El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

diciembre 11, 2010

11 de Diciembre: Cumpleaños de Carlos Gardel. Gardel en Santander

En Santander hemos celebrado el 120 aniversario del nacimiento de Carlos Gardel desde la asociación ProBoCa con un magnífico concierto homenaje a cargo del trío "Tres para el tango".

La relación entre Santander y el tango siempre fue mue estrecha pues el nuevo género musical llegó al puerto santanderino a principios del siglo XX gracias a las excelentes comunicaciones con Francia, con Buenos Aires y con Montevideo, de donde llegaban varios vapores mensualmente hasta Santander.



En la calle "La Blanca" había a principios de los años veinte una orquesta de ciegos que interpretaban tango en Santander. En la foto, aspecto actual de la antigua Calle "La Blanca" ( Hoy parte de la actual calle San Francisco).

Tras el incendio de Santander en 1941, esta calle fue totalmente destruida por el fuego, no quedando ninguna edificación en pie, por lo que surgió en su reconstrucción una nueva vía que se trazó paralela a la calle Calvo Sotelo desde el Ayuntamiento hasta la Plaza Porticada, desapareciendo la calle La Blanca al unificarse esta con la de San Francisco, según acuerdo municipal de 1948 y conservando el nombre de esta última. Los autores de la reforma optaron por desmontar la pequeña elevación en la que se unían las dos calles a la altura de la iglesia de La Compañía, lugar que marcaba la cota de la calle, quedando prácticamente llana y casi a la misma altura que su paralela Calvo Sotelo. En la actualidad su situación en el corazón urbano y comercial de Santander, la calle San Francisco (Antigua calle "la blanca" presenta una perspectiva recta y moderna, que en muy poco se parece al trazado primitivo, arqueado y con forma de ballesta. Está cortada en su longitud por las calles Lealtad y Puente, que la unen a sus paralelas Calvo Sotelo y Juan de Herrera. Es totalmente peatonal y mantiene como en los años veinte su carácter es casi exclusivamente comercial, al extremo de que en todo su recorrido solamente existe un portal de viviendas, por lo que muchos de los establecimientos comerciales de esta zona de la ciudad son los mismos que, reconstruídos, había antes del incendio y vienen desarrollando su actividad generación tras generación, manteniendo un sector empresarial característico de Santander.
Sin duda, los famosos "Baños de ola" de la captal Cántabra influyeron en la demanda de estilos "de moda" entonces, recogiéndose que el bolero, el tango y el charlestón causaban auténtico "furor" en el Santander de los años veinte. Aqui les reproducimos un cartel de los Baños de ola de 1910, que sería la época en la que ya se interpretaban los tangos que eran sólo musicales en nuestra ciudad. Habría que esperar diez años más - medidos de los años veinte- para escuchar los primeros tangos cantados:

Hemos recorrido los primeros años de Carlitos Gardel hasta mediados de los años veinte, centrándonos en el importante duo Gardel- Razzano de sus primeros años, que fueron sin duda alguna los primeros veinet años del tango cantado, ya que anteriormente a la aparición de este histórico duo el tango sólo era interpretadomusicalmente (como asi lo recogen las crónicas montañesas del modo en que se interpretaba el primer tango en Santander, por ejemplo). Esta crónica de estos primeros años de Gardel y del tango pueden ser leída en este "link" o enlace que les adjuntamos:

http://tempodebolero.blogspot.com/2010/12/11-de-diciembre-cumpleanos-de-carlos.html

Al Volver a Buenos Aires en 1926 graba "Besame en la boca", de E. Calvo y Jose M. Rizzuti. Y "Tus besos fueron míos" con letra de Francisco García Jiménez y música de Anselmo Aieta:






Hoy pasas a mi lado con fría indiferencia;
tus ojos ni siquiera detienes sobre mí...
Y sin embargo vives unida a mi existencia
y tuyas son las horas mejores que viví.
Fui dueño de tu encanto; tus besos fueron míos,
soñé y calmé mis penas junto a tu corazón.
Tus manos, en mis locos y ardientes desvaríos
pasaron por mi frente como una bendición.

Y yo he perdido por torpe inconstancia
la dulce dicha que tu me trajiste
y no respiro más la fragancia
de tus palabras...¡Y estoy tan triste!
Nada en el mundo mi duelo consuela,
estoy a solas con mi ingratitud.
Se fue contigo, de mi novela,
la última risa de la juventud.

Después se irán borrando, perdida en los reflejos
confusos que el olvido pondrá a mi alrededor,
tu imagen se hará pálida, tu amor estará lejos
y yo erraré por todas las playas del dolor.
Pero hoy que tu recuerdo con encendidos bríos
ocupa enteramente mi pobre corazón,
murmuro amargamente: "¡Tus besos fueron míos...
tus besos de consuelo, tus besos de pasión!".

El 22 de Junio de 1927, carlitos Gardel graba el tango "Amurado" de José Grandís



Campaneo a mi catrera y la encuentro desolada.
Sólo tengo de recuerdo el cuadrito que está ahí,
pilchas viejas, una flores y mi alma atormentada...
Eso es todo lo que queda desde que se fue de aquí.

Una tarde más tristona que la pena que me aqueja
arregló su bagayito y amurado me dejó.
No le dije una palabra, ni un reproche, ni una queja...
La miré que se alejaba y pensé:
¡Todo acabó!

¡Si me viera! ¡Estoy tan viejo!
¡Tengo blanca la cabeza!
¿Será acaso la tristeza
de mi negra soledad?
Debe ser, porque me cruzan tan fuleros berretines
que voy por los cafetines
a buscar felicidad.

Bulincito que conoces mis amargas desventuras,
no te extrañe que hable solo. ¡Que es tan grande mi dolor!
Si me faltan sus caricias, sus consuelos, sus ternuras,
¿qué me quedará a mis años, si mi vida está en su amor?

¡Cuántas noches voy vagando angustiado, silencioso
recordando mi pasado, con mi amiga la ilusión!...
Voy en curda... No lo niego que será muy vergonzoso,
¡pero llevo más en curda a mi pobre corazón!




Meses después, Carlos Gardel y sus fieles guitarristas Ricardo y Barbieri. zarpan el 26 de octubre de 1927 a las 10:30 hs en el vapor “Conte Verde” (fotografía de arriba) desde la Dársena Norte del puerto de Buenos Aires en una travesía atlántica que duraría 17 días, hasta la llegada a Barcelona, España, llevando al trío a través del océano.


