El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

noviembre 27, 2010

El cántabro que compró la tumba de Pedro Infante

De nuevo, y con motivo del homenaje que en este mes de Noviembre rendimos en Santander al ídolo Pedro Infante, recordamos un gesto que demuestra que Méjico y Santander se encuentran unido por lazos que van más allá de la sangre y los genes, sino por auténticas uniones sentimentales que nos hacen compartir el mismo latido, la misma generosidad y emocionarnos con las mismas cosas: Un Cántabro ha hecho suya la defensa del recuerdo de Pedro Infante y en su Restaurante mejicano "Puerto Chico" (de idéntico nombre a la rada santanderina donde desemparcaban los grandes vapores americanos) tiene un altar donde nunca le faltan las velas al ídolo de Sinaloa. Mucho más que eso, ha decidido adquirir la tumba de Pedro Infante para después regalársela al Pueblo de Méjico y que de este modo se incluya con letras de oro en el Patrimonio Nacional de ese pueblo hermano.


La muerte trágica de Pedro Infante conmovió también al pueblo de España y se sintió como propia aqui en Santander. Para que usted,lector y aficionado al bolero, pueda hacerse una idea de la conmoción que se vivió entonces en su sepelio, les muestro este vídeo: Los amigos de Pedro Infante se afanaban por recoger sus restos cuando llegaron al Méjico desde Mérida, y las profundas muestras de dolor de su velatorio, la comitiva de su ataud, cortejado con todos los honores por la policía motorizada de Méjico, de la que Infante era coronel honorario... las durísimas imágenes de su sepelio, abarrotado de gente, donde no faltaron los mariachis, pues así lo manifestó en varias ocasiones el propio infante, pero realizado de modo espontaneo desde el corazón del pueblo, que tenía en su personaje de "Pepe del Toro" el paradigma de una clase obrera que se abría paso en la vida a base de trabajo y honradez. Allí, encaramado encima de una tumba, un desconocido Gabriel Siria Levario (que después adoptara el nombre artístico de Javier Solís), cantó "Grito prisionero".... miles de coronas de flores... miles de lágrimas vertidas que hicieron del mar - del mismo mar que baña Santander- un lugar más salado desde entonces...

Muere el sol en los montes
Con la luz que agoniza
Pues la vida en su prisa
Nos conduce a morir

Pero no importa saber
Que voy a tener el mismo final
Porque me queda el consuelo
Que Dios nunca morirá

Voy a dejar las cosas que amé
La tierra ideal que me vió nacer
Sé que después habré de gozar
La dicha y la paz
Que en Dios hallaré

Sé que la vida empieza
En donde se piensa
Que la realizada termina

Sé que Dios nunca muere
Y que se conmueve
Del que busca su beatitud

Sé que una nueva luz
Habrá de alcanzar nuestra soledad
Y que todo aquel que llega a morir
Empieza a vivir una eternidad

Muere el sol en los montes
Con la luz que agoniza
Pues la vida en su prisa
Nos conduce a morir


Desde este humilde blog de bolero del norte de España nos solemos hacer eco de las noticias que refuerzan los vínculos sentimentales que unen las orillas de ambos lados del Atlántico y que en Santander son auténticos hilos de alma pura quehan ido cosiendo ambas orillas, como si de un sastre se tratase, a base de idas y venidas desde Santander a muchísimos puertos americanos, a lo largo de los últimos 250 años. Ya nos hicimos eco del primero de esos hilos sentimentales, tejido el mismo día 12 de Octubre de 1942 por el cántabro Juan de la Cosa, capitán y dueño de la Nao Capitana "Santa María", donde viajaba el mismísimo Cristóbal Colón como Almirante. Fue este piloto cántabro quien dirigió al timón de la Santa María, nave construían en los astilleros cántabros com probablemente también lo fuera la carabela "Pinta", y donde la mayoría de la marinería también era de Cantabria. El pueblo marinero cántabro de Santoña lanzó y ató firmemente el primero de estos hilos del alma que desde entonces unirían a "La Montaña" (como siempre se ha llamado a Cantabria) con América. Esta es semblanza que hicimos en este blog para recordar al español que llegó por vez primera a América, el primero que dibujó un plano de sus costas, señalando por vez primera que Cuba era una isla - en contra del criterio del propio Colón-, quien puso nombre a Venezuela y quien con las maderas de su propia embarcación - maderas de árboles de Cantabria- construyó el primero de los asentamientos españoles de América: Juan de la Cosa.


