El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

diciembre 15, 2010

11 de Diciembre, 120 aniversario de Carlos Gardel: sus últimos meses

El 120 aniversario del nacimiento de un mito no puede pasar desapercibido al mundo. En Santander hemos rendido un magnífico concierto homenaje a Carlos Gardel en el día del 120 aniversario de su nacimiento (según la tesis francesista, ya que otra tesis proclama a Gardel como Uruguayo). Con este motivo iniciamos en este blog una serie de cuatro capítulos destinados a recorrer de modo somero el inmenso mundo anímico y sentimental que envuileve la vida y la obra del gran Carlos Gardel. El mismo día de su 120 aniversario, completando el concierto homenaje, dedicamos un capítulo a sus primeros años, que es como decir a los primeros años del tango tal y como lo conocemos en la actualidad: ese tango cantado preñado de lirismo, de añoranza, de arrebatada pasión, de ira, de desvelo, de rabia y desesperación, de poesía y de sueños.. pero sobre todo, marcado por el carácter de la voz de Carlos Gardel - declarada patrimonio inmaterial cultural- y cuajada de la maestría de sus guitarras, de sus composiciones y de inmenso sentimiento que despiertan sus letras, desde aquella "Noche triste" que, como vimos, representa para el tango desde 1917 lo que el tema "Tristezas" representa para el bolero desde 1895 (1893 según otras fuentes): el incio, el "kilómetro cero" o el punto de partida de todo un género. Si "Tristezas" encumbra a Pepe Sánchez en el bolero, "Noche Triste" lo hace con Carlos Gardel en los inicios del tango tal y como lo conocemos hoy:

http://tempodebolero.blogspot.com/2010/12/11-de-diciembre-cumpleanos-de-carlos.html

En el segundo capítulo, recorrimos la biografía de Gardel desde que dejó a Razzano por problemas vocales de este ( que pasó a ocuparse de cuestiones administrativas) en 1927, pues en esa época comienza el despegue definitivo que le lleva a la gloria de los inmortales, realizando varias giras, entre ellas una por el Norte de españa que le trae a Santander, en la que lógicament nos detuvimos más:

http://tempodebolero.blogspot.com/2010/12/11-de-diciembre-cumpleanos-de-carlos_11.html


En el tercer capítulo hemos recorrido sus siete años de gloria desde 1928, concretamente desde que deja la ciudad de Santander, hasta 1934, el año anterior a su fallecimiento. A esta época correspondela fotográfía de arriba, obtrenida en Barcelona en 1932 y autografíada por el propio Carlos Gardel
http://tempodebolero.blogspot.com/2010/12/11-de-diciembre-cumpleanos-de-gardel.html


Sin querer entrar en mucha profundidad, intentamos analizar dónde se compusieron vairos de los tangos de Gardel, como este "El día que me quieras", que fue compuesto en España según señalamos y que en 1935 dió el nombre a una de sus más célebres películas, de la que les presentamos este magnífico extracto:


Así pues, este cuarto y último capítulo de la biografía de Carlos Gardel, lo dedicamos a recorrer los meses últimos de la vida de Carlos Gardel en ese año de 1935.Deseamos que esta sentida biografía haya sido de si agrado, pues en ella hemos puesto, como decía Gardel, coraje, amor y lamento:
Guitarra, guitarra mia
Por los caminos del viento
Vuelan en tus armonias
Coraje, amor y lamento.

Lanzas criollas de antao
A tu conjuro pelearon;
Mi china oyendo tu canto
Sus hondas pupilas de pena lloraron.

Guitarra, guitarra criolla,
Dile que es mio ese llanto!
Azules noches pamperas
Donde calme sus enojos,
Hay dos estrellas que mueren
Cuando se duermen sus ojos.

Guitarra de mis amores
Con tu penacho sonoro
Vas remolcando mis ansias
Por rutas marchitas que empolvan dolores.

Guitarra, noble y florida,
Calla si ella me olvida!
Midiendo eternas distancias
Hoy brotan de tu encordado
Sones que tienen fragancias.

De un tiempo gaucho olvidado
Cuando se eleva tu canto
Como se aclara la vida,
A veces tienen tus cuerdas.

Caricias de dulces trenzas renegridas
Como ave azul sin amarras Asi es mi criolla guitarra.


En 1935 graba "Guitarra guitarra mía", "Lejana tierra mía", "Volver", "Por una cabeza", "Sus ojos se cerraron", "Volvió una noche" y "El día que me quieras". Estos tangos fueron incluídos en las dos películas que filma ese mismo año: "El día que me quieras" y "Tango Bar", donde canta sus éxitos más recordados. A la primera de ellas corresponde este tema:

Lejana tierra mía
Bajo tu cielo, bajo tu cielo,
Quiero morirme un da
Con tu consuelo, con tu consuelo.

Y oir el canto de oro
De tus campanas que siempre añoro,
No se si al contemplarte al regresar
Sabré reir o llorar.

