El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

febrero 27, 2010

3.000 vistas al mes interesándose por el bolero en Cantabria. La guía "Go" sitúa al bolero de Santander como una propuesta sólida única en España

El mes de Febrero de 2010, que en las celebraciones del 115 cumpleaños del bolero como género musical hemos dedicado a la figura del cantante de bolero santiaguero Ibrahim Ferrer Planas, comenzó con la visita a Santander de Oniel Moisés, hijo de Ibrahim, y se despide con un fin de semana con tres conciertos de bolero el viernes, tres el sábado y una fantástica descarga de bolero el domingo. Entre todas ellas, destacar las del trío de bolero más veterano de la historia de España, el trío "Los Brisas", en el Restaurante Rochí de la capital cántabra, y la del grupo de bolero-son dirigido por Hermes de la Torre, sobrino del gran cantante de bolero cubano Benny Moré, en el histórico escenario del Restaurante "Maremondo" del Sardinero. La curiosidad de aficionados al bolero de todo el mundo por la extraordinaria vitalidad y calidad del bolero en Cantabria queda plasmada en las 3.000 visitas que ha recibido este blog en el mes de Febrero. Santander está vivendo este año su candidatura a capital cultural europea del 2016 y así ha integado los distintos países de Europa repartiéndolos por los barrios de Santander, creando en la ciudad una "Santandeuropa". La guía de ocio "Go" se hace eco del fantástico estado del bolero en Cantabria, incluyendo la ubicación en "santandeuropa" de las distintas salas de conciertos de bolero junto a una fotografía de la espectacular agrupación "Jueves de Boleros" acompañados por Oniel Moises en el histórico escenario del "Maremondo", y una semblanza de la visita a Santander del hijo de Ibrahim Ferrer. (Al final del blog les ofrecemos un link para que puedan saber más de esta visita)





El bolero en Cantabria es el patrimonio inmaterial que dejaron los indianos montañeses para sus descendientes. Indianos que llegaron a Cuba, a Méjico y a muchos otros países americanos siendo muy jóvenes, a bordo de los muchos vapores de la compañía de Antonio López, Marqués de Comillas, que cada mes partían hasta tres veces rumbo a La Habana, a Veracruz, a Montevideo y Buenos aires. Algunos de ellos llegaron a ser verdaderos ídolos como cantantes de bolero en sus países de acogida, como el santanderino Emilio Tuero Cubillas, adorado en Méjico como cantante, figura de la radio y actor, y tuvieron la oportunidad de convertirse en auténticas leyendas del bolero a nivel mundial, como el "Barítono de Argel" que estrenó boleros como "Bésame mucho" en 1941. Figuras como Demetrio González o Gregorio Barrios han atestiguado que en el norte de España se ha cantado - y se canta- mucho y bien y que la música siempre ha estado en el corazón de los montañeses. En la fotografía, el Orfeón Cántabro con una estructura similar a la agrupación "Jueves de Boleros" en el año 1900, cinco años después de que Pepe Sánchez escribiera la primera partitura de bolero de la historia.

Esa música montañesa que acompañó el viaje de ida de muchos indianos que dejaron sus lugares para cruzar un océano y buscar trabajo en una tierra que acabaron considerando tan suya como la propia montaña, donde pasaron sus mejores años de juventud, sus primeros amores, forjaron sus sueños y trabajaron duramente persiguiendo sus ilusiones en tiendas, fábricas, ingenios de azúcar, plantaciones.... lugares, costumbres, sonidos y música de Cuba, y de Méjico que fue instalándose en cada corazón de cada indiano montañés y acompañó a este en su viaje de vuelta a España, poniendo la banda sonora a sus casonas, a sus fiestas, a su modo de entender la música, que quedó como herencia la habanera y el bolero para sus descendientes. De este modo, el bolero se ha conservado en España transmitido de padres a hijos e interpretado por muchísimas agrupaciones, muchas de ellas extraordinariamente longevas, como el trío "Piedras Blancas" (hoy "Carabelas") y el trío "los Brisas" que aún pisan los escenarios, y la existencia de más de diez grupos de bolero en activo en Cantabria, que permite programar más de treinta conciertos de bolero mensuales en Santander, situada así a la cabeza del bolero en España.



En la fotografía: el monumento al indiano en Peña Cabarga, Santander.