http://tempodebolero.blogspot.com/2010/10/el-cantabro-que-dibujo-cuba-mejico.html

Nos hemos hecho eco de la importancia que han tenido los numerosos montañeses que dejaron el puerto de Santander para trasladarse a vivir definitivamente en muchos lugares de América, y de aquellos que después de trabajar muchos años allí, volvían a descansar sus últimos años a su tierra de origen. Esos montañeses que construyeron catedrales en América, que dotaron a sus fuertes de cañones fabricados en Cantabria en la Real fábrica de la Cavada y Liérganes, los que desde el siglo XVI construyeron galeones, escuadras para comunicar ambas orillas, los que en América fueron escritores, maestros, pintores, poetas, historiadores, jueces y hasta vireyes.. y los que supieron ganarse el título de héroes y son reconocidos como tales en la actualidad para los Uruguayos y para los Argentinos, como el Tercio de Voluntarios Montañeses que defendió heroicamente Montevideo y Buenos Aires del ataque inglés del siglo XVII.

El puerto de Santander, donde Simón Bolívar comunicó a su suegro la intención de casarse, siempre ha sido un lugar unido al romanticismo, al amor y al encanto de los sones y latidos que llegaban de América. De su astillero era la madrina de José Martí y aqui vivió unos meses el héroe cubano, pues no en vano era el cuarto puerto español y el primer puerto harinero de toad España, que lleva a América la "Harina de Castilla". Ese carácter mercantil de Santander jamás se rompió, ni siquiera durante la guerra napoleónica ni con las guerras de independencia Americanas que le sucedieron. Antes bien, se reforzó y se intensificó con ellas, ya fuera porque la demanada de materiales y mercancías aumentó o porque sus vapores sirvieron para trasladar las tropas, como es el caso de los de la naviera del indiano comillense Don Antonio López, a quien ese gesto le hizo merecedor del título de "Marqués de Comillas". La importancia de estos montañeses en la propia historia de América y en la particular historia del desarrollo de Cantabria ha transcurrido pareja al desarrollo de Santander como Ciudad. No en vano a Santander se la conoce como "La novia del mar".

Desde este blog, por lo tanto, nos hemos hecho eco de la importancia de los cántabros que salieron del puerto santanderino para trabajar y formar sus familias en América y de esos otros que al cabo de los años decidieron regresar. Se les conoce con el nombre cariñoso de "Indianos" (reminiscencia del nombre original que dio Juan de la Cosa a las nuevas tierras del otro lado del Atlántico: "Las Indias"). Estos indianos dejaron para la posteridad en Cantabria el modo de sentir d América, el modo de disfrutar de la vida, y construyeron sus casonas de indianos, plantaron las palmeras que trajeron de América y enseñaron a sus conveciones a cantar habaneras... y ún las cantan en todo Cantabria, como si fuesen una manifestación más del folclore de Santander. La masiva afluencia indiana a América con la instauración de las excelentes comunicaciones a vapor del puerto santanderino, permitió que llegasen a nuestra ciudad esilos como el tango del Suramérica y el bolero de Centroamérica y otros como el Charlestón de Norteamérica. Los indianos dejaron así el bolero en cantabria como su herencia inmaterial, según recogemos en nuestro blog:

http://tempodebolero.blogspot.com/2009/04/el-bolero-la-riqueza-que-trajeron-los.html