Silencio de mi aldea
Que solo quiebra la serenata
De un ardiente Romeo
Bajo una dulce luna de plata.

En un balcón florido
Se oye el murmullo de un juramento,
Que la brisa llevo con el rumor
De otras cuitas de amor.

Siempre esta el balcón
Con su flor y su sol,
Tu no estas, faltas tu
Oh, mi amor.

Lejana tierra mía
De mis amores, como te nombro
En mis noches de insomnio
Con las pupilas llenas de asombro...
Dime, estrellita ma,
Que no son vanas mis esperanzas,
Bien sabes tu que pronto he de volver A mi viejo querer.
"El día que me quieras" es un filme del sello Paramount que dirigió John Reinhardt con guión de Alfredo Le Pera y música de Terig Tucci en la que Gardel interpreta: Suerte negra, en trío con Lusiardo y Peluffo; Sol tropical, El día que me quieras, con final a dúo con Rosita Moreno; Sus ojos se cerraron, Guitarra, guitarra mía y Volver. Fue filmada en Long Island (Nueva York) en 1935


Yo adivino el parpadeo
De las luces que a lo lejos
Van marcando mi retorno...
Son las mismas que alumbraron
Con sus palidos reflejos
Hondas horas de dolor..

Y aunque no quise el regreso,
Siempre se vuelve al primer amor..
La vieja calle donde el eco dijo
Tuya es su vida, tuyo es su querer,
Bajo el burlon mirar de las estrellas
Que con indiferencia hoy me ven volver...

Volver... con la frente marchita,
Las nieves del tiempo platearon mi sien...
Sentir... que es un soplo la vida,
Que veinte años no es nada,
Que febril la mirada, errante en las sombras,
Te busca y te nombra.
Vivir... con el alma aferrada
A un dulce recuerdo
Que lloro otra vez...

Tengo miedo del encuentro
Con el pasado que vuelve
A enfrentarse con mi vida...
Tengo miedo de las noches
Que pobladas de recuerdos
Encadenan mi soñar...

Pero el viajero que huye
Tarde o temprano detiene su andar...
Y aunque el olvido, que todo destruye,
Haya matado mi vieja ilusion,
Guardo escondida una esperanza humilde
Que es toda la fortuna de mi corazón

Arrabal amargo metido en mi vida
Como la condena de una maldición,
Tus sombras torturan mis horas de sueño,
Tu noche se encierra en mi corazón.

Con ella a mi lado no vi tus tristezas,
Tu barro y miserias, ella era mi luz
Y ahora vencido arrastro mi alma,
Clavado a tus calles igual que a una cruz.

Rinconcito arrabalero
Con el toldo de estrellas
De tu patio te quiero
Todo, todo se ilumina
Cuando ella vuelve a verte.

Y mis viejas madreselvas
Estn en flor para quererte,
Como una nube que pasa,
Mis ensueños se van, se van, no vuelven mas.

No digas a nadie que ya no me quieres,
Si a mi me preguntan diré que vendrás,
Y as cuando vuelvas mi alma te juro
Los ojos extraños no se asombraran.

Veras como todos esperaban ansiosos
Mi blanca casita y el viejo rosal,
Y como de nuevo alivia sus penas
Vestido de fiesta mi lindo arrabal. Rinconcito arrabalero...

"Tango bar", también es una película de Paramount e igualmente dirigida por John Reinhardt con guión de Alfredo Le Pera y también con música de Terig Tucci en la que Gardel interpreta Por una cabeza, Los ojos de mi moza, Lejana tierra mía y Arrabal amargo. Como las anteriores películas, fue filmada en Long Island (Nueva York). De esta película es "por una cabeza" que aqui les ofrecemos:

Por una cabeza
de un noble potrillo
que justo en la raya
afloja al llegar,
y que al regresar
parece decir:
No olvidéis, hermano,
vos sabés, no hay que jugar.
Por una cabeza,
metejón de un día
de aquella coqueta
y risueña mujer,
que al jurar sonriendo
el amor que está mintiendo,
quema en una hoguera
todo mi querer.

Por una cabeza,
todas las locuras.
Su boca que besa,
borra la tristeza,
calma la amargura.
Por una cabeza,
si ella me olvida
qué importa perderme
mil veces la vida,
para qué vivir.

