marido, Bernardo Félix, quien se llevó con él a su único hijo Quique.
De pequeña, María, solía decirle a sus hermanas: "Un día me voy a casar con ese señor que canta tan bonito".... y así sucedió, pues aquel año de 1943 conoció a Agustín Lara, su ídolo desde la infancia, en una cena. Lo primero que pensó María cuando tuvo frente a sí a Agustín Lara fue: "Me lo voy a conquistar esta noche", como en efecto hizo, aunque esa primera noche de pasión no bastó para conquistar el corazón de Lara, a pesar de que “María se dio a la tarea de conquistar a Agustín, aunque, ciertamente, sin ninguna objeción por parte de él... a los pocos meses ya se miraba a la actriz salir todas las mañanas vestida de lo más elegante de la casa del compositor en la calle de Galileo 37, en Polanco y acompañrle a los toros.
De hecho, Agustín aún no había terminado su romance con Raquel Díaz de León, una bella joven tapatía de familia conservadora que terminó trabajando en la casa de citas de La Bandida, en la colonia Condesa, donde la conoció el compositor. De esa época es esta anécdota:
Lara llevaba a su casa de Galileo tanto a Raquel como a María. Una noche que estaba con la primera, después de una terrible pelea con la actriz, ésta se presentó y empezó a tocar. Nadie le abría.
“La Félix, con todo y sus zapatos de tacón, saltó la reja de la calle y se dirigió a grandes pasos a la recámara de Agustín. Apenas le dio tiempo de salir corriendo al pasillo en bata para detenerla. Mientras Raquel esperaba en la cama. Desde allí, con la puerta entreabierta de la habitación, escuchó y vio a María, de rodillas, suplicándole al compositor: ‘Por favor, Agustín, no me dejes. Perdóname, voy a obedecer en todo lo que tú me digas’”.
Lara le contestó: “María, no quiero que hagas estas escenas. Levántate del piso, voy a llevarte a casa".
Según se cuenta, la joven Raquel Díaz de León quedó embarazara de Agustín pero sabiendo que en ese tiempo, enamoraba también a María Félix, Raquel prefirió abortar, lo que el pianista nunca le perdonó y cortó radicalmente con ella, dedicándose en cuerpo y alma a María Félix, a quien colmó de atenciones y cuidaos exquisitos desde entonces, según declaraba la diva, le hizo sentir como una reina.
Es en esa época cuando Agustín compone su bolero "noche de ronda"

Noche de ronda
que triste pasa
qué triste cruza
por mi balcón.
noche de ronda
cómo me hiere
cómo lastima
mi corazón.
Luna que se quiebra
sobre la tiniebla
de mi soledad,
a dónde vas.
Dime si esta noche
tú te vas de ronda
como ella se fue,
con quién está.
Dile que la quiero
dile que me muero
de tanto esperar,
que vuelva ya.
Que las rondas
no son buenas
que hacen daño
que dan penas
que se acaba
por llorar.

Sin embargo, tras esos primeros meses convulsos, Mará Félix logró sin ninguna duda - pues así lo afirmó el compositor- conquistar como ninguna otra mujer el corazón de Lara. Fue Agustín Lara quien la ayudó a recuperar a su hijo que ya no vivía con su padre (se dice que Álvaro Félix murió de sida) y según algunas biografías, lo raptó de la casa de su abuela. En cuanto Quique estuvo con María Félix, como el niño le parecía malcriado por la abuela paterna, María lo envió a diferentes colegios en el extranjero, sobre todo en Canadá, y después se convirtió en actor e hizo una carrera con éxito en el cine, el teatro y la televisión. La pareja siempre fue víctima de las burlas populares y de la prensa, pero supieron afianzar su amor en esos primeros años.

Agustín Lara y María Félix (1943- 1947)


De este modo, ya a mediados de 1943, María Félix y Agustín Lara, cada domingo se hacían presentes en la barrera de sol del toreo de la Condesa. En la columna titulada, "Farolazos", del 18 de enero de 1944, la novelista mexicana, Josefina Vicens, escribió:
"¿Qué harían los espectadores del sol si Agustín Lara decidiera no ir a las corridas de toros? ¿A quién le gritarían? Podemos asegurar que, hoy por hoy, las tres personas que tienen más cartel en el ambiente taurino son: Silverio Pérez, 'el Flaco' Valencia y Agustín Lara. El domingo no dejaron un momento de reposo al músico-poeta. Al verlo sin su María Félix, un asoleado le preguntó:
"-Agustín, ¿dónde dejaste a Doña Bárbara?"
Cuando las apariciones de María y Agustín, se convirtieron en escenas cotidianas, el público taurino comenzó a tener confianza y a gritar: "¡Duro con él, María", "Allí van la Bella y la Bestia", "María, vas a acabar con el Flaco", "¡Mucha ensalada para tan poco pollo!", exclamaban los más "chistositos". Si Agustín llegaba con un traje negro, se escuchaba otra de estas voces: "¡María, vino con su sombrilla!".
María Félix trabajaba incansable esos años: tras el éxito de "Doña Bárbara" ( tercera película tras "El peñón de las ánimas" y "María Eugenia" en 1942), rodó en 1943 "China Poblada" y "La mujer sin alma", en 1944 "La monja alférez" y "Amox", y en 1955 " El monje Blanco" y la película "vértigo" junto al santanderino Emilio Tuero. Se comenta que durante el rodaje se dio un pequeño altercado entre estas dos figuras. Resulta que durante la grabación de una escena, ambos tenían que darse un beso, sus rostros quedaban muy cercanos, pero él era un hombre de corta estatura y se sentía opacado ante la Doña, quien le sugirió utilizar un par de zapatos especiales, con suela elevada para que se viera más alto, lo que le pareció una burla al "Barítono de Argel", que se enojó y le contestó de forma grosera a ella y le pidió que "mejor se quitara esas zapatillas con tacones de botella al revés". Cuando llegó el momento de filmar, sus rostros quedaron juntos, y ella le decía en voz baja: "chaparro", y él, enojado, se desquitaba diciéndole: "jirafa". 8fragmento apasionado de María Félix y Emilio Tuero en "Vértigo")