En Santander, como no podía ser de otro modo, también tuvo lugar este año que se festeja los 115 años del bolero, la entrega al pueblo de Méjico de las primeras banderas de su historia, que se mantenían custodiadas en el museo del ejército de España desde la época de la independencia de Méjico. De este modo, este verano de 2010 se ha escrito una nueva página de hermanamiento entre España y Méjico, a través de estos símbolos que, lejos de separales, se muestran ahora como símbolos de una historia común, de un sentimiento común que va más allá de las fronteras, de los ceredos y aún de las propias banderas: el sentimiento de saber que es muchísimo más lo que une a Santanderinos y mejicanos, que lo que nos separa. Ese mismo verano de 2010 se creó en Santander, con sede en el Hotel Chiqui, la asociaciçón de hermanamiento entre Méjico y Santander. Aqui tienen ustedes la bandera - la primera bandera puramente mejicana de la historia- que desde este verano de 2010 ya está en suelo mejicano. Santander colabora así a al restitución al pueblo de Méjico de dos símbolos de su indentidad: la tumba de Pedro Infante y su primera bandera de la independencia, la del cura Hidalgo de 1811.
Doscientos años después de que las tropas españolas requisaran en la batalla de Calderón la primera bandera de México, el estandarte regresó el 16 de Mayo de 2010 a sus legítimos dueños. El presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de los Estados Unidos Mexicanos, Felipe Calderón, presidieron el acto de intercambio de las banderas que fueron arrebatadas a ambos bandos durante las batallas en la guerra de independencia.
En el acto, que tuvo lugar en la mañana del 16 de Mayo en la Plaza Mayor de Santillana del Mar en Cantabria, el presidente Calderón resaltó la emotividad de este gesto, dado que se trata del estandarte con el que el ejercito mejicano, encabezado por el cura Miguel Hidalgo y el capitán Ignacio Allende, se levantó en la villa de San Miguel el Grande. «Es la primera bandera de México. El hecho de que vuelva es un acto muy significativo, que enaltece la amistad de los dos países», dijo Calderón. Ambos dignatarios resaltaron los estrechos lazos entre ambas naciones y su voluntad de mantener nexos de unión.
Hasta ahora, la bandera mexicana, con la imagen de la Virgen de Guadalupe en el anverso y el Arcángel San Miguel con el aguila imperial en el reverso, ha estado custodiada en el Museo del Ejército. De igual modo, La República de Méjico devolvió a España la bandera "la coronela", que estaba expuesta en el Museo de Chapultepec y que fue capturada por las tropas de la República Federal Mexicana durante la batalla de Tampico contra la expedición del general español Isidro Barradas en 1829. El vencedor de la batalla fue el general mexicano Antonio López de Santa Ana, más conocido por otra de sus hazañas militares: la toma del fuerte de "El Álamo".


En este mes de Noviembre, nos hemos hecho eco del cumpleaños de Pedro Infante y con el surge de nuevo una nueva línea del alma que una ambas orillas, pues un cántabro ha comprado la tumba del ídolo mejicano para regalársela al pueblo de Mejico. Con esta noticia, comletamos este mes nuestro particulr homenaje a este genial cantante, que iniciamos con su biografía y al que dedicamos cuarenta conciertos de bolro en su honor en este mes de Noviembre de 2010, celebrando los 115 años del bolero. La biografía de Pedro infante la dividimos en dos partes:

Sus primeros años antes del despegue definitivo de su carrera:
http://tempodebolero.blogspot.com/2010/11/18-de-noviembre-cumpleanos-de-pedro.html

Su despegue definitivo hacia el cielo de los grandísimos boleristas de la historia, del "Comandante Cruz":

http://tempodebolero.blogspot.com/2010/11/pedro-infante-vuela-hasta-el-cielo.html

En esta ocasión, completamos nuestro homenaje con la mencionada noticia que una sentimentalmente de nuevo ambas orillas: la del cántabro que compró la tumba de Pedro Infante:


Alberto Mazón es un indiano de San Sebastián de Garabandal (Cantabria, España) que ha adquirido la tumba del ídolo de Sinaloa, para entregársela, en un gesto de generosidad abrumadora, al pueblo de Méjico. El gesto de este cántabro enorgullece a todos los montañeses, que se sienten así más cercanos aún a sus hermanos mejicanos, gracias -de nuevo-, al bolero.

