El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

diciembre 03, 2010

2 de Diciembre, cumpleaños de Álvaro Carrillo: se te olvida el sabor a mi"

En el mundo del bolero, donde el cariño y el sentimiento de amor y de agradecimiento anímico eterno imponen su ley, preferimos celebrar los nacimientos que condolernos por la irremediable pérdida de auténticos "chamanes" del alma como es el caso del maestro Álvaro Carrillo (que nos dejó en 1969). Por esta razón celebramos el 2 de Diciembre el que sería su 91 cumpleaños, en este año 2010 (en el que en Santander celebramos los 115 primeros años del bolero) y le hemos dedicado treinta conciertos de bolero en su honor en Santander.
Álvaro Carrilllo supo abrir como nadie esa puerta sentimental que comunica el universo anímico con nuestra realidad cotidiana y así supo siempre vincularse a la tierra mejicana que le vio nacer pero al mismo tiempo supo permanecer cerca del cielo, del espíritu y del auténtico sentimiento de vivir que no es otro que el puro sentimiento de saber amar.

Amor mío, tu rostro querido no sabe guardar secretos de amor;
ya me dijo que estoy en la gloria de tu intimidad.
Olvidaba decir que te amo con todas la fuerzas que el alma me da.
Quien no ha amado, que no diga nunca que vivió jamás.

Álvaro Carrillo fue mucho más que un mero compositor, un cancionero o un juglar del romanticismo legendario que se acompañaba como nadie con la guitarra, sino que fue un mago del sentimiento, capaz de contar lo que el corazón siente como si la propia alma, en cada uno de nosotros, lo estuviera viviendo. El maestro indagaba siempre en el interior de la zozobra humana, profundizando en los resortes leves y ocultos del alma, y cuando pareciera que ya había llegado muy profundo en el conocimiento del espíritu humano, él siempre indagaba y profundizaba un poco más:

Un poco mas...será un alivio para dos fracasos,
y si te vas llévate al menos mis cansados brazos.
Al fin que ya te dí mi cariño, mi fé, mi vida entera...
y si no te la llevas, que me importa que se queden afuera...
Porqué te vas mi bien, tan de prisa
no gozas mi agonía,
si la noche se espera todo el día...
Espera tu también...

Álvaro Genaro Carrillo Alarcón, nació el 2 de diciembre de 1919 (si bien algún biógrafo señala en 1921), en Cacahuatepec, Costa Chica de Oaxaca, Méjico, exactamente en la ranchería de El Aguacate, donde transcurrieron los primeros diez años de su infancia, junto a su hermano Celedonio. Aqui tienen una de las primeras fotografías de Álvaro Carrillo cuando tenía ocho años con su madre doña Candelaria Morales (una mulata originaria de Juchitán, municipio de Azoyú, Guerrero):


Al morir en 1929 su madre doña Candelaria Morales, cuando Álvaro tenía apenas diez años, su padre don José María Carrillo se mudó con sus dos hijos a San Juan Cacahuatepec, donde contrajo segundas nupcias con doña Teodora Alarcón, decidiendo juntos que los dos hermanos adoptasen los apellidos de los recientes conyugues y de este modo, el segundo apellido de Álvaro Carrillo quedó fijado para siempre como Alarcón.
Precisamente los primeros indicios de las excepcionales cualidades musicales de Álvaro Carrillo se recogen en anécdotas transmitidas por su madre doña Teodora Alarcón, que cuenta que desde muy pequeño le gustaba recitar con ella el conocido cuarteto:

“Juchitán y Huehuetán
andan peleando terrenos,
Juchitán dice: ¡ganamos...!
Huehuetán dice: ¡veremos...!
Alingo lingo lingo lingo la, Santo domingo san Nicolás"

Álvaro posteriormente, le agregó texto y música, resultando así la pegajosa composición Alingo lingo. Y es que Álvaro Carrillo siempre se considreró a si mismo un trovador muy apegado a su tierra, tal y como él mismo se describe en la letra de este tema:

Soy trovador y mi guitarra es la ley
me paseo por charchochopo
san Nicolás y el Maguey

Para comprender la composición de Álvaro Carrillo hay que partir de dos premisas: él era un espíritu indómito y un bohemio (el último de los bohemios, como la prensa y los medios masivos de comunicación en su tiempo lo bautizaron) y estaba fortísimamente imbuído en las raíces musicales de su tierra natal, provinciana y mestiza, que el maestro llevaba como cadenas del alma orgullosamente. Asi, el cantar popular fue indiscutiblemente una de las mayores fuentes de inspiración iniciales de Álvaro Carrillo:

Álvaro Carrillo cursó sus estudios primarios en Cacahuatepec, cercano al puerto de Acapulco, donde llegó con diez años, recorriendo sus calles empedradas, a donde llegaban muchos marineros chilenos que llegaban a "La costa chica" en su camino hacia San Francisco en tiempos de la fiebre del oro, dejaron el estilo conocido como "Chilena". De Michoacán llegaron muchas variedades de son. Álvaro Carrillo compuso desde su juventud numerosas composiciones de este género, como esta titulada precisamente "Cacahuatepec" que le ofrecemos en la interpretación de su más famoso difusor, Pedro Torres (Perico)y que se convirtió en todo un himno para su tierra.

Aqui tienen al propio Álvaro Carrillo interpretando a la guitarra y cantando

Bonito Pinotepa
No soy coplero y te estoy cantando
Porque nacio en tu suelo
La morenita que estoy amando
Me gustan tus mujeres
Por eso aunque no sepas
Yo te seguire cantando
Viva! la costa con Pinotepa
Me gustan tus mujeres
Por eso aunque no sepas
Yo seguire cantando
Viva! la costa con Pinotepa
Con tu alma provinciana
Eres sultana de Costa Chica
Con tus verdes plameras
Eres playera y eres bonita
Con tu alma provinciana
Eres sultana de Costa Chica
Con tus verdes plameras
Eres playera y eres bonita
Pasando Tlacamana
Una paloma dijo a mi oido
Si vas a Pinotepa
Veras que flechas tiro cupido
Pasando Tlacamana
Una paloma dijo a mi oido
Si vas a Pinotepa
Veras que flechas tiro cupido
Bonito Pinotepa
No soy coplero y me voy cantando
Ahí dejo mi chilena a la morena
Que estoy amando
Bonito Pinotepa

Como vemos, la inspiración de muchas de las letras del maestro Álvaro Carrillo proviene del mismo folclore tradicional, por lo que incluso muchas de las letras son comunes a otras canciones de otros lugares, incluso del propio flamenco español, como esta que dice:

"ventanas a la calle son peligrosas
para los padres que tienen niñas hermosas"

Cuando tenía 16 años, en 1935, ingresó al Internado Agrícola Indígena de San Pedro Amuzgos, Oaxaca, al norte de Cacahuatepec, para estudiar sus estudios de secundaria, aprovechando que este internado acababa de ser fundado en San Pedro Amuzgos, Oaxaca, dentro de los programas que estableció en todo el país el general Lázaro Cárdenas, entonces Presidente de México.
Estando en el internado, formó un cuarteto integrado por Manuel Torres y Gildardo Salinas de Llano Grande, Manuel Carmona de Cacahuatepec y él; quienes se dedicaban a llevar serenatas a guapas muchachas de la región. En esta etapa de su vida entre fiestas populares donde se tocaba sobre todo chilenas y sones costeños, inició su carrera en la música. Fue así como compuso “Celia”, la letra de una canción que estaba inspirada en una compañera de estudios de quien Álvaro se enamoró. También fue en esta época cuando compuso a petición de un amigo “La Amuzgueña”, canción que estaba dedicada a la novia de aquél , así como su composición "Morenita Linda". Sin embargo, debido a una revuelta originada por el reparto de tierras, el Internado fue clausurado, por lo que los cuatro amigos se tuvieron que incorporar al internado de Ayotzinapam en el estado de Guerrero. Después se estableció en Ometepec allá por el año de 1938, donde conoció a nuevos amigos: Fidel Gallardo Arellano y el ahora ingeniero Eleazar Jiménez Jiménez, paisanos de Tacubaya. Se dirigió rumbo a Ayotzinapa, se inscribió en la Escuela Normal de esa población donde estudió durante dos años. Allí tuvo la oportunidad de estudiar música con los maestros de música fueron el compositor Antonio I. Delgado (al que Álvaro Carrillo llamaba cariñosamente "Toño") y su esposa Francisca Astudillo (a quien llamaban "Panchi"), ganando para la música una definitiva vocación por la composición popular. La vocación del joven Álvaro Carrillo se debatía siempre entre seguir los estudios o dedicarse a la música... siempre tuvo esa duda de si elegiendo uno u otro camino podría fallar. Precísamente "Puedo fallar" es el título de uno de sus boleros que se lo ofrecemos con la voz de Guadalupe Pineda:

En 1940 el gobierno mejicano permitió la realización extraordinaria de un examen de ingreso para mayores de 21 años aún sin estudios a nivel secundaria, provenientes de los clausurados Internados Agrícolas, que aprovechó Álvaro Carrillo para presentarse en ese mismo año -junto con su paisano Eleazar- a cursar la preparatoria especializada para el examen de ingresó a la Escuela Nacional de Agricultura en Chapingo, aprobándolo el año siguiente, ingresando a sus 22 años a la Escuela Nacional de Agricultura en Chapingo , conocida por sus siglas E.N.A.,que entonces estaba regida por un régimen militarizado. Su natural indisciplina y su predilección hacia la música, la composición y la interpretación eran dos factores que no encajaban mucho en aquel ambiente. No obstante, con el tiempo Álvaro Carrillo supo valorar los valores de orden, sacrificio, esfuerzo y afán de autosuperación que recibió de esta época de instrucción. Además, en Chapingo tuvo oportunidad de leer un poco de literatura que lo estimuló a componer y mejorar sus primeras canciones, mientras continuaba la costumbre de rondar con sus compañeros de estudios, y llevar serenata a las jóvenes que pretendían, en los poblados aledaños a su Escuela.
Esta afición por las canciones lo llevó a escapar frecuentemente de La Escuela y por consiguiente a acumular varias amonestaciones. Se reconoce que de esta manera conoció a Mateo Aguirre López y Pedro de la Cruz Salinas, precisamente en el negocio “El Pez de Plata”, en las calles de Perú. Pedro de la Cruz le pidió a Álvaro que actuara como solista acompañándose de su guitarra y en actuaciones que se alargaban a altas horas de la noche, en su negocio “El Sarape”, en las calles de Venezuela y el Carmen; así también en “La Metralla”; lugares en los que participó posteriormente el también bolerista de la Costa Chica Indalecio Ramírez ( autor del bolero Ometepec ("No vuelvo a amar").

De este modo, un joven Álvaro Carrillo luchaba entre seguir el dictado de sus padres de aprovechar los estudios o seguir el dictado interior de su corazón que, romántico, le inspiraba muchísimas melodías que cada vez se distanciaban de la raíz folclórica original del compositor. Álvaro Carrillo decidió seguir su propio viaje y hacer caso de lo que el corazón le demandaba: Fue tal su pasión por la composición y la música que abandonó el estudio durante un año..Víctor Iturbe, conocido como "El pirulí", interpreta este tema de Álvaro Carrillo titulado "Seguiré mi viaje"

Hoy todo lo llenas tú,
ya no soy nada en ti
y te voy a dejar
al fin tú eres feliz,
ni lo vas a notar.

Soy dolor que nunca
te ha dolido,
soy amor que a fuerza
se ha metido;
soy una simple comparsa
y por eso me voy

No sufriré tu altivez
aunque puedas vivir
con el mundo a tus pies,
si mi más grande amor
tan pequeño lo ves

Me haces menos
y ese es mi coraje
y si no te gusta lo que traje
adiós que de algún modo
seguiré mi viaje

A pesar de que se reconoce que una de sus frases de aquella época fue: “La escuela es para los burros. Yo no voy a mantenerme de Ingeniero, sino de mis canciones”, lo cierto es que el director de la escuela, don Hipólito Cárdenas lo convenció de que terminara sus estudios. Y así lo hizo, recibiendo el título de Ingeniero Agrónomo en 1945. Dejó a su escuela una canción de despedida que es como un himno para esa institución: “Adiós a Chapingo”.

Quisiera en mi canción
mis tristezas decir ¡Chapingueros, adiós!
yo ya me voy a despedir.
Quien sabe si otra vez
nos volvamos a ver
por eso el corazón quiere llorar en este adiós.
Mi madrecita ya me dio el vivir,
y mi escuela me dio un porvenir
por eso ya me voy,
voy a luchar y el nombre de Chapingo
haré triunfar.


Pareriera que desde 1941,un recién titulago ingeniero agrónomo encontrase ese necesari estímulo para no abandonar aún esta profesión y dejarla - como ya había hecho en varias ocasiones- por la música, que había sido como hemos dicho su auténtica pasión.

Todo vuelve a la normalidad
cuando estas a mi lado,
al besarte me siento feliz
estoy enamorado.

Las estrellas, la luna y el sol
yo quisiera bajarte
porque no he de encontrar otro amor
que pueda reemplazarte.

Un candado tiene el corazón
y tu tienes la llave,
que abrira para siempre el amor
que yo siento por ti.