Ese mismo año de 1954 se casaron Agustín y María, el 24 de Diciembre (como consta en el documento de la separación) La pareja vivió feliz en un apartamento de la calle Aristóteles 127. Por otro lado, la popularidad que ambos artistas consiguieron no fue óbice para que el amor apasionado de Agustín hacia su musa nos dejara páginas inolvidables para la música. En ese lugar, Agustín Lara compuso muchas de sus más bellas canciones, varias de ellas dedicadas a María, en especial "humo en tus ojos"

Humo en los ojos, cuando te fuiste,
cuando dijiste, muerta de angustia
ya volveré.
Humo en los ojos, cuando volviste,
cuando me viste antes que nadie
no se por qué.
Humo en los ojos,
al encontrarnos,
al abrazarnos
el mismo cielo se estremeció.
Humo en los ojos,
niebla de ausencia,
que con la magia
de tu presencia
se disipo.

Su casa de Las Lomas fue centro de tertulias para artistas y escritores que solían reunirse a menudo. En aquella época escribió los boleros Noche de ronda" y "Aquel amor" entre otros.

María Félix acompañaba a su marido a casi todas partes, cuando sus obligaciones con el cine se lo permitían. Así, solía acompañarle a los toros y en todas las giras que podía. En Guadalajara, solían hospedarse en el Hotel Fénix o en el Roma. Allí, en 1943, el ex locutor de radio y televisión Rafael Saavedra Mercado, cuenta que vio llegar a Lara al "primer ladies bar" de la ciudad, el "Rhin", del brazo de María Félix, acompañados por el torero Manolete. La pasión de Lara por los toros se remontaba a sus años de juventud y le valieron alguna dura regañina por parte de su tía y de su padre entonces. (pasodoble "novillero" de Lara, interpretado por Plácido Domingo)

La relación María Félix-Agustín Lara fue la comidilla de la época. "Toda la gente lo veía feo", cuenta María. "Pero en la intimidad le ganaba a cualquiera", y María Félix afirmaba "Yo lo veía guapo. La guapeza no es sólo un físico atractivo, un hombre guapo es un macho con palabras de amor".

En sus vertientes de poeta, de pianista y de compositor, Lara agasajaba a su deidad con poemas y canciones amen de toda suerte de atenciones. Estaba en una nube, en la cúspide. El mismo Lara recordaba: "un día sembré la casa de pétalos de rosa para festejar su cumpleaños". Agustín le regaló un collar de rubíes que siempre solía lucir.

Parece probada la afirmación de Lara de que ideó "María bonita" en Acapulco, durante una noche, cuando bajó a pasear por la playa, mientras María se arreglaba en la suite del “Hotel de las Américas”, antes de acudir a una cena a la que les habían invitado en “El Mirador”, atalaya de los clavadistas acapulqueños. El bolero se ha convertido en la canción referente para María Félix, de modo que en París, al entrar ella, la orquesta ejecutaba la pieza. No obstante, Lara no la estrenó en un teatro, sino en un camión de mudanzas, ya que deseaba congraciarse don María Félix después de una discusión y sobre todo porque llegaba el primer aniversario de bodas, era Diciembre de 1496. Agustín reunió a sus amigos, les propuso subir afinado piano a un camión. Luego pasó por Salvador Uranga, su violinista consentido. Enseguida fue a la casa del tenor Pedro Vargas. A grito de “¡Perico!” salió y también fue encaramado al camión. Practicaron entonces la tercera estrofa compuesta de “María Bonita” (a Pedro Vargas Lara tenía costumbre de dejarle leer sólo dos veces la letra antes de empezar a cantarla). Llegaron hasta la Colonia Polanco del Distrito Federal. Estacionaron el vehículo debajo de la ventana donde cerca dormía María. Y empezó aquella serenata de lujo “estrenando” la canción “dedicada” a “La Doña”, quien nada más oírla le perdonó.
(Pedro Vargas cantando "María Bonita")