En la fotografía: Alberto Mazón y Federico Lucendo Pombo delante de la tumba de Pedro Infante (cortesía de Federico Lucendo)

Tataranieto de Don Juan Pombo, el artífice del "Santander, capital cultural europea" de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, que levantara, para los "Baños de ola", el Gran Casino y el Gran Balneario del Sardinero - lugares donde, más que probablemente, se interpretaron los primeros boleros de la historia de España- (por lo que el Rey Amadeo de Saboya le nombró Marqués de Pombo), el periodista Federico Lucendo Pombo nos regala una noticia que nos devuelve a la tarde en que enterraron a Pedro Infante, fallecido el 15 de Abril de 1957 a los 39 años en un accidente de avión de la TAMSA , que él mismo pilotaba, pocos minutos tras despegar, en Mérida. Se dió la trágica noticia por la emisora XEW - la misma desde la que en 1941 (dieciseis años antes) el cantante santanderino Emilio Tuero cantara en primicia mundial el bolero "bésame mucho"-. Aquella tarde del 18 de abril de 1957, durante el entierro de Pedro Infante, surgió de entre la multitud el joven Javier Solís (que vivía en el mismo barrio que Emilio Tuero), y subiéndose a una cripta, comenzó a imitar a Pedro Infante con la canción "Grito Prisionero".







tengo ganas de gritar
te quiero
este amor no pude mas callar
porque nadie mas que tu mi cielo
nadie mas me importara jamas
contarle yo a los vientos mi grito prisionero
por que no puedo maste quiero si te quiero y sobre el mundo entero
tu para mi estaras
tengo ganas de gritar te quiero
este amor no pude mas callar
que lo sepan de una vez mi vida
porque siempre tu seras mi amor
tengo ganas de gritar te quiero
este amor no puedo mas callar
por que nadie mas que tu mi cielo
nadie mas me importara jamas
contarle yo alos vientos mi grito prisionero
por que no puedo mas te quiero si te quiero
tengo ganas de gritar te quiero
este amor no pude mas callar
que lo sepan de una vez mi vida
por que siempre tu seras mi amor
tengo ganas de gritar
te quiero



Pues, como el propio Javier Solís, el cántabro Alberto Mazón es un admirador del más grande actor y cantante de Méjico, y no se ha limitado a encaramarse en la cripta como Solís, sino que ha comprado la tumba de Pedro Infante. Yo sabía de un extraño suceso el año pasado acerca del remozamiento de la tumba del cantante de Sinaloa que se aireó por cumplirse 50 años de su muerte y que involucraba a la familia Infante Cruz, propietaria entonces de la tumba del admiradísimo Pedro Infante, y a la emisora Núcleo Radio, que sustituyó la tumba original elaborada en granito por una nueva estructura de piedra volcánica y mármol. La casa de subastas Louis C. Mortón se encargó de buscar un compardor, que resultó ser finalmente este cántabro de San Sebastían de Garabandal, un bello pueblo de la cuenca del rio Nansa, prácticamente en la reserva del Saja, lleno de robles y hayas, donde no hace mucho se erigió una estatua a la madre de los emigrantes que salieron para América y que es un importante centro de peregrinación mariana, pues entre 1961 y 1965, ocurrieron algunos hechos paranormales que se atribuyeron a la aparición del Arcángel San Gabriel y a la propia aparición de la Virgen María (como ocurriera en Lourdes y en Fátima).



Ya no me sorprende que Federico acabe de regresar del Sáhara: hace pocos días volvía de Méjico y pronto seguirá con el corazón el rastro de otra noticia con las que este infatigable periodista teje las múltples relaciones entre Santander y América, y que muestra en el programa "la Otra España", que dirige desde hace más de veinte años desde Radio Ser y últimamente desde Radio Cope todos los viernes de 19 a 20 horas, programa que en 1998 recibió de la Fundación Liberal José Martí, ubicada en Madrid, el primer premio Libertad por «su permanente defensa de los valores democráticos en América Latina». Además de su labor como secretario del Ateneo de Santander, Federico Lucendo Pombo es corresponsal de la agencia de noticias IPI y delegado en Cantabria de la Fundación Hispano-Cubana. Cuando le conocí, me contaba orgulloso que un tatarabuelo suyo había defendido Santiago de Cuba en la época en que allí vivía Pepe Sánchez, Alberto Villalón y Sindo Garay. El heroismo y la entrega parece ser la seña de identidad de los Pombo, no en vano un tío de Federico, Juan Ignacio Pombo, salió un 12 de Mayo de 1935 desde el aeródromo de "La Albericia" en Santander rumbo a Méjico con escalas, llegando el 16 de Septiembre de 1935 al aeropuerto de Balbuena en Mejico DF. Como sus antepasados, Federico sigue tendiendo puentes entre ambas orillas, fiel a la tradición de los barcos transatlánticos que partían de Santander rumbo a La Habana y Veracruz durante 250 años.