Ya en Barcelona Carlos Gardel, Ricardo y Barbieri debutan en Radio Catalana de la Ciudad Condal, el día 12 de noviembre de 1927. Años después Gardel grabó un disco titulado "En Barcelona" del que extraemos este tango "Tabernero"




Tabernero que idiotizas, con tus brevajes de fuego,
Sigue llenando mi copa con tu maldito veneno
Hasta verme como loco revolcandome en el suelo
Sigue llenando mi copa, buen amigo tabernero.
Cuando me veas borracho, canturreando un tango obsceno,
Entre blasfemias y risas armar camorra a los ebrios,
No me arrojes a la calle, buen amigo tabernero,
Ten en cuenta que me embriago con tu maldito veneno.
Yo quiero matar el alma que idiotiza mi cerebro,
Muchos se embriagan con vino y otros se embriagan con besos.
Como ya no tengo amores, y los que tuve murieron,
Placer encuentro en el vino que me brinda el tabernero.
Todos los que son borrachos no es por el gusto de serlo,
Slo Dios conoce el alma que palpita en cada ebrio.
No ves mi copa vacia?
Echa vino, tabernero.
Que tengo el alma contenta, con tu maldito veneno
Sigue llenando mi copa, ja ja ja ja,
Que yo no tengo remedio.




En Barcelona se aloja en el hotel Ritz (actual Palace) en la fotografía superior. Y así siguen otra triunfal gira con 14 actuaciones en el Teatro Principal Palace de la Ramblas. El público catalán los ovaciona, nunca se había visto alguien que interpretara el tango y las canciones camperas argentinas con ese arte sin igual. No se desafina en lo más mínimo. Carlitos demuestra su esmero al pulir cualquier imperfección que detecte antes de subir al escenario, es exigente en los ensayos para sus acompañantes y para sí mismo. El resultado de ese detallismo está luego en la vista y en los oídos del público.
El Zorzal cuida todos los detalles, es un “adelantado” de los espectáculos que varias décadas después se llamaron “audiovisuales”: continúa paseando su prestancia, su “pinta”, su sonrisa y lo más importante: esa voz inigualada e inigualable, junto a sus guitarras, a la altura del divo de la canción rioplatense. Por aquel entonces, en algunas de sus actuaciones, Gardel usaba la indumentaria que acentuaba su crácter argentino

Ese año de 1927 graba "Siga el corso", tango compuesto en 1926 con música de Anselmo Aieta y letra de Francisco García Jiménez, con la guitarras de Barbieri y Ricardo. Lo graba el 17 de Diciembre de 1927 para la discográfica Odeón, en Barcelona



Esa Colombina
puso en sus ojeras
humo de la hoguera
de su corazón...
Aquella marquesa
de la risa loca
se pintó la boca
por besar a un clown.
Cruza del palco hasta el coche
la serpentina
nerviosa y fina;
como un pintoresco broche
sobre la noche
del Carnaval.

Decime quién sos vos,
decime dónde vas,
alegre mascarita
que me gritas al pasar:
"-¿Qué hacés? ¿Me conocés?
Adiós... Adiós... Adiós...
¡Yo soy la misteriosa
mujercita que buscás!"
-¡Sacate el antifaz!
¡Te quiero conocer!
Tus ojos, por el corso,
va buscando mi ansiedad.
¡Tu risa me hace mal!
Mostrate como sos.
¡Detrás de tus desvíos
todo el año es Carnaval!

Con sonora burla
truena la corneta
de una pizpireta
dama de organdí.
Y entre grito y risa,
linda maragata,
jura que la mata
la pasión por mí.
Bajo los chuscos carteles
pasan los fieles
del dios jocundo
y le va prendiendo al mundo
sus cascabeles el Carnaval

El año 1927 se despide para Gardel con un nuevo éxito en Madrid donde el público los acoge con la simpatía y el entusiasmo característicos de los madrileños. Ya están en vísperas de un nuevo año: 1928 y las tradicionales fiestas las pasan junto a otros triunfadores, otros amigos del arte del canto popular argentino: Francisco Canaro, Agustín Irusta, Roberto Fugazot y el compositor de la posterior “Malena” y otras recordadas composiciones, el pianista Lucio Demare. En el restaurante madrileño “El Mesón del Sevillano” comparten mesa, copas, alegrías y por qué no algún pensamiento que con melancolía los transportaba, aunque fuera fugazmente, del otro lado del “charco”, con sus parientes y amigos más queridos, y brindaron por ellos con el burbujeante champán que llenaba sus copas.
En Madrid inspiró este tema "La Violetera" compuesto por Aieta y G. Jiménez ese año de 1927:



La linda violetera
sus flores va ofreciendo...
Las bromas respondiendo
con gracia espiritual.
Y al serio y al alegre,
y al rico y al pobrete
le deja un ramillete
prendido en el ojal.
Las mesas del "Concierto",
ruidosas de alegría,
con bella mercancía
se acerca a perfumar
y en este reino loco
del vino y de la risa
serena se desliza
diciendo así al pasar:

¡Caballeros! Son mis flores
mascotitas de fortuna
y han de verlo en sus amores
si se quedan con alguna
de las que yo les ofrezco aquí...
¡Caballeros! Mis violetas
han brotado en los jardines
donde vagan los poetas
y adorables querubines
las cortaron para mi.

La linda violetera,
mezclada a la alegría,
disfraza su agonía
con lírico pregón...
Un día dio su alma
fragante cual sus flores
y fueron sus amores
pagados con traición.
Le queda del romance
la más preciosa herencia
la luz de su existencia:
Su nene... ¡Que es su Dios!
Por él y por sus dulces
ensueños que se han muerto,
de pronto en el "Concierto"
pregona así su voz:

¡Caballeros! Conmovido
desparramo el canastillo
y por ella yo les pido
que den vuelta los bolsillos
todos los que tengan corazón.
¡Caballeros! ¿Hay alguno
que no compre ni un ramito
al saber que cada uno
dará pan para un nenito
y a una madre protección



Regresan a Barcelona y en la segunda semana de enero de 1928 vuelven a grabar y a actuar nuevamente por casi tres semanas en el Teatro Barcelona de la capital condal, cuya imagen de prensa de 1928 reproduciomos a continuación.