Junto a la enorme importancia de los indianos montañeses, que dejaron el bolero como su herencia inmaterial en Cantabria, junto a sus casonas y sus palmeras, han sido dos circunstancias las que han llevado a Santander a liderar el bolero en España: por un lado la excelente comunicación transatlántica y el consecuente flujo de personas entre ambas orillas el Atlántico en la época de aparición y desarrollo del bolero, y por otro lado, mientas Santander recibía el dinero que enviaban sus indianos desde la otra orilla, recibía a la alta burguesía y a la aristocracia en una zona de expansión de lujo a lo largo de la playa del Sardinero, donde se construyeron alrededor del Gran Balneario, el Gran Hotel Sardinero y el Gran Casino, el que quizá fuese el primer gran complejo turístico de España, que culminó con la construcción del Palacio de la Magdalena para albergar durante casi 20 años al rey Alfonso XIII, abuelo del rey actual de España y que como los reyes que le antecedieron, eligió Santander como ciudad de veraneo al reclamo de sus famosos "Baños de Ola" en el Sardinero. (en la fotografía una imagen de las actuales celebraciones de "los baños de ola" que recrean estampas de la época en que Santander era una de las Capitales Culturales Europeas, a finales del siglo XIX (cuando aún Cuba era una provincia española) y en los primeros decenios del siglo XX) esta fotografía podría haber sido tomada en el Santiago de Cuba de 1895, cuando en la provincia cubana era gobernador el santanderino Arsenio Linares Pombo y Pepe Sánchez escribiese "Tristezas" mientras daba clases a Sindo Garay y a Alberto Villalón, los dos responsables de la primera expansión del bolero a La Habana y desde ahí a Puerto Rico y a Méjico.


Un Santander que vivió el final del siglo XIX con una vitalidad cultura inmensa y que en época del nacimiento de Ibrahim Ferrer, en 1927, disponía de campo de golf, de hipódromo, de campo de polo, de Estación Biológica, de la gran Biblioteca de Marcelino Menéndez Pelayo, del Hospital del Marqués de Valdecilla - el más adelantado de toda España entonces- y, sobre todo, de la mejor comunicación transatlántica de España, tanto con América como con la Europa Atlántica, pero sobre todo un Santander que empezó el siglo XX con una inquietud y vitalidad cultural impresionante, que la llevaron a convertirse en una de las ciudades culturales de Europa durante las primeras décadas del siglo XX, como atestigua la extraordinaria profusión de cafés concierto, de salas de fiesta, de teatros y las entonces novedosas salas de cine, del Gran Casino y de salas como la del Gran Balneario del Sardinero, en cuyas verbenas de la Plaza del Pañuelo se interpretaron los primeros boleros de la historia de España, traídos por los músicos de las compañías de teatro y zarzuela que incluían al Santander cultural de entonces.En la fotografía, una vista aérea de la Plaza del pañuelo en el año 1912, donde se observa el Gran Casino y el Gran Balneario del Sardinero, con los tranvías a vapor que acercaban los turistas a la misma puerta de ambos.


La espestacularidad de la playa del Sardinero no deja indiferente a quien la visita. Aqui tienen una vista desde el Restaurante "Maremondo" (antiguo Gran Balneario del Sardinero)




El escenario del Gran Balneario del Sardinero ha sido recuperado por la familia Martínez y por la Asociación ProBoCa (Promoción del Bolero en Cantabria) para representar cada viernes unos intimísimos conciertos de bolero a cargo de los distintos grupos de bolero reunidos en la asociación. De este modo, situado en lo que era la antigua sala de música y lectura del balneario y junto a la balaustrada de lo que entonces era la "Plaza del Pañuelo", tienen lugar conciertos de bolero en el mismo sitio donde se interpretaban hace cien años. Hoy en día, lo que fuera el Gran Balneario del Sardinero es hoy un afamado restaurante de reconocida cocina de nombre "Maremondo", que propone un espléndido menú degustación por 35 euros para cenar cada viernes mirando las cercanísimas olas del mar, tras el concierto, la dirección de "Maremondo" invita a los comensales a un concierto de bolero y a una copa por gentileza de la casa: se colocan velas en las mesas, las luces del restaurante se apagan y se encienden las del histórico escenario, donde cada viernes un grupo de bolero distinto ofrece una perspectiva diferente del bolero durante más de una hora, haciendo de cada viernes una noche inolvidable para los muchos "gourmets" del alma que se estremecen con un bolero.


El Restaurante "Maremondo", situado en un enclave privilegiado de la bellísima playa del Sardinero de Santander, en la Plaza de Italia, frente al Gran Casino, se ha convertido así en una de las referencias del bolero de España cien años después del nacimiento de este género romántico universal, pues conjuga la privilegiada historia de ser uno de los primeros lugares donde se interpretaron boleros en España y albergar en la actualidad el escenario que ofrece más variedad y calidad de bolero de nuestro país. Este mes de Febrero el escenario del "Maremondo" comenzó con los ecos de la voz del hijo de Ibrahim Ferrer y se despidió con el virtuosismo al piano de un sobrino de Benny Moré.

Gracias a todos los amantes del bolero de todo el mundo por su interés por el bolero en España que nos han honrado con sus visitas y su lectura.
Tres mil visitas a un humilde blog de bolero demuestra que en el mundo existen muchas personas que saben que cada amanecer es una nueva oportunidad para hacer la obra más grande que podemos soñar: AMAR.