Cuántos desengaños,
por una cabeza.
Yo jugué mil veces,
no vuelvo a insistir.
Pero si un mirar
me hiere al pasar,
sus labios de fuego
otra vez quiero besar.
Basta de carreras,
se acabó la timba.
¡Un final reñido
ya no vuelvo a ver!
Pero si algún pingo
llega a ser fija el domingo,
yo me juego entero.
¡Qué le voy a hacer..!
En abril emprende su fatídica gira, programada para ir por Puerto Rico, Venezuela, Aruba, Curaçao, Colombia, Panamá, Cuba y México, pero el destino impidió que esta se completara, trucándose en Colombia.
Como parte de la gira que estaba realizando, Gardel estuvo en Venezuela desde el 25 de abril hasta el 23 de mayo de 1935, por lo que se puede afirmar que el Cantor pasó en este país el penúltimo mes de su vida.
El jueves 25 de abril de 1935 Gardel llega al Puerto de la Guaira, procedente de Puerto Rico, en la motonave “Lara”.Aqui reproducimos parte del documento de entrada de Gardel en Venezuela, proveniente de Nueva York (pues de allí salío el "Lara" haciendo escala en Puerto Rico, anterior escala en su gira, aunque el propio Gardel indica Nueva York como su última residencia en el documento) según indica en el mismo.


Era un jueves inolvidable para millares de venezolanos. Una multitud, calculada en más de 3.000 personas, esperaba en los muelles desde las 9 de la mañana a “El Divino Carlos” como lo había bautizado la prensa desde días antes.
A las once y siete minutos bajó Gardel del vapor “Lara” Fue recibido por Luis Plácido Pisarello. Don Luis Plácido Pisarello, ciudadano argentino, con muchos años radicado en Venezuela fue el gestor directo de la visita de Gardel a Venezuela.
Una limousine estaba preparada para trasladar al ilustre visitante y en ella partió junto a sus guitarristas. Tanto fue el desborde popular que Gardel debió refugiarse en la fábrica de vidrios de Maiquetía. Allí bebió un refrigerio, calmando la sed impuesta por el calor reinante. Acompañado de sus guitarristas: Riverol, Barbieri y Aguilar, así como también de Le Pera, y tras sortear las dificultades que produjo el hacinamiento ocasionado por la multitud de admiradores, los viajeros lograron ser trasladados al hotel “Miramar” en Macuto, cuya espectacularidad está clara en la fotografía:

En el hotel Miramar es recibido por un grupo de más de cien mujeres, ante la sorpresa de los organizadores, ya que el almuerzo típico en el Hotel no había sido anunciado públicamente, para dar a los viajeros unas dos o tres horas de descanso. Gardel soporta los empujones y pellizcos de las damas hasta que es puesto a resguardo y llevado a la terraza del hotel donde están los representantes de la prensa. Además de Pisarello, estuvieron en el almuerzo Edgar J. Anzola director de la emisora de radio Broadcasting Caracas y Eloy Pérez Alfonso, excelso narrador de carreras de caballos y quienes fungieron de anfitriones del artista durante su estadía en Venezuela.
El periodista Manssur Dekash (MD) del diario caraqueño “El Heraldo” pudo entrevistar a Gardel (CG) brevemente:
MD: - Cuándo nació en usted la afición al tango?
CG: - Eso fue en Buenos Aires. Usted lo sabe, surge en los muchachos al nacer. Lo mismo que en Sevilla no hay muchacho que no toree con la toalla a un toro imaginario, allá no hay quien no cante tangos. Profesionalmente comencé a cantar en los teatros, a fijarme en la gente que tenía un estilo propio y adquirí fama en mi país.
MD: - Qué le parece España?
CG: - Gran país España! Qué público tan comprensivo y tan acogedor. En cuanto acabe mis compromisos con el cine en Nueva Cork voy a volver. Conocí Madrid, Barcelona, Bilbao, San Sebastián, Santander. Pero yo quiero conocer Andalucía. Soñar bajo aquel cielo azul. Mientras no conozca Andalucía, no creeré que conozco el mundo bien. En cuanto pueda voy a España, porque esto de las películas me tiene embargado por completo. Este viaje ha sido como una escapatoria de colegial. No me quedan sino dos meses más y tengo que ir a Colombia, La Habana y México.
MD: -Cual de sus películas le gusta más?
CG: -De las hechas hasta ahora “Melodía de Arrabal”, pero tengo puestas todas mis esperanzas en “El Día que me Quieras”. Es una gran película de gran emoción sentimental y de un acierto formidable en la música.
MD: - Pues aquí, gustó más “El Tango en Broadway”. El público lo encontró más logrado, más definitivo, más, como si dijéramos, encontrándose a sí mismo como actor que en las otras películas. (Donde Gardel cantaba este tema "soledad")

CG: - Es posible. Usted sabe que los artistas somos unos pésimos jueces de nosotros mismos. Casi nunca coinciden nuestros juicios con los del público. Y como el público es quien forma nuestra fama, no cabe duda de que es él el que tiene razón.
MD: -Y de sus tangos cuál le gusta más?
CG: -A eso sí que no puedo contestarle. Me gustan unos u otros según el estado de ánimo en que me encuentro en ese día. Por eso yo nunca hago programas de mis actuaciones anticipadamente. Voy cantando lo que me siento con ganas de cantar.
MD: -Qué me puede decir de los millones de mujeres que lo aman en el mundo entero?
CG: -No hombre, no crea usted eso…! Yo he llegado a pensar que eso son infundios de mis compañeros de arte para hacerse reclamo. Naturalmente que yo, como todo el que se exhibe en público, he tenido mis éxitos amorosos. Pero no crea usted nada de eso de que lo agobian a uno las mujeres y le escriben tal cantidad de cartas todos los días, que preciso tres secretarias para contestarlas.