Se despiden del público catalán y parten rumbo al norte de la península: al País Vasco y luego a Cantabria.
Carlos Gardel actúa en Bilbao por vez primera el miércoles 8 de febrero de 1928 en la función de las 18:30 horas y después de la proyección de la cinta “Los millones de Paulina”. “El Liberal”, diario que se publicaba en Bilbao, ya el domingo anterior al estreno, en una de sus páginas interiores anunciaba el debut. Eran cinco pequeños anuncios que se insertaban en columnas diversas de la hoja y decían: “Carlitos Gardel. El miércoles 8 en el Teatro Campos Elíseos”. El día de la presentación el mismo diario traía un anuncio como sigue:
”Teatro Campos Elíseos. Hoy miércoles presentación de Carlitos Gardel el eminente cantor argentino, intérprete de los tangos y canciones criollas. A las 6½ y 10½. Estreno de la película en 7 partes “Los millones de Paulina”, Por Bebé Daniels. Fin de fiesta Citos Gardel”. (En los días sucesivos estos anuncios del Teatro Campos se sucederían cambiando solamente el título de la película que hacía de previo a la actuación de Gardel). El Teatro Campos Elíseos de ilbao tenía una impresionante fachada tal como puede observarse en esta foto de la época.


En esa primera actuación del 8 de Febrero de 1928, "El Morocho", Barbieri y "el Negro" Ricardo se posesionan del corazón de los asistentes desplegando lo mejor de su repertorio y de su arte. Eso explica que el jueves 9 encontramos en la primera plana del mismo rotativo unos de los pocos comentarios que he podido hallar en los diarios de 1928. Más raro aún que lo hiciera en la primera plana, por lo que debo deducir que el suceso fue notable, bajo el título genérico TEATROS y el subtítulo Campos Elíseos. Carlos Gardel, el artículo ocupa 28 líneas de la sexta columna, última de la derecha en el ángulo inferior derecho de la misma, justo encima de una curiosa o no tanto dada la época que se vivía de plena dictadura de Primo de Rivera, que decía: “Este número ha sido revisado por la censura”.
Transcribo literalmente el comentario aludido: “Como nosotros no tenemos confianza suficiente con el famoso cantador de tangos, no le llamaremos Carlitos, sino Carlos. Pues bien, Carlos debutó ayer, en compañía de sus guitarras y ante un numeroso público cantó esas canciones argentinas, sentimentales y lánguidas, que reflejan siempre alguna desgracia de familia. Mucho nos hemos burlado los españoles del tinte sombrío y trágico del ‘cante hondo’ pero el caso es que, comparado con los tangos argentinos, el flamenco resulta más alegre que un gato en el tejado. ¡Señores, cuántas penas y cuántas desventuras les pasan a los compadritos! Por lo visto, el Atlántico no es suficientemente grande para evitar que vuelen sobre las aguas estas mariposas musicales. Carlos Gardel pone en sus canciones todo el sentimiento, toda la emoción y toda la melancolía que la literatura especial del tango requiere y si no lloramos a moco tendido fue por no dar un espectáculo en el Teatro”. (No hay firma del autor del texto). Seguidamente les ofrecemos el tema "aquel tapado de armiño", con letra de Manuel Romero y musica de Enrique Delfino, que fue estrenado por Sofia Bozán, en el teatro "Sarmiento" en 1928 y también fue interpretado por Gardel



Aprovechando sin dudas la visita a la ciudad y la aceptación que las canciones argentinas y rioplatenses tenían entre el pueblo, algunos negocios publicaban anuncios en los que ofrecían gramófonos, al contado y a plazos y discos de Carlitos Gardel, creador del tango argentino, y de otros artistas. Se hacía referencia, además, a que el sistema de grabación era eléctrico, es decir de mejor calidad que el precedente, el acústico. Aqui tienen una imagen de la calle Murrieta de Bilbao de 1928, donde se observa el interés por la prensa bilbaína