Les dejo con este amanecer de un nuevo día sobre el Sardinero, cuyas olas rompen en la arena a ritmo de bolero, y con estas referencias acerca de una asociación que reune más de diez agrupaciones de bolero y que programa una treintena de actuaciones de bolero mensuales en Santander:

- El fantástico estado del bolero en España a principios de 2010

http://tempodebolero.blogspot.com/2009/10/10000-visitas-hasta-octubre.html

- El mes de Febrero dedicado a Ibrahim Ferrer Planas, con la presencia en Santander de un hijo de Ibrahim Ferrer y de un sobrino de Benny Moré


http://tempodebolero.blogspot.com/2010/02/ibrahim-ferrer-y-benny-more-juntos-en.html



- El correo electrónico de la Asociación ProBoCa:
.
- El teléfono de contacto con la Asociación ProBoCa:
+34 639669055
.

- La dirección de correo de la Asociación ProBoCa

Asociación ProBoCa
Avenida de Cantabria 1º D
39012 Santander
Cantabria
España

febrero 01, 2010

La visita a Santander de Oniel, hijo de Ibrahim Ferrer, invitado por ProBoCa, actuando con "Jueves de Boleros"


La agrupación musical santanderina "Jueves de Boleros" realizó un fantástico arreglo del bolero de Isolina Carrillo "Dos Gardenias", que interpretaron el domingo 24 de Enero, acompañando la voz de Oniel Moises, hijo de Ibrahim Ferrer, en el escenario del Restaurante "Maremondo", situado en las instalaciones del que fuera el Gran Balneario del Sardinero. En ese mismo lugar fué el salón de lectura y de música y con muchísima probabilidad se interpretaron los primeros boleros de la historia de España. El Restaurante "Maremondo ofrece cada viernes del año sus ya consolidados "VIERNES DE BOLERO JUNTO AL MAR", devolviendo al Sardinero parte de la herencia inmaterial que dejaron los indianos montañeses y que siempre ha sonado a bolero. Oniel Moises (en la fotografía en la balaustrada del Restaurante "Maremondo" (antiguo "Rhin"), en nombre de sus hermanos, Ibrahim, Norma, Iris y Clara Ferrer, efectuó una emotiva visita a Santander invitado por la asociacón ProBoCa (Promoción del Bolero en Cantabria), emocionándose por la acogida que le ha brindado esta "Santander, eres novia del mar".


El mes de Enero se despidió con el aroma en el alma que dejó la agradable visita a Santander de Oniel Moisés Uriarte, miembro, junto con sus hermanos, de la "Ferrer Son Music", una agrupación formada por los hijos de Ibrahim Ferrer Planas (Norma, Ibrahim y Oniel) y que juega con el doble sentido de la palabra "son": el estilo de bolero que practicó el protagonista de "Buena Vista Social Club" y que fuera la estrella mediática del bolero en el mundo, y la palabra inglesa "Son", que significa "hijo", y con el que pretenden continuar el deseo de su padre de promover el bolero en el mundo, actividad a la que dedicó su vida y a la que se entregó en cuerpo y alma en sus últimos años, en los que grabó su testamento sonoro para sus hijos, el trabajo "Mi Sueño":
un disco de puro bolero que no llegó a ver terminado, pero que reflejaba una extraordinaria actualidad en arreglos y orquestación, que seguro ayudará a hacer realidad ese sueño de promover el bolero en todo el mundo con parámetros actuales, que llegue al corazón de los jóvenes del siglo XXI. Escuchen al "viejo" en el bolero "¿Qué pasa contigo?" y entenderán porqué el bolero sigue teniendo una brutal actualidad, calidad y emoción. La letra es, igualmente, de una rabiosa actualidad:

Déjalo, si quieres continuar hermano
Sal, ilumina tu vida
Todo el cielo aplastándote
Dime qué harás, enfréntalo
Ilumina ese amor antes de que se vaya
Algo siempre te entristece
Cuando todo va bien
¿Qué pasa contigo? ¿Qué pasa contigo?

Déjalo, si quieres continuar
No ocultes tu alma al sol
Tienes una vida preciosa
¿De qué sirve
si sólo muerte sobre media ciudad?
¿Qué pasa? ¿Qué pasa contigo?
¿Qué pasa contigo, mi hermano? ¿Qué pasa contigo?

Escucha a tu propia voz
Salva tu amor
¿Qué pasa contigo?
Antes de que se vaya
Si todo va bien
¿Qué pasa contigo?
Mírate a tí mismo, enfréntalo
Qué pasa contigo, mi hermano
Ven, anímate
¿Qué pasa contigo?

Todos los hijos recogieron así el testigo y decidieron trabajar para impulsar el bolero como legado de su padre, y en este marco se encuentra la visita de Oniel a Santander, invitado por la Asociación ProBoCa (Promoción del Bolero en Cantabria), para que conociera lo mucho que se aprecia el bolero en esta bella ciudad del norte de España. Un nutrido grupo de aficionados tuvo la oportunidad de oírle cantar el bolero "Dos Gardenias" arreglado e interpretado por la agrupación musical de más de veinte miembros "Jueves de Boleros" que ofrecieron un concierto memorable en el Restaurante "Maremondo" de Santander. Oniel Moisés, en nombre de sus hermanos, expresó su deseo de vincular al bolero de Santander el nombre de Ibrahim Ferrer y de sus seis hijos, pues ha encontrado en Santander una afición al bolero desbordante y una programación de bolero asombrosamente completa, variada y fresca, que le recordaba a la mismísima Habana y al que se añadía un componente fundamental para el bolero: el romanticismo que la ciudad de Santander respira por sus cuatro costados y que, de modo especial le une al mar hasta decir la letra del bolero: "Santander, eres novia del mar".