Soy tan feliz
porque he encontrado la llave
de tu corazon...

Un candado tiene el corazón
y tu tienes la llave...

Como ingeniero, Álvaro trabajó en la Comisión Nacional del Maíz en la Ciudad de México. En esos años Álvaro Carrillo se casa con Mª. Concepción Escudero, pero el matrimonio apenas dura pocos años y se divorció tajántemente.

Qué bien que ya vivimos lo que el amor nos dejó
no creo que quede más después de tanto sufrir y llorar
y no hay remordimiento porque no ha habido engaño jamás
obrando bien o mal también nos dijimos siempre la verdad
todo nos separa un ciego desdén que no tiene niguna razón
y nuestras almas que tanto se ama se pedirán perdón
voy a encender un cirio para que nunca te olvides de mi
y luego por los dos y por la vida, dar gracias a Dios

De este matrimonio tuvo dos hijas, la primera de nombre Rosa Elena que murió siendo niña, y la segunda del mismo nombre. A la primera le compuso la canción "Arrullo", y a la segunda "Amor mío", un bolero que pocos años después sería fundamental en su vida.
Cuenta su biógrafo Mario Arturo Ramos en el prólogo del cancionero más completo que se ha editado de este genial compositor, que esa época, entre el ejercicio de su profesión, un recién separado Álvaro Carrillo se daba tiempo para "la bohemia que reúne a poetas y cantores en un círculo fraterno, sinónimo de música, aromas nocturnos, copas rebosantes y mujeres". Compone boleros como "Como un lunar" en el que parece haber un gran tinte autobiográfico de entonces. Se lo ofrecemos con la voz de Linda Arce, una de sus primeras y mejores intérpretes

Como se lleva un lunar,
todos podemos una mancha llevar,
en este mundo tan profano
quien muere limpio no ha sido humano.

Si vieras que terribles
resultan las gentes demasiado buenas,
como no comprenden parece que perdonan
pero en el fondo siempre nos condenan.

Vuelve conmigo mi amor
que tus errores no me causan temor,
pues mucho más que todos ellos
vale uno solo de tus cabellos.

Como es, así yo te quiero,
y por eso ya vez que al sentir tu mirada
doy de espaldas al mundo
para adorar tu cara...


De este modo, compatibilizándolo con su trabajo como ingeniero en la Comisión Nacional del Maiz, Álvaro Carrillo siguió dedicándose a la composición de boleros, abandonando las chilenas y otros estilos anteriores, de modo que se encuentra la anécdota de que en uno de sus tantos viajes a Ometepec, cuenta Mateo Aguirre López, que estando con Álvaro en el arroyo de Talapa junto a Pancho Añorve, Chico Noriega, Alfredo Aguirre, Isauro Guillén Vázquez, Salvador Añorve Herrera y Simón Solano, le reclamó el por qué no había compuesto una chilena a Ometepec, el compositor respondió que Ometepec ya tenía chilenas compuestas por Vidal Ramírez, Agustín Ramírez y otros tantos, sin embargo en ese momento comenzó a darle forma al bonito bolero Tardes de Ometepec, del cual es fiel intérprete precisamente Mateo. Otros cantantes que ya tenían cierta popularidad, comenzaron a cantar las canciones de Álvaro y así comenzó a ser conocido
Al paso del tiempo hizo amistad con Antonio Pérez Meza, que formaba parte del Trío Los Duendes y a petición del cantante Carlos Gardel, les dió su canción Amor mío que le fue grabada y la popularidad pronto llegó, motivo por el cual dejó la ingeniería por la composición.

Amor mío, tu rostro querido
no sabe guardar
secretos de amor;
ya me dijo que estoy en la gloria
de tu intimidad.
No hace falta decir que me quieres,
no me vuelvas loco con esa verdad.
No lo digas, no me hagas que llore de felicidad.

¡Cuánta envidia se va a despertar!
¡Cuántos ojos nos van a mirar!
La alegría de todas mis horas
prefiero pasarlas en la intimidad.
Olvidaba decir que te amo
con todas la fuerzas
que el alma me da.
Quien no ha amado,
que no diga nunca
que vivió jamás.


