El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

octubre 30, 2010

110 años sin Lara (2) La hora íntima de Agustín Lara

Si bien la primera expansión del bolero se realizó a través de los puertos mejor comunicados con La Habana (como el de Santander, en España, San Juan en Puerto Rico y Veracruz en Mejico), la segunda gran expansión del bolero se incia desde Méjico, protagonizada por un español santanderino - Emilio Tuero Cubillas- de alma mejicana y por un mejicano - Agustín Lara- de alma española, quienes iniciaron la mayor expansión del bolero conocida hasta entonces, gracias a la potentísima emisora XEW mejicana.
Hoy que se cumplen 110 años del nacimiento de Agustín Lara,(nacido con toda probabilidad el 30 de Octubre de 1900), desde este blog de bolero de Santander, en el Norte de España, nos hacemos eco de tal efeméride: En un capítulo anterior que titulamos "la leyende del romántico jarocho", estuvimos analizando sus pimeros años del "flaco de oro", sus influencias musicales en sus años de infancia y adolescencia y sus primeros pasos en la composición ("link" o enlace bajo estas líneas).

Ahora entramos de lleno en la época más rica e inspirada del "flaco de oro", que con su sensibilidad y su asumida cursilería -de la que hacía gala- escribió una de las páginas de oro de la historia del bolero.

El 18 de septiembre de 1930, fue lanzada al aire la XEW de Méjico: una nueva emisora con planes ambiciosos, cuyo director, Emilio Azcárraga Vidaurreta, incluyó al novel compositor Agustín Lara, interpretando con su estilo y su discutida voz, canciones que prontamente fueron oídas en todo México. Ese mismo año de 1930, un joven santanderino de apenas 19 años, se presentó la XEW, "La Voz de América Latina desde México", conducida por el locutor Pedro De Lille, quien de seguida le recomendó para ocupar el puesto de primera voz en su programa de radio. A De Lille le gustaba descubrir y "bautizar" a los jóvenes talentos que empezaban entonces, como al propio Agustín Lara (a quien bautizó como "El músico poeta"), a Pedro Vargas (a quien le gustaba llamar "El samurái de la canción”), a Toña La Negra (a quien De Lille denominó "la sensación jarocha"), a Chela Campos "la dama del bastón de cristal", y bautizaba de igual modo a cantantes que ya tenían fama entonces, como Juan Arvizú, a quien llamó "el tenor de la voz de seda", a Genaro Salinas (bautizado como "la voz de oro de la radio"). Al santanderino Emilio Tuero Cubillas, De Lille presentó como "El barítono de Argel" (a pesar de que nuestro bolerista cántabro tenía la voz de tenor), inspirado en la melodía “El tango de Argel” con la que Emilio Tuero se presentó a la audición. Aqui tienen una selección de los mejores cantantes que pasaron por la XEW en aquella época, que sin duda les situarán el alma en una época melódica inigualable. Si bien los grandes entre los grandes sin lugar a dudas eran Agustín Lara y el santanderino Emilio Tuero, las excepcionales voces de Pedro Vargas (quien interpreto muchas canciones que escribió Agustín Lara y que seguidamente interpreta "Navarra" de la "suite española" de Lara) y Juan Arvizu (primer intérprete de Lara y quien interpreta seguidamente a su peculiar estilo el tema de inspiración española la "Sandunga"). Voces femeninas peculiares hay que sobresalir a Lydia Mendoza (quien ya cantaba solita), Toña "La Negra" con su peculiar ritmo tan costeño. El "tango" es ya una tradición en la canción en México, donde además de Emilio Tuero, destaca entre otros José Bohr y su Orquesta, que nos regala un tango en la siguiente selección de la XEW. Las Hermanas Águila (descubiertas también por Lara) y tántas magníficas voces, como el propio Carlos Gardel, que intervino en la XEW a u paso por Méjico,así como la pura esencia de Méjico con el dueto Orizaba o la orquesta Armando Rosales o la voz de Lydia Mendoza....

En ese año de 1930 la emisora XEW de Méjico, se decide que ningún canción puede pasar de tres minutos debido a razones "técnicas", ya que ese tiempo es lo que en 1930 permitía grabar el "track" o espacio grabable en cinta de entonces, de forma que se modifica la tradición del bolero de duración indefinida y empieza la época del bolero de duración limitada a tres minutos. De este modo nace el bolero mejicano, que se separa del cubano y comprimiéndose, se reelabora. La temática y la sensibilidad se reorienta hacia el "ama de casa", según especificó entonces el visionario dueño de la XEW, Emilio Azcárraga Vidaurreta, el primer zar de la radio y después de la televisión, y desde entonces, estos tres minutos se convirtieron en una característica más del bolero.
Es este nuevo formato de bolero "larista" (pues fue adoptado sin fisuras por Agustín Lara desde el primer momento) de duración aproximada a 3 minutos el que marca, como hemos dicho, las composiciones que estrena Agustín Lara desde su propio programa, “La Hora de Agustín Lara”, en la emisora La Voz de América, más conocida entonces como la XEW. Nunca descuidó las relaciones (de hecho éstas serían todo en su vida). Su primera relación importante profesional sería el Tenor Juan Arvizu, quien se ofreció a cantar sus boleros, catapultándole a la fama ya en 1925 y con quien mantuvo una estrecha relación toda su vida. Gracias a ello y a su idiosincrasia ya contrastada, desde las ondas y en absoluto directo va a ir dando a conocer un gran número de canciones que se harán enormemente populares, contando con la coloaboración de muchos cantantes, como este tema que Lara tituló "Concha Nácar" y que canta Juan Arvizu, trayéndonos imágenes del Méjico de los años 30:.

Escondí, concha nácar, mis penas en ti,
y encontré en tu seno calor de mujer;
eres tu el espejo donde las sirenas se van
a mirar; y en tu afán de llorar,
convertidas en perlas tus lagrimas
brotan del mar.

Si bien Juan Arvizu fue el primer intérprete de Lara,la actividad compositora de Lara no se centra tan sólo en él, sino que se diversifica enormemente. Desde 1930 Agustín desarrolla una actividad compositora frenética, recuperando, adaptando, recomponiendo y orgaizando viejas composiciones que hasta entonces no se había molestado en plasmar en partitura ( más bien "hacer plasmar" pues Agustín Lara nunca quiso aprender la técnica de composición musical formal, y se consideraba un músico autodidacta). Muchísimas de estas primeras composiciones las estrena el propio Agustín Lara en su flamante estudio de la XEW ( que hoy en día se conserva como un museo en la emisora). El desfile de éxitos es impresionante y estrena cada semana, en su programa "La hora íntima de Agustín Lara" una canción. Surgen temas como el mencionado "Concha Nácar", el bolero "Cabellera Blanca" (dedicado a su madre recién fallecida), o el inspiradísimo bolero "Tus Pupilas", que le ofrecemos obtenida directamente del sonido de la rado XEW de 1930. (canta y se acompaña al piano Agustín Lara)

Tus pupilas, eran de fuego,
Tus pupilas eran de luz
Y la sombra de tus ojeras
Era un pedazo, de cielo azul

La luz, a tus ojos rodea
La miel, en tu boca, bebí
El mármol, de tu carne, acaricie
Y el oro de tus rizos, sacudí

Forme, con tu vida, mi altar
Y en él, mis flores deshoje
Y pude, mi camino iluminar
Con luz, que de tus ojos, me robe

Forme, con tu vida, mi altar
Y en él, mis flores deshoje
Y pude, mi camino iluminar
Con luz, que de tus ojos, me robé

Lara utiliza en muchas de sus canciones, como por ejemplo "Amor de mis amores" una introducción a manera de recitativo melódico muy característico que pretende dar importancia a los textos, es su gran aportación lírica al nuevo bolero. La bucólica tendencia de los boleros tradicionales es sustituida por una más sofisticada poesía que se incorpora a la heredada visión tradicional. (Canta Agustín Lara acompañadao por su orquesta)

Poniendo la mano sobre el corazón
quisiera decirte al compás de un son
que tú eres mi vida
que no quiero a nadie
que respiro el aire, que respiro el aire
que respiras tú.

Amor de mis amores
alma de mi alma,
regálame las flores
de la esperanza
permite que ponga en tus labios
toda dulce verdad que tienen mis dolores
para decirte que tú eres el amor de mis amores.

Entonces también se podía escuchar a Agustín Lara en locales de México como: Colonia Guerrero, Esmirna, Mónaco, Salón México. Y además de su propio programa, Agustín Lara visitaba el programa de Emilio Tuero y De Lille que se llamaba "La hora azul", por el que pasaron, además de Agustín Lara, las mejores voces del bolero de la época, como Toña la Negra (también nacida en Veracruz, incorporada a la XEW por Emilio Azcárraga Vidaurreta y famosa por sus fantásticas veladas en el Teatro Politeama, frente a "las Vizcaínas"), Alejandro Algara y sobre todo Pedro Vargas (el tenor a quien José Mojica y el maestro vallisoletano Alejandro Cuevas prepararon como tenor clásico), a quien como hemos señalado, De Lille bautizó como ese año como "el samurái de la canción". El encuentro entre Pedro Vargas y Agustín Lara s enmarca en el estreno de este vals "Cortesana" de Lara defendido por el doctor Alfonso Ortiz Tirado el 20 de Septiembre de 1930:

En tu abanico hecho de luna puse mi corazón
en los encajes de la fortuna vino la decepción
tu figurita de porcelana de pronto se animó
y con andares de cortesana hasta mi se acercó
Princesa me miel, muñeca de luz
magnolia de suave matiz
color de clavel, sabor de París
marquesa de la flor de lis
tus ojos, promesas lejanas
son fuegos de hogueras paganas
princesas de miel, tus labios en flor
mis besos de mueren de amor.