Ibrahim Ferrer Planas, su padre, se expresaba en similares términos en una entrevista: "Chico, los boleros son para la eternidad", dijo sin la sombra de una duda. Y por si acaso, añadió: "No niego que en el son y la guaracha me mueva como pez en el agua, pero cuando tú le cantas un bolero a la gente, un bolerazo, se estremece. Una cosa es la canción romántica, porque habla del amor, y otra cosa es el bolero, con su fuerza y su ternura. ¿Las baladas? Las oigo, sí, pero nada más. Ah, un bolero, de esos buenos de verdad, no tiene comparación."


Ibrahim Ferrer Planas, nació un 20 de Febrero de 1927, 32 años después de que se escribiera la partitura del primer bolero de la historia y en la misma ciudad en la que nació el bolero, Santiago de Cuba. Una ciudad donde la figura del trovador sigue presente y desde los años 60 es la sede del prestigioso Festival Internacional de la Trova "Pepe Sánchez" (en honor del trovador autor de "Tristezas", la primera partitura de bolero de la historia) y a la que la Asociación Cultural ProBoCa ha sido formalmente invitada por Nerys Montoya, del Centro de la Música de Santiago de Cuba, organizador del evento. Ibrahim Ferrer fue cantante profesional desde los 14 años de edad. Fue el cantante principal de la orquesta cubana de Pacho Alonso en los años cincuenta con quienes estuvo por más de dos décadas. Fue también artista invitado en orquestas que hicieron leyenda como la Orquesta de Chepin y la de Benny Moré. Alcanzó fama internacional gracias a protagonizar la película "Buena Vista Social Club", con la que ganó tres premios Grammy (los más prestigiosos del mundo de la música) y llenó auditorios de más 100.000 personas en todo el mundo.

España ha estado ligada sentimentalmente a Ibrahim Ferrer en las últimas décadas de vida del reconocidísimo cantante cubano, quien ofreció su último concierto en Barcelona el 27 de Julio de 2005 (ciudad a la que permaneció muy unido desde que se operó de la vista en la clínica Barraguer y en la que recibía tratamiento contra el cáncer). Ni una sola señal, ni siquiera un leve indicio, hizo suponer a los espectadores que abarrotaron la última semana de julio el Palau de la Música de Barcelona que estaban despidiéndose de Ibrahim Ferrer, en la inauguración del Festival "Más i Más", en el que presentó los boleros de su último proyecto: "Mi sueño", un sueño que se truncó apenas ocho días después cuando una severa disfunción digestiva alteró de manera irreversible su organismo y le causó la muerte el 6 de Agosto de 2005. Ibrahim dejó de usar para siempre su inseparable bastón, que ahora lleva orgulloso Oniel: un bastón de madera de ébano que un reina africana entregó a la madre de Ibrahim Ferrer y al que adorna el anillo que Ibrahim llevaba en el dedo meñique "es como si estuviese conmigo al viejo", confesaba Oniel, "A través del bastón me habla como si aún estuviese a nuestro lado". En este vídeo se le ve empuñándo el bastón a ritmo de son.

Una muerte súbita, realmente inesperada, que unió como a una piña a los seis hijos de Ferrer en una determinación de sincero homenaje filial para continuar el legado de su padre: el bolero. Manuel Encabo, representante de la Asociación ProBoCa, pudo conversar telefónicamente con cuatro de los hermanos Ferrer que se encontraban en Buenos Aires: con Ibrahim Ferrer, marino mercante que expresó su deseo de conocer una ciudad como Santander, tan ligada al mar y donde los marinos se han sentido siempre como en su casa, y con las hermanas Norma y Marlene Ferrer, quienes se interesaron por la historia transatlántica de Santander y su estrecha relación con Cuba, el paisaje y el modo de vida de Santander y en particular sus estaciones balnearias, emocionándose por la gran afición al bolero de Cantabria y el cariño que aquí se le tiene a su padre, manifestando su deseo de acercarse a Santander en su próxima gira homenaje al legado de su padre: el bolero. En la fotografía, Oniel, junto a Norma y su sobrina Anet, quien también es miembro de "Ferrer Son Music"

En el fin de semana que Oniel Moisés pasó en Santander, descubrimos en muchas horas de charla compartidas con Rafael Gómez Fernández "Falo", director musical de la agrupación "Jueves de Boleros" y con muchos de sus miembros, que la vida de Oniel Moisés Uriarte discurre paralela a la de su padre, Ibrahim Ferrer, pues si este último quedó huérfano a los 12 años de madre y padre, el primero encontró a sus diez años, a la muerte de su abuela Dominica, el refugio en la casa de Ibrahim y el amor de sus cinco hijos, Normita, Marlene, Cuca, Clarita e Ibrahimcito (con el que compartía la cama) y que se convirtieron en sus hermanos a todos los efectos, reconocido como tal por el propio Ibrahim Ferrer. Así el niño creció en el seno de la familia Ferrer como uno más, en los años en los que su padre Ibrahim cantaba con Pacho Alonso y los Bocucos. Oniel recordaba que su padre, justo antes de la hora en que empezaba el apagón de luz de ocho a diez de la noche, cuando se iba a trabajar a cantar todas las noches en la playa "El Megano" en La Habana, se despedía siempre de sus hijos con un bolero:

"prefiero una y mil veces que te vayas......."