En 1957 este bolero fue grabado por el chileno Lucho Gatica, una de las figuras más prominentes en ese tiempo: "El éxito fue estruendoso entre latinoamericanos y los hispanohablantes de Estados Unidos, que hicieron suya la canción y se expresaron a través de ella. En consecuencia, los cantantes de renombre solicitaron sus temas por esa forma de decir las cosas, por esas líneas melódicas que renovaban las tonadillas repetitivas tan en boga, por las imágenes literarias que describían el amor"
En 1957 dio a conocer los boleros “Eso” que les ofrecemos en la versión de "Los tecolines"

Eso, lo que me dijiste, la ultima vez
Eso que asesina, eso chiquitina, no lo olvidare
Eso, mi canción nocturna, nunca lo canto
Porque duele mucho, soportar la pena, de perder tu amor
Si ya no me quieres, al menos no mientas, ni maches tu vida
Es mejor que dejes, cicatrices buenas, sobre mis heridas
Y pensar, que tuve tan cerca, otros labios, y los desprecie
Pero no me quejo, fue maravilloso, lo que te robe


De 1957 es también este bolero: “Un minuto de amor” que aquí tienen en la versión de "los Tres Ases" trío que cantó muchos de sus éxitos.

Hay un solo corazón,
que ha de quererte más encuentre o no razón;
hay, para quererte a ti, un solo corazón y yo lo tengo aquí.

Muchos siglos de dolor, y muchos de penar me amenazan caer;
y es que me amenazas tú, con no quererme dar tu vida y tu querer.

Hay un solo corazón, que llegaría al sacrificio por ti;
si tu le dieras un minuto de amor, lo dejarías tan feliz,

un minuto de tu amor, yo sé que mi canción te lo puede robar;
un minuto de amor, con siglos de dolor te lo puedo pagar.


También de 1957 es el bolero “Sabrá Dios”. Se dice que este bolero lo compuso Álvaro a raíz de la compra de un timbre postal, en las oficinas centrales de la ciudad de México. Al pagar el timbre, le dijo a la empleada: gracias señora; ésta molesta le aclara: ¡señorita por favor..! Álvaro suavemente contestó: Sabrá Dios... Ello dio pauta para que en el tiempo transcurrido entre tomar el autobús y llegar a su domicilio, ya tenía el tema de esa bella melodía, que bien interpretada por el trío Los Tres Ases, le ha dado la vuelta al mundo.

Sabrá Dios
si tu me quieres o me engañas,
como no adivino
seguiré pensando que me quieres
solamente a mí.

No tengo derecho en realidad
para dudar de ti
o para no vivir feliz,
pero yo presiento que no estás conmigo
aunque estés aqui.

Sabrá Dios,
uno no sabe nunca nada,
me dará verguenza si este amor
fracasa nada más
por mi equivocación.

Y debo estar loco
para atormentarme
sin haber razón
pero voy a luchar
hasta arrancar esta ingrata mentira
de mi corazón.

En 1959 compuso el bambuco “Luz de luna”, uno de sus mayores éxitos, que les ofrecemos en la versión de Chavela Vargas.

Yo quiero luz de luna, para mi noche triste
Para pensar divina, la ilusión que me trajiste
Para sentirte mía, mía tu como ninguna
Pues desde que te fuiste, no he tenido luz de luna
Yo siento tus amaras, como garfios como garras
Que me ahogan en la playa de la farra y e l dolor
Si llevo tus cadenas a rastras, en mi moche callada
Que sea plenilunada, azul como ninguna
Pues desde que te fuiste no he tenido luz de luna

Si ya no vuelves nunca, provincianita mía
A mi selva querida, que esta triste y esta fría
Que al menos tu recuerdo, ponga luz sobre mi bruma
Pues desde que te fuiste no he tenido luz de luna

Yo siento tus amaras, como garfios como garras
Que me ahogan en la playa de la farra y e l dolor
Si llevo tus cadenas a rastras, en mi moche callada
Que sea plenilunada, azul como ninguna
Pues desde que te fuiste, no he tenido luz de luna

Ese año de 1959 puede considerarse uno de los más fructíferos de la historia compositiva de Álvaro Carrillo, pues además de los éxitos anterores, compone este otro bolero que tituló “No te vayas, no” y que les ofrecemos en la voz de su amigo Pepe Jara:

Sin embargo, el mayor éxito de ese año fue “Sabor a mí”, canción que tuvo un éxito tremendo y que estuvo en el repertorio de los boleristas destacados de la época. Años después, comentaba su ex maestra de música, Francisca Astudillo Vda. de Delgado, que en Chilpancingo, cuando se empezó a escuchar en la radio la melodía Sabor a mí, le decía su esposo Antonio I. Delgado: "ya me imagino el sabor que debe tener Álvaro, si cuando presentaba su examen de solfeo, emitía un olor a pura cerveza, tequila o mezcal... "