Agustín Lara y Pedro Vargas empezaron a trabajar juntos desde el 20 de septiembre de 1930, tras este concurso de valses al que se presentó Alfonso Ortiz Tirado con el vals "La Cortesana" de Agustín Lara, patrocinado por la casa Pathé en el cine Imperial para la promoción de la actriz norteamericana Ann Harding (La dama de la pantalla»). La decisión del ganador sería por duración de los aplausos del público. Ni Alfonso Ortiz Tirado ni el propio Juan Arvizu, que estrenó "Intimo secreto" de Alfonso Esparza Oteo, lograron el triunfo, quedando en segundo lugar Néstor Mesta Chayres con el vals "Divina mujer" compuesto por Jorge del Moral, y siendo el ganador Pedro Vargas con el vals "Ann Harding" de Carlos Espinosa de los Monteros. La crítica especializada diría al siguiente día: "Pedro Vargas realzó el vals "Ann Harding" poniendo toda su alma en el decir del verso y con una técnica magnífica, con una mímica discreta y con una modulación estupenda. Vargas metió al público en el vals de Carlos Espinosa de los Monteros, no sólo en los oídos, sino en el alma". Esa noche Agustín Lara se acercó a Pedro Vargas y le preguntó si quería ser su intérprete oficial. Un poco sorprendido por tan enjundiosa oferta, amén del reconocimiento en ella contenido, sólo acertó a contestar entrecortadamente y tratando de esconder un poco su tartamudez, “muy agradecido, muy agradecido, muy agradecido”, según recuerda Canseco, quien estaba dentro del mismo grupo. Vargas recuerda en sus memorias que se expresó de esa forma porque vivía un momento de emoción muy grande, giraban en su cabeza múltiples sentimientos e infinidad de circunstancias se le agolparon de repente.
El primer tema que Lara entregó a Pedro Vargas fue “Mujer”, que por alguna razón sentimental -quizá porque fuera la primera canción que le entregó su compadre Agustín Lara-, fue siempre el bolero favorito de Pedro Vargas y que ya hemos comentado que Lara compuso cuando estaba viviendo con Angelina Bruschetta. De igual modo - y compuesta por Lara en la misma época en que estuvo con Angelina- es el bolero "Rosa" cuya inspiración no surge del ambiente bohemio y de prostíbulo que se le atribuye a Lara, sino que la Propia Angelina explica que Agustín se inspiró en ella al ver una rosa colocada junto al retrato de su madre, que siempre presidía entonces el armario comodín del dormitorio de la pareja.

Mi vida, triste jardín
tuvo el encanto de tus perfumes
y tu carmín.
Brotaste de la ilusión
y perfumaste con tus recuerdos
mi corazón.

Rosa deslumbrante,
divina rosa que encendió mi amor
eres en mi vida
remedo de la herida
que otro amor dejó.

Rosa palpitante
que en un instante mi alma cautivó.
Rosa, la más hermosa,
la primorosa flor
que mi ser perfumó.

En 1931, la actividad de Agustín Lara se hizo más intensa, pues debía compaginar una creciente demanda de su presencia en locales de música, su programa "La hora de Agustín Lara" en la radio XEW, con la novedosa demanda de las compañías de cine que le proponían componer canciones para diversas películas (más tarde le propusieron que actuase también), la primera de ellas en ese año de 1931: Santa, dirigida por Antonio Moreno y considerada la primera película del cine sonoro mejicano (en realidad la primera película sonora se filmó un año antes: "Mas fuerte que el deber" por Rafael Sevilla, pero filmada sin sonido y al momento de proyectarse eran sincronizadas con discos Vitaphone que contenían la pista sonora). Aqui tienen ustedes un fragmento de la película:

"Santa", está inspirada en la novela de Federico Gamboa: Santa (Lupita Tovar) es una mujer humilde y de una belleza inusual que vive en Chimalistac, un poblado al sur y a las afueras de la Ciudad de México de los años 1930s. Su gran belleza hace que los hombres se fijen en ella, y así ocurre con Marcelino (Donald Reed), un soldado que la engaña y después la abandona. Santa se encuentra sola, pues debido a las tropelías de Marcelino su familia la rechaza y es expulsada de Chimalistac. Para sobrevivir Santa se ve obligada a emplearse en un prostíbulo, hecho que la convertirá en una mujer cínica y desgraciada. En el burdel, Santa se encuentra inmersa en un triángulo amoroso, ya que está enamorada del torero Jarameño (Juan José Martínez Casado) quien la desprecia, pero es además amada secretamente por el pianista ciego del lugar, Hipólito (Carlos Orellana).
Les ofrecemos a Agsutín Lara interpretando en directo (disculpamos por ello su deficiente sonido, en el que aparece la preciosísima imagen de Ester Fernández, actriz considerada junto con Lupe Vélez y Andrea Palma una de las grandes divas del cine mexicano de la década de 1930)

En la eterna noche, de mi desconsuelo
Tu has sido la estrella, que alumbro mi cielo
Y yo he adivinado, tu rara hermosura
Y has iluminado, toda mi negrura

Santa, santa mía,
Mujer, que brilla, en mi existencia
Santa, se mi guía
En el triste calvario del vivir

Aparta, de mi senda, todas las espinas
Calienta, con tus besos, mi desilusión
Santa, santa mía
Alumbra con tu luz, mi corazón

Desde 1931, el éxito de la emisora XEW resulta espectacular, tanto el programa "La Hora Azul" con su fantástico elenco de cantantes liderado por Emilio Tuero, como el programa "La hora de Agustín Lara", en la que el jarocho iba presentando y estrenando boleros que se hicieron inolvidables. Movido por su éxito, Agustín Lara le pidió a Emilio Azcárraga Vidaurreta, dueño visionario de la emisora y la cadena más importante de México las siguientes condiciones:
"Un estudio exclusivo totalmente privado confortable para mis visitas, piano negro de cola bien afinado, un mantón de Manila de adorno para colocar sobre él un florero con rosas frescas todos los días y una botella de coñac Martell Cordon Blue".
Como principal invitado de su programa de radio, Agustín Lara contó con la voz de Pedro Vargas, quien estrenó con él muchas canciones, pues era la intención de Lara estrenar una diaria, cosa que conseguía casi todos los días. De este modo, cuenta Pedro Vargas que Lara sólo le permitía leer la letra de cada canción por dos veces y a la tercera ya debía cantarla de memoria.

En 1932 Lara coincidió en una fiesta privada con Toña la Negra, que ya llevaba dos años trabajando en Méjico (debutó el 16 de julio de 1929 en el cabaret El Retiro bajo el apodo de "la Peregrino" - que era el apellido de su madre-), y que aquel mismo año de 1932 la conoció don Emilio Azcárraga Vidaurreta, dueño de la XEW quien junto con Enrique Contel, la rebautizaron como "Toña la negra" (que era como le llamaban sus amigos), ofreciéndole un contrato en la radio en el programa "La hora azul" de De Lille y Emilio Tuero). María Antonia, "Toña la Negra", jarocha como Lara, estaba predestinada a conocer al maestro y si bien no coincidieron en la radio donde ambos trabajaban, si o hicieron en una fiesta y de inmediato se estableció entre ambos una estrechísima relación. Lara describe así el día en que la encontró:
"En 1932 conocí a una cantante desconocida. Abrir ella la boca y abrirla yo también, pasmado, fue todo uno. Cuando la oí cantar en una fiesta privada me levanté de un salto. Pero ¿Quién es usted…? ¿De dónde ha salido?“ Le pregunté intrigado por su voz maravillosa”.“Nadie, soy nadie señor Lara” —me contestó. Mis amigos me dicen Toña la Negra y soy de Veracruz”. Quedé tan impresionado con ella que la invité a comer al día siguiente. Una nueva musa había llegado a mi vida. Para Toña la Negra escribí mi canción "Lamento Jarocho".

Canto a la raza, raza Jarocha,
Raza de bronce, que el sol quemo
A los que sufren, a los que lloran
A los que esperan, les canto yo

Alma de jarocha que nació morena
Talle que se mueve con vaivén de hamaca
Carne perfumada con besos de arena
Tardes que semejan paisajes de laca
Boca donde tiembla la queja, doliente
De una raza entera llena de amarguras
Alma de jarocha que nació valiente
Para sufrir todas sus desventuras
Para sufrir todas sus desventuras

La mutua fascinación musical de Lara y Toña la Negra les llevó a participar juntos en una revista musical en el Teatro Esperanza en diciembre de ese año de 1932 con tanto éxito que debieron prolongar sus presentaciones por mucho tiempo. En esa revista, el dúo Lara y Toña "La negra" popularizó temas como el nombrado "Lamento Jarocho", la composición "Veracruz" que hemos referido, así como "Noche criolla (que también las cantaban entonces en "la hora de Agustín Lara" en la emisora XEW de Méjico). Sobre todo, el éxito de Toña la Negra fue el bolero "enamorada" de Agustín Lara, que constituyó el primer gran éxito de la cantante jarocha.

La palidez de una magnolia invade
tu rostro de mujer atormentada
y en tus divinos ojos verde jade
se adivina que estas enamorada

Dime si tu boca diminuto panal
chiquito coral es para mí
habla de tu pena dime que tu dolor
es solo desamor y frenesí

Sueño con el beso que te cautivara
rompiendo el bacarat de tu tristeza
enamorada de lo imposible
rosa que se marchito

Toña la Negra por su parte situó el primer encuentro con Agustín Lara un par de años antes, en 1931, y asegura que fue su hermano Manuel (el famoso Negro Peregrino), quien la presentó con Lara con ocasión de un homenaje que se rendiría a beneficio del Maestro, quien ya era famoso, según ella, pero andaba escaso de fondos por aquellos días. Si se tiene constancia que Toña se presentó en público en el Teatro Excelsior, de Juan Bautista Briz y de igual modo, es innegable que Toña la negra y Agustín Lara hicieron uno de los dúos más espectaculares de la historia del Bolero. (grabación posterior de "palabras de mujer" con Toña la negra)

Palabras de mujer
que yo escuché cerca de ti,
junto de ti, muy quedo,
tan quedo como nunca.
Las quiera repetir
para que tú igual que ayer
las digas sollozando,
palabras de mujer.

Aunque no quieras tú
ni quiera yo, lo quiere Dios
y hasta la eternidad
te seguirá mi amor.

Como una sombra iré,
perfumaré tú inspiración
y junto a ti estaré
también en dolor.

Aunque no quieras tú
ni quiera yo, lo quiere Dios
y hasta la eternidad
te seguirá mi amor.

Hasta en tus besos me hallarás
hasta en el agua y en el sol
aunque no quieras tú
aunque no quiera yo.

(Nota: quizá el mejor interprete de este bolero anterior ha sido Alfredo Sadel)

En 1933 se recogen alguna anécdota del pianista que indica que seguía siendo asiduo de casas de "señoritas" y en concreto a la casa de citas "Las Mejicanitas", que abrieran en ese año de 1933 la estrella del espectáculo Ruth Delorche y Graciela Olmos (a quien todos conocían como "La bandida"). Este lugar le proporcionó a Lara numerosos contactos importantes, ya que tanto Graciela Olmos como Delorche estaban muy bien relacionadas (Delorche era amante por entonces del general Plutarco Elías Calles), pues por su asiduidad - ya que Agustín Lara era muy amigo de "La bandida" y estaba siempre invitado-, con frecuencia subía al escenario a tocar el piano por puro placer, de modo que por el local pasaban muchos hombres que apreciaron su talento y le abrieron muchas puertas. La propia Graciela Olmos cuenta que la belleza de Delorche era tal que Agustín Lara, deslumbrado e inspirado, le compuso "Señora tentación".(Canta Pedro Vargas acompañado por Agustín Lara al piano)

Debo a tu mirada
El encanto de mi fantasía
A tu mirada
El dolor y la melancolía.

Quiero decirte
Mi trivial canción
Quiero cantarte
Señora Tentación.

Señora Tentación
De frívolo mirar
De boca deliciosa
Ansiosa de besar.

Mujer hecha de miel
Y rosas de botón
Mujer encantadora
Señora Tentación.

Romántica mujer
Si fueras mi expiación
Quisiera tu sonrisa
Ceniza de ilusión.