¡Victoria! ¡Sacra, Victoria!
Pianté de la noria:
¡Se fue mi mujer!
Si me parece mentira
después de seis años
volver a vivir...
Volver a ver mis amigos,
vivir con mama otra vez.
¡Victoria!
¡Cantemos victoria!
Yo estoy en la gloria:
¡Se fue mi mujer!

¡Me saltaron los tapones,
cuando tuve esta mañana
la alegría de no verla más!
Y es que al ver que no la tengo,
corro, salto, voy y vengo,
desatentao...¡Gracias a Dios
que me salvé de andar
toda la vida atao
llevando el bacalao
de la Emulsión de Scott..!
Si no nace el marinero
que me tira la pilota
para hacerme resollar....
yo ya estaba condeno
a morir ensartenao,
como el último infeliz.

Con el mimo de Pisarello, le dejarn almorzar y descansar a Gardel para emprender viaje hacia Caracas.

Ya van pa' dos meses
que me abandonaste
y ahí está la pieza
como la dejaste.
Polvo del olvido
desciende constante,
desde que te has ido
yo no he vuelto a entrar.

La viola que supo
calmar mis desvelos,
expresar mis quejas,
y aplacar mis celos;
la catrera rante,
la percha, el ropero,
desde aquel instante
solitos están.

Y aunque mi recuerdo
su silencio llena,
no vale la pena
volver a empezar.
Por eso ni intento
traerte a mi lado,
prefiero amurado
mi pena cantar.
Para no tentarme
y hacer que regreses,
después de dos meses
voy a reaccionar.
Y esos cachivaches
que guardé en la pieza,
hoy p'al cambalache
los voy a fletar.

Recuento las horas
desde que te fuiste,
y aunque no te lloro
me pongo algo triste.
Estufo y cabrero
lamento tu olvido,
pues sé que te has ido
pa' no volver más.

¿Qué querés que le haga
si solo no me hallo
soltero en la pieza
con tanto bagayo?

Aguanté dos meses
rompiéndome el mate,
pero pa'l remate
tus pilchas se van.

Desde el Hotel “Miramar” Gardel y su comitiva se dirigieron hasta la estación de trenes de La Guaira –ubicada frente a la Aduana-, donde la comitiva emprendió viaje en tren, conducido por el señor Francisco Delgado Martínez, y soportando un caluroso trayecto de dos horas -de 1:30 a 3:30 p.m- hasta Caracas, por más que a Gardel como es obvio le asignaran un vagón especial para el viaje.
El señor Martínez contó en una oportunidad que Gardel ese día vestía “traje gris, bufanda liviana de colores y sombrero claro de fieltro”. También recordó que el Cantor se asomó varias veces a la ventanilla del tren, admirando el paisaje y retribuyendo el entusiasta saludo del público.

Esa Colombina puso en sus ojeras
Humo de la hogera de su corazon,
Aquella marquesa de la risa loca
Se pinto la boca por besar a un clown.

Cruza del palco hasta el coche
Serpentina nerviosa y fina
Como un pintoresco broche sobre la noche de carnaval
Te quiero conocer saber adonde vas.

Alegre mascarita, que me gritas al pasar:
"Quien soy?, Adonde voy?", "Adios... Adios... Adios..."
"Yo soy la misteriosa mujercita de tu afan".

No finjas ms la voz, abajo el antifaz
Tus ojos por el corso, van buscando mi ansiedad...
Descubrete, por fin... Tu risa me hace mal
Detras de tus desvios, todo el ao es Carnaval.

Esa Colombina con sonora burla
Truena la corneta de una pizpireta dama de organdi...
Y entre grito y risa, linda maragata
Jura que la mata la pasin por mi.

Bajo los chuscos carteles pasan los fieles
Del dios Jocundo y le van prendiendo
Al mundo sus cascabeles el carnaval...


Al arribar a la estación Caño Amarillo en Caracas, el tren fue literalmente invadido por admiradores impacientes y Gardel debió ser resguardado por sus acompañantes. La Banda de Música “Ayacucho Nº 1” interpretaba pasodobles y valses criollos.
El recibimiento fue apoteósico. El gentío que se había agolpado en la estación del ferrocarril, estaba dispuesto a cualquier cosa con tal de ver a Carlos Gardel. En un momento dado fue tal la presión del público, que los instrumentos de la Banda volaron por los aires, rodando decenas de personas por el suelo y resultando muchos con magulladuras y lesiones.
Las plantas del jardín de la estación ferroviaria fueron pisoteadas. Debió intervenir la policía y en los forcejeos, hasta el propio Alfredo Le Pera fue golpeado por error por un agente del orden. Y así, en medio de ese gran tumulto, los viajeros lograron refugiarse en los automóviles que les aguardaban, y partieron hacia sus alojamientos en el Hotel “Majestic”. Hoy no existe pero en la época, era “el más moderno y mejor situado”, según las promociones de turismo.
El trayecto, que no llega a mil metros no se pudo terminar en carro, el cual fue averiado por el público. Gardel bajó del mismo y llegó al Hotel caminando y a ratos en andas, sobre los hombros del público, durante varias cuadras.