...... que les daba pié para comenzar entre ellos una "descarga" de bolero, cada uno en un rincón del salón de la casa en altos en la calle Indio entre Monte y Rayo, en la que iban enlazando un bolero con otro, a manera de respuesta musical.

Así crecieron los seis hermanos, en el seno de una familia musical y de artistas naturales, menos no podía ser, quien podía resistirse a compartir un buen bolero o un buen son tradicional cubano, pero también cantaban las canciones de moda por aquellos años. Oniel recordaba las de José Feliciano, y así cada uno tenía "su propio estilo". Oniel describe su niñez llena de música muy gráficamente: "En la casona de la calle Indio se respiraba música en todo momento, hasta en la hora de la comida. Recuerdo las repetidas veces que Marlene avisaba que la comida estaba lista y entonces allá íbamos todos, plato y cubierto en manos y regresábamos en fila a lo largo del pasillo coreando aquello que decía así: ¡ya etán sonando lo caldero y nos vamo a jamar…! Imagínate la escena, Marlene al frente llevando la olla entre sus manos, y detrás Ibrahimcito, después yo, a continuación Normita, luego Cuca y cerrando fila, Clarita, todos golpeando rítmicamente el fondo de los platos con el cubierto que llevábamos en la mano. Era para partirse de la risa vernos en aquella actitud tan festiva hasta para compartir los alimentos. Pues así transcurría nuestra vida, la que disfrutábamos a plenitud y nos hacía pasar por alto las limitaciones económicas del momento". Oniel recordaba multitud de anécdotas, como que Ibrahim y él compartían sus camisas para ligar con las chicas, y que, de adolescentes, formaron un grupo musical donde el cantante era, precisamente de Santander.


(En la fotografía: la bahía de Santander, considerada una de las bahías más bellas del mundo)

Oniel Moisés declaraba en un entrevista al Diario Montañés que "Santander merece ser el epicentro europeo del bolero", a la que no consideramos una afirmación gratuita, sino apoyada en siglos de historia transatlántica que unen Santander con todos los países americanos, en la figura omnipresente del indiano montañés, en la importancia cultural que impulsaron sus famosos "Baños de ola" y la presencia de la alta burguesía y la aristocracia española alrededor de los largos veraneos regios. Todo un conjunto de circunstancias que ocurrieron precisamente en la época de aparición y desarrollo del bolero en lo que fueron las provincias españolas de ultramar, mientras en Santander era visitado por un turismo ávido de espectáculos que originó la apertura de numerosos teatros y cafés concierto, del Ateneo y del Gran Casino e innumerables hoteles - algunos espectaculares como el Hotel Real o el Gran Hotel del Sardinero) y pensiones alrededor del Gran Balneario del Sardinero. Se tiene constancia en periódicos de la época que el Tango (de Suramérica), el Bolero (de Centroamérica) y el Charlestón (de Norteamérica) causaban "auténtico furor", traídos por los muchos barcos que llegaban a Santander desde todos los puertos de América.

No es una coincidencia por tanto que en un Santander con tanta relación con Cuba, no sólo existan más de una decena de grupos de bolero y se realicen más de veinte conciertos de bolero mensuales, que la sitúan a la cabeza del bolero en España, sino que radique en Santander desde hace más de doce años un sobrino de Benny Moré: el pianista Hermes de la Torre, cuya madre era hermana del que está considerado, junto a Ibrahim Ferrer, el máximo exponente del bolero cubano de toda la historia. De este modo, en Santander disfrutamos de la unión musical de un hijo de Ibrahim Ferrer y de un sobrino de Benny Moré, que cantaron juntos, auspiciados por Jesús, Nacho y Toño Martínez y acompañados por la agrupación de más de veinte miembros "Jueves de Boleros" en el Restaurante "Maremondo", en la Plaza de Italia del Sardinero, frente al Gran Casino, el lugar que se está convirtiendo en la referencia española del bolero y donde probablemente se interpretaron los primeros boleros de la historia de España, traídos por el comercio transatlántico que llevó a Cuba tantos indianos montañeses, (en la fotografía, el Restaurante "Maremondo", situado en las instalaciones del antiguo Gran Balneario del Sardinero)