Quisiera el sortilegio
De tus lindos ojazos
Y el nudo de tus brazos
Señora Tentación.

Estrella Newman, en su biografía de "la Bandida" cuenta que: "Desde luego lo que más se conoce de la casa de La Bandida... es la maravillosa legión de compositores, músicos y cantantes que ahí trabajaron para luego, gracias a su talento y a veces a las medidas radicales de la Olmos, saltar a la fama. Compositores geniales como Agustín Lara, su amigo de siempre, no empleado, o Álvaro Carrillo, a quien yo llevé -precisa Newman-, o José Alfredo Jiménez, otro amigo entrañable; tríos espléndidos como Los Tres Ases, Los Panchos, Los Diamantes; intérpretes de lujo, como Marco Antonio Muñiz, Pepe Jara, Miguel Aceves Mejía, Carlos Lico, Benny Moré, a quien le encantaba ir a beber y a cantarles a las muchachas, Cuco Sánchez o Javier Solís. Renombrados actores y cómicos, pelotaris, tahúres, galleros y propietarios de caballos de carrera, eran sus amigos y clientes, así como Diego Rivera y Pablo Neruda. Y claro, figurones del toreo de esa época, como "El Soldado", hermano espiritual de Graciela, Silverio, Garza y Manolete, que no era místico delante de las mujeres, sino pundonoroso delante de los toros". (Canta Lara acompañándose del piano el bolero "pervertida")

He sentido la espina, de tus rencores
Pagando así la deuda, de mis amores
He sentido la espina, de verte ajena
A ti, que me juraste, ser siempre buena
A ti, mujer ingrata,
Pervertida mujer, a quien adoro
A ti, prenda del alma,
Por quien tanto he sufrido y tanto lloro
A ti, consagro toda mi existencia,
La flor de la maldad y la inocencia
Es para ti mujer, toda mi vida
Te quiero, aunque te llamen, pervertida

Agustín visitó durante muchos años el local "Las Mejicanitas", donde conocería varios años después a uno de sus grandes amores: Raquel Díaz de León, una bella joven tapatía de familia conservadora que terminó trabajando en la casa de citas de La Bandida. (Canta Agustín Lara con su orquesta)

Cada noche un amor,
distinto amanecer, diferente visión.
cada noche un amor, pero dentro de mi ,solo
tu amor quedó
oye te digo en secreto que te amo de veras,
que sigo de cerca tus pasos aun que
tu no quieras,
que siento tu vida por más que te alejes de mi
que nada ni nadie ara que me olvide de ti,
oye te digo en secreto que te amo de veras que
sigo de cerca tus pasos aunque
tu no quieras
que siento tu vida por más que te alejes de mi
que nada ni nadie hará que mi pecho se olvide de ti
oye te digo de veras que sigo tus pasos de cerca
aunque tu no quieras que nada ni nadie ara que
mi pecho se olvide de ti...
que nada ni nadie hará que mi pecho se olvide de ti.

En 1934 Lara hizo una gira en Méjico con su orquesta de solistas, donde Toña La Negra era la voz principal, que le llevó, entre otros lugares, a Guadalajara, donde en el Bellísimo Teatro Degollado estrenó "Cuerdas de mi Guitarra", que formaría parte de su vasta "suite española".En este caso, les ofrecemos la voz de Ricardo Armengod, mejicano hijo de españoles de Barcelona emigrados a Méjico, llamado entonces el "Chansonier de moda", cultivador de un estilo singular a partir de 1929, en que dió a conocer los primeros boleros de Joaquín Pardavé, Agustín Lara y Luis Arcaráz. Sus afortunadas incursiones en el cine nacional a partir de 1935 se distinguieron en filmes que llevan el nombre de boleros: "Aquellos ojos verdes", "La última noche", "Pecadora", "La santa del barrio" y muchas más

Cuerdas de mi guitarra
que en dulces ayes
sonando van.
Lloren que cuando lloran
también mis ojos
llorando están.

Canta guitarrica de mi vida
que al oir tus dulces notas
muero de alegría.
Amor
de mi cielo andaluz
es la copla que canto yo
sol de mi cielo español
sangre brava en mi corazón
Canta guitarra por mi
por mi raza cañí
canta tu.
Tu, tu si sabes cantar
tu si sabes llorar por mi.

Ese mismo año de 1934 Agustín Lara realiza su primer viaje a Cuba, acompañado por Pedro Vargas y Ana María Fernández, invitado por Crusellas y por el santanderino Gaspar Pumarejo, en el que se cuenta el encuentro del pianista con la recientemente fallecida en 2003 Xiomara Fernández, que entonces era un bellezón de 18 años, pero ella se resiste a sus promesas de matrimonio y fama. Así lo cuenta la propio Xiomara Alfaro:
"Todavía los jóvenes de la época recuerdan la presentación que me hizo Gaspar Pumarejo: Treinta minutos frente al micrófono y junto al cofre musical de Agustín Lara. Agustín estaba caminando por los pasillos de CMQ con Pumarejo, que era el locutor de Crusellas y le preguntó -¿de quién es esa voz?- y Pumarejo le dijo - bueno de una actriz nuestra, Xiomara Fernández-. Me gustaría que me la presentaras. Pumarejo me buscó me llevó donde estaba Agustín en un estudio. Entonces él me preguntó si yo cantaba. Yo le dije que no –no me cantaría un pedacito de cualquier canción -. Yo no era cantante, ni cantaba, ni nada de eso. Yo ni me acuerdo lo que canté. Le canté un pedacito. –Me dijo: Bueno si yo le hago una canción y le monto una canción, usted la cantaría -. Dije yo no me atrevo como voy a cantar una canción con Agustín Lara, tan famoso en aquel entonces y que lo sigue siendo porque sus canciones no se olvidan". Accedí, me comprometí y entonces él hizo la canción "Cuando me miraste tú", me la montó, debuté con ella en el Teatro Nacional, hoy García Lorca, en ese teatro la canté, canté en Matanzas y en Pinar del Río. Tuve ese atrevimiento, acompañada al piano por Lara, todavía recuerdo la letra:"
Toda la gloria fue mía
cuando me miraste tú
se quedó sin luz el día
todo se quedó sin luz
y empezó la vida mía
cuando me miraste tú
Ahora ya no me miras
qué le vamos a hacer
nadie podrá mirarme ni consolarme en mi padecer
ahora ya no me miras
te ha cegado el rencor
quién sabe si otra vida
con tu mirada se iluminó.

Además de componerle canciones, Agustín Lara se llegó a enamorar de la jovencísima Xiomara, que fue el Sueño guajiro de Agustín Lara. Así lo relata la propia habanera: " Cuando fuimos a Matanzas Agustín Lara se enamora de mí. Y estando sentada en el muro ese del Valle del Yumurí y él a mis pies, le hizo un poema a mis manos, a mi boca. Después cuando llegó aquí a la Habana hizo una canción que se llamó Sueño guajiro. Esa la cantó más tarde un famoso cantante, Javier Solís, yo tengo por ahí la grabación de ese cantante famoso, que es a la única persona que se la he oído cantar".

Sueño guajiro
Duerme bajo la sombra del platanar,
sueña con esa noche plenilunar.
Embriágate con esta luz
aroma de carabalí,
y piensa en un amor que nazca en Veracruz
y muera en Yumurí.

Soñar mi reina del palmar
que dulce bienestar
que blanda sensación.

Soñar muy cerquita del mar
y con su espuma salpicar
nuestra canción.

Hacer con tu mejor vaivén
un canto caibarién que te hable de mi penar.
Morena linda que inspiró este son
guajira que robó mi corazón.

Morena linda que inspiró este son
guajira que robó mi corazón.

Añade Xiomara: "Él ofreció casarse conmigo, pero yo le dije que no, que yo no estaba enamorada, que como amigo lo admiraba, como compositor...Él me pagaba el viaje a México con un familiar mío, mi mamá o mi hermana, quien fuera, para él hacerme cancionera allá en México, pero yo no acepté. Yo en aquel momento también no valoré lo que representaba eso de que Agustín Lara me acompañara al piano, y yo que no era nadie. Yo lo valoro hoy en día. Pero en aquel momento yo no le di importancia a que él me acompañara y yo cantara en el Teatro Nacional, tu sabes lo que es cantar en el Teatro Nacional yo que no era cantante." Entre otros temas de Lara, estaba este "Ojos Cubanos":
Hay en ese mirar la mágica luz
De la madrugada, hay un amanecer,
Beso de mujer, en una mirada.
Hay la suave inquietud y la excelsitud
Que tiene el olvido; hay esa brevedad,
Mezcla de ansiedad, que tiene un latido.
Ojos de tentación, que miran sin mirar;
Ojos como la noche, llenos de intensidad;
Ojos donde se asoma la infinita ternura
De una mujer morena, que es el alma de Cuba.
Hemos de decir que años más tarde, Xiomara Alfaro se convirtió en una de las máximas defensora del bolero de lara en Cuba, grabando varios temas del "flaco de oro", como este bolero "cenizas" de Agustín Lara que cantó acompañada por la Orquesta Hermanos Castro y grabada en Radio Progreso el 24 de Julio de 1956.


Después de tanto soportar la pena de sentir tu olvido
después que todo te lo dio mi pobre corazón herido
has vuelto a verme para que yo sepa de tu desventura
por la amargura de un amor igual al que me diste tu.
Ya no podre ni perdonar ni darte lo que tu me diste
has de saber que en un cariño muerto no existe rencor
y si pretendes remover las ruinas que tu misma hiciste
solo cenizas quedaran de todo lo que fue mi amor.
Después de tanto soportar la pena de sentir tu olvido
después que todo te lo dio mi pobre corazón herido
has vuelto a verme para que yo sepa de tu desventura
por la amargura de un amor igual al que me diste tu.
Ya no podre ni perdonar ni darte lo que tu me diste
has de saber que en un cariño muerto no existe rencor
y si pretendes remover las ruinas que tu misma hiciste
solo cenizas quedaran de todo lo que fue mi amor.
Basándonos en la enorme atracción que tuvo Xiomara Alfaro, reproducimos aqui una grabación muy posterior de Lara en Cuba, concretamente en el "Tropicana" perteneciente a la película del mismo título que rodó en 1956)

En este su primer viaje a Cuba, el santanderino Gaspar Pumarejo le presentó, además de a Xiomara Alfaro, a varios músicos cubanos como Ernesto Lecuona, Sindo Garay y Bola de Nieve (Ignacio Villa), con los que Agustín Lara y Pedro Vargas mantuvieron una larga y estrecha relación, y de los que el compositor recibió una innegable influencia. Lara compone varios temas de inspiración cubana como "Habana", "palmera" y esta "Copla guajira":

Una vez robe un lucero de lo alto del Monte Blanco
Una vez robe un lucero de lo alto del Monte Blanco
Se lo regale a la noche para enriquecer su manto
Se lo regale a la noche para enriquecer su manto

Otra vez robe a los lagos la claridad de sus aguas
Otra vez robe a los lagos la claridad de sus aguas
Se la regale a tus ojos, pero tú no me mirabas
Se la regale a tus ojos, pero tú no me mirabas

Canta guitarra hechicera, canta la copla Guajira
Canta guitarra hechicera, canta la copla Guajira
Siempre que me hablas de amores, me cuentas una mentira
Siempre que me hablas de amores, me cuentas una mentira
Canta guitarra hechicera, canta guitarra Guajira

Sin embargo, esa primera visita de Lara a Cuba coincide por desgracia con la huelga iniciada el 4 de agosto de 1934 (inicialmente en La Habana en establecimientos de ultramarinos, tahonas, lecherías y otros establecimientos de artículos comestibles, y después se extendió a los linotipistas, no publicándose ningún periódico, y finalmente a Matanzas, Cárdenas, Pinar del Río y otras poblaciones) que obligó al presidente Machado a regresar de su veraneo, ordenando al ejército tomar los sitios estratégicos y los edificios públicos. Esta situación inquietante para los muchos españoles residentes en Cuba, obligan al embajador de España a visitar a las autoridades cubanas para protestar enérgicamente por los atropellos que se cometen con los súbditos españoles y por la muerte de un obrero panadero identificado como Rafael Valdés, natural de Santander. En estas circunstancias de tanto revuelo político, Lara debe abandonar precipitadamente la isla.