También por aquellos años, vendían muchos discos y habían sido muy aplaudidos en sus presentaciones en la península, la Orquesta Típica Víctor, la Orquesta Argentina de Manuel Pizarro y el cantor argentino Francisco Spaventa. Ellos grababan para el sello del perrito que llevaba el nombre “La voz de su amo”. Por desgracia, muchos de los discos y artículos de entonces se perdieron en la inundación del 23 de agosto de 1938, cuando el río Nervión, que corta en dos a esta dinámica ciudad, se desbordó debido a las lluvias que los sacaron de madre invadiendo el Casco Viejo y legando a la altura de un primer piso. Hay placas adosadas a los muros de algunos inmuebles que hablan de la altura de la aguas en el trágico suceso.
Siguiendo hojeando diarios bilbaínos de la época podemos encontrar los mismos tipos de anuncios de la actuación de los músicos, redactados casi en los mismos términos, pero en “La Gaceta del Norte” hallamos otro comentario a su debut en la sección Por los teatros y dice así:
“Carlos Gardel. Anoche comenzó en el Teatro de los Campos Elíseos una breve temporada de cinematógrafo y como complemento, el cantante de aires argentinos Carlos Gardel”.
“Carlos Gardel, que es autor de la mayoría de la canciones que interpreta, constituye un número de singular atractivo, pues además de poner gran pasión en su trabajo, es un excelente tocador de guitarra, instrumento con el cual se acompaña en sus tonadas, y sobre todo les da un matiz menos dulzón y cansino, por el contrario, más vigoroso y real de los que nos tenían acostumbrados los intérpretes de los aires argentinos que antes han desfilado por los escenarios de la villa. Con Gardel actúan, a guisa de acompañamiento, dos profesores de guitarra también muy notables”.
“El público mostró su complacencia por el trabajo, aplaudiéndole y obligándole a cantar varios números de propina. El tema de las canciones, ya lo saben de memoria los lectores: desgarros y traiciones amorosas a todo pasto; pero anoche cantó Gardel un tango titulado ‘Cieguito’, de una belleza profunda.” (Fin de la nota).
“El Noticiero Bilbaíno”, también el jueves 9 de febrero, dice en la sección Arte y Artistas en la página 5: “En el Teatro de los Campos. Después de una bonita película debutó ayer Carlitos Gardel, el cantor de aires argentinos que tuvo cordial y franco éxito y un lleno en la sala”.
“Su peculiar estilo, su dominio de los cantos de su país y las modulaciones de su voz que dan mucho carácter a sus melodía, agradaron grandemente. Le acompañan dos guitarristas notables para los que también hubo aplausos”.
“La Tarde”, un día antes de la presentación en el teatro, de Gardel y sus guitarristas, los anuncia con esta breve nota, aparecida en la página cuatro: “Hoy tenemos descanso y mañana comenzará una breve temporada de cine con algún número de los llamados de varietés, como fin de fiesta. Por ahora esta misión correrá a cargo de Carlitos Gardel, el notable cantor argentino, considerado como el mejor intérprete de los tangos y canciones criollas”.
El día siguiente al debut, el mismo diario escribía su crítica sobre el espectáculo visto y oído en los Campos Elíseos. Decía así: “Campos Elíseos. En la ‘bombonera’ de los Campos el debut correspondió a Carlos Gardel, el cantor argentino considerado como el mejor intérprete de los tangos y canciones criollas. Actuó como fin de fiesta, después de una película de Bebé Daniels, no muy entretenida, ciertamente. No sabemos si el estilo de Carlos Gardel al interpretar las tonadas de su país es el auténtico, el clásico, el popular; lo que podemos afirmar es que el artista argentino pone su alma en cada canción, en cada estrofa, en cada verso, y que al compás de las guitarras que siguen el ritmo del cantor, parece vibrar la pampa con toda su melancolía. Sus tangos, vidalitas, zambas, etc., tienen emoción, se saborean, no obstante lo lamentable de la letra de mayor parte de ellas. No se puede negar que el cantor argentino alcanzó un señalado éxito, que irá acrecentando en sucesivas actuaciones. A nosotros nos gustaría oírle, si cuenta en su repertorio, el famoso "gato chileno".
También “El Nervión” del jueves 9 del mismo mes de febrero de 1928 dice del espectáculo de la noche anterior, haciendo solamente referencia a Gardel y sus guitarristas. La columna titulada De Teatros tras un breve comentario: “Campos Elíseos. Debutó anoche en este teatro Carlitos Gardel, conocido cantor de aires argentinos, que obtuvo un lisonjero éxito. Gardel pone en sus canciones el sentimiento y ternura precisas para dar mayor carácter a sus melodías. Carlitos fue muy aplaudido, así como los dos guitarristas que lo acompañaron. Completó el programa una bonita e interesante película.”
Como se puede observar, los críticos no se ponían de acuerdo en la calidad de la película exhibida. Donde sí lo hacían era en la indiscutible profesionalidad de El Morocho y de sus acompañantes Barbieri y Ricardo. Como se ha dicho antes, Carlitos actuaba como “fin de fiesta”, es decir después de la proyección de una cinta que se daba en las dos secciones a excepción del domingo, en que eran tres las secciones.
Tras Bilbao, Carlos Gardel viajó a San Sebastián donde actuó en el Teatro del Príncipe el sábado 13 de febrero de 1926, despidiéndose del público el miércoles 17. El propio Carlos Gardel confunde el nombre del teatro, al referir "fui a estrenar el principal teatro de la villa con dos mil plateas”, pues no fue el principal, sino el teatro príncipe donde actuó. Este error se debe al estar situados ambos teatros en la calle San Prudencio (otrora foco cultural nocturno de cines y teatros), separados por pocos metros . Años después, el 15 de octubre de 1961 al Teatro Príncipe se lo rebautiza con el nombre de de Teatro Guridi, compositor vitoriano muerto pocos meses antes y el 21 de diciembre de 1991 se inauguran 6 salas de Multicine Guridi, nombre que tiene hoy día el otrora lujoso Teatro Príncipe, nombre que aún perdura en la parte alta del frente.
Ocurrió una anécdota curiosa, pues aprovecharon la celebración de los carnavales para actuar en una breve temporada de “varieté” que la empresa organiza con motivo de los carnavales. Allí El Zorzal y Ricardo actúan con otros artistas como Pilar Calvo anunciada como notable bailarina y “bellísima cupletista” Salud Ruiz.
En esa ocasión inauguraban el teatro como tal, pues hasta entonces y desde su apertura el 25 de diciembre de 1925, había funcionado tan solo como cinematógrafo, de modo que el Teatro Príncipe había abierto sus puertas al público, como cinematógrafo, pero ese sábado 13 de Febrero ya tenía listo el escenario teatral, estrenándose con la actuación de Carlitos Gardel.
En esa actuacón interpretó el tango "Mano a mano" que había grabado en Barcelona el 27 de Diciembre de 1927 para el sello Odeón y que aqui les ofrecemos cantando en vivo y en directo por Carlitos Gardel



Rechiflao en mi tristeza, te evoco y veo que has sido
de mi pobre vida paria sólo una buena mujer
tu presencia de bacana puso calor en mi nido
fuiste buena, consecuente, y yo sé que me has querido
como no quisiste a nadie, como no podrás querer.

Se dio el juego de remanye cuando vos, pobre percanta,
gambeteabas la pobreza en la casa de pensión:
hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta,
los morlacos del otario los tirás a la marchanta
como juega el gato maula con el misero ratón.

Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones
te engrupieron los otarios, las amigas, el gavión
la milonga entre magnates con sus locas tentaciones
donde triunfan y claudican milongueras pretensiones
se te ha entrado muy adentro en el pobre corazón.

Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado,
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás;
los favores recibidos creo habértelos pagado
y si alguna deuda chica sin querer se había olvidado
en la cuenta del otario que tenés se la cargás.

Mientras tanto, que tus triunfos, pobres triunfos pasajeros,
sean una larga fila de riquezas y placer;
que el bacán que te acamala tenga pesos duraderos
que te abrás en las paradas con cafishios milongueros
y que digan los muchachos: “Es una buena mujer”.

Y mañana cuando seas deslocado mueble viejo
y no tengas esperanzas en el pobre corazón
si precisás una ayuda, si te hace falta un consejo
acordate de este amigo que ha de jugarse el pellejo
p’ayudarte en lo que pueda cuando llegue la ocasión.