Acuérdate de Acapulco
de aquella noche
María bonita, maría del alma;
acuérdate que en la playa,
con tus manitas las estrellitas
las enjuagabas.
tu cuerpo, del mar juguete nave al garete
venían las olas lo columpiaban
y mientras yo te miraba
lo digo con sentimiento
mi pensamiento me traicionaba.
te dije muchas palabras de esas bonitas
con que se arrullan los corazones
pidiendo que me quisieras
que convirtieras en realidades
mis ilusiones.
la luna que nos miraba
ya hacía ratito
se hizo un poquito desentendida
y cuando la vi escondida
me arrodille para besarte
y así entregarte toda mi vida.
amores habrás tenido muchos amores
María bonita, maría del alma;
pero ninguno tan bueno ni tan honrado
como el que hiciste que en mi brotara
lo traigo lleno de flores
como una ofrenda
para dejarla bajo tus plantas,
recíbelo emocionada
y júrame que no mientes
porque te sientes idolatrada

Al escuchar las letras que compuso Lara con tan singular ingenio y romanticismo, comienza a ser comprensible porqué una de las mujeres más bellas de la historia del cine nacional cayó rendida ante la voz del músico-poeta. Sin embrago, a la muerte de la actriz, se comenzó a correr el rumor de que la “musa” que inspiró las letras de “María bonita, María del Alma” no fue precisamente María Félix, sino una mujer que Agustín Lara conociera años anteriores a su romance con Félix, en un cabaret de la costa de Acapulco. La mujer a quien Lara llamara “Estrellita” fue la causa de inspiración de los dos primeros versos de la canción y de hecho, trabajadores del hotel recuerdan la indicación de Lara de subir un piano a la suite del piso 9, para interpretar ante "Estrellita", que según dice estaba casada. No obstante el musicólogo Jesús Blancornelas realizó un análisis de la canción que determina que sólo las primeras dos estrofas de la canción fueron dedicadas a “Estrellita”, y que el resto lo compuso Agustín Lara con su “ingenio travieso” para reconquistar a su amada María, pues parece probado que compuso este tema para congraciarse con ella después de una discusión.( Canta Agustín Lara acompañándose al piano)

Como una estrella solitaria
que brillara en el mar
pequeña y triste
así por un momento sentí
el alma
divina en su orfandad
quizá por un instante nada mas
me comprendiste o dios quiso
que fuera en mi pobreza el solo dueño de
la inmensidad
y así solo solito en el mundo
como aquel lucero
así vivo pensando que el cielo
entre sus zafiros me ha de recoger
y allá arriba no se tu esclavo ni tu prisionero
simplemente con mi luz más bella
yo seré la estrella de tu anochecer
simplemente con mi luz más bella
yo seré la estrella de tu anochecer
simplemente con mi luz más bella
yo seré la estrella de tu anochecer

En otra ocasión, el Maestro le decía a su interlocutor: “Imagínate que cuando tarda un poco en llegar –decía avergonzado- me comporto como un policía y la sometía a interrogantes infamantes: que con quién andaba, que qué estaba haciendo, que quién le había hecho tal o cual regalo, que quién era esa persona con la que hablaba por teléfono...”. Una de esas noches, le escribió el tema "Anoche te sentí":

Anoche te sentí cuando llegaste
y no quise moverme, lo confieso.
Fingí dormir y cuando me besaste,
fingí que despertaba con tu beso.
Escuché tus palabras, oí todo
hasta lo que tú nunca pronunciaste
todo lo que tu inventas a tu modo
anoche te sentí cuando llegaste”.

Las discusiones en la pareja fueron cada vez más frecuentes, a las que se unían el acoso de la prensa y las chanzas populares a semejante desacato estético y a la inevitable realidad de aquellos dos enamorados contra natura, lo que impidió que la pareja se consolidase a pesar del indudable amor que existía entre ambos. La tormentosa relación sentimental entre el compositor Agustín Lara y la actriz María Félix es abordada en "Mi Novia la Tristeza", basado en cartas de amor, textos periodísticos y bibliográficos donde se cuenta que María le disparó una vez a Agustín por celos, a causa de las múltiples amantes que rodearon al músico y poeta. El vaso de María rebosó y en Enero de 1947 le mandó su ropa a Agustín a un camerino del Teatro Lírico (en la calle Isabel la Católica cuarenta y cinco, despacho ochocientos uno), avisada de que coqueteaba con una corista, no sin antes decirle en una nota que le devolviera las sábanas que había comprado en París. Curiosamente, ese camerino fue testigo de muchos amores de Lara:(Poema "mi camerino, de Agustín Lara):

aquí estoy: mi camerino
que es jaula, prisión y cueva,
tiene cortinas de plata
cuando tu recuerdo llega.
se acerca tímidamente
y me dice con voz queda:
¿se puede?...¡pasa bonita!
ven antes de que me muera;
siéntate junto a mi sombra,
dame tus manos de seda
y permite que mi boca
te nombre mientras te besa...
mis ojos están cansados
de contemplar tus ojeras,
que son los arcos triunfales
del cantar de mis promesas.
ven y dime qué te pasa,
ven y dime lo que quieras;
para eso te aguarda el alma
que por ti se ha vuelto buena;
habla con palabras cortas
pero que sean tan sinceras,
que mi corazón se rompa
sintiéndote cerca...cerca.
¡por favor no te me vayas!,
tengo que salir a escena,
volveré, cuando termine
te besaré toda entera,
no quedará en tu carne
un rincón sin una huella;
¡quédate en mi camerino...
no te me vayas...espera!...