Al día siguiente, 26 de abril, es la fecha indicada para la primera actuación con gran promoción de la prensa escrita y radial en el Teatro Principal, aún en pie en una de las esquinas de la Plaza Bolívar. Allí se presenta con todo éxito a lo largo de ocho actuaciones.
Ese día, llovía a cántaros sobre Caracas, pero ello no constituyó ningún obstáculo para los apasionados admiradores. A las 9:15 de la noche se produjo el debut. Era la costumbre alternar la actuación del cantante de turno con la exhibición de una película. Ese día se proyectó un corto metraje de Walt Disney llamado “El perro robado” y luego estrenaron “Por Partida Cuádruple”, una película cómica de Charlie Chase. Los precios para esa noche del debut eran “Patio”, 6 bolívares, “Balcón”, 4 bolívares y “Galería”, 2 bolívares. El cambio de divisa entonces era alrededor de 3 bolívares por dólar americano.

No se que daño he hecho yo pa' merecer
esta cadena inaguantable de dolor
que cuando no te beso no puedo respirar
y siento que me ahogan tus labios al besar.
De sufrir tanto perdí la dignidad
y no me importa saber que me engañas.
No ves que necesito de vos? Te quiero ver.
Háblame como siempre. Decí que me querés.

Yo se que es mentira
todo lo que estas diciendo,
que soy en tu vida
solo un remordimiento.
Yo se que es de pena
que mentís pa' no matarme
lo se, y sin embargo
sin esa mentira no puedo vivir.

Anoche mismo lo he podido comprobar
que ni la puerta de esta casa respetas,
yo vi con estos ojos los besos que te dio
y oí que se reían burlándose los dos.
Humildemente sin embargo ya lo ves
yo te pregunto: Todavía me querés?
Y cerrando los ojos escucho que juras
que nunca me engañaste, que no me olvidaras...


El primer tema que cantó Gardel la noche del 26 de abril fue “Cobardía” de Charlo y Amadori. Luego del tema inaugural interpretó: “Carnaval”, “El Carretero”, “Insomnio”, “Tomo y Obligo”, “Por una cabeza” y “Mi Buenos Aires querido”. Pero más tarde, ante la insistencia y los aplausos interpretó varios otros temas.

Rechiflao en mi tristeza, te evoco y veo que has sido
de mi pobre vida paria sólo una buena mujer
tu presencia de bacana puso calor en mi nido
fuiste buena, consecuente, y yo sé que me has querido
como no quisiste a nadie, como no podrás querer.

Se dio el juego de remanye cuando vos, pobre percanta,
gambeteabas la pobreza en la casa de pensión:
hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta,
los morlacos del otario los tirás a la marchanta
como juega el gato maula con el misero ratón.

Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones
te engrupieron los otarios, las amigas, el gavión
la milonga entre magnates con sus locas tentaciones
donde triunfan y claudican milongueras pretensiones
se te ha entrado muy adentro en el pobre corazón.

Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado,
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás;
los favores recibidos creo habértelos pagado
y si alguna deuda chica sin querer se había olvidado
en la cuenta del otario que tenés se la cargás.

Mientras tanto, que tus triunfos, pobres triunfos pasajeros,
sean una larga fila de riquezas y placer;
que el bacán que te acamala tenga pesos duraderos
que te abrás en las paradas con cafishios milongueros
y que digan los muchachos: “Es una buena mujer”.

Y mañana cuando seas deslocado mueble viejo
y no tengas esperanzas en el pobre corazón
si precisás una ayuda, si te hace falta un consejo
acordate de este amigo que ha de jugarse el pellejo
p’ayudarte en lo que pueda cuando llegue la ocasión.