Piénsalo bien mulata
piénsalo bien.
mira que mi alma se
atormenta sin tu amor,
mira que sufro, mira como lloro,
mira que solamente Dios
sabe lo que sufro yo.

Di que tus rosales
florecieron para mí,
dame la sonrisa que dibuja
la esperanza
dime que no te perdí,
dame el sosiego del alma.

Ven que mi cabaña con la
luna pintaré
contando las horas de la
noche esperaré
piensa mujer que te quiero
de veras,
piénsalo bien, piénsalo bien.

Lara Retoma sus programa "La hora íntima de Agustín Lara" tras su breve periplo por Cuba, con temas de clarísima inspiración cubana, estrenando junto a Toña La Negra muchos de sus grandes éxitos como "Oración Caribe", "La clave azul" y "La cumbancha".

Oración Caribe...
que sabe implorar.
Canto de los negros,
Oración del mar...

Piedad...
piedad para el que sufre,
piedad...
piedad para el que llora.

Un poco de calor
en nuestras vidas
y un poquito de luz
en nuestra aurora.

Piedad...
piedad para el que sufre,
piedad para el que llora.

Un poco de calor
en nuestras vidas
y un poquito de amor
en nuestra aurora

Piedad...
piedad para el que sufre,
piedad...
piedad para el que llora.

Un poco de calor
en nuestras vidas
y un poquito de luz
en nuestra aurora.

Piedad...
piedad para el que sufre,
piedad para el que llora.

Un poco de calor
en nuestras vidas
y un poquito de amor
en nuestra aurora.
La Cumbancha tiene ese sabor cubano que se trajo Agustín Lara de su reciente viaje a la isla y constituyó otro gran éxito en la voz de Toña La Negra, que sirvió de referente a otros cantantes de bolero posteriores, como es el caso de Javier Solís, quien la graba en su memorable disco antológico en 1960 dedicado a Agustín Lara, a Grever y a Baena). Canta Agustín Lara acompañado por su orquesta.

Oiga usted, cómo suena la clave
Mire usted, como suena el bongo
Dígame, si las maracas tienen,
El ritmo que nos mueve el corazón

Oiga usted, como suena la clave
Mire usted, como suena el bongo
Dígame, si las maracas tienen,
El ritmo que nos mueve el corazón

Ultima carcajada de la Cumbancha
Llévale tus tristezas y mis cantares
Tú que sabes reír, tú que sabes soñar
Tú que puedes decir como tengo el alma de tanto amar

Ultima carcajada de la Cumbancha
Llévale tus tristezas y mis cantares
Tú que sabes reír, tú que sabes soñar
Tú que puedes decir como tengo el alma de tanto amar

Ultima carcajada de la Cumbancha
Llévale tus tristezas y mis cantares
Tú que sabes reír, tú que sabes soñar
Tú que puedes decir como tengo el alma de tanto amar

Otro gran éxito de Toña la Negra en "la hora íntima de Agustín Lara" fue "noche criolla", que reflejaba no sólo el ambiente caribeño que influyó en Lara en su viaje a Cuba, sino el porpio sentimiento jalocho que unía a ambos en al costa de Veracruz, uno de los primeros puertos a los que llegó el bolero desde La Habana en 1907. En este caso les ofrecemos una grabación de la misma Toña La Negra realizada en 1959.



Noche tibia y callada de Veracruz
Cuento de pescadores, que arrulla el mar
Vibración de cocullos que con su luz
Borda de lentejuelas la oscuridad
Borda, de lentejuelas, la oscuridad

Noche tropical, lánguida y sensual
Noche que se desmaya sobre la arena
Mientras canta la playa su inútil pena
Noche, tropical, cielo de tisú

Tienes la sombra de una mirada criolla
Noche de Veracruz, noche de Veracruz

Vibración de cocullos que con su luz
Borda de lentejuelas la oscuridad
Borda, de lentejuelas, la oscuridad


La "Clave azul" fue una composición de Agustín Lara estrenada en "La hora de Agustín Lara" en la voz de Toña la Negra también fue un gran éxito. Se ha comentado que está dedicada al humo de la marihuana, sustancia que Lara utilizaba. En una ocasión, un periodista le preguntó: "Maestro Lara, ¿es cierto que usted fuma marihuana?" y entonces él responde haciendo un "porro" (un cigarrilo de tabaco y marihuana), y entregándoselo al periodista, le dice, "escribe una canción. Yo creo que hay que usar la droga como un vehículo, que hay que saber usarla para lo que es, es para construir, no para destruir".... (Incluimos la versión de Javier Solís de 1960)

Ya se va la clave azul
se va el sol de Marabú.
Ya se va, no volverá
jamás, pero jamás la clave azul.

Ya se va la clave azul,
se va el sol de Marabú.
Ya se va, no volverá
jamás, pero jamás la clave azul.

Yo te dejo mi canción arrulladora
y me llevo tu mirar de gran señora.
Tu mirada fascinante y misteriosa
a través del antifaz color de rosa.

Si recoges el rumor de mis querellas
temblarán en nuestro idilio las estrellas.
Mis alondras a tu voz despertarán
y mis noches de dolor con tus ojos se iluminarán.

Ya se va la clave azul
se va el sol de Marabú.
Ya se va la clave azul
se va el sol de Marabú.

Se va la clave azul,
se va la clave azul.

Ya se va la clave azul
se va el sol de Marabú.
No estaría completa la referencia a esta época inicial de Lara en al XEW mejicana sin hacer referencia a Juan Arvizu, quien fue el primer cantante en interpretar a Lara en la historia y que también cantçó numeroso temas del "flaco de oro" en el programa "la hora íntima de Agustín Lara". Aqui le tienen en el bolero de Lara "El último beso" tal y como sonaba desde la emisora XEW

Dejaste en mi vida,
la huella de un beso.
De un beso que nunca te devolvere.

Dejaste la marca,
del ultimo beso.
Tus labios ajenos jamas besare.

Yo te di mi vida,
yo te di mi sangre,
Mi sangre de Criollo la sacrifique

Tu encambio dejaste,
la huella de un beso,
De un beso que nunca te devolvere

En esa época, Lara se convirtió en descubridor de grandes intérpretes, como Elvira Ríos, de quien existe una anécdota sobre cómo llegó a cantar la mayoría de los temas de Lara: el músico fue llevado por unos amigos a escucharla cuando ella era una desconocida que trabajaba en un café nocturno de la Ciudad de México, y al oír la gran imitación que ella era capaz de hacer de él (con su profunda voz de contralto), la invitó para el día siguiente a su casa bajo la promesa de que su suerte cambiaría para siempre y de que se convertiría en una estrella del espectáculo (Canta el bolero "santa" compuesto en 1930 por Lara)

Más tarde,en 1939 Elvira Ríos participó en la célebre película de John Ford "La diligencia", protagonizada por John Wayne, donde cantaba con su voz grave el tema "en mi soledad"


Les dejamos con Mari Aberto Rodríguez, Ana María Fernández y Leticia Julián, en un programa de 1927 de "La hora íntima de Agustín Lara", que comenta con Ana María intérpretes como Juan Arvizu y Pedro Vargas.. recuerda a Pedro de Lille y Chucho Grañas... podemos escuchar el modo en que se expresaba Lara. Esperamos que les guste este vídeo arrebatado de varios trozos de programas.... pueden escuchar a Toña la Negra cantando "Lágrimas de sangre", y a Ana María Fernández cantando "Ven acá"

Con lágrimas de sangre
pude escribir la historia
de este amor sacrosanto
que tú hiciste nacer.

Con lágrimas de sangre
pude comprar la gloria
y convertirla en versos
y ponerla a tus pies,
y convertirla en versos
y ponerla a tus pies.

Yo que tuve tus manos
y tu boca y tu pelo
y la blanca tibieza
que derramaste en mí;
hoy me desgarro el alma
como una fiera en celo
y no sé lo que quiero
porque te quiero a ti.
Y no sé lo que quiero
porque te quiero a ti.

(Ven Acá)
Si volviera a encontrarte
no sé qué te diría.
Tal vez en un instante
todo se olvidaría.
Si volviera a encontrarte,
no sé qué te diría.
Te diría:
Ven acá,
que de rodillas te estoy pidiendo
ven, ven acá;
otra vez,
quiero en tus ojos,
en esos ojos poderme ver.
Ven acá, a devolverme todos los besos
que yo te di.
Tu recuerdo me hace llorar
cuando pienso que te perdí.
Ven acá,
que aunque tú seas de todo el mundo
yo soy de ti.


En la siguiente anécdota cuenta cómo Lara vedió al director de la XEW su bolero "imposible" por cuarenta pesos un viernes de dolores....Pueden ustedes apreciar la voz de Lara, contando anécdotas sobre esta época, poemas, retazos de canciones... en fin: pedazos de historia del libro del bolero que "el flaco de oro" escribió primorosamente.... desglosa para ustedes el "músico y poeta" ( como lo bautizó el locutor de la XEW Pedro de Lille), e interpreta boleros como "hastío" que nos hace entrever la sutilidad de las imágenes poéticas que dominaba Lara... Ana María Fernández nos hace una réplica con el bolero "ausencia"

Como un abanicar de pavos reales
en el jardín azul de tu extravío,
con trémulas angustias musicales,
se asoma a tus pupilas el hastío.
Es que quieren volver
tus amores de ayer a inquietarte,
y me quieren robar
el divino placer de adorarte.
Es que quieres vivir
y volver a sentir tus desvelos.
es que mata tu amor,
poco a poco el dolor y los celos.
Has perdido la fe
y te has vuelto medrosa y cobarde,
el hastío es pavo real
que se aburre de luz en la tarde.
Si una vez se asomó
que no vuelva a tener la osadía,
de manchar la esmeralda de tus ojos, vida mía.