El suceso de esta temporada de varieté lo da el hecho de haber tenido que duplicarse las actuaciones previstas de antemano: de cinco originales pasan a diez.
Pese a ser desconocido en el País Vasco, Carlos Gardel venía precedido de elogios por sus presentaciones en Madrid y Barcelona. Sin embargo, “La Libertad” en su edición del jueves 11 de febrero de 1928 y en pie de foto del cantor dice: “Carlos Gardel, notable artista argentino que ‘debutará’ el sábado en el Teatro Príncipe. Ignoramos sus méritos artísticos, pero plumas autorizadas han escrito de él grandes elogios. Si así es, le aplaudiremos”.
El día anterior, miércoles 10 de febrero, el mismo diario, en la página 3 anunciaba el “debut de varietés”, pero en lugar de Pilar Calvo anunciaba a la “escultural bailarina Conchita Dorado” junto a Salud Ruiz, Carlitos y el “Negro” Ricardo. Por último cabe decir que fue Pilar Calvo la que se presentó en el teatro.
Y así se suceden en el medio periodístico, como ocurrió en Bilbao, avisos del programa del Príncipe, anuncios de las casas vendedoras de discos y gramófonos, esto hasta varios días después de finalizar las actuaciones.
El lunes 15 de febrero de 1928, “La Libertad”, página 2, publica bajo el título “Teatro Príncipe” el siguiente comentario: “El sábado se inauguraron los números de varietés contratados por la Empresa para las fiestas de carnaval. Tres artistas debutaron en la sección de la tarde, después de la proyección de una película en seis partes…Carlos Gardel, acompañado de su guitarrista es uno de los números presentados en las varietés del Teatro Príncipe. Titúlase Gardel estilista de las canciones populares argentinas y verdadero intérprete de los tangos porteños, y su debut ha constituido éxito, ya confirmado recientemente en el Teatro Romea de Madrid”. “En las funciones del sábado y de ayer el público acudió numeroso al Teatro Príncipe, haciendo honor a la abundancia y calidad del programa anunciado”. El día del debut de los artistas criollos, en la página cuatro y debajo de una foto de Carlitos Gardel dice: “Notable cantador del tango argentino, que debuta hoy en el Teatro Príncipe”. En la página siguiente, el mismo día sábado los Almacenes y Bazar Mendía en Plaza Nueva 26, Vitoria, publicitan los discos de actualidad, nuevos tangos por Carlitos Gardel.
Como vemos, desde la despedida de público de Bilbao, lunes 13, y la presentación ante el soberano de San Sebastián, lo separan escasas 48 horas. Si bien la distancia que separa ambas capitales provinciales del País Vasco es de solamente 120 km., siempre es agitado hacer y deshacer los equipajes, ensayar aunque sea lo mínimo, descansar algo y también hay que situarse en la época en que suponemos que los traslados serían por tren o en automóvil por las plazas donde debía cumplir sus compromisos artísticos. Y ya sabemos con qué profesionalidad y seriedad artística cumplía Carlitos con el público, los empresarios consigo mismo.
Así las cosas, los invito ahora a pasar revista, con la ayuda de los diarios donostiarras, a los cinco días que actuaron en Donosita – San Sebastián.
En “La Voz de Guipúzcoa” del martes 14 de febrero de 1928 encontramos un anuncio en la página 2 en el que se lee: “Teatro del Príncipe. Hoy miércoles – tarde y noche. Presentación ante nuestro público de Carlitos Gardel. Inimitable intérprete de tangos y canciones argentina”. Hay un error evidente, el martes se publicaba el aviso del día siguiente. Reparando la pifiada, en la página 6 de la misma edición y ya en forma de comentario se lee lo siguiente: “En el Príncipe. Mañana miércoles, es el debut de Carlitos Gardel. Mañana será su presentación ante nuestro público y en el Teatro del Príncipe, el célebre intérprete de canciones argentinas Carlitos Gardel. Hemos dicho célebre pero más acertados estaríamos en la apreciación si en vez de ello le llamáramos inimitable. Porque en esta modalidad de tangos, Carlitos Gardel viene procedente del teatro Campos Elíseos, de Bilbao, donde está actuando a teatro lleno, con un éxito extraordinario. Gardel trae consigo varios guitarristas que le acompañan en sus canciones. Todos ellos son muy notables. La presentación de Gardel va a ser para nuestro público una verdadera sorpresa.”
Como se puede apreciar, el autor de la nota lo menciona como si aún estuviera actuando en Bilbao, cuando lo cierto es que el día anterior a la edición del martes, Carlitos había dados los “hurras” y se había marchado con sus muchachos, con la guitarras a otra parte. Siempre el mismo rotativo, el miércoles 15, es decir el día de la presentación de El Morocho y sus guitarristas, decía en un artículo aparecido en la página 2: “En el Príncipe – Hoy debuta el genial cantor argentino Carlitos Gardel. Hoy miércoles, es el día señalado para su debut en el Príncipe, del genial cantor argentino Carlitos Gardel, que llega a nosotros procedente del teatro Campos Elíseos, de Bilbao, donde ha actuado por espacio de siete días con un éxito extraordinario: éxito artístico y económico, ya que a la satisfacción con que el público bilbaíno le acogió, hay que añadir la serie de llenos registrados durante todos los días de actuación del referido artista.”
Con seguridad, carlitos Gardel cantó este tango "a la luz de un candil" de C.V. Flores y P. Navarrien que había grabado meses antes (el 27 de Diciembre de 1927) en Barcelona para el sello Odeón



¿me da su permiso, señor comisario?
Disculpe si vengo tan mal entrazao,
Yo soy forastero y he caido al rosario,
Trayendo en los tientos un güen entripao.
Acaso usted piense que soy un matrero,
Yo soy gaucho honrado a carta cabal,
No soy un borracho ni soy un cuatrero;
¡señor comisario... yo soy criminal!...

¡arrésteme, sargento,
Y póngame cadenas!...
¡si soy un delincuente,
Que me perdone dios!

Yo he sido un criollo güeno,
Me llamo alberto arenas.
¡señor... me traicionaban,
Y los maté a los dos!
Mi china fue malvada,
Mi amigo era un sotreta;
Cuando me fui a otro pago
Me basureó la infiel.
Las pruebas de la infamia
Las traigo en la maleta:
¡las trenzas de mi china
Y el corazón de él!

¡párese, sargento, que no me retobo!...
Yo quiero que sepan la verdad de a mil...
La noche era oscura como boca'e lobo;
Testigo, solito, la luz de un candil.
Total, casi nada: un beso en la sombra...
Dos cuerpos cayeron, y una maldición;
Y allí, comisario, si usted no se asombra,
Yo encontré dos vainas para mi facón.

¡arrésteme, sargento,
Y póngame cadenas!...
¡si soy un delincuente,
Que me perdone dios!

¡párese, sargento, que no me retobo!...
Yo quiero que sepan la verdad de a mil...
La noche era oscura como boca'e lobo;
Testigo, solito, la luz de un candil.
Total, casi nada: un beso en la sombra...
Dos cuerpos cayeron, y una maldición;
Y allí, comisario, si usted no se asombra,
Yo encontré dos vainas para mi facón.

¡arrésteme, sargento,
Y póngame cadenas!...
¡si soy un delincuente,
Que me perdone dios!