El cambio de clima afectó la garganta de Gardel y debió suspender sus actuaciones para ser atendido en la “Policlínica Caracas” por el doctor Pedro González Vera.
La reaparición se produce el domingo 5 de mayo, cuando realiza una magistral interpretación de “Mano a Mano” con el consecuente éxito de proporciones gigantescas.
Posee entonces Gardel de una condición excepcional de voz bien timbrada, sentido musical notable, expresividad incomparable, tono interpretativo exacto e incluso la peculiaridad de un pintoresco lenguaje encuadrado en la flor del lunfardo y que se escucha como un invento de su cosecha, en los dichos accesorios que injerta espontáneamente en sus canciones, tal cual se recuerda “Leguisamo solo”, “En la tranquera”, “Soy una fiera”, “Che Bartolo", "Él que atrasó el reloj” y otros.
A todo ello el cantor agrega la expresividad de su rostro, que unida a sus atributos vocales, concreta para el espectador la presencia de “alguien que relata y conmueve”, constituyendo “un actor de tangos”. (Gardel en "Legisamo solo" de Modesto Papávero, tango dedicado a su gran amigo y famoso jockey Ireneo Leguisamo, en el que consigue transmitir el ritmo excitante de la carrera de caballos iniciando cada frase antes del tiempo que le marcan sus guitarristas, quienes lo siguen sin poder alcanzarlo, como el pelotón al caballo que va en punta. La interpretación de Gardel produce así un efecto descriptivo realmente notable, que nos lleva con el ritmo febril de una verdadera carrera hasta el disco que marca el final. Gardel eerr
Recién allí la tensión desciende, y Gardel, que nos ha hecho partícipar por un momento del vértigo del turf, ahora descansa en tono satisfecho y sobrador, y concluye haciendo unos comentarios elogiosos sobre su caballo "Lunático".)

Alzan las cintas; parten los tungos
como saetas al viento veloz...
Detras va el Pulpo, alta la testa
la mano experta y el ojo avizor.
Siguen corriendo; doblan el codo,
ya se acomoda, ya entra en acción...
Es el maestro el que se arrima
y explota un grito ensordecedor.

"Leguisamo solo!..."
gritan los nenes de la popular.
"Leguisamo solo!..."
fuerte repiten los de la oficial.
"Leguisamo solo!..."
ya esta el puntero del Pulpo a la par.
"Leguisamo al trote!..."
y el Pulpo cruza el disco triunfal.

No hay duda alguna, es la muñeca,
es su sereno y gran corazón
los que triunfan por la cabeza
en gran estilo y con precisión.
Lleva los pingos a la victoria
con tal dominio de su profesion
que lo distinguen como una gloria,
mezcla de asombro y de admiración.

Esta condición de Carlos Gardel tomó dimensión máxima en algunas de las canciones de sus películas, tal fue el caso de “Cuesta Abajo”, “Tomo y obligo”, “Sus ojos se cerraron”, y otras como "El Taita del Arrabal" de José Padilla.

La última función en el Principal la realizó el jueves 9 de mayo, costando la galería medio bolívar (0,50). Esta rebaja de precio fue solicitada por el propio Gardel para que la gente de escasos recursos también pudiera verlo en escena.
Las ocho actuaciones en el Teatro Principal se realizaron con la boletería totalmente agotada, para un aproximado de 14.500 personas que vieron a Gardel durante sus actuaciones en ese recinto.
El lunes 13 de mayo, realizó una función en el Teatro Rialto, también frente a la Plaza Bolívar, en la misma calle del “Principal”. Desde las tres de la tarde el público hizo interminables colas para entrar a las dos funciones que el Zorzal brindó ese día. El martes 14 de mayo, se presentó de nuevo en el Teatro Rialto con idéntico éxito, en lo que significó su última actuación pública en Caracas.
El miércoles 15 asistió a una audición en la emisora de radio Broadcasting Caracas y cantó un programa escogido por el público oyente.
El jueves 16, cantó en el Teatro Lamas de La Guaira. Es la localidad donde está ubicado el puerto.
El viernes 17 de mayo, Gardel debutó en el Teatro Municipal de Valencia, sumando más éxitos a su itinerario.
Estando en esta ciudad, recibe una invitación del Presidente de la República, General Juan Vicente Gómez, para que vaya a cantar en su presencia, en la ciudad de Maracay, capital del vecino Estado Aragua. Allí el Presidente, quien nunca quiso establecerse en Caracas, tenía fijada su residencia en la zona de “Las Delicias”. Era una amplia casona colonial, rodeada de frondosa vegetación, que aún, pese al tiempo transcurrido se mantiene en pie y es llamada “La Macarena”.
Gardel acudió a la invitación, acompañado por sus tres guitarristas. Lucía vestimenta gauchesca e interpretó siete temas, entre los cuales intercaló “Pobre gallo bataraz”, estilo que logró conmover al viejo caudillo, aficionado a las riñas de gallos.