también cantaron juntos boleros en el antiguo Restaurante "La Cubana" de la no menos tradicional calle Menéndez Pelayo, y en "La Tienduca", establecimiento abierto en la antiquísima calle del Río de la Pila en 1927, el mismo año que nació Ibrahim Ferrer, y donde cantaron acompañado por boleristas "de toda la vida" de Santander, como "Nanín" del trío "Los Brisas", que en 2011 cumplirán 55 años sobre los escenarios, y del decano de los boleristas santanderinos: Alberto Lemaur, quien en el año 1945 tenía un trío de bolero en Santander llamado "Los tres del Norte". En la fotografía, de izquierda a derecha, Manuel Encabo, coordinador de ProBoCa, Oniel Moises, hijo de Ibrahim Ferrer, Alberto Lemaur, fundador en 1945 del trío "Los tres del Norte" y Julián Rodríguez "Nanín", del trío "Los Brisas", que en 2011 cumplen 55 años sobre los escenarios.


Se encontraban en aquella descarga de bolero el presidente de ProBoCa, Javier Ezquerra, primera voz del sexteto "Tempo de Bolero", Eva Maza, voz del octeto "Bolero.son", y muchos miembros de otras agrupaciones de bolero de Santander, como Paco Gómez, el guitarra del cuarteto de bolero-filin "Sólo dos y un bolero", Manuel Encabo al requinto, Paco Reche y varios miembros de la agrupación "Jueves de Boleros" (en la fotografía inferior), que realizaron un fantástico arreglo del bolero de Isolina Carrillo "Dos Gardenias" que sorprendió por su calidad al mismísimo Oniel Moisés.


Aqui tienen ustedes a Ibrahim Ferrer interpretando "Dos Gardenias". En nuestro corazón, escuchando a "Jueves de Boleros", sentíamos la emoción de tener el espíritu de Ferrer aquella noche con nosotros.

Dos Gardenias
Isolina Carillo

Dos gardenias para ti
Con ellas quiero decir:
Te quiero, te adoro, mi vida
Ponles toda tu atención
Que seran tu corazón y el mio

Dos gardenias para ti
Que tendrán todo el calor de un beso
De esos besos que te dí
Y que jamás te encontrarán
En el calor de otro querer

A tu lado vivirán y se hablarán
Como cuando estás conmigo
Y hasta creerán que se diran:
Te quiero.
Pero si un atardecer
Las gardenias de mi amor se mueren
Es porque han adivinado
Que tu amor me ha traicionado
Porque existe otro querer.


Santander sorprendió muchísimo a Oniel. En una entrevista al diario Montañés, aparecida el 29 de Enero de 2010 declaraba: "Comencé a indagar por Internet y descubrí la apasionante historia que liga a Santander con el bolero. Probablemente en este lugar donde me encuentro (el Restaurante Maremondo) se cantó el primer bolero de la historia de España. Fue en aquella época dorada, cuando la cultura desbordaba a una ciudad donde veraneaba la familia real y la aristocracia". Preguntado por la afición al bolero y por la asociación ProBoCa, Oniel respondió que "Compartimos la pasión por el bolero y la responsabilidad de promocionarlo. Aquí resulta muy fácil. Se lo debemos a la gente que lo ama y aquí hay muchas personas que lo admiran. Aún estoy embriagado; estar aquí es como respirar Cuba. El ambiente que construimos el otro día en el restaurante Maremondo con una buena cena y la música acompañando la sala genera un bienestar que es universal. Se crean climas propicios incluso para formar parejas". De este modo, Oniel Moisés ponderaba al redactor del periódico santanderino el momento que vive el bolero en la actualidad: "Es impresionante el movimiento que hay en torno a este género en la ciudad, a nivel nacional e incluso internacional. Por eso hay que hacer algo. Santander merece ser epicentro mundial del bolero. Se habla de la capitalidad cultural, pero es prácticamente imposible que Santander alcance el nivel que abrazó a finales del siglo XIX y principios del XX. De todas maneras sólo es cuestión de ponerse a trabajar. La maquinaria existe y sólo queda ponerla en marcha y a mí me gustaría formar parte de ello". Y eso que Oniel no imagina el grandísimo atractivo turístico que sigue teniendo Santander, como muestra esta fotografía estival del Sardinero, desde el Hotel "Chiqui", otro lugar emblemático para el bolero en Santander, donde actuaron Antonio Machín y Jorge Sepúlveda.