“Carlitos Gardel está considerado como el mejor intérprete de las canciones y tangos argentinos. Hasta la fecha nadie mejor que él ha sabido cantar esas canciones que en una época, no muy lejana todavía, eran la máxima atracción. Tanto es así que los tangos, ya casi en decadencia, han vuelto a resurgir, mejor dicho a interesar al público, desde la aparición en los escenarios de Carlitos Gardel.”
“Carlitos Gardel nos dará a conocer un vasto y muy selecto repertorio de canciones y tangos argentinos, en muchos de los cuales se hará acompañar por prestigiosos y notabilísimos guitarristas. El debut de Carlitos Gardel ha despertado viva curiosidad. Como por otra parte se han señalado precios muy económicos, puede asegurarse que hoy se verá concurridísimo, tal vez lleno el Príncipe.”
También en la página 10 del mismo día del debut, estaba la obligada referencia en Cartelera de Espectáculos y aprovechando la presencia en Donosita – San Sebastián de los artistas, se promocionaban sus discos eléctricos por la casa C. Díaz, de la Avenida 3. La página 8 repetía el mismo anuncio del día martes. Al día siguientes, es decir pudiendo ya hacer una crítica después de haber escuchado y visto a El Zorzal y sus guitarristas, “La Voz de Guipúzcoa”, nuevamente en su página 2, con comentarios del mundo del espectáculo, en la columna 4, arriba ala derecha, decía: “En el Príncipe. Un éxito rotundo de Carlitos Gardel. Presentóse ayer en el escenario del Teatro del Príncipe, Carlitos Gardel, que con tanta fama venía precedido, fama que dicho sea de paso, quedó ayer firmemente comprobada. Carlitos Gardel, que es autor de la mayoría de las canciones que interpreta, constituye un número de singular atractivo, pues además de poner gran pasión en su trabajo es un excelente tocador de guitarra, instrumento con el cual se acompaña en sus tonadas, y sobre todo les da un matiz menos dulzón y cansino, por el contrario, más vigoroso y real de los que nos tenían acostumbrados los intérpretes de aires argentinos que antes ha desfilado por nuestros escenarios. No nos equivocamos, pues, al adelantar que Carlitos Gardel era algo muy distinto, algo muy superior a todos cuantos cultivadores del mismo género hemos conocido. Con Gardel actúan, a guisa de acompañamiento, dos profesores de guitarra notabilísimos en extremo. El espectáculo Gardel es de un interés grandísimo. Así lo entendió el público congregado en el teatro que ovacionó al extraordinario intérprete de las canciones argentinas. El éxito de Carlitos Gardel fue entusiasta. No pudo ser más afortunado el debut. Satisfecho de él pueden hallarse el artista y la empresa. A juzgar por la calurosa acogida dispensada al referido artista, puede adelantarse que la actuación será pródiga en triunfos y en entradones. “Para esta tarde se anuncia una función homenaje a Eusebio Blasco. Como fin de fiesta actuará Gardel. Por la noche, después de estrenada la interesante cinta ‘La rue de la Paix’, actuará Gardel con un nuevo programa". En la fotografía, el teatro prínicipe de San Sebastián:


En el Pie de página 3, siempre en el mismo diario, aparece un escueto anuncio: “Teatro Príncipe. Éxito creciente del sin rival cantor argentino Carlitos Gardel. A las seis y media y diez y cuarto: nuevo repertorio.” El domingo, otra publicidad en la página 10, anuncia la despedida de El Cantor y sus guitarristas con tres funciones: a las cinco, siete y diez y cuarto. La película era “Bautismo de fuego". A diferencia de Bilbao, en San Sebastián se publicaban pocos diarios.
Otro de ellos, archivado en microfilm en la Biblioteca Central de Donosita, “El Pueblo Vasco”, el martes 14 de febrero publicaba un aviso en que decía que al día siguiente se produciría la presentación de Carlitos, “inimitable intérprete de tangos y canciones argentinas”. Igual al día sucesivo y siempre en columnas con el epígrafe “Espectáculos”. Esta vez los adjetivos eran “genial y sin rival cantor argentino”. El jueves los consabidos insertos con su actuación y los horarios de las mismas y por fin el viernes 17 hallamos el comentario que va a continuación: “En el Príncipe. Éxito creciente de Carlitos Gardel. El triunfo resonante que el día de su presentación obtuvo el genial cantor de las canciones argentinas Carlos Gardel, se confirmó ayer de manera rotunda. Al igual que el día anterior, Carlitos Gardel fue ovacionado con verdadero calor y entusiasmo. Y es que nos hallamos ante un artista que, en su género, es inimitable. Carlitos Gardel, lo mismo en la función de la tarde, la del homenaje a Blasco, que en la de la noche, deleitó al público con un selecto repertorio de tangos y canciones argentinos, muy finos. Carlitos Gardel es una atracción tan notable que será vista por todos, y por muchos, más de una vez. Las canciones argentinas interpretadas por Gardel merecen ser oídas por todos. Para hoy, viernes, se anuncian dos funciones. En ambas se estrenará, en primer lugar la fina comedia de la Paramount “Nerton en Cinelandia”, creación de Viola Dana; y a continuación actuará Carlitos Gardel con nuevo repertorio.”
Y más abajo, esta vez comentando brevemente la función de homenaje a la memoria del autor teatral Eusebio Blasco, el periodista termina el artículo mencionando a Carlos Gardel poniendo el broche de la velada. Y el domingo 19 de febrero, la publicidad del Teatro del Príncipe nos pone en conocimiento de las funciones del día a las “cinco, siete y diez y cuarto, despedida de Carlitos Gardel” (en caracteres destacados) y abajo, en letras pequeñas, el estreno de la película “Bautismo de fuego”. Esto nos vuelve a poner de manifiesto que eran “El Mudo” y sus guitarristas, los verdaderos imanes para atraer al público y no la cinta en sí.
En ese año y por esas fechs se inauguró en San Sebastián el Acirium, una instalación muy adelantada a su época, que perfectamente podría haber sido visitado por Gardel. aqui les ofrecemos una imagen de 1928:


Y para no abrumar con datos y fechas que ya se había citado más arriba, aparecidas en “La Voz de Guipúzcoa” y “El Pueblo Vasco”, también “EL País Vasco” publicita desde el martes 14 la presentación de “El Mudo” y sus acompañantes, en la página 3. Y así hasta la despedida del día 19, donde canta en las tres funciones de las cinco, siete y diez y cuarto de la noche, siempre después de la proyección de la película. De este modo, con un gran triunfo, terminaban su actuación en la capital guipuzcoana, la embajada artística argentina que dejó un imborrable recuerdo en los afortunados asistentes al evento.
Carlos Gardel en Santander


Luego de da haber sido anunciada la presencia de Gardel en los distintos medios de prensa que aparecían en esta ciudad marítima, para el miércoles 22 de febrero de 1928,no es hasta el día siguiente jueves 23 de Febrero cuando finalmente el público santanderino puede escuchar la voz de Carlitos Gardel en el escenario del Gran Cinema, acompañado de por las guitarras de Ricardo y Barbieri.
Así consta en la edición del día 22 de “La voz de Cantabria”: “Gran Cinema”. El debut de Carlitos Gardel. La empresa del Gran Cinema nos comunica para que lo hagamos constar, que este afamado cantor argentino, intérprete genial de los tangos y canciones criollas, cuyo debut estaba anunciado para hoy, en atención a compromisos ineludibles que cumplir en San Sebastián, retrasa un día su presentación en Santander la cual tendrá efecto definitivamente el jueves 23. En la imagen, El desaparecida "Gran Cinema" de Santander