Cerca de tu tristeza, cerca de tu alegría
tu cerca, muy cerquita del alma mía
bebiéndome tu llanto
oyendo tus encantos
canto que es desencanto y melancolía
EStás muy cerca de mi triste amor
oyendo el eco de mi voz
están sintiendo lo que estoy haciendo, lo que voy diciendo para ti
de mis tristezas no te alejarás
mi llanto nunca engujarás
estamos cerca porque estoy contigo
porque yo te sigo a donde vas

Cuatro años duró el romance entre María y Agustín. En 1947, después de varias escenas de celos por parte de Agustín, durante las filmaciones de María con Emilio, El Indio Fernández y Gabriel Figueroa, la pareja se disolvió. La decisión la tomó María tras un intento de homicidio de Agustín hacia María: Se dice que un día él le disparó un tiro, y aunque erró, fue el detonador que ocasionó que, a su vuelta a casa, María lo dejara.
Este año 2010 en el que se cumplen 110 años del nacimieno del compositor, parece muy apropiado este bolero que canta Pedro Infante con imágenes de María Félix titulado precisamente asi: "Cien años"

Pasaste a mi lado, con gran indiferencia
Tus ojos ni siquiera, voltearon hacia mi
Te vi sin que me vieras, te hable sin que me oyeras
Y toda mi amargura, se ahogó dentro de mi.
Me duele, hasta la vida,
Saber, que me olvidaste
Pensar, que ni desprecios
Merezca yo de ti.....
Y sin embargo sigues, unida a mi existencia
y si vivo cien años, cien años pienso en ti.
Pasaste a mi lado, con gran indiferencia
Tus ojos ni siquiera, voltearon hacia mi
Te vi sin que me vieras, te hable sin que me oyeras
Y toda mi amargura se ahogó dentro de mi.
Me duele, hasta la vida
Saber, que me olvidaste
Pensar, que ni desprecios
Merezca yo de ti.....
Y sin embargo sigues, unida a mi existencia
y si vivo cien años, cien años pienso en ti.

Decidieron Separarse. María se quedó en el apartamento de la calle Aristóteles y Agustín se marchó de nuevo a su estudio en la calle Galileo. María decidió aceptar la oferta de Cesáreo González para hacer varias películas en España, y así poner distancia con Agustín.
María Félix llega así en 1947 a España para participar en diversas producciones cinematográficas de la mano de Cesáreo González que con CIFESA construiría un imperio cinematográfico en España y Sudamérica, especialmente en México.
La relación con España fue larga: en 1959 trabajó con Juan Antonio Bardem en “Sonatas”. Tiempo después, ella declararía:
Me divorcié de Agustín porque nos íbamos a España y no iba a pasear de brazos de un hombre que fuera más famoso que yo”
Como decía el bolero de Lara ¿porque que mentir, si es imposible que el corazón sin amor pueda vivir? (canta Javier Solís)

a que negar que fue
la vida la que nuestras
almas vino a separar
porque mentir
si es imposible que el
corazón pueda sin amor vivir
es natural que mi cariño
huérfano de besos
busque donde estas
es natural, piénsalo así
que no hay nadie, ni nada en
el mundo que te borre a ti
tu persona no se aparta de mi pensamiento
por diferentes mundos hemos de seguir

Este es el texto de su divorcio:
Señores Agustín Lara Aguirre y María Félix Güereña originario de Tlacotalpan Veracruz y Álamos Sonora, de nacionalidad mexicana, compositor y artista cinematográfica, de cuarenta y siete y veintiséis años de edad, con domicilio en Isabel la Católica cuarenta y cinco, despacho ochocientos uno y Aristóteles 127, respectivamente y dijeron que según consta de la copia certificada del acta que entregan, contrajeron matrimonio en esta ciudad, el día veinticuatro de Diciembre de mil novecientos cuarenta y cinco; que han convenido en divorciarse en manera terminante y explicita su voluntad y llevarlo a efecto por mutuo consentimiento ya que reconocen los requisitos fijados por el articulo doscientos setenta y dos, del código civil vigente fines son mayores de edad no tienen hijos y de común acuerdo han liquidado la seriedad conyugal, bajo cuyo régimen se conocen. Los exponentes piden se les tenga por presentados y previa identificación de sus personas para ratificar esta solicitud. En seguida el suscrito oficial tomo la identificación de los comparecientes, por testimonio bajo protesta de decir verdad de los señores Luis Araujo Valdivia y Enrique Alfaro Araujo, de cuarenta y veintidós años de edad, casado y soltero, abogado y pasante, respectivamente, domiciliados en Shakespeare sesenta y tres de esta ciudad y cito a dichos comparecientes para que se presenten personalmente, a ratificar esta solicitud a los quince días de esta fecha. Los testigos de este acto, los mismos que lo fueron de identificación. Leída esta acta la ratifican y firman . Doy Fe.(Bajo estas líneas, las firmas de Lara y Félix en el acta de separación)
Pedro Vargas, su compadre, supo la amargura en la que se sumió "el flaco de oro", tal y como refleja el modo en que el mismo Lara interpreta "aquel Amor" acompañada por su compadre y por Luis Aguilar.