(ausencia)

No se porque con la distancia
Todos mis pensamientos se agitan mas,
Sera tal vez la fragancia
Que dejan en el alma,
Que dejan en el alma,
las cosas que se van.

El corazon viajero y solitario
Se pregunta que extraño hechizo
Tiene la palabra'...recordar'...
Sera tal vez la fragancia
Que dejan en el alma,
Que dejan en el alma
Las cosas que se van'


¿De dónde obtenía Lara esta magnífica inspiración? En "La hora íntima de Agustín Lara" llegaba a estrenar un bolero diario... en el siguiente capítulo analizaremos algunas claves para entender el alma de pirata de este genio que se decía este rumbero y jalocho, nacido "trovador de veras".... ( letra de "Veracruz" que canta Toña la negra). Les ofrecemos el "link" o enlace para este siguiente capítulo: "la sublime inspiración del bolero"


http://tempodebolero.blogspot.com/2010/10/110-anos-sin-lara-3-la-sublime.html


Yo nací con la luna de plata
nací con alma de pirata,
he nacido rumbero y jarocho
trovador de veras,
y me fui lejos de veracruz.
veracruz, rinconcito
donde hacen su nido
las olas del mar
veracruz, rinconcito
de patria que sabe sufrir y cantar
Veracruz, son tus noches
diluvio de estrellas, plamera y mujer.
veracruz, vibra en mi ser,
algún día hasta tus playas lejanas
tendré que volver...

110 años sin Lara (5): Agustín Lara y España

En un blog anterior hicimos referencia a las dos mujeres más importantes en la vida Agustín Lara: María Félix y Yolanda Santacruz "Yiyi". Contamos que "La Doña" se separó del "Flaco de Oro" y se vino a España a rodar algunas de su más exitosas películas, mientras Lara quedó junto a Yiyi, escribiendo entre otras obras, el pasodoble "Madrid" y revisando su antológica "Suite Española" en la ilusión de poder venir a la madre patria.

http://tempodebolero.blogspot.com/2010/10/110-anos-sin-lara-4-amores-de-bolero.html

Cumpliéndose 110 años del nacimiento de Agustín Lara, en este blog del bolero en España no podemos por menos que hacer una referencia a su paso por nuestro país, con el que siempre estuvo muy unido y en que dejó una impronta indeleble en el alma de carácter español y escribió páginas musicales que son ya parte de la idiosincrasia española. A este lado del Atlántico, la figura del genial compositor sigue venerándose y, especialmente en los corazones de los muhos aficionados al bolero, sigue germinando el rosal de pasión encarnada y el clavel de sangre encendida que dejó plantado en el alma española y que brota y florece con cada bolero del maestro que se canta, 110 años después de su nacimiento, en mil gargantas aqui en España, en su España a la que besó y llamó "Madre". (En la fotografía, Lara con vestido español)


En 1954 el Casino Español de la Ciudad de México organizó lo que sería el primer viaje de Lara a España, que el compositor realizó en compañía de Yiyi. Para el músico fue un viaje inolvidable y un reencuentro con sus raíces. Se cuenta que cuando llegó por primera vez a la capital de España, se arrodilló, besó la tierra y dijo: "¡Hola madre! ¿Cómo has estado?".
Veinte años antes Lara había compuesto las 31 canciones de sus "suites española" (entre 1931 y 1935) con canciones dedicadas a Valencia, a Murica, a Sevilla..., y diez años antes, su Schotis "Madrid". "granada" fue estrenada por Pedro Vargas en 1935, sus pasodobles eran interpretados en muchas plazas de toros... Lara era, definitiva entonces un ídolo en España. Sobre todo, en ese primer viaje pudo conocer a muchísimos productores, agentes y músicos, que en seguida le propusieron que volviera en un segundo viaje, con contratos de actuaciones y colaboraciones en películas. Lara volvió a Méjico con ilusión de trabajar en los proyectos que surgieron en su querida España. La noticia de esta primera visita de Lara a España pasó, sin embargo, apenas desapercibida para la prensa, pues estuvo auspiciada por la colonia republicana española de Méjico, que era la que dirigía el Casino Español que organizó el viaje. Sin embargo – y también gracias a ello-, Lara pudo disfrutar del ambiente madrileño intensamente, recorriendo los lugares de los que había leído tanto y empapándose de música y de su vida nocturna y sus paseos en esas tardecitas calladas, empapándose de los olores de Madrid.



Tardecita callada, que te bañas de luna
tardecita de amores que nunca olvidaré
tu serás en mi vida, como una ramo de flores
como esas bocas lindas que nunca besaré
Tu serás en mi mente el recuerdo bendito
de algo tan inefable que nunca olvidaré
tardecita de amore y de ensueño infinito
tardecita de olores que nunca olvidaré


Sin embargo, poco duró la estabilidad en el hogar de Lara: meses después de regresar de España junto a Lara, Yolanda Santacruz decidió marcharse, sin avisar a principios de 1956. En sus memorias, Yiyi asegura que una noche se acostó pero no pudo dormir, se pasó la noche llorando "es que hay ocasiones en que no sabes lo que quieres, pero si lo que no quieres. Pensando así, concluyó mi duda. No quería seguir con Agustín". Esos tres años de placidez, acabaron de este modo drástico para Agustín Lara, que se ve envuelto de nuevo en un frenesí noctámbulo y se dice que cayó en una depresión, según relata Ricardo Garibay, quien con motivo de la confección de un guión de cine que se fraguó dos años después en la película "la vida de Agustín Lara", el "Flaco" le contaba su vida todas las tardes, y le dijo entonces, cuando se veía sin Yiyi y tenía cincuenta y seis años:
"La vida es un suspiro, un suspiro.... y ya se lo llevó el carajo"
Este es uno de los muchos poemas dedicados a "Yiyi":

tú. la de los ojos tristes
casta israelita que al mirarme insistes
en ser el hada que mis sueños guía,
cual sulamita de ancestral poesía,
niña gentil...¡la de los ojos tristes!...
¿con qué ropaje del ayer te vistes?
¿habló contigo alguna vez maría?
¿viste a jesús de nazaret un día?
¿en cuál pasaje de la biblia existes?
david te cubre con su estrella santa,
y en sus cantares, salomón el grande
con su ternura paternal te canta...
déjame siempre, que tu luz demande
para que mi alma al besar tu planta,
al ver tus ojos...¡se levante y ande!...




En 1956, Lara continuó componiendo y colaborando en el cine, como en la película "tropicana" dirigida por Juan J. Ortega, quien la rueda en Cuba, en la que un inmenso Agustín Lara le canta "Señora Tentación" a la deliciosa Evangelina Elizondo cabecera del cartel junto al galán cubano Rafael Beltrand y Abel Salazar. Evangelina Elizondo ya había rodado con grandes estrellas de la canción, como Andy Russel en "Mi canción eres tu" y "viva la juventud", con Bobby Capó y Tito Guizar en "Música en la noche"(1955), y con Miguel Aceves y Alfredo Sadel en "Tu y la mentira" en ese mismo año 1956. Aqui tienen ustedes una versiónde Alejandro Algara, el último intérprete que acompañó a Lara, cuando cantó conél en España, cantando este tema "Señora tentación para la televisión años después, en 1964.



El encanto de mi fantasia
A tu mirada
El dolor y la melancolia.
Quiero decirte
Mi trivial cancion
Quiero cantarte
Señora Tentación.
Señora Tentación
De frivolo mirar
De boca deliciosa
Ansiosa de besar.
Mujer hecha de miel
Y rosas de botón
Mujer encantadora
Señora Tentación.
Romantica mujer
Si fueras mi expiacion
Quisiera tu sonrisa
Ceniza de ilusión.
Quisiera el sortilegio
De tus lindos ojazos
Y el nudo de tus brazos
Señora Tentación.


En 1956 volvió a España para cumplir los contratos que le ofrecieron en su primer viaje. Entonces, la figura española que polarizó toda la curiosidad de Lara hacia "lo español" fue Lola Flores (cuya carrera empezó a catapultarse en el Norte de España, donde Hidalgo, su representante, le consiguió en 1941 una gira por el norte de España, consiguiendo su primer éxito en el café Arrieta de Gijón, ganando ya doscientas pesetas diarias, donde introdujo la canción que le dio fama entonces: "El Lerele", del maestro Currito Monreal). Películas como "embrujo" y "la niña de la venta", junto a discos donde se la presentaba como "la reina de la canción popular española", la hicieron famosísima en Méjico, donde realizó varias galas, en una de las cuales, antes de 1956, conoció a Agustín Lara, quien se dice se inspiró en ella y su modo de cantar para componer varios temas de sabor español:


Yo fui la encantadora mariposa
Que vino a los jardines de tú vida
Yo fui la princesita candorosa
Que ilumino tu senda oscurecida
Yo fui de tus quereres la sultana
La divina mujer sensual y altiva
La emperatriz radiante y soberana
Que en tus redes de amor, quedo cautiva
Si tus besos pudiera lograr,
Que de mí se alejara el rencor
Nunca, nunca te podría olvidar
Aún muriendo cautiva de amor
Nunca, nunca te podría olvidar
Aún muriendo cautiva de amor


Lola Flores ya había intervenido en varias películas en Méjico, en especial "ay pena, penita pena" en 1953, junto a Luis Aguilar y Antonio Badu, donde hace una versión en flamenco del tema "tu solo tu" junto a estos dos fantásticos cantantes.


Desde la primera visita de Lara, se comenzó a escribir la trama de su primera película rodada en España, aprovechando así la fama de Lola Flores y del "flaco de oro", se ideó el tema de la película "Lola Torbellino" ese año de 1956 dirigida por René Cardona, según el cual La bailadora Lola conoce una noche al gran compositor mejicano Agustín Lara. Éste le propone viajar a Méjico donde le promete varias actuaciones. Lola decide marchar con él y hospedarse en su casa. Allí conocerá a Luis Aguilar de quién se enamorará. El propio Lara le dará su consentimiento de forma resignada, a pesar de estar también enamorado de ella. La película tuvo un gran éxito en España, donde se estrenó el 25 de Junio de 1956 en el cine "Capitol" de Madrid.Tres amores: Lara, Luis Aguilar y Lola Flores. En la película cuyo argumento, junto con la película anterior, desencadenó el comentario popular de que Lola tuvo un romance con Luis Aguilar.