Federico Lucendo Pombo transmite entusiasmo por todo. Eran las cinco y media de la tarde cuando recibo la llamada de Federico:

- Manuel: mira en la sección de "opinión" del Diario Montañés, he escrito un artículo sobre Alberto Mazón y Pedro Infante.....

.

Y aqui está, bajo el título: "Con un Tequila en el alma", el artículo de Federico Lucendo Pombo aparecido el 19 de Octubre de 2009, donde, en su estilo inconfundible, nos da la primicia de que Alberto Mazón ha decidido donar la Tumba de Pedro Infante al pueblo mejicano:"


"Acabo de volver de México. Ya escribía Vasconcelos aquello de «vine volando hacia ti y, hacia ti, me fuí volando». En el avión -con las alas plateadas de Iberia- sobre ese decrépito, el negro y achacoso Atlántico, el mismo océano que cruzará heroico y solitario mi tío Juan Ignacio, hablo de México «lindo y querido», con el profesor de la Universidad de Cantabria, Manuel Suarez Cortina, director de la cátedra Eulalio Ferrer. Platicamos de Eulalio. De Ángel Losada. Manolo Martínez, de Manolín Abascal. Sámano, los Porres... Y ahorita, mi cuate, claro, de Alberto Mazón, un cántabro que tiene montura charra, de cuero, y que entre otros portentos ha creado un delicioso y entrañable museo a mayor gloria de una de las leyendas en la mitología mexicana de todos los tiempos: al actor y cantante Pedro Infante. Pedro -inmortal en las cálidas noches de las chamacas en flor- pilotaba su avioneta, y con ella se estrelló en Yucatán. Abril creo, de 1957. México se quedó sin voz. Millones de personas lo lloraron, y miles le acompañaron en el entierro, a su tumba. La tumba blanca, de mármol primoroso, que ese cántabro de generosidad infinita, acaba de donar a un pueblo apasionante, bravo, misterioso, que lleva dos sangres y arde entre dos conciencias, y donde la 'conquista' está tan viva que todos los años -septiembre, septiembre- en el alma de todos los mexicanos, luchan, sufren y mueren Hernán Cortés y Cuauhtemoc. La Nueva España, o sea, los Estados Unidos Mexicanos. Y con su acento meloso, dulce, lleno de respeto, de cortesía; de raza antigua y cabal.
Es como una canción de José Alfredo porque sobre el castillo de Chapultepec, luce la luna llena radiante, y brilla Venus todavía adorada en secreto por algunos mayas. En México hay boleras, iglesias barrocas, reventa de billetes para corridas de toros, loterías como la de Nando Burgués, alubias y arroz, cafés con tertulias como aquellas de la vieja «Austriaca» santanderina, traineras, peleas de gallos, rondallas y guitarrones, la Virgen de Guadalupe; y una estatua en bronce verdoso, dedicada a Rey Carlos de todas las Españas. México es tan español, que muchos mexicanos odian a España. España -me lo explicaba Carlos Fuentes en un verano de la UIMP-, que al otro lado del mar es una moderna nación europea, se transforma acá en México, en toda la América Latina -nuestra América dice mi compadre Calixto- en algo confuso, polémico, cercano y lejano a la vez. Pero el dominio de Tenochtitlán sobrevivió a su propia muerte. Sobre sus ruinas aztecas se levantan el Palacio Nacional y la Catedral. Los presidentes -por ejemplo, Felipe Calderón tan orgulloso de su origen cántabro- despachan en un lugar que fue el trono de Moctezuma, la casa de Cortés.
He bebido el tequila, sorbiendo antes sal y limón sobre el puño cerrado para domesticar el sabor. «Con un tequila en el alma, y el corazón en tus labios», gritaba Agustín Lara en las amanecidas de Acapulco.
México. Un recuerdo de azules. El mismo azul que a veces brilla en la bahía. Pero ya está dando el gran sol en Puertochico, y me parece ver a unos charros recargados como altares toltecas trotar a caballo por el Paseo de Pereda, sombreando un Santander que ya también es mestizo. Seguramente será el último tequila de ¡Viva Zapata! "