Aquel amor
que marchitó mi vida,
aquel amor que fue mi perdición.
Dónde andará
la prenda más querida
dónde andará
aquel, aquel amor.
Quiera la virgen
que el recuerdo de mis besos
son pasión bendiga
que me consagre tan siquiera
un pedacito de su corazón.
Dónde andará
la prenda más querida
dónde andará
aquel, aquel amor

No se volvieron a ver hasta varios años después, en 1955, cuando el productor Enrique Alfaro (testigo de su divorcio con María Félix) les convoca a una entrevista en su despacho para proponerles un programa juntos (titulado "Tu y Yo", a instancias de Agustín Lara). María Félix ya era novia del empresario francés Alex Berger y hacía años que había enviudado de Jorge Negrete. Después de una espera de casi dos horas, Alfaro relata así el encuentro: "Nunca olvidaré la escena de un Agustín humilde y suplicante, que se arrodilla ante la mujer más bella de México —cuyo mito él construyó en gran parte— y le recuerda las horas felices compartidas, la entrega melódica de María bonita, todo en nombre de que se cumpla una ilusión y una necesidad centradas en la realización de Tú y yo. Con la voz seca y dura, como un latigazo, María ordenaría: ¡Levántate “Flaco”, no pidas imposibles! Luego se apiadaría, explicando a Agustín su inminente casamiento con Alex Berger, un hombre que le da la riqueza y la seguridad que ha buscado. Antes de despedirse María parece consolar a Agustín: "Nuestro pasado guárdalo en un estuche..., y dame las gracias por él". Recogí a un desfallecido Agustín y le acompañé a su casa". (canta Lara acompañándose al piano)

Soy como un pájaro herido
Mis noches no tienen luna
Desde que el ultimo nido,
La ingrata fortuna vino a deshacer
Paso las horas sin verte
Y vuela mi pensamiento
Para no darle a mis ojos
El dulce tormento de volverte a ver
Comprende que es mejor lo que ha pasado, por tu bien,
Tenemos un derecho sacrosanto, cada quien
Tú debes de seguir por dónde vas
La vida es una sola y nada más
Lo mismo nos acerca que nos vuelve a separar
(Paso las horas sin verte, y vuela mi pensamiento, para no
darle a mis ojos
el dulce tormento de volverte a ver)

En el ojo del huracán del divorcio entre Lara y María Félix en 1947, estuvo una corista, cuyas relaciones con Lara conoció María Félix: una jovencísima Clarita Martínez, que no llegaba a los 20 años a quien Lara conoció cuando él tenía ya 50: "Yo era bailarina", recuerda. "Y una cosa llevó a la otra". Desde la separación de "La Doña" en 1947, Clarita fue pareja sentimental oficial del músico y, inopinadamente, su historia de amor duró hasta 1953. Bajo estas líneas, una fotografía de Agustín Lara y Clarita Martínez:

Agustín Lara y Clarita Martínez (1947-1953)

A pesar de que estuvo con él más de seis años Clarita Martínez nunca llegó a formalizar su matrimonio con el flaco de oro. Por desgracia, no guarda muchos recuerdos gráficos de entonces, pues al dejar la relación, Lara, era muy celoso de su vida, la obligó a quemar todos los recuerdos y fotos que guardaban de él. Esos seis años fueron también muy fecundos para la composición de Agustín Lara. Estando viviendo con Clarita Martínez, Lara compuso el Schotís "Madrid"; y en el libro Mi novia, la tristeza (Océano-Gobierno de Veracruz), se relata cómo se compuso este Schotís:
Lara siempre quiso conocer España (ya pensaba acompañar a María Félix en su viaje para rodar en España, si no se hubieran divorciado en 1947). Finalmente, en 1948, fue invitado a trabajar en Madrid. Fue tanta su alegría que decidió componer una canción a esa ciudad, así que una noche llegó a su casa con su amigo, Rodolfo el Chamaco Sandoval, y juntos estuvieron trabajando en el Schotís. Sandoval era periodista y libretista, y en varias ocasiones le ayudó a Lara a afinar y a revisar sus canciones. Luego de un rato, Lara llamó a Clarita para que bajara a escuchar su nueva canción, "Madrid". Clarita lo recuerda así:
"Claro que la compuso él. Yo vi cómo lo hacía. Recuerdo el día que la terminó. Yo estaba en el piso de arriba de la casa en la que vivíamos. Me llamó, bajé y me la enseñó. No hay duda".(Plácido Domingo canta "Madrid" con imágenes de la capital de España)