La personalidad de Lola Flores inspiró a Lara el tema "La Faraona", que se incluyó de inmediato en la película que rodó Lola Flores en Méjico ese mismo año, y que se terminó de rodar en España, dirigida por René Cardona (Lara aparece en la película interpretando el piano en este tema, cantando en "Madrid" y en "Cada noche un amor"). En ella Lola representa a Soledad, la nieta desconocida de un conocido hombre de negocios mejicano, don Guillermo Prim Altamira (Joaquin Cordero), que al enterarse que sus sobrinos quieren su muerte, les deshereda y nombra como heredera a Soledad (Lola Flores) que había sido criada por gitanos. En esta película,el propio Lara interpreta su tema "Madrid" junto a Lola Flores:



Era una mocita, no sabia del mundo
Tenia dos ojazos'...pero nada mas'...
No miraba a nadie porque ya era mia,
Tan mia como el cielo que me hizo cantar.
Por aquel desprecio que yo regalaba
Alguien "La Faraona" me empezo a llamar,
Y yo no hice caso de aquella lisonja
Yo segui mis pasos sin mirar atras.
Pero un dia me enamore
Y se desbordo mi pena,
Y se volvio llanto y sangre
Toda mi carne morena.
Desde entonces lo jure
La "Faraona" se divierte
Y "Faraona" seguire
En la vida y en la muerte.
Por aquella risa de mis castañuelas
Por mis taconcitos hechos de cristal,
Por la sangre mora que corre en mis venas,
Yo puedo jurarlo, todo me da igual.
Todos los piropos, todos los requiebros,
Eran un lenguaje pa'' mi familiar,
Despreciando rangos, joyas y dinero,
Yo segui mis pasos sin mirar atras.




A finales de 1956 y principios de 1957, Agustín Lara vuelve a rodar con Luis Aguilar y su compadre Pedro Vargas, la película "Los tres bohemios" dirigida por Miguel Morayta y con la participación de Lorena Velazquez, Delia Magaña Emma Roldán, Lina Salome y Sara Gabriela Miranda. En la película, destacan valses como este "Reina" y "ayer"



Reina, mi reina, tu mejor diadema está en tus cabellos que la brisa peina
Reina bonita, los duendes robaron sus perlas mejores para tu boquita
oye, señora tus ojos me matan, su brillo fascina, su lumbre devora
reina, preciosa quiero que me incendie, quiero que me mate tu mirar de diosa




ayer me maldecías, ayer me condenabas
y al correr de los días, poco a poco me amabas
ahora me quieres mucho,yo te quiero también
y sin embargo lucho porque nunca nos dejemos de querer.


El mismo guionista, Alfredo Salazar, elabora el argumento de la siguiente película en la quie colabora Lara, en 1958, titulada "Bolero inmortal", "Bolero Inmortal" dirigida por Rafael Portillo (que había rodado el año anterior la película "Ferias De Mexico" con Fernando Fernández, German 'tin Tan' Valdes, Rodolfo Landa, Roberto G. Rivera, Jose Alfredo Jimenez, Maria Antonieta Pons, Cuco Sanchez y Marcelo Chavez) y que contó con la actuación de Julián De Meriche, Ramón Gay, Rodolfo Landa, Roberto G. Rivera, Elvira Quintana (nacida en Montijo, Badajoz, España), Guillermina Tellez, Eva Garza y Renata Dumont. Sobre todo, en esta película se cuenta con muchas colaboraciones de grandes boleristas, como Consuelo Velázquez, Pedro Vargas, Fernando Fernández, Bobby Capó, Toña "La Negra" o "los tres Caballeros" que interpretan "El reloj", el gran éxito del recientemente fallecido Roberto Cantoral.


A finales de ese año, y principios de 1957, Lucho Gatica participa también cantando en la películas "Teatro del crimen" (de Fernando Cortés, un musical por el que desfilan, además de Lucho Gatica, Pedro Vargas (acompañado por Agustín Lara), Silvia Pinal, Luis Aguilar, Tin Tan y la propia Mari-Toña que se revienta un sabroso cha-cha-cha “Señor Juez”),
En 1959 realiza “La vida de Agustín Lara” dirigida por Alejandro Galindo que fomentaría su figura internacionalmente, sobre todo en España, donde su primera visita y el éxito de los recientes estrenos de sus películas (en especial las protagonizadas por Lola Flores) y la fama de sus boleros y composiciones, junto con la propia fama de su estilo de vida bohemio y su afición a los toros, había creado una grandísima expectación acerca de su vida.
En 1960, Lara es seleccionado como cantante estrella de Méjico, y como tal, interviene n en la formidable comedia americana “Pepe”, dirigida por George Sidney y protagonizada por Mario Moreno “Cantinflas” como un mozo de cuadras de un rancho mexicano, tan encariñado con uno de los caballos que cuando su jefe lo vende a un director de cine estadounidense, busca trabajo en Hollywood para estar cerca de su amigo equino. La película fue candidata a siete premios Óscar, pues en ella participaban numerosos cantantes, actores y músicos de la década, como Maurice Chevalier, Bing Crosby , Richard Conte , Bobby Darin, Sammy Davis Jr., Jimmy Durante, Zsa Zsa Gabor, Judy Garland, Greer Garson, Hedda Hopper, Joey Bishop, Ernie Kovacs, Peter Lawford, Janet Leigh, Jack Lemmon, Jay North, Kim Novak, André Previn, Donna Reed, Debbie Reynolds, Edward G. Robinson, César Romero, Frank Sinatra y Dean Martin. Para rodar la película, Estuvo una temporada en Hollywood y regresó para componer una opereta a la que llamó “El pájaro de oro”.
"No me dejes solo en el mundo nunca: me perdería. Tus manos tienen que guiarme por un sendero que yo desconozco ¿que te cuesta? no importa que ese sendero esté lleno de peligros: si voy contigo ese sendero estará lleno de sol"



Pon en mi triste vida, una gota de amor
una gota de fresa de tus labios en flor
pon en mi vida paria la sombra de tus ojos
y dehoja la salvia de tus cascos sonrojos
que nunca llegue la hora de los lirios
que nunca venga la desilusión
que nunca suene el último latido
en nuestro aventurero corazón
que nada empañe tu cielo pagano
que mi alma riegue flores en tu alatar
de las gotas de tu amor profano
sean el mejor licor para olvidar.


El realce de la figura de Agustín Lara en Hollywood, que asentó su ya gran fama en España, su apasionada defensa de “lo español” y el excelente sabor que dejó en su anterior visita a España a instancias del Casino Español de Méjico, propició que en 1964 el régimen del General Franco invitase formalmente a Agustín Lara a una visita que, lógicamente, tuvo enorme repercusión en la prensa, en la radio y en la incipiente televisión española. Lara acepta así la invitación a la visita a España y se deja agasajar por Franco —que declaró que Lara era un artista que le agradaba mucho, como le agardaba el cubano Antonio Machín, que ya en 1964 era todo un ídolo en España— que le nombra “Ciudadano Honorario de España”. La colonia española exiliada en Méjico, contraria al régimen franquista pues estaba formada por republicanos huídos por la guerra civil que aunque había terminado en 1939 mantenía una férrea animadversión hacia cualquier tesis de izquierdas, se sintió humillada, lo que le causó no pocos problemas a su vuelta a Méjico. Sin embrago, su paseo por el país, con la organización del gobierno de la dictadura de Franco, fue triunfal y Lara recibió homenajes y parabienes en todos los lugares que visitó.En Sevilla, Lara pudo ir a los toros y visitó también algunos de los lugares más antológicos, como "El patio", donde está tomada esta fotografía.

Por supuesto, también en Granada donde se le recibió y colmó con todos los honores, destacando el recibimiento que le hizo el Ayuntamiento de Granada, donde por Acuerdo del Pleno Extraordinario Municipal de 12 de junio de 1964, le nombró “Hijo Adoptivo”, le hospedó en el Hotel Alhambra Palace y le ofreció una recepción en el Carmen de los Mártires, siendo objeto de numerosos obsequios, entre ellos una caja de taracea que contenía tierra granadina y de una batuta con empuñadura de plata”.

Es en Madrid donde Lara encuentra una especialísima atención ( el ayuntamiento le puso un coche y chófer a su entera disposición). Allí tuvo la oportunidad de visitar sitios que hasta entonces sólo concía por referencias, como por ejemplo la cas-museo de Perico Chicote, que inmortalizó en su famoso Schotís "Madrid" y a quien vemos con el compositor en esta fotografía:

En ese viaje, ocurre una anécdota que cuenta Lucho Gatica (que en 1960 había grabado dos grandes discos con temas del maestro: “Mis primeros éxitos” y “Lucho y Lara”) y que opinaba que para él Lara es "El más grande. Agustín hacía todo. Él escribía boleros, pasodobles, él escribió 'La Suite Española' sin conocer España, escribió 'Granada', 'Solamente una vez'….” Pasó por Madrid. Yo estaba actuando en un lugar que se llamaba La Riviera. Y me fue a ver sin saber yo que él estaba esa noche ahí. Llega el dueño del lugar y me dice que acaba de llegar el maestro Lara. 'No me digas'. Salgo yo a cantar, canto seis canciones, paro a la orquesta y digo: 'Señores y señoras, esta noche para mí es un honor tener al hombre que hizo, sin conocer España, "La Suite Española", y canciones como 'Granada', mundialmente conocida. Quiero pedir un aplauso para este extraordinario compositor, el maestro Agustín Lara'. Y se pone de pie todo el mundo, dos mil y tantas personas, a aplaudirlo de pie a Agustín. Él, saludando como los toreros….".


En esta visita le acompañaba una jovencísima Rocío Durán, quien cuidaba de Agustín desde hacía varios años en Méjico, a raiz de que le diagnosticaran un efisema pulmonar. Rocío decía de Agustín Lara: " Yo para él fui su hija, él para mí fue mi padre, fue mi tío, mi hermano, fue todo, porque se hizo cargo de mí cuando tenía cinco años. Nadie me podía cuidar y me llevó a su casa y yo viví con él y María Félix hasta los siete. Después, con su siguiente mujer Clarita Martínez, hasta los nueve, y ya lo reencontré a los 17 años, cuando él estaba muy enfermo, lo cuidé y ya no salí de su casa jamás".



Es tu pie menudito, como un alfiletero
En cuya felpa rosa, prendí mi amor entero
Y tú pie chiquitito, tiene tal distinción
Que por eso yo quiero, dejar, a tus pies, mi corazón
Alfombra de rosas, quisiera pone a tus plantas
Regar tu sendero florido, de cosas muy santas
Amarte con fervor hasta la muerte,
Ser un príncipe azul, para quererte
Poner en tus noches divinas, regueros de estrellas
Buscar en la paz de mi huerto, las rosas más bellas
Y como un pecador arrepentido,
Implorar a tus pies, perdón y olvido
Buscar en la paz de mi huerto, las rosas más bellas
Poner en tus noches divinas, regueros de estrellas
Y como un pecador arrepentido,
Implorar a tus pies, perdón y olvido.


Agustín y Rocío (a quien Lara llamaba cariñosamente "Coco") decidieron casarse el 24 de Junio de 1964 en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en la bella ciudad madrileña y decidieron instalarse en el edificio "Lima" frente al estadio Bernabeu del "Real Madrid" en La Castellana.