Con seguridad, una de las primeras voces en interpretar "Sabor a mi" fue Linda Arce, habitual de la radio de entonces. qui les ofrecemos esta primera versión:

Tanto tiempo disfrutamos de este amor
Nuestras almas se acercaron tanto así
Que yo guardo tu sabor
Pero tú llevas también
Sabor a mí

Si negaras mi presencia en tu vivir
Bastaría con abrazarte y conversar
Tanta vida yo te di
Que por fuerza tienes ya
Sabor a mí

No pretendo ser tu dueño
No soy nada yo no tengo vanidad
De mi vida doy lo bueno
Soy tan pobre, qué otra cosa puedo dar

Pasarán más de mil años, muchos más
Yo no sé si tenga amor la eternidad
Pero allá, tal como aquí
El la boca llevarás
Sabor a mí

Cabe hacer mención que Yoshiro Hiroishi, cancionista de fama indiscutible entre el público japonés, grabó Sabor a mí, canción con la que Alvaro Carrillo obtuvo el triunfo definitivo. Es así que cuando Yoshiro Hiroishi visitó la ciudad de México, localizó al oaxaqueño que actuaba en un centro nocturno de la ciudad, se vistió a la usanza tradicional japonesa, fue al lugar antes mencionado y se presentó en el escenario con su guitarra y cantó Sabor a mí con éxito inusitado. Esta canción dio vuelta al mundo, fue grabada en México, Francia, Bélgica, Grecia, Austria, Inglaterra, Italia, Holanda, España, Estados Unidos, etc.

Pero con seguridad también, la versión más conocidad fue la que realizó el trío "Los Panchos" con Eddiey Gormé en 1964, cinco años después de que la compusiera Álvaro Carrillo:

En 1961 compuso el bolero “Un poco más”, que se constituyó en otro grandísimo éxito que acabó por consagrar definitivamente al compositor oaxaqueño, a la altura de los más grandes compositores mejicanos de la historia, como el propio Agustín Lara

Un poco mas!!
y a lo mejor nos comprendemos luego.
Un poco mas!!
que tengo aromas de cariño nuevo.

Volvamos al camino del amor,
no importa lo que tenga que olvidar,
si vamos a sufrir por un error,
es preferible un ruego.

Un poco mas!!
será un alivio para dos fracasos,
y si te vas llévate al menos
mis cansados brazos.

Al fin que ya te dí
mi cariño... mi fé...mi vida entera...
y si no te la llevas
que me importa
que se queden afuera...

Porqué te vas mi bien,
tan de prisa
no gozas mi agonía,
si la noche se espera
todo el día...
Espera tu también...

En 1965 volvió a tener otro gran impacto con el primer tema musical de una telenovela: “La mentira”, que en realidad Álvaro Carrillo tituló inicialmente “Te me olvidas”. Pepe Jara, quien hizo la versión más conocida, manifestó que fue el actor y productor Ernesto Alonso quien, al escuchar el tema durante una cena, pensó que era perfecto para ambientar la historia de la telenovela protagonizada por Julissa y Enrique Lizalde. Desde entonces el público comenzó a identificar el tema con el nombre de la telenovela, pero curiosamente en la canción no aparece la palabra “mentira” por ningún lado. Aqui tienen al propio Álvaro Carrillo cantando este tema suyo

Se te olvida
que me quieres a pesar de lo que dices
pues llevamos en el alma cicatrices
imposibles de borrar

Se te olvida
que hasta puedo hacerte mal si me decido
pues tu amor lo tengo muy comprometido
pero a fuerza no será

Y hoy resulta
que no soy de la estatura de tu vida
y al dejarme casi, casi se te olvida
que hay un pacto entre los dos

Por mi parte
te devuelvo tu promesa de adorarme
ni siquiera sientas pena por dejarme
que ese pacto no es con Dios

Otra grandísima composición de Álvaro Carrillo es "Barrio Pobre" que aqui le ofrecemos con la voz de Pepe Jara, que conoció en su época bohemia junto a Antonio Pérez Meza (hermano de Luis, El trovador del campo), quien era integrante del trío Los Duentes, del que Pepe Jara era una de sus voces.

Tenía la costumbre de fumar y quedarse dormido. Despertaba cuando el cigarro estaba quemándole los dedos. Diariamente, Álvaro Carrillo hacía gala de esa excentricidad bohemia y también diariamente hacía alarde de esa excepcional forma de entender el bolero que hizo historia en este género universal.