Existe gran expectación por escuchar a Gardel, que en su tournée por España viene cosechando tantos aplausos y no dudamos que su debut en el Gran Cinema será un éxito más que el distinguido artista añadirá a la larga lista de los que viene conquistando.”
El día del esperado deber, en la página 6, el mismo diario publica una foto de “El Mudo” con la siguiente leyenda: “Carlitos Gardel. Afamado cantor argentino, genial intérprete de los tangos y canciones criollas, cuyo debut tendrá lugar definitivamente hoy en el Gran Cinema”. Al lado de la foto, el Gran Cinema anuncia la película “Frivolidad”, a las seis y cuarto de la tarde hasta las diez “y como fin de fiesta de debut de Carlitos Gardel, eminente cantor argentino, genial intérprete de los tangos y canciones criollas y artista predilecto del público aristocrático”, y adelantaba el programa de día siguiente con el film protagonizado por Jackie Coogan “Chiquilín”, Juanito córtate el pelo” y segunda actuación de Carlitos Gardel. Pero es el domingo 26 de febrero en que “La voz de Cantabria”, ya habiéndose despedido Carlitos y sus muchachos la noche anterior, publica un sabroso comentario, quizás el más original, además del más extenso y escrito con más pasión. Lo firma Eugenio Cortiguera en la columna “Figuras de actualidad. Carlos Gardel y sus canciones criollas”.
Se alojó en el Hotel Ignacia, hoy hotel central, en la calle general Mola de Santander justo al lado del mercado del este, donde se conserva el sabor de lso muschos transatlánticos que comunicaban Santander con Buenos Aires y Montevideo mensualmente.


Reproduzco el artículo de "La voz de Cantabria" de ese 26 de Febrero de 1928 en su totalidad porque creo que vale la pena:


“Soy el ruiseñor cantor
Que a la música escuchando,
Lo más lindo y lo mejor,
Voy con mi sonrisa cantando.
Soy también el payador
Del lastimero cielito
Que al compás de un estilito
En horas negras, sin calma,
Saca penas del alma
Y la tira al infinito…


“Repito con el poeta, y así es Carlos Gardel, criollo de pura cepa y el mejor de los intérpretes del alma de la canción argentina, de quien hace poco leí en uno de los diarios de la corte su actuación entre el público madrileño y sus triunfos definitivos al interpretar las típicas canciones criollas y los tangos argentinos, o, por mejor decir, porteños. Inmediatamente hube de recordar los éxitos de este muchacho, que se sucedieron sin interrupción en los principales teatros y salones de Buenos Aires y en todas las restantes ciudades de la inmensa nación argentina. Pero lo que más vivamente acudió a mi memoria fueron los últimos días de su actuación en tierras del Plata, en el espléndido “Cinema Astral”, y a poco de ser este inaugurado. Fue en agosto último, en el rigor del duro invierno argentino, cuando Gardel contaba sus exhibiciones por otros tantos llenos rebosantes, siendo él el tema de casi todas las conversaciones, cuando éstas se apartaban, siquiera por breves momentos, del vil prosaísmo de los negocios, para dedicar un rato de amena charla a comentar las últimas novedades teatrales, recreo imprescindibles de un espíritu que completa su vida entre las páginas llenas de números de un Libro Mayor o una registradora “Nacional”, dejando con amor un prudente margen para escuchar, haciéndolas suyas las quejas de un bandoneón y las notas cálidas de una guitarra. En la temporada de su actuación en el enorme local del “Astral”, dio a conocer entre los propios argentinos los tangos mejores entre sus escritos, haciendo suyo los mejores y más afortunados, en los que, como ego del poeta, pudiera repetir:

Donde delirios sonrientes
Brotar a millares vi,
Donde palpitar sentí,
Llenas de afecto profundo,
Cosas chicas para el mundo,
Pero grandes para mí.”

“Y empiezan a bailar en mi cabeza una deliciosa zarabanda tanguera: ‘Caminito’, ‘Barrio reo’, Araca… corazón’. ¡Adiós muchachos!, ‘Sueño azul’ y otros muchos que no terminaría nunca de enumerar, pero que nunca podrán borrarse de mi imaginación los suaves y cálidos matices que Gardel, con su voz prodigiosa, nacida para criollo y para cantar criollo, daba a sus tangos, vidalitas, zambas, chacareras, estilos criollos, etc. etc., que volviendo al poeta:

Aunque salen dispersadas
Y en completa confusión,
Salen con tanta pasión
Que retratan con mi anhelo
Un pedacito de suelo
Plantado en el corazón.”