Queda zanjada la cuestión suscitada acerca de la autoría de este tema, asignado a Rafael Oropesa, un gran compositor español exiliado en Méjico, donde que grabó discos, trabajó en la XEW, acompañó a varios artistas como Emilio Tuero, y era un compositor notable (compuso más de 100 canciones, como "Chiclanera" y "Domingo Ortega"). Su orquesta estaba integrada por los músicos de la Banda del Ayuntamiento de Madrid que salieron de España en 1939, rumbo a México y formaron la banda "Madrid" hasta que varios componentes se incorporaron a la Orquesta Sinfónica Nacional y a la Ópera de Bellas Artes” (El exilio español en México, 1939-1982). Uno de estos músicos era Juanito Arteta, que después sería el trompetista estrella de la orquesta de Pérez Prado. Todo el lio surgió del periodista Pedro Montoliú, que conoce a la familia Oropesa, y se hizo eco de que la familia Oropesa creía que Rafael había compuesto ese Chotis: "Los testimonios orales de la familia Oropesa recogen una carta, que se destruyó como todo lo referente a Rafael por temor a la dictadura franquista. En ella, este contaba que había escrito un chotis de tema madrileño a su esposa, que se había quedado en la capital española junto a sus nueve hijos; en otra misiva narraba que había conocido a Agustín Lara". La realidad es que Rafael Oropesa murió en Méjico el 12 de octubre de 1944 a los 48 años debido a un aneurisma. Muchos años antes de la composición de "Madrid".(años más tarde el propio Lara tuvo la oportunidad de cantarla en una película (la faraona) junto a Lola Flores)

Por desgracia para Agustín, y no pudo ir en esa ocasión a Europa (se había separado de "La Doña" y su visita carecía de patrocinador, que es más probable que lo que se comenta de que España le negara 1946 el visado). Sin embargo, le dio esa pieza a Esmeralda "la Versátil", una cantante de la XEW, para que la estrenara en radio. Y más adelante, se le dio a Ana María González, una cantante de Xalapa, para que la llevara a estrenar a Madrid. Pero como escribió Ana María en sus memorias, Lara no tenía mucho entusiasmo cuando lo estrenó: “Traía como tarjeta de presentación un número que le había sacado a Agustín Lara por milagro: se trataba de un Chotis… Este número –como ya estarán ustedes adivinando– es el Chotis Madrid. No creo que Agustín ¡ni yo mucho menos! hayamos pensado que ése sería el número de más éxito en este Viejo Mundo".En la fotografía inferior, cartel de Ana María González anunciando "Madrid", en la capital de España, varios años antes de que Lara visitase España.
En la actualidad, puede decirse que el Schotís "Madrid" se ha convertido en el himno de la ciudad, gracias también a que ha sido adoptado como tal por Olga Ramos, "la reina del schotís", que lo canta así acompañada por su hija Olga María:

Cuando vengas a Madrid chulona mía
voy a hacerte emperatriz de Lavapiés
y alfombrarte con claveles la Gran Vía
y bañarte con vinillo de jerez
Y en chicote un agasajo postinero
con la crema de la intelectualidad
y la gracia de un piropo retrechero
más castizo que la calle de Alcalá.,
Madrid, Madrid, Madrid pedazo de la España en que nací
por algo te hizo Dios la cuna del requiebro y del chotis
Madrid, Madrid, Madrid en México se piensa mucho en ti
por el sabor que tienen tus verbenas
por tantas buenas que soñamos desde aquí
y vas a ver lo que es canela fina
y armar la tremolina cuando llegues a Madrid.

Ese mismo año de 1947 en el que Lara conoció a Clarita Martínez y se separó de María Félix, Lara aceptó colaborar en lo que sería su tercer trabajo cinematográfico: la película "Mi campeón", dirigida por Chano Urueta que se estrenó en 1952 bajo el nombre de "Pecadora", por el renombre que tuvo la intervención musical de Libertad Lamarque en ese bolero de Agustín Lara, acompañada por él mismo y su orquesta.
En el film protagonizado por Niní Marshall y Joaquín Pardavé, también participan: Fernando Fernández, Rosa Arenas, Beatriz Aguirre, Pepe del Río, Pompín Iglesias, Germán Valdés, Marcelo Chávez, el propio Agustín Lara, Gloria Mestre, Lina Salomé. La dirección estuvo a cargo de. La historia fue escrita por Leopoldo Baeza y Aceves y adaptada por Joaquín Pardavé. Junto a "pecadora", se interpretan boleros como "Será Por Eso", de Agustín Lara. "Miénteme" de Armando Domínguez. "Mi Dulce Querer" escrita por Rafael Bullumba Landestoy y "Ven A Mi" de Francisco Bello Cairo.
("pecadora" fue interpretada años después, en 1952, por Libertad Lamarque, acompañada por lara y su orquesta)

Divina claridad la de tus ojos
diáfanas como gotas de cristal
uvas qué se humedecen con sollozos
sangre y sonrisas juntas al mirar
sangre y sonrisas juntas al mirar.
Por que te hizo el destino pecadora
si no sabes vender el corazón
por qué pretende odiarte quien te adora,
por qué vuelve a quererte quien te odió.
Si cada noche tuya es una aurora
si cada nueva lágrima es un sol
por qué te hizo el destino pecadora
si no sabes vender el corazón.