En una de las tertulias en Huajintepec, Álvaro conoció a quien fuera su esposa, Ana María Incháustegui Guzmán, con quien contrajo matrimonio el 21 de julio de 1960, hija de un español del norte de España y de la señora Eloína Guzmán Añorve.


Aqui tienen una magnífica interpretación del bolero "yo después", que pareciera referirse a su nueva y flamante esposa:

De este matrimonio nacieron sus otros cuatro hijos: Pedro Álvaro, Mario Alberto, Ena Marisa (cuyo nombre proviene del gratísimo recuerdo de su paso por la Escuela Nacional de Agricultura - ENA- en Chapingo) y Georgina Lorena.
Siempre estuvo orgullosísimo de su hijos, y con seguridad esa última etapa de su vida fue la más agradable para el maestro, a la vez que fue muy fructífera en composiciones. Ese orgullo de sentirse de la Costa Chica, ese orgullo que le henchía por sus hijos, por su mujer...llenaba de color esos días.

Son tántos los "hijos" que en forma de bolero surgieron del alma inspiradísima de Álvaro Carrillo, que se alargaría esta biografía- homenaje que le hacemos desde Santander. Baste como muestra este fantástico potpourrí que canta Tania Libertad:

También intervino en varios programas de radio, televisión, teatro de revista y centros nocturnos durante 15 años. Nunca se olvidó se su "Costa Chica" y así en 1967 escribió su Canto a la Costa Chica, en el que se declara: Oaxaqueño por nacimiento/ e hijo de crianza de la Costa Chica de Guerrero". SE le concedieron muchos premios y reconocimientos.
Su última actuación en público con el estilo personal que lo caracterizó, fue en el Cardini Internacional de Ciudad Juárez, Chihuahua. Compuso más de 300 canciones e intervino en varios programas de radio, televisión, teatro de revista y centros nocturnos durante 15 años. Entre las muchas anécdotas de esta época, destacamos una que surgió cuando el Señor Licenciado Adolfo López Mateos, siendo Presidente de la República, lo mandó buscar para que cantaba para él y para Dora María, cosa que hizo varias veces. Una vez le dio un cheque en blanco: “- ¿Cuánto le ponemos?” le preguntó Álvaro Carrillo a López Mateos. -Yo no se, lo que tu quieras, le respodió el presidente, Y el compositor añadió: “No debo abusar”.
Falleció en forma trágica la tarde del 3 de abril de 1969. Regresaba de la ceremonia de toma de posesión del Gobernador de Guerrero Profr. Caritino Maldonado Pérez. Álvaro venía junto al chofer y su esposa y dos de sus hijos, Alvarito y Mario, en el asiento de atrás.

A las siete de la noche aproximadamente, y antes de llegar a la ciudad de México, a la altura de la caseta de cobro, un vehículo que se desplazaba en sentido contrario a la autopista conducido por una dama, salió de su carril, cruzó el camellón y se impacto al vehículo donde viajaba la familia Carrillo Incháustegui. El chofer falleció instantáneamente, Álvaro y su esposa un poco después; salvándose milagrosamente los pequeños. Así lo recoge su biógrafo Arturo Ramos:
Era un 3 de abril de 1969 , un día como cualquier otro en la autopista México-Cuernavaca, los paseantes rezagados volvían a la capital con el cansancio dibujado en el rostro. De pronto, en el kilómetro 11 una camioneta que circulaba rumbo a la ciudad de la eterna primavera invadió el carril contrario, provocando un accidente fatal que segó la vida del ingeniero Alvaro Carrillo Alarcón y de su esposa Ana María Incháustegui. De esta trágica manera terminaba la carrera de uno de los composiores/intérpretes (cancioneros) de mayor valor en la música popular nacional.


Su éxito "el andariego" contenía en su letra el epitafio que quiso dejar Álvaro Carrillo a su muerte:

cuando yo me muera: ni luz, ni llanto,
ni luto, ni nada más.
Ahí junto a mi cruz tan sólo quiero paz
sólo tu corazón, si recuerdas mi amor
una lágrima llévame por última vez

Yo que fuí del amor ave de paso
yo que fuí mariposa de mil flores
hoy siento la nostalgia de tus brazos
de aquellos tus ojazos
de aquellos tus amores

Ni cadenas ni lágrimas me ataron
mas hoy siento la calma y el sosiego
perdona mi tardanza te lo ruego
perdona al andariego que hoy te ofrece el corazón

Hay ausencias que triunfan
y la nuestra triunfó
amémonos ahora con la paz
que en otro tiempo nos faltó
y cuando yo me muera ni luz ni llanto
ni luto ni nada más
ahí junto a mi cruz tan sólo quiero paz
sólo tu corazón, si recuerdas mi amor
una lagrima llevame por última vez
y en silencio dirás una plegaria
y por Dios, olvidame después.