Durán manifestó en una entrevista que "Agustín adoraba España, seguramente porque aquí era muy querido, pero sobre todo respetado. No obstante, en esa época ya era muy conocido por su chotis de 'Madrid' y 'Granada', a diferencia de México, aquí podía caminar tranquilamente por las calles. Por ejemplo, cuando caminábamos por la Gran Vía, lo saludaban, quitándose el sombrero cordobés. 'En hora buena, maestro', le decían de acera a acera, pero que yo me acuerde, nunca lo acosaban tan vehementemente como sucedía ya sea en Veracruz o bien en Méjico saliendo de la Plaza de Toros.
Alejandro Algara, el último de los cantantes de Lara, canta "españolerías" una composición del propio Agustín, acompañado por la orquesta de Agustín Lara.



Patio que huele a noviazgo,
A coplas y a rosas, y a flores de azahar
La noche escapa española,
Que con su negrura te supo embozar
Patio que huele a noviazgo,
A coplas y a rosas, y a flores de azahar
La noche escapa española,
Que con su negrura te supo embozar
Como un clavel que revienta
Tu boca sangrienta un beso me dio
Y en ese beso quedaron
Las noches, las coplas, las rosas y yo
Tras de las rejas de encaje
Los tiestos y flores pudieron oír
Lo que en un majo suspiro, suspiro del alma, te quiso decir
Replicar de castañuelas, que el patio gitano
De fiesta lleno
Beso que ha sido el más mío,
Aquel que tu boca, temblando me dio
Algo que fue más que un beso,
Algo que es más que besar
Beso que dejo en mi vida, guitarras
Y coplas y flores de azahar
Replicar de castañuelas,
Que el patio gitano, de fiesta lleno
Beso que ha sido el más mío,
Aquel que tu boca, temblando me dio
Algo que fue más que un beso,
Algo que es más que besar
Beso que dejo en mi vida, guitarras
Y coplas y flores de azahar.


Agustín tenía sus lugares predilectos para comer, como el restaurante 'El Púlpito' en la Plaza Mayor; 'Botín', en el Arco de Cuchilleros; 'Las Lanzas' en los jardines de El Retiro y 'Puerta de Moros' en el viejo Madrid. En ese en particular siempre solía pedir una 'gallinita' al horno que colocan dentro de una olla de barro y en el momento de servirla, la parten frente a los comensales. Nunca me he explicado cómo introducen la 'gallinita', en el interior de la olla. Por lo general Agustín tomaba, como aperitivo, su 'Fino la Ina' y para comer su cerveza. A la hora del postre (huevos reales, cuajada o torrejas) al mismo tiempo, bebía su cognac y su café express. De allí nos íbamos caminando por toda La Castellana. Me acuerdo que el chofer que nos ponía el ayuntamiento nos seguía en el coche lentamente. Por las noches, nos íbamos al teatro, a la zarzuela, y al tablado del Rincón de la Morería, donde siempre bailaba la famosísima bailaora de flamenco, mexicana, Lucero Tena". Les gustaba ir a tablaos flamencos, donde el "La Zambra", Lara Agustín Lara le compuso a María "la Canastera" compuso una letra que decía así:

"Para cantarte una copla, todo lo bueno quisiera
y solo para decirte.
Ay María "la Canastera" ....

No en vano, Lara estuvo componiendo las 34 canciones de su "suite española" desde 1951 hasta 1955, revisándolas constantemente. Este es el resultado grabado por el propio Lara junto con su orquesta a mediados de lso 50 para la RCA Víctor:


Durán cuenta más detalles de su estancia en Madrid:" En las fiestas de San Isidro o en las de la Virgen de la Paloma, diario íbamos a los toros a Las Ventas a ver torear a los grandes como Miguel Baez, el 'Litri'; a 'Paquito' Camino; al 'Biti' o a Ordóñez. Los toros eran espléndidos porque venían de las ganaderías de Pablo Romero, de 'Miura' de la viuda de Galache y del gran rejoneador, Álvaro Domecq...". Los detalles sobre la estancia de Agustín Lara en Madrid son muchos, gracias a la memoria de Rocío Durán: "A mi Flaquito le gustaba vestirse con el maravilloso sastre Celso García cuya boutique estaba en las calles de José Antonio. Allí se compraba sus camisas, los 'fulares' de seda y sus trajes hechos a la medida. Entonces veías en las calles de Madrid a gente muy bien vestida y hasta alhajada. Nosotros siempre nos hospedábamos en El Palace o en el Ritz. En esos años, Agustín cantaba en la sala de fiestas 'Pavillon', junto con Alejandro Algara y mi mamá, Chabela Durán. Los días que ellos se presentaban, estaba abarrotado". Ciertamente, Agustín Lara sólo actuó en España en aquella época y lo hizo junto a su último intérprete, Alejandro Algara. Aqui tienen al tenor mejicano interpretando "Toledo", uno de los temas de la "sinfonía española" de Agustín Lara

Su matrimonio en España y el recibimiento que allí tuvieron alargaron exageradamente su ausencia de Méjico, de modo que cuando decidieron volver el maestro se encontró que se había metido muy fuertemente Dámaso Pérez Prado con el éxito del momento: “El Mambo”.Aqui tienen a la orquesta de Pérez Pdrado, interpretando su versión en mambo del famosísimo tema "granada" de Agustín Lara:

Tres meses más tarde de su matrimonio y con motivo del cumpleaños de Agustín, el 30 de octubre de 1964, Rocío Durán decidió obsequiar a su marido con una gran sorpresa: llamó a su casa en la colonia Polanco (en la ciudad de Méjico), en la calle Edgar Allan Poe 308, a sus mejores amigos, que se vinieron desde Méjico. Aquel día "Coco" recordó que Lara se metió en su baño para terminar de arreglarse y de perfumarse, "porque era un gentleman", y al salir y abrir la puerta del baño vio a todos los de la orquesta parados en la escalera y se pusieron a tocar su rúbrica."Lara empezó escalón por escalón a abrazar a cada uno de sus músicos, terminó la escalera y se encontró con Pedro Vargas, Toña "La Negra" y Alejandro Algara cantándole "Las mañanitas", fue emocionante", relató Rocío Durán, pues en efecto, se volvieron a reunir tres músicos inseparables que dibujaron una época en el mundo de la canción sentimental mundial desde 1930. Aqui les tienen a Lara, Toña la Negra y a Pedro Vargas.
"En ese entonces tocaron el timbre de la casa, él abrió la puerta y vio a "La Doña", toda vestida de blanco con un abrigo de marta encima, quien le dijo: "Flaco", no me vayas a correr porque "Coco" me invitó" (María Félix - a quien Durán llamaba cariñosamente "Maruca"- accedió instada por su marido Alex Berger, al que Durán refiere como "todo un personaje maravilloso", acabando así con 15 años en los que no se habían dirigido la palabra).



Después de haber jurado, aborrecerte
Cuanto tanto sufrí para olvidarte
He vuelto por mi mal, a recordarte
Nació mi corazón, para quererte
Acaso, mi secreto, sorprendiste
Y para ver mi amor, sacrificado
Cuando yo te engañe, tú me quisiste
Y hoy que sufro por ti, me has olvidado
Acaso, mi secreto, sorprendiste
Y para ver mi amor, sacrificado
Cuando yo te engañe, tú me quisiste
Y hoy que sufro por ti, me has olvidado.


Tras esta unión, la orquesta de Agustín Lara retomó su actividad y junto a Pedro Vargas y Toña la Negra realizaron una exitosa gira por América durante 1965 y 1966. Esos años fueron muy tranquilos para Lara, cuidado por Durán, quien recuerda: "Agustín es un hombre que merece todo mi cariño, todo mi respeto y todo mi agradecimiento, porque yo no conocí al hombre mujeriego que todas las mujeres dicen. Fue completamente diferente conmigo, lo siento por las demás, porque a lo mejor me tocó que ya estaba muy viejito y cansado y no quería andar de pirujillo". Quizá Durán fué su máxima confidente, como dice el bolero "Talismán": "tu supiste todo: lo bueno y lo malo, por eso ahí estás. No te muevas de ahí, esa cueva es tuya".



Tu llegaste a mi vida con un supremo malestar de amor
yo, te sentí perdida, y te brindé la paz de mi dolor
fuiste el talismán de la leyenda
supiste de la calma de mi alma
tu llegaste a saber lo que no supo de mi vida otra mujer

Durán contaba en una entrevista que cuando vivían en la colonia Polanco, en la Ciudad de México, todos los días le llegaban cartas de señoras con fotos de ellas vestidas de noche, en traje de baño e incluso desnudas: "Cada semana yo recibía cerca de 20 cartas de esas y tenía 70 años el señor. Se le seguían volcando las mujeres y yo me sentía halagada".




Me preguntas si te quiero,
no sabría qué contestar
sólo sé que nada espero,
que me muero de tanto soñar.
Te quiero, como a nadie quiero,
como nunca pude soñar en querer.
Te adoro, si adorar se llama
el ser todo entera para una mujer.
Tus ojos se duermen en mi alma,
tus labios perfuman mi ser.
Te quiero como a nadie quiero
como nunca pude soñar en querer.


Desgraciadamente diagnosticaron a Agustín un problema circulatorio en una pierna (con peligro de coagularse), por lo que decidieron marchar a Veracruz a recuperarse a la case que Lara poseía y que había puesto a nombre de su flamante mujer. Acudieron posteriormente a visitarles, Chabela Durán, la nueva suegra de Lara que fuera intérprete del pianista ( y se decía que también había sido una de sus múltiples amantes en el pasado) quien llegó acompañadas por un actor de televisión. Se dice que el ambiente allí en Veracruz se enrareció entre Lara y su joven mujer, lo que ocasionó que se enfadase y que Agustín decidiera volverse él solo a Méjico para encerrarse en su casa. Lo cierto es que la joven Rocío se quedó embarazada entonces, quedando la duda de si sería de su marido o del joven actor con la que quedó al marcharse este. Lara recuerda el estallido de la segunda guerra mundial en París, "1938: Francia estrena un perfume que se llama guerra, hay un clima de sombra en todo el mundo y el naufragio se anuncia amenazante sobre los pocos corazones buenos, se confiesa el hombre con el cielo, se lava la cara del alma... era Agosto... estas manos que quisieran hablar el lenguaje del sentimiento dehojaron... hace mucho tiempo, una flor que dejó en sus espinas la imborrable huella de la sangre y en su perfume un algo que todavía no muere..."



De aquel sombrío misterio, de tus ojos
No queda ni un destello, para mí
Y de tu amor de ayer, solo despojos
Naufragan en el mar, de mí vivir
Naufragan en el mar, de mí vivir
No te debía querer, pero te quise
No te debía olvidar, y te olvide
Me debes perdonar, el mal que te hice
Que yo, de corazón, te perdoné.