“Gardel es el ídolo del público porteño, en su típico arte. Hablar de Carlos Gardel en Argentina es como hablar de Belmonte en España, cada uno en su arte y sin de él, pues ni a Gardel se le ocurriría vestirse de luces y pedir un par de Veraguas, ni Belmonte pretendería arrancase por pericones… Cada uno en su arte y separadamente, han conseguido la codiciada meta y son felices propietarios del ´ ¡no cabe más!’ el torero y del ‘¡no hay nada que hacer!’ el criollo. Gardel, además, llega a España consagrado ya por el público porteño y argentino en general, habiendo sido juzgado por él antes que por otros públicos, más o menos profanos, en el arte que cultiva, y… nadie mejor que un porteño para juzgar un tango, y ningún juicio será más exacto, al escuchar una criollada típica que el de un correntino, el de un puntano, el de un entrerriano o el de un mendocino. Y aquí, sin saber por qué sí por qué no, por no asistirme razones para ello, me viene a la memoria el nombre de otro cantor de tangos, que visitó Santander en fecha no muy lejana, y que en Madrid, como se recordará, tuvo un éxito rotundo… Me refiero a Spaventa, y al escribir su nombre tengo la seguridad de que si Gardel lee estas líneas preguntará con la más franca ingenuidad –‘Y… ¿quién es Spaventa, ché…? Jamás lo oí nombrar, ¡qué querés!... Porque es en absoluto cierto que a Spaventa no hay quien lo conozca en parte alguna del territorio argentino; y me refería a ese respecto el doctor Ángel L. Sojo, director de “La Razón”, el más importante rotativo bonaerense de la tarde, que, en su último viaje a España y durante su permanencia en Madrid, pretendieron, con la mayor buena fe, darle una grata noticia sus compañeros de la prensa española, diciéndole: -¡Aquí tenemos a Spaventa, don Ángel…!; a lo que Sojo, con la mayor extrañeza pintada en su semblante bonachón y simpático, hubo de interrogarles: -Y… ¿quién es Spaventa?”
“La sorpresa de los periodistas españoles llegó a su colmo al observar la ignorancia del doctor Sojo. –‘¡No conocer a Spaventa, el mejor intérprete de tangos argentinos, que nació en la República del Plata!... ¡Inaudito!...”
“Spaventa jamás cantó en la Argentina los tangos que aquí nos hizo oír… Nadie en aquellas tierras maravillosas conoce a Spaventa, como no sean sus parientes más o menos cercanos. Spaventa no fue juzgado por la crítica severa ni por el público argentino, por el público de su arte, como lo ha sido Carlos Gardel, a quien no hay porteño, ni gallego, no gringo, ni provinciano que no conozca su nombre y haya admirado y aplaudido su arte; donde no hay gramófono, por humilde que sea, en que una mano blanca no haga dar vueltas un disco con una canción de Gardel, donde todas las estaciones emisoras de radiotelefonía se le disputaban para dar justo relieve y prestigio a sus programas, donde Gardel cosechó los mayores laureles cantando con la orquesta típica Razzano, formando la célebre e inolvidable para todo argentino razón artística “Gardel – Razzano”.
“Y aquí, al recordar los tangos que Gardel cantaba en el ‘Astral’ de la calle Corrientes, nos sería muy grato reverdecer aquellas veladas imborrables, pues tengo la seguridad de que habrían de gustar extraordinariamente al público escuchando ‘El amurado’, el ‘Calle Corrientes’, ‘Arrabalero’, ‘Pato’, ‘Noche callada’, ‘La cumparsita’, etc., etc., desconocidos todos del público santanderino. Esos tangos, que, sin ser en realidad argentinos, sino una canción puramente arrabalera, introducida por el inmigrante Italiano (el actual “compadrito”), de que están poblados casi en su totalidad los arrabales porteños, y que, evolucionando luego, “ambientada” ya casi en absoluto al carácter y costumbres porteñas, ha llegado al público español y ha gustado y gusta extraordinariamente, y más si es interpretada por Gardel, que actualmente hace las delicias de los aficionados montañeses.”
“Carlos Gardel e Ignacio Corsini son los ‘ases’ del tango y de la canción criolla que actualmente poseen el favor del público argentino, siendo Gardel, sin disputa posible, el mejor y más fiel intérprete que tiene el alma criolla, exteriorizada en sus originales canciones.”
Figura igualmente una reseña, seguramente de un indiano montañés viajado a Argentina conocedor de la fama de Gardel:
“OFRENDA: A Carlos Gardel, como las más humilde de la ofrendas, al mejor de los cantores de las quejas y alegrías de un gran pueblo, del que guardo gratísimos recuerdos en memoria de su actuación en la montaña, uno de los más bellos rincones de España, Madre Patria de la República Argentina.
Eugenio Cortiguera , Santander y Febrero de 1928.”

También “El Faro” como no podía ser menos, anunciaba para el 22 de febrero la presencia de “el morocho”, en su edición del día 21 y días después insistía con el debut para el jueves 23 como lo refleja el mismo día de la presentación en su columna “Cinematografía” con estas palabras: “Como fin de fiesta actuará el eminente cantor argentino Carlitos Gardel, cuyo debut se verificará hoy, artista de estilo personalísimo y gran distinción, intérprete inimitable de los tangos y canciones típicas de su país.”
El programa del sábado, el día último de la actuación del trío viene anunciado el viernes 24 en “EL Faro” donde se incluían los nombres de los guitarristas, adjetivándolos de “afamados” José Ricardo y Guillermo Barbieri.
“El Diario Montañés” repite sus anuncios, como el miércoles 22 de febrero, la presencia de los esperados músicos, cosa que, como ya sabemos, recién se haría realidad el jueves.
Así lo decía el diario nombrado el mismo 22, como “Debut definitivo de Carlitos Gardel” para el día sucesivo y lo reiteraba en la misma edición en la sección “Espectáculos”.
El día del debut “El Diario Montañés” inserta en una de sus páginas interiores una foto, una de las más vistas quizás, una de las más hermosas, donde se aprecia su perenne sonrisa, sus dientes perfectos y portando el “gacho” que haría famoso en el mundo y al cual se le dedicaría unos de los tangos que Carlitos se encargo de inmortalizar: “Gacho Gris”.
El sábado 25 en el correspondiente anuncio publicitario, nos enteramos del precio de la entrada: “Butaca, una peseta”. Era, según el aviso, un precio popular.
“El Cantábrico” último de los diarios de aquel tiempo consultados en la biblioteca central de Cantabria en Santander, no hace más que reiterar lo publicado en anuncios y foto del artista, lo que habían hechos sus colegas.




Aquí en Santander, Carlos Gardel llegó en compañía de José Ricardo y se alojaron en el Hotel Ignacia (Antes llamado Hotel Central) situado junto al mercado del Este de la capital Cántabra. Fue recibido por Pombo, que era el presidente del club de fútbol Racing de Santander, y por Cosío, con los que recorrió muchísimas zonas de Cantabria en el coche de este, llegando incluso a visitar la casona de Tudanca de Cosió, como prueba una postal que se conserva en la ahora casa - museo, del propio Carlos Gardel dirigida a ambos. En la fotografía, la casona de Tudanca, donde se conserva la postal manuscrita de Gardel

Gardel hizo dos representaciones en Santander y además, según consta en el libro “Literatura de tema deportivo” escrito por Antonio Gallego Morell, habría de tener la oportunidad de presenciar la final del Campeonato de Fútbol de España, que se disputó el Domingo 20 de mayo de 1928 en la capital cantábrica y la protagonizaron la Real Sociedad de San Sebastián y el Barcelona F.C que se enfrentaban en campo neutral. Sabemos de la amistad de Carlitos con los jugadores del Barcelona, sobre todo con Samitier, Piera, Sastre y otros.ESta es la foto de la alineación del barcelona ese día:

Los particulares de la presencia de Gardel en el estadio Sardinero aquella tarde, está refrendada por el poeta Rafael Alberti, también presente aquel día y que fue quien le comentó personalmente al señor López Echevarrieta, la asistencia de Carlos Gardel a la final del campeonato. Así dijo Alberti de Carlitos “causó la admiración de las señoras y señoritas presentes”. Esste era el aspecto de los viejos campos de Sport del sardinero donde estuvo Gardel:


Y ahora sí parece que Gardel se despide del público cántabro, que aquella memorable tarde deportiva contó entre sus asistentes a personalidades del mundo cultural y artístico de singular relevancia mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario que nos ayude a mejorar este blog

Estadística de visitas diarias