La pasión de este indiano por el bolero no es una excepción, pues sabido es que el bolero es la herencia inmaterial del indiano montañés en Cantabria, ya que mucho antes de nacer Alberto Mazón - que no llega a los 50 años de edad- numerosos indianos montañes trajeron a Santander en los muchos vapores que a su puerto llegaban, tanto los primeros boleros y habaneras desde los puertos del caribe, como el tango desde el cono sur de América e importaron así mismo el charlestón desde Norteamérica. Los tres estilos americanos causaban ya furor en un Santander que en los años 20 era la capital cultural europea y que recibía miles de turistas que buscaban la salud de sus Baños de ola y demandaban espectáculos y música "de moda" entonces. Santander fué asi, gracias a sus indianos la capital del bolero de España y más que probablemente, fué el primer lugar de España donde se interpretaron los primeros boleros.

Por eso, la pasión de Alberto Mazón por Pedro Infante es compartida en Santander y nos sentimos orgullosos de tener un paisano que ha sabido ver la importancia de un gesto para poner en valor siglos enteros de común amistad, de colaboración y de gustos y modos de sentir comunes. De hecho, Alberto mazón posee en Méjico el famoso y exclusivo restaurante "Puerto Chico", decorado de forma que parece una inmersión en Cantabria, con casonas de piedra, balcones de madera, y pareciera incluso escucharse a lo lejos los campanos de las brañas acompañando la música de bolero, que es la única música ambiental de uno de los restaurantes preferidos por la alta burguesía y la clase política mejicana, que tienen la oportunidad de acercarse a la gastronomía cántabra de la mano de este entrañable montañés. De nuevo, el bolero une ambas orillas, como antes lo hiciera durante más de 250 años las privilegiadas comunicaciones transatlánticas del puerto de Santander con La Habana y con Veracruz.

En Méjico, cada año, miles de personas se acercan a la tumba de Pedro Infante para mostrarle que el bolero, como el amor de verdad, cuando entra en el alma, entra para quedarse y llena para siempre de sentimiento cada rincón del corazón. Como lo es para todos lo mejicanos, para todos los cántabros es un orgullo y un honor compartir con nuestro paisano Alberto Mazón esta pasión por Infante. Este cántabro, con su generosidad de corazón, ha devuelto no sólo a Méjico, sino a la humanidad, un patrimonio del alma, un nuevo lazo de unión entre Cantabria y Méjico, entre dos hermanos y un nuevo abrazo sincero de quienes comparten el apasionado sabor a tequila y sal o a orujo y miel de ambas orillas que laten al lento tempo de un bolero. Abajo, el aspecto de la multitud que se acerca a la tumba del ídolo de Sinaloa, Pedro Infante, siendo uno de los ídolos mejicanos que aún atrae multitudes y genera pasiones dentro y fuera de su Méjico natal.


En la fotografía superior, el aspecto de la tumba antes del polémico remozamiento que tuvo lugar previamente a su puesta en subasta. En cántabro Alberto Mazón ya la adquirió con su actual aspecto, del que se muestra el detalle del busto que preside la tumba del más grande bolerista mejicano de todos los tiempos, unido para siempre a Cantabria por la generosa obra de un indiano montañés.

Aqui les dejamos una semblanza de Pedro Infante, que seguro disfrutarán:








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario que nos ayude a mejorar este blog

Estadística de visitas diarias