Oniel se licenció en Económicas en La Habana y además estudió "dibujo, producción artística y un poco de música", lo que da idea de una personalidad que necesita estar creando constantemente. Así, ha desarrollado un abanico profesional de gran amplitud, que conjuga presentar programas radiales, escribir notas culturales, impartir charlas y conferencias, la creación de páginas web, y un sinfín de proyectos que conjuga con la promoción musical que realiza con su hermana Cuca Ferrer con quien continúa desarrollando proyectos desde tierra argentina y quien es la representante de la orquesta "Los Bocucos" que acompañó casi toda su vida a su padre Ibrahim Ferrer. Casado con una española profesora de matemáticas, Oniel ha decidido asentarse en Madrid, donde al tiempo que actúa con el grupo "Sopn Iré", dirige la compañía Magrafe Eventos S.L. con la que promueve la cultura cubana en España, con artistas como Joaquín González y el escultor Nilo Manrique, músicos como Raúl Torres (cantautor cubano, compañero de Pablo Milanés), y cantantes de bolero de la talla de Luis Téllez, cantante de la Tropicana de Cuba, y con la que contribuye a llevar a cabo los sueños y deseos de todos los hermanos de continuar el legado de su padre, proyecto para el que ha movilizado a toda su familia sobre el escenario, "haciendo galas de virtuosismo y amor, desde el corazón, para rendir homenaje a uno de los más grande músicos cubanos de todos los tiempos, de sus hijos y para el mundo". Esta es la visión particular de Oniel de la música cubana, donde se muestra un documento familiar que el mismo Oniel grabó, de Ibrahim Ferrer con sus hijos y su última mujer en una descarga de bolero de las muchas que hacían habitualmente:


Surge así la FERRER SON MUSIC: una agrupación musical creada a partir de la unión de tres de sus hijos (Ibrahim, Norma y Oniel) y su nieta Anet, en los que recorren el maravilloso mundo musical del bolero en el que crecieron. En una entrevista para la televisión alemana, los hermanos Ferrer hablaban de su intención de perpetuar la memoria y el legado de su padre: "Hoy que ya no está físicamente entre nosotros, el compromiso es mucho más serio y de responsabilidad: que su obra, sencilla pero profunda, no quede en el olvido, que su voz se multiplique en las notas más graves de Ibrahim Ferrer Jr, en la melodiosa voz de diva del bolero de Normita Ferrer, en el sabor natural y carisma de Anet Ferrer, percusionista y cantante de altos quilates y en el poder de de la comunicación con el público de Oniel Moisés". Fueron numerosísimas las historias y las anécdotas de ese fin de semana, y entre ellas, destacaría laos recuerdos de la infancia que Oniel me contaba de La Habana, siempre relacionadas con su padre, como " las de la salida de la escuela en la tarde cuando todos los muchachos rodeábamos al carrito del granizadero para comprarle aquellos vasitos hechos de papel de cartucho, rebozados de hielo frappé y pintados con líquidos de distintos sabores, que a mí en especial siempre me gustaron de fresa y menta, los que invariablemente pedía para chupar un poquito de cada uno. Recuerdo hoy aquella canción de los Bocucos dedicada a un chica que gustaba del granizado, que cantaba mi padre Ibrahim Ferrer y se hizo muy popular por aquellos años:

“Tu me pides que te compre un granizado,
que sea de fresa, coco piña o mantecado”

La salida de la escuela era como la liberación del pueblo más esclavo que existiese en el mundo, era como destapar una olla de presión que cocina los garbanzos de la comida. Era una desbandada total, cada uno a lo suyo, sin faltar el granizado por supuesto. Unos a jugar a las postalitas, que en aquellos tiempos recogían los pasajes de la historia reciente de los jóvenes rebeldes, también las había sobre el tema del béisbol, o de una novela muy famosa por la radio, Guillermo Moncada; allí me aficioné a la filatelia. Había en el barrio una chica española, de Santander, que era guapísima, y los chicos nos poníamos en la acera frente a su ventana con una radio de pilas a la hora en que en el programa “Nocturno” emitían las canciones románticas los Domingos a partir de las ocho de la noche, siendo los intérpretes españoles los favoritos por excelencia en nuestra preferencia, y nos pasábamos la hora pendientes de que ella se asomase por la ventana".

De la conversación de la que fui testigo en Santander entre el hijo de Ibrahim Ferrer y el sobrino de Benny Moré, ya les contaré en otro momento, pues con independencia de la enorme cantidad de referencias a la religión afrocubana, de la que recuerdo el nombre de Yemayá: una deidad del patrón orishas, en realidad una orisha mayor, la madre de la vida, que representa, según me dijo Oniel, el mar, por lo que me dijo que estaba encantado con que a Santander se la conozca como "la novia del mar". Temo que varios de los nombres de agrupaciones, cantantes, lugares donde el bolero se hacía de tal o cual manera, concursos, etc. serían muy prolijos, pero créanme si les cuento que, por un momento, paseando entre los dos por el Sardinero, sentí que me habían transportado a la misma Habana, y que sentía que en cualquier momento iba a pasar un granizadero tarareando el tema de Ibrahim Ferrer "tu me pides que te compre un granizado..."