El tiempo y la reciente paternidad, pareció reunir de nuevo a la pareja, y así de acuerdo a informaciones publicadas en México, Lara había salido de su encierro gracias a su reconciliación con Rocío, y repuesto de su nostalgia se le veía por las calles paseando con el niño con el que regresó Rocío y al que Agustín Lara reconoció como suyo. En el mes de junio de 1965, "Coco" y Agustín Lara viajaron a Nueva York, alojándose en el Hotel “East Side”, donde Agustín Lara declaró a la prensa: "Vamos a cumplir una promesa: De aquí iremos, mi esposa y yo a París y de allí a Madrid. Sucede que al casarnos el año pasado en la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, de Madrid, Rocío y yo hicimos el juramento solemne de que, todos los años volveríamos a aquel templo a orar ante la virgen, nuestra patrona, mientras Dios nos diera vida y el destino nos mantuviese unidos”. Eran días de grande anhelos para Lara ( canta y toca al piano "Anhelos")



anhelos que viven de dulce esperanza
amor imposible que jamás se alcanza
mujer y mentira: símbolos de amor
dos cosas iguales para un corazón
si yo pudiera perfimar tu vida
con el incienso de mis madrigales
si yo pudiera restañar tu herida
y revivir tus lirios marginales
si yo pudiera borra tu pasado
con su cortejo de melancalía
si yo pudiera, te hubiera matado
para que fueras solamente mía


La pareja volvió a Madrid, alquilando un apartamento en el edificio "Lima", uno de los más altos de Madrid, situado enfrente del Estadio Bernabeu en la Avenida de La Castellana. Sin embargo, Agustín terminó muy mal con Rocío Durán; volvieron a Méjico y se divorciaron en 1967 al mismo tiempo que anunciaba públicamente su retiro artístico. "De todas formas, el mundo se abre a mis pies como si mis pecados hubieran desecho la tierra y dentro de mi sublime inconsciencia se pudiera sentir, sacando el corazón por la ventana de la vida, un rocí bienhechor que fecundara el último retoño de mi fantasía" decía Lara en uno de sus programa de la XEW "La hora íntima de Agustín Lara", acompañado por la voz de Toña La Negra.





Con lágrimas de sangre
pude escribir la historia
de este amor sacrosanto
que tú hiciste nacer.

Con lágrimas de sangre
pude comprar la gloria
y convertirla en versos
y ponerla a tus pies,
y convertirla en versos
y ponerla a tus pies.

Yo que tuve tus manos
y tu boca y tu pelo
y la blanca tibieza
que derramaste en mí;
hoy me desgarro el alma
como una fiera en celo
y no sé lo que quiero
porque te quiero a ti.
Y no sé lo que quiero
porque te quiero a ti.


A partir de 1968 inicia una rápida decadencia que lo llevaría hasta el final de su vida, incluso tuvo un accidente que le causó la fractura de la pelvis, lo que agravó su salud dada su edad avanzada. Sin embargo, Durán no volvió más a su lado.




quiero volver a ser tuyo, todo tuyo, vida mía
quiero que tus lindos ojos tan lindos borren mi melancolía
quiero que tu boca fina diamantina primorosa
ponga en sus labios de diosa la miel deliciosa de su adoración
Yo te ruego, que vuelvas al nido
que lo llenes de besos, que lo llenes de amor
y que nunca jamás el olvido enlute mi amoroso corazón



Sin embargo, todavía un casi septuagenario Agustín Lara dió en 1969 una enorme sorpresa, al mantener un idilio con una joven bailarina de 19 años llamada Vianey Lárraga, con quien incluso llegó a casarse en 1969, pues la joven quedó embarazara del pianista, que reconoció también a su hijo, de nombre Agustín Lara Lárraga. No obstante, el matrimonio fue declarado nulo, pues no se había divorciada de Rocío Durán. Aquella "carita de cielo" de esa "muchacha temprana" (como decía su tango "carita de cielo") que despertara el último amor de Lara pasó por su vida dejando ese recuerdo vivo que fue su segundo hijo.




Llorando una guitarra
su canto arrabalero
y en la calle desierta
igual que un alma en pena...
Llorando una guitarra
su canto arrabalero
y en la calle desierta,
igual que un alma en pena
llorando su recuerdo..
Carita de cielo,
muchacha temprana,
aquella mañana
te dije te quiero
bajo un limonero.

Carita de cielo,
rosa tempranera
si al cielo mirara
en el cielo viera
sonriendo tu cara.


Ese mismo año de 1969, debido a las intensas emociones de esos últimos meses, preocupaciones, excesos y el natural estrés propios de tanto desorden, el maestro sufrió una descompensación en su débil constitución física y en su sistema nervioso cayendo en una delicada situación de depresión profunda. Su amigo, el “Chacho” Ibañez le ofreció su casita de campo bautizada como “La Malcontenta” situada en una zona arbolada cerca de un pueblito que se encuentra en el inicio del camino al Desierto de los Leones. El maestro Lara aceptó y ahí se fue a refugiar. Allí intentó olvidares de todo, como decía su inolvidable tema "Ya no me acuerdo" (canta y toca el piano el propio Lara)




Mis quereres, de ayer, están dispersos
Es como un laberinto, mi memoria
Se ha fugado, la rima de mis versos
Y en cada verso, se escapo una historia
Y en cada verso, se escapo, una historia

Yo no se si te odiaba, o te quería
El olvido triunfo, sobre el recuerdo
No me acuerdo si fuiste una vez mía
Si una vez te bese, ya no me acuerdo

Yo no se si te odiaba, o te quería
El olvido triunfo, sobre el recuerdo
No me acuerdo si fuiste una vez mía
Si una vez te bese, ya no me acuerdo

Yo no se si te odiaba, o te quería
El olvido triunfo, sobre el recuerdo
No me acuerdo si fuiste una vez mía
Si una vez te bese, ya no me acuerdo





Únicamente hablaba con su secretario David Rodríguez a quien llamaba “Verduguillo” y excepcionalmente recibió un par de veces la visita de doña Amalita Gómez Zepeda, secretaria del gran viejo don Emilio Azcárraga Vidaurreta. Podría decirse que en aquellos día la escarcha pintaba su dolor. (Agustín Lara canta al piano "Escarcha")




Mira,
corta estos males,
la doliente ansiedad,
que me fatiga...

Mira
yo te idolatro
aun cuando tu desprecio,
me castiga...

cuando la escarcha pinte,
tu dolor.
Cuando ya estes cansada,
de sufrir.

Yo tengo,
un corazón para quererte,
el nido donde tú
puedes vivir.

Blanco divan de tul,
aguardara,
tu exquisito abandono,
de mujer.

Yo te sabre besar,
yo te sabre querer,
y, yo hare palpitar,
todo tu ser.


Ahí, en “La Malcontenta” Agustín se pasó un largo tiempo auto abandonado. Poco a poco se fue sobreponiendo y después de poco mas de dos meses volvió a su casa de Edgar Alan Poe 308 esquina con Homero en Polanco.




Mi novia, es la tristeza
Mi canto lamento de amor
Mi orgullo su rubia cabeza
Y sus brazos la cruz de mi dolor

Quizás florecerán, mis sueños de oro
Tal vez vuelva el amor que se alejo
Acaso devolverle pueda yo, aquel tesoro
Que mi novia, la tristeza, me dejo

Tal vez florecerán, mis sueños de oro
Quizás vuelva el amor que se alejo
Acaso devolverle pueda yo, aquel tesoro
Que mi novia, la tristeza, me dejo.


Cuando su estado de ánimo ya era otro, un buen día, el 15 de Octubre de 1970 decidió recibir a su amigo Rodolfo “El Chamaco” Sandoval que junto con Carlitos Águila, hermano de Paz y Esperancita integrantes del famoso dueto, se presentaron a visitarlo.

Los hizo pasar y les ofreció el trago de medio día. Acto seguido, el Flaquito de Oro copa de coñac en mano intentó encaramarse en el banquillo de su doméstico bar, provocando que se le volteara y al perder el equilibrio el maestro se fue hasta el suelo fracturándose la cabeza del fémur lesión a la que han llamado: “Fractura de Cadera”.

Al día siguiente, fue internado por el médico ortopedista Marco Antonio Lazcano en el Hospital Inglés para ponerlo en buenas condiciones para poderlo operar a la usanza de aquellos tiempos a base de placas y clavos.

Desgraciadamente, el estado físico del señor Lara en lugar de irse fortaleciendo se fue desmejorando al grado de que a los dos días sufrió un síncope cardiaco y cayó en un estado de coma del cual ya no volvió. Nadie jamás podrá expresarse como él se expresaba, ni nadie podrá amar como él amaba.... (canta Toña la Negra acompañda por Lara al piano)




Abriste los ojos
con el suave ritmo
que hay en tus pestañas
y aunque de tus labios
escuché un "te quiero"
sé que tú me engañas.
No temas que rompa
la leyenda frágil
de tus amoríos
que al fin tus pesares
y tus sinsabores
también fueron míos.
Nadie puede inspirar
lo que tú inspiras,
nadie puede expresar
lo que tú expresas,
nadie puede mirar,
como tú miras
ni nadie besará
como tú besas.


Así, dentro de en un coma profundo e insuperables complicaciones, no obstante los esfuerzos del grupo de médicos que lo atendían, el maestro Agustín Lara entró en coma el 3 de noviembre de 1970 por derrame cerebral, murió el viernes 6 de noviembre de 1970 a las cinco de la tarde con cincuenta minutos.




Pobrecita de mi alma, que triste esta
Cuando de mí te alejas, llorando va
Todo se me hace triste, lejos de ti
Porque se que no me amas,
Nomás a mí, nomás a mí

Suave perfume vierte, la pobre flor
El perfume de mi alma, es el amor
Quiero que lo recojas, con avidez
Aunque luego lo arrojes,
Bajo tus pies, bajo tus pies

Pobrecita de mi alma, que triste esta
Cuando de mí te alejas, llorando va
Todo se me hace triste, lejos de ti
Porque se que no me amas,
Nomás a mí, nomás a mí .


Esa misma noche se dio a conocer la superior disposición: Por decreto del Señor Presidente de la República Lic.Gustavo Díaz Ordaz:


"Los restos humanos del Compositor Agustín Lara, fallecido a las 17.50 horas del día de hoy, podrán ser sepultados el día de mañana Sábado 7 de Noviembre de 1970 en la Rotonda de los Hombres Ilustres del Panteón Civil de Dolores".




Esta es la versión original de Lara que parece recordarnos la indeleble marca que sus temas han dejado en el alma de los que nos hemos estremecido con sus inspiración. (extraída de un disco origial de 1943)





Si tienes un hondo penar
piensa en mí;
si tienes ganas de llorar
piensa en mí.
ya ves que venero
tu imagen divina,
tu párvula boca
que siendo tan niña,
me enseñó a besar.
Piensa en mí
cuando beses,
cuando llores
también piensa en mí.
Cuando quieras
quitarme la vida,
no la quiero para nada,
para nada me sirve sin ti.


Actualmente Lara tiene dos esculturas de granito y bronce gemelas: una en La Habana y otra en el castizo barrio madrileño, hechas por el escultor Humberto Peraza en 1975

Estadística de visitas diarias