(la versión anterior corresponde a la primera versión, cantada por Pedro Vargas acompañado al piano por Agustín Lara)
Porque quieres que mi alma, se haga, pedazos
Porque quieren que nunca más, yo piense, en ti
Porque quieren quitarme, de entre tus brazos,
Que no saben que mi alma, es nomás, para ti
Y nunca llegare a olvidarte,
Tampoco lograran alejarme de ti
Solo quiero la vida, para poder pagarte,
Todas aquellas lágrimas, que tiraste por mí
Y nunca llegare a olvidarte,
Tampoco lograran alejarme de ti
Solo quiero la vida, para poder pagarte,
Todas aquellas lágrimas, que tiraste por mí

En 1948, Lara participó en su cuarta película, "señora Tentación", dirigida por José Díaz Morales, con los actores David Silva, Susana Guízar, Ninón Sevilla, Hilda Sour, Jorge Mondragón, Fanny Schiller y el propio Agustín Lara. La trama versa sobre la protagonista, Blanca (Guizar) esta ciega y vive enamorada de Andrés (David Silva) a quien lo ayuda en realizar sus composiciones el piano, Trini (Hilda sour) tiene como ilusión llegar a ser rumbera y también está enamorada de Andrés, pero este finalmente caerá en las garras de la perversa "Señora Tentación".
También en 1948 participa en la película "Revancha" donde toca también el piano

(Yo conocí el amor, es muy hermoso,
Pero en mi fue fugaz, y traicionero,
Volvió canalla lo que fue glorioso,
Pero fue un gran amor, y fue el primero)
Amor, por ti bebí, mi propio llanto
Amor, fuiste mi cruz, mi religión
Es justa la revancha, y entre tanto
Sigamos engañando, al corazón

Sin embargo, el primer gran papel de Agustín Lara en el cine surge en 1949, como coprotagonista junto a Elsa Aguirre en la película "La Mujer que yo amé", en la que Lara interpreta el papel de un músico que es herido y amenazado por defender a una muchacha y decide irse a la capital, donde alcanza fama y éxito. Ella se alegra al saber que él ha triunfado, sin embargo, se ha convertido en una prostituta callejera con tendencia a la parálisis. Finalmente, un día se arma de valor y decide buscarlo, ya que se ha quedado inválida otra vez... Elsa Aguirre fue una de las morenas más bellas de la época, compitiendo con la misma María Félix.

La actividad de Lara en Casinos y locales musicales, sus giras con su orquesta y su continuada composición, le siguen dejando tiempo para actuar en pequeños papeles de cine, como el papel que hizo de músico ciego y alcohólico en la película "Coqueta perdida" rodada entre 1949 y 1450 por Fernando A. Rivero, y protagonizada por Guillermo Bravo y Lupe Carriles, junto a Dámaso Pérez Prado.

(bolero "no" de Agustín Lara interpretado por Eugenia LÑeón en Méjico 1990)
En 1952 Lara viaja a una gira por Centroamérica que le llevó a Nicaragua. El diario La Noticia del 5 de septiembre de 1952, reportó 3000 personas esperándolo en el aeropuerto Las Mercedes. Se hospedó en el Gran Hotel, en el apartamento No. 31”. Estuvo nueve días actuando en el Teatro Salazar. Lo acompañaba su Orquesta de 16 Profesores y los cantantes David Lama (cantante de la orquesta de Agustín Lara hasta 1957 que alcanzó en solitario sus éxitos "Candilejas" y "Por qué ya no me quieres" y que posteriormente se dedicó a la canción ranchera) y Chelito Vidal, recibido en casa de Lolita Soriano y su esposo el Dr. Julián N. Guerrero; cuenta Lolita que todas las tardes llegaba Agustín a pasar unas horas con ellos, disfrutando de las finas atenciones de los esposos Guerrero Soriano. En aquellos años, los temas de Lara eran conocidos mundialmente. El maestro decía en una en una entrevista a un medio cubano:
“Aunque muchos interpretes me hacen el honor de interpretar mis canciones, para mí los más completos son: en el sexo feo, Pedro Vargas y Chucho Martínez Gil, y en el sexo femenino Toña La Negra, Ana María Fernández, Elvira Ríos y Graciela Naranjo. Esta última Venezolana, me satisface de manera incomparable”.

La voz de la venezolana Graciela Naranjo surgió en Cuba, en la Orquesta Anacaona; agrupación conformada exclusivamente por mujeres. También cantó bajo la dirección del maestro Billo Frómeta y con muchos boleristas Venezolanos.(En la fotografía inferior y en el documento sonoro sobre estas líneas pueden ustedes contemplar a Graciela Naranjo)
Por su parte, Chucho Martínez Gil se había unido a sus primos Carlos y Pablo Martínez Gil acompañando al santanderino Emilio Tuero "El barítono de Argel" desde 1932 a 1936. Junto a ellos se incorporó en 1934 otro primo: Alfredo el Güero Gil, que años después se separó de Chucho Martínez Gil (que comenzó una exitosa carrera de bolerista en solitario) para formar parte de "los Caporales" junto a su hermano Felipe y en 1944 formó junto a Chucho Navarro en Nueva York el trío "Los Panchos", trío que en ese año de 1952 incorporaron al boliviano Raúl Shaw Moreno sustituyendo a Hernando Avilés.(Chucho Martínez gil cantando "adiós")

La actividad cinematográfica de Agustín Lara continuó a su regreso a Méjico donde participó en el rodaje de la película "Por qué no me amas". Ese mismo año de 1953 el presidente Ruiz Cortines lo homenajeó en el Palacio de Bellas Artes. La fama de Agustín Lara estaba así reconocida en su tierra de modo oficial. Sin embargo, el mayor de los premios que recibió Agustín ese año fue conocer a Yiyi, la que sería su quinta mujer. Según parece, lo primero que le atrajo a Lara de Yiyi fueron sus ojos verdes.A la que dedicó "aquellos ojos verdes" (cantada por Pedro Vargas)