Hay ausencias que triunfan
y la nuestra triunfó
amémonos ahora con la paz
que en otro tiempo nos faltó
y cuando yo me muera ni luz ni llanto
ni luto ni nada más
ahí junto a mi cruz yo sólo quiero paz
sólo tu corazón, si recuerdas mi amor
una lagrima llevame por última vez
y en silencio dirás una plegaria
y por Dios, olvidame después.

  • Fueron velados los cuerpos en el Teatro de los Compositores. La inhumación se llevó a cabo en el Lote de Compositores del Panteón Jardín, al sur de la ciudad de México, con su esposa Ana María.
    Su legado artístico comprende más de trescientas canciones, algunas transmitidas en forma oral, otras impresas en papel pautado y tantas más, en los medios electrónicos. La Costa Chica de Guerrero y Oaxaca, vive en perenne duelo. Pepe Jara canta su bolero Ya no estás"

    En Pinotepa Nacional se le han rendido varios homejajes, como señala el director de la casa de cultura, Melchisedet Castañeda Reyes, quien coordinó las actuaciones de trovadores, como Pedro Torres, Baltazar Velasco y los Chileneros de la Costa, Abel Emigdio Baños Delgado (El poeta de la negritud), Trío Fantasía, Madeiras, Costa Chica y la intervención de los internacionales “Dandys” y los hijos del compositor, Alvaro y Mario Carrillo Inchaustegui. Melchisedet señaló: es un orgullo y una satisfacción para los pinotepenses rendirle homenaje al bardo costeño Álvaro Carrillo, quien ha puesto en alto el nombre de Pinotepa Nacional con una de sus canciones, que dice “Álvaro Carrillo sueña, con su canto y amor, Pinotepa es lo mejor de su música sureña”.
    De igual modo la Universidad Autónoma Chapingo le rinde honor cada año en el mes de octubre, llevando a cabo el concurso “Festival de la Canción de Aficionados Álvaro Carrillo”, en el que participan alumnos de la institución en las categorías de composición poética e interpretación de sus canciones. El evento se lleva a cabo en el auditorio universitario que lleva el nombre del gran compositor y normalmente asisten los que fueron sus compañeros de estudios en la E.N.A.
    Noventa y ocho de esas composiciones ha sido recopiladas en un libro, Las canciones con ''sabor a mí" de Alvaro Carrillo, que en estos días empieza a circular publicado por Editorial Océano y Promotora Hispanoamericana de Música. La selección y el prólogo del cancionero estuvieron a cargo de Mario Arturo Ramos, compositor también e investigador de la canción mexicana. Muchas de ellas fueron interpretadas por José Jose´:

    La española Ana Belén incluyó "La mentira" en el segundo single de su aclamado disco 'Veneno para el corazón' (1993). Este tema, se convirtió en una de las canciones más emblemáticas de Ana Belén de toda su carrera.

    Mario Ramos cita un texto de una antología previa de canciones de Alvaro Carrillo para aclarar que fue más un cancionero que un compositor: "La diferencia estriba en que el compositor es un artista, dedicado a transformar la vida en poemas musicales, mientras que el cancionero es un artesano que nace con la vida como oficio, predestinado a transmitir vivencias -propias o ajenas- en formas bellas de canción". En su repertorio "también encuentran eco los ritmos que influyeron en su origen: pasillo ecuatoriano, vals peruano, mambuco". Entre sus principales intérpretes tenemos a: Julio Iglesias, Los Lobos, Ana Belén, Paloma San Basilio, María Conchita Alonso, Pablo Milanés, Dyango, José Luis Rodríguez, Plácido Domingo, Tania Libertad, Ricky Nelson, Susana Harp, José José, Luis Miguel, Alejandro Fernández, Vicente Fernández, Ana Gabriel, Guadalupe Pineda, Café Tacuba, Carlos Cuevas, Luis Aguilar, Miguel Aceves Mejía, Pepe Jara y otros tantos.

    La vida de Álvaro Carrillo inspiró el largometraje Sabor a mí, interpretado por José José y dirigido por René Cardona H. Aquila tienen íntegra:











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario que nos ayude a mejorar este blog

Estadística de visitas diarias