Cumplido el compromiso con el general Gómez, Gardel y su comitiva se trasladan a Maracaibo, en el Estado Zulia, contratado por la empresa “Metro”. Llega allá a bordo del vapor “Libertador” y es recibido con bombas pirotécnicas, sirenas de barcos, bocinas de automóviles y centenares de admiradores. El sábado 18 se produce el debut, con la papelería totalmente vendida.
El lunes 20 de mayo, Gardel va a Cabimas, en el mismo Estado Zulia, epicentro de la producción petrolera nacional. Allí es contratado por el Circo Internacional Passini y Cía. Con precios que van desde Butaca por 7 bolívares, a Platea por 3 bolívares, Gardel agota la boletería una vez más. Y canta fuera de programa numerosas canciones.
Entonces, tomando en consideración que el clima de Caracas lo había afectado y por lo tanto el fuerte calor del Zulia podía provocarle una recaída, decide dar por terminadas sus actuaciones. Lamentablemente un grupo de inadaptados, enardecidos por la actitud del cantor promueven un incidente de proporciones mayores, destrozando sillas y todo lo que encuentran a su paso. Se dice que el circo quedó totalmente destruido. Gardel y sus acompañantes salen de la ciudad en la noche. Retornan a Maracaibo y el 22 ofrece dos audiciones en el Teatro Baralt como despedida del pueblo Venezolano.
El 23 de Mayo de 1935 parte hacia Curazao en la nave “Medea”.
Volver fue escrita en 1935, meses antes de su trágica desaparición. Gardel puso la música sobre un texto de Le Pera, cuyo significado ha sido objeto de muchos análisis y estudios literarios.
En Bogotá actuó en el Tetro Real del 14 al 17 del mes de Junio, siendo esta su ultima actuación, cuya invitación reproducimos.


En el diario El Nacional de Bogotá del 18 de junio de 1935 (seis días antes de su trágica muerte) el inolvidable cantor mantuvo el siguiente diálogo con el periodista:
— ¿Cuál fue su primer amor?
— He amado muchas veces en mi vida y conservo de ello gratísimos recuerdos, como que en todos mis amores he sido feliz. En ellos he querido de diferente manera según el temperamento de la chica, las circunstancias y el ambiente. Sin embargo, cada vez que me enamoro creo ser ésta la única ocasión en que verdaderamente he querido.
— ¿Cuál es el tipo de mujer que prefiere?
— Prefiero las latinas, indudablemente, por ser de mi misma raza y por lo tanto comprender más mi temperamento, pero todas las mujeres atractivas e inteligentes me agradan.
— ¿Es Ud. partidario del divorcio?
— Debido a mi carrera no soy partidario del casamiento.


Mi Buenos Aires querido,
cuando yo te vuelva a ver,
no habrá más penas ni olvido.
El farolito de la calle en que nací
fue el centinela de mis promesas de amor,
bajo su inquieta lucecita yo la vi
a mi pebeta luminosa como un sol.
Hoy que la suerte quiere que te vuelva a ver,
ciudad porteña de mi único querer,
oigo la queja de un bandoneón,
dentro del pecho pide rienda el corazón.
Mi Buenos Aires, tierra florida
donde mi vida terminaré.
Bajo tu amparo no hay desengaño
vuelan los años, se olvida el dolor.
En caravana los recuerdos pasan
como una estela dulce de emoción,
quiero que sepas que al evocarte
se van las penas del corazón.
Las ventanitas de mis calles de Arrabal,
donde sonríe una muchachita en flor;
quiero de nuevo yo volver a contemplar
aquellos ojos que acarician al mirar.
En la cortada más maleva una canción,
dice su ruego de coraje y de pasión;
una promesa y un suspirar
borró una lágrima de pena aquel cantar.
Mi Buenos Aires querido....
cuando yo te vuelva a ver...
no habrá más penas ni olvido...


El lunes 24 de junio de 1935 Carlos Gardel falleció en el choque de dos aeroplanos a punto de despegar sobre la pista del Aeropuerto Las Playas de la ciudad de Medellín, (Colombia) luego llamado aeropuerto Olaya Herrera, junto con Alfredo Le Pera y algunos de sus músicos, entre ellos dos de sus guitarristas Guillermo Desiderio Barbieri (quien grabó con Gardel el "bolero" "el día que me quieras") y Ángel Domingo Riverol. Gardel viajaba de Bogotá a Cali en un F-31 de la compañía Saco. Hecha escala en Medellín, el avión recorrió la pista para alzar el vuelo, pero apenas había despegado se precipitó a tierra, chocando con otro avión alemán que esperaba en la cabecera de la pista. Sólo hubo tres sobrevivientes: el Indio Aguilar, guitarrista, el profesor Plaja y Grant Flynt, funcionario de SACO. según el testimonio de los dos únicos pasajeros que lograron salvarse de los veintiuno que viajaban en el vuelo, la verdadera causa del accidente parece haber sido el fuerte viento reinante que hizo que el piloto perdiera el control del trimotor en el momento del despegue.

Adios muchachos, compañeros de mi vida,
Barra querida de aquellos tiempos.
Me toca a mi hoy emprender la retirada,
Debo alejarme de mi buena muchachada.
Adios muchachos. ya me voy y me resigno...
Contra el destino nadie la talla...
Se terminaron para mi todas las farras,
Mi cuerpo enfermo no resiste más...