Fueron tus ojos, los que me dieron
el tema dulce de mi canción
tus ojos verdes, claro sereno
ojos que han sido mi inspiración.
Aquellos ojos verdes
de mirada serena, dejaron el mi alma
eterna sed de amar
anhelos de caricias, de besos y ternura
de todas las dulzuras que sabían brindar.
Aquellos ojos verdes
serenos como un lago
en cuyas quietas aguas, un día me mire
no saben la tristeza
que a mi alma le dejaron,
aquellos ojos verdes, que yo nunca besare
No saben la tristeza
que a mi alma le dejaron,
aquellos ojos verdes, que yo nunca besare.

Poema "Tus Ojos de sirena" (Agustín Lara)
regálame tus ojos de sirena
que forman de mi mar, la mejor parte,
y déjame mi ninfa coronarte
con pétalos de espuma y azucena.
el cauce de mi ojos se me llena
del canto de los tuyos al mirarte,
y es fuego convertido en estandarte
oceánico y gallardo de mi almena.
azul puerto en las playas de mi mente,
tus ojos incrustados de luceros
son faros de fulgor incandescente.
sirena de mis mágicos veleros,
en nombre de la luz clarividente,
¡ regálame tus ojos marineros !..

En 1953, Agustín Lara conoce a Yolanda Santacruz Gasca "YiYi", integrante del ballet de "Chelo la Ru", una mujer que le inspiró sonetos y boleros como "Tus ojos de Sirena”, “Tú la de los ojos tristes” o el soneto “14 rosas”.
Me dejaste tu marca inconfundible
grabada a fuego lento, en carne viva,
tu marca de mujer, definitiva,
indeleble y feliz, ¡ pero terrible !
Esclavo de esa marca ineludible
¿qué te puedo dar yo que no reciba,
si en tus ojos corté ramas de oliva
y en tus labios bebí, vino imposible?
La marca tuya y el emblema mío,
de las ROSAS encierran su secreto:
el misterio del fuego y el rocío.
Por eso, como mágico amuleto,
este ramo de ROSAS yo te envío:
¡CATORCE ROSAS!...¡mi mejor SONETO!..

Agustín Lara vivió con Yolanda Santa Cruz en la calle Edgar Allan Poe No. 308, esquina Homero en Polanco, junto a Yiyi Agustín Lara encontró un época de estabilidad muy fructífera: con ella tuvo un hijo, Gerardo Agustín (que sin embargo no reconoció como suyo hasta 1966) y aunque no se tenga constancia de su matrimonio, todas las biografías coinciden en que estaba muy enamorado. Pasaba horas apacibles en su biblioteca, o en el banquillo de piano, inspirado, satisfecho... En una palabra, feliz. Años más tarde, David Rodríguez Verdugillo, asistente personal durante 30 años de Agustín Lara aseguró que "fue a Yiyi a la mujer que más amó”. La biografía de Yiyi se titula "Mi vida con un genio", y en ella dice la mujer que convivió nueve años con el compositor: "Yo sabía que era mujer, pero él me enseñó lo que significa serlo y mi cuerpo cobró conciencia de sí mismo. Viví a su lado satisfecha y tranquila: lo admiraba, lo quería". Yolanda Gasca donó a la ciudad de Tlacotalpan una casa donde se hizo el museo de Agustín Lara, dedicándose al compositor también la plazuela donde está ubicada, junto a la ermita de la Virgen de la Candelaria.
A Yiyi le fascinaba el carácter cursi y artificialmente refinado de Lara. Era su modo de ser, más que una pose o estilo intencionadamente cultivado. Podemos asegurar que al elaborar sus letras, Lara no era ningún improvisador: su preparación autodidacta -leía mucho, y habitualmente lo hacía en francés-, queda sustentada en el manejo de figuras poéticas y estructuras de cada una de sus obras, donde su lirismo, florece en todo su esplendor. Desarrolló así un modo de hablar y comportarse que marcaba su personalidad y que se hacía palpable en su modo de expresarse, como demuestran las palabras recogidas por Ignacio Taibo con motivo de la presentación de un disco:
“Esto no es un disco. Es un pedazo de mi sentimiento arrancado en el preciso momento en que debía cortarse. Como se hace con una rosa cuando está hecha botón y próxima a reventar. Cuando se le separa del tallo criminalmente y se convierte en paloma de sangre, volando hasta labios de la amada para tener con ellos el dueño de carmín que no llega a la muerte....Esto es algo que yo quiero ofrecerle a usted como una migaja que pudiera llegar milagrosamente hasta algo infinito de su silencio.”
Son las redes de plata un encaje tan sutil
mariposas que duermen en la noche de zafir,
como brilla la luna sobre el lago de cristal;
así brillan tus ojos cuando acaban de llorar
de serenata de plata gargandí
quejas para la ingrata que por traidor perdí….



Continúa en el siguiente blog:
http://tempodebolero.blogspot.com/2010/10/110-anos-sin-lara-5-agustin-lara-y.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario que nos ayude a mejorar este blog

Estadística de visitas diarias