Para terminar, aquí les dejo uno de los muchos reportajes y entrevistas que le hicieron en Santander. Este, en concreto fue realizada por José Carlos Rojo, periodista del Diario Montañés

-La figura de su padre, Ibrahim Ferrer, les acompañará especialmente en forma de responsabilidad...
-Fue un proceso. El primer año tras su muerte lo pasamos en silencio. El segundo fue mejor, pero el tercero significó la ruptura, la reacción. Estaba con nosotros, con su amor, su música y la película. Suponía una gran responsabilidad porque íbamos a ir por el mundo con su nombre a las espaldas. Podía salir muy bien o muy mal. Salió bien, y fue porque lo hicimos con alma, corazón y vida. Lo recordamos así.
-Mantienen su filosofía...
-El fin último es mantener viva su figura y dar alegría a la gente. Ponemos en práctica todo lo que nos enseñó y sobre el escenario hay algo de él que vive en nosotros. Cuando comienza a cantar Ibrahimcito (su hermano mayor Ibrahim Ferrer Jr.), es asombroso encontrar las semejanzas.
-Continuarán de alguna manera con ese éxito tardío que disfrutaba su padre cuando lo sorprendió el cáncer...
-Su frase era: «Le agradezco a la vida por todo lo que me tenía guardado; sólo le pido una prórroga para poder disfrutarlo». Tuvo diez años para saborearlo, aunque lo hiciera a su manera, sin creérselo demasiado.
-Ibrahim Ferrer era muy querido en este país...
-Y él lo sabía y se encontraba a gusto. Le gustaba Barcelona. Fue allí donde abandonó la costumbre del sombrero por la de la gorra. Además, le apasionaba el Fútbol Club Barcelona. Pero el cariño aún nos sorprende...
-Es normal tratándose de una figura así...
-Pero es llamativo pensar que venimos de una pequeña islita, un pedazo de tierra perdido en el océano que has de atravesar para llegar aquí. Y que a tanta distancia alguien se me acerque y confiese que admiraba a tu padre emociona.
-Este año llega el cinco aniversario de su muerte...
-Siempre digo que mi primer sueño está cumplido. Fue conseguir que todos los hermanos subiésemos al escenario a cantar. Para el 2010 llega el aniversario de su muerte, y hay que hacer algo bonito.

Al marchar de Santander, Oniel nos dejó esta poesía de su puño y letra:


Santander , su tiempo, es un bolero.

La brisa llega del mar, franca y húmeda,
Aliviando mi cuerpo de caminante inquieto
Del polvo y cansancio de un largo sendero.

Ante mí, Santander, envuelta en fino velo
Cual novia del bolero que un acantilado entonó.
En la noche enamorada de un día cualquiera del mes de Enero.

Santander, novia del inmenso mar,
Novia pretendida en aceptado adulterio,
Al abrirme tu corazón, yo te entrego mi cuerpo.

Santander, novia del mar, amante del bolero
Dueña de la noche más romántica
Madre del cantor que a tu seno regresó.
Deja que mi voz junto a él, entone la canción de amor
Que tu belleza inspiró.

Santander, la infinita.
Yo, que ya voy partiendo de regreso,
Hurgo en los recuerdos aún frescos y veo una vieja fotografía,
Y en ella una bravía ola del norte descubre la luz de un faro,
Que eterno, allí en lo alto de la lluviosa noche montañesa
Nos guía a quienes te amamos en el reencuentro.

Oniel Moisés. Enero de 2010.


Hemos recibido del propio Oniel a la cuenta de correo de ProBoCa (tempodebolero@gmail.com) el siguiente vídeo resumen de su estancia en Santander, realizado por él mismo. Es un privilegio presentarles desde este "Santander, eres novia del mar" a quien lleva desde niño la esencia del bolero, del sentimiento, de la sensibilidad y de la apasionada entrega a una causa que nosotros apoyamos con toda el alma y todo el corazón: hacer sentir la vida a golpe de corazón, como lo hace el bolero. He aqui el video de la visita a Santanterde Oniel Moises, músico, productor, cantante, presentador... pero sobre todo, un hombre apasionado. Les pongo un "link" o enlace a "Youtube" para que puedan disfrutarlo en toda su integridad, pues contiene una singular colección de imágenes que grabó el propio Oniel Moisés en su visita a Santander y donde están muchísimos de los boleristas de esta ciudad que vive "Mirando al mar", como dice el bolero de Jorge Sepúlveda.



Me despido con una grabación de Ibrahim Ferrer en un concierto en La haya el 5 de Julio de 2005, apenas un mes antes de fallecer, porque creo que es un bolero ideal para un "hasta luego" más que para un "adiós", agredeciendo a sus hijos que, además de en la sangre, lleven en el alma la devoción por quien ha repartido amor por todo el mundo como lo hizo dese los 14 años, Gracias, Oniel y "hasta pronto".

Quiereme mucho, dulce amor mío,
Que amante siempre te adoraré,
Yo con tus besos y tus caricias
Mis sufrimientos acallaré.

Cuando se quiere de veras.
Como te quiero yo a tí,
Es imposible mi cielo,
Tan separados vivir,
Cuando se quiere de veras.
Como te quiero yo a tí,
Es imposible mi cielo,
Tan separados vivir,
Tan separados vivir.

Yo con tus besos y tus caricias
Mis sufrimientos, acallaré.

Cuando se quiere de veras.
Como te quiero yo a tí,
Es imposible mi cielo,
Tan separados vivir,
Cuando se quiere de veras.
Como te quiero yo a tí,
Es imposible mi cielo,
Tan separados vivir,
Tan separados vivir.

Estadística de visitas diarias