Acuden a mi mente
Recuerdos de otros tiempos,
De los bellos momentos
Que antaño disfrute,
Cerquita de mi madre,
Santa viejita,
Y de mi noviecita
Que tanto idolatre.
Se acuerdan que era hermosa,
Mas linda que una diosa
Y que, ebrio yo de amor,
Le di mi corazón?
Mas el señor, celoso
De sus encantos,
Hundiendome en el llanto,
Me la llevo.

Es dios el juez supremo.
No hay quien se le resista.
Ya estoy acostumbrado
Su ley a respetar,
Pues mi vida deshizo
Con sus mandatos
Al robarme a mi madre
Y a mi novia también.
Dos lagrimas sinceras
Derramo en mi partida
Por la barra querida
Que nunca me olvido.
Y al darle, mis amigos,
El adiós postrero,
Les doy con toda mi alma,
Mi bendición.
Gardel se encontraba en lo mejor de su carrera, millones de sus admiradores lo lloraron. Entonces "El Zorzal criollo" se ganó la gloria: popularmente, la gente dice que "Gardel cada día canta mejor" aunque nos dejara permanentemente huérfanos en su ausencia

Ante el sepulcro de mi amor detengo el paso vacilante,
y esta estrofa dejaré, y volcaré como una flor,
y al viento errante doy mi voz,
que llevará mi último adiós.

Un día te cruzaste, mujer, en mi camino,
yo andaba por la vida sombrío y al azar,
mi madre se había muerto y el dulce amor divino
perdido para siempre, nublado mi destino,
ya nada me quedaba, cansado de llorar.

Y entonces me encontrastes y yo algo vi en tus ojos
radiantes como auroras de dicha y de ilusión.
Tus ojos me engañaron las ansias de mis penas,
pues fuistes en mi vida la manada blanca y buena
querida una vez sola con todo el corazón.

Y ahora me abandonas, te alejas de mi lado,
me sumes en la noche tan fría del dolor.
Mi pobre traje humilde de nuevo está enlutado,
y el huérfano doliente que ayer has encontrado
hoy sigue siendo el huérfano de tu encantado amor.

Ante el sepulcro de mi amor detengo el paso vacilante,
y esta estrofa dejaré, y volcaré como una flor,
y al viento errante doy mi voz,
que llevará mi último adiós.
Carlos Gardel está enterrado en el cementerio de la Chacarita de Buenos Aires. Su tumba es visitada por admiradores de todo el mundo. La calidad de su voz y su muerte prematura ayudaron a convertirlo en un mito popular. Pero Gardel se ha convertido en una figura indiscutible de la que no es necesario reseñas ni alabanzas. Todo aquel que oyó hablar de tango, lo encontró pegado al nombre de Carlos Gardel. Figura mítica y venerada casi hasta la santidad, su nombre es sinónimo de tango. Dentro de la música popular el mundo no ha conocido un caso de vigencia como el suyo que, lejos de decrecer, aumenta cada día.

Se conservan más de setecientas grabaciones de Gardel. No sólo grabó tangos; también música folclórica, milongas, zambas, rancheras, tonadas, estilos, etc. (treinta géneros en total). Grabó algunos Fox trots, un tango en español e inglés, y también algunas canciones tradicionales en francés e italiano y hasta un tango en guaraní. En total Gardel realizó 957 grabaciones, cubriendo 792 temas diferentes. Grabó 526 tangos, algunos grabados 3 y 4 veces, y generalmente con distintos acompañamientos. Tuvo también una importante veta autoral, con un total de 82 temas de diverso género; como no conocía música, componía silbando sus canciones, y un músico las escribía en el pentagrama. De no haber sido el extraordinario cantor que fue, su obra como compositor es lo suficientemente importante, como para haber logrado sólo con ella, un nombre en el tango.


El 24 de junio de 2005, por decisión conjunta de las autoridades municipales de las ciudades de Buenos Aires, Montevideo, Tacuarembó y Medellín (donde falleció), se recordaron los 70 años de la muerte de Carlos Gardel. Por primera vez, se obvió la conmemoración del llamado "Día de Carlos Gardel" en la ciudad francesa de Toulouse. El último homenaje a Carlos Gardel viene de la mano del ayuntamiento de Madrid, que le ha dedicado una calle en un nuevo barrio de Aravaca. La calle transcurre paralela a la calle Luz Casanova y Miriam Fraisero, comprendiendo el tramo que va desde la avenida de Lázaro Carreter y la calle Doctor Balmis.
Desde el 1º de septiembre de 2003, la voz de Carlos Gardel es Patrimonio de la Humanidad, por declaración de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). En su registro Memoria del Mundo, la UNESCO anotó a Carlos Gardel como "cantor argentino nacido en Francia".
El estado uruguayo a través de un ley de 1996 establece cada 24 de junio (fecha de la muerte del cantante) como el Día de Carlos Gardel, con festejos en la ciudad de Tacuarembó.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario que nos ayude a mejorar este blog

Estadística de visitas diarias