El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

noviembre 27, 2010

El cántabro que compró la tumba de Pedro Infante

De nuevo, y con motivo del homenaje que en este mes de Noviembre rendimos en Santander al ídolo Pedro Infante, recordamos un gesto que demuestra que Méjico y Santander se encuentran unido por lazos que van más allá de la sangre y los genes, sino por auténticas uniones sentimentales que nos hacen compartir el mismo latido, la misma generosidad y emocionarnos con las mismas cosas: Un Cántabro ha hecho suya la defensa del recuerdo de Pedro Infante y en su Restaurante mejicano "Puerto Chico" (de idéntico nombre a la rada santanderina donde desemparcaban los grandes vapores americanos) tiene un altar donde nunca le faltan las velas al ídolo de Sinaloa. Mucho más que eso, ha decidido adquirir la tumba de Pedro Infante para después regalársela al Pueblo de Méjico y que de este modo se incluya con letras de oro en el Patrimonio Nacional de ese pueblo hermano.


La muerte trágica de Pedro Infante conmovió también al pueblo de España y se sintió como propia aqui en Santander. Para que usted,lector y aficionado al bolero, pueda hacerse una idea de la conmoción que se vivió entonces en su sepelio, les muestro este vídeo: Los amigos de Pedro Infante se afanaban por recoger sus restos cuando llegaron al Méjico desde Mérida, y las profundas muestras de dolor de su velatorio, la comitiva de su ataud, cortejado con todos los honores por la policía motorizada de Méjico, de la que Infante era coronel honorario... las durísimas imágenes de su sepelio, abarrotado de gente, donde no faltaron los mariachis, pues así lo manifestó en varias ocasiones el propio infante, pero realizado de modo espontaneo desde el corazón del pueblo, que tenía en su personaje de "Pepe del Toro" el paradigma de una clase obrera que se abría paso en la vida a base de trabajo y honradez. Allí, encaramado encima de una tumba, un desconocido Gabriel Siria Levario (que después adoptara el nombre artístico de Javier Solís), cantó "Grito prisionero".... miles de coronas de flores... miles de lágrimas vertidas que hicieron del mar - del mismo mar que baña Santander- un lugar más salado desde entonces...

Muere el sol en los montes
Con la luz que agoniza
Pues la vida en su prisa
Nos conduce a morir

Pero no importa saber
Que voy a tener el mismo final
Porque me queda el consuelo
Que Dios nunca morirá

Voy a dejar las cosas que amé
La tierra ideal que me vió nacer
Sé que después habré de gozar
La dicha y la paz
Que en Dios hallaré

Sé que la vida empieza
En donde se piensa
Que la realizada termina

Sé que Dios nunca muere
Y que se conmueve
Del que busca su beatitud

Sé que una nueva luz
Habrá de alcanzar nuestra soledad
Y que todo aquel que llega a morir
Empieza a vivir una eternidad

Muere el sol en los montes
Con la luz que agoniza
Pues la vida en su prisa
Nos conduce a morir


Desde este humilde blog de bolero del norte de España nos solemos hacer eco de las noticias que refuerzan los vínculos sentimentales que unen las orillas de ambos lados del Atlántico y que en Santander son auténticos hilos de alma pura quehan ido cosiendo ambas orillas, como si de un sastre se tratase, a base de idas y venidas desde Santander a muchísimos puertos americanos, a lo largo de los últimos 250 años. Ya nos hicimos eco del primero de esos hilos sentimentales, tejido el mismo día 12 de Octubre de 1942 por el cántabro Juan de la Cosa, capitán y dueño de la Nao Capitana "Santa María", donde viajaba el mismísimo Cristóbal Colón como Almirante. Fue este piloto cántabro quien dirigió al timón de la Santa María, nave construían en los astilleros cántabros com probablemente también lo fuera la carabela "Pinta", y donde la mayoría de la marinería también era de Cantabria. El pueblo marinero cántabro de Santoña lanzó y ató firmemente el primero de estos hilos del alma que desde entonces unirían a "La Montaña" (como siempre se ha llamado a Cantabria) con América. Esta es semblanza que hicimos en este blog para recordar al español que llegó por vez primera a América, el primero que dibujó un plano de sus costas, señalando por vez primera que Cuba era una isla - en contra del criterio del propio Colón-, quien puso nombre a Venezuela y quien con las maderas de su propia embarcación - maderas de árboles de Cantabria- construyó el primero de los asentamientos españoles de América: Juan de la Cosa.


http://tempodebolero.blogspot.com/2010/10/el-cantabro-que-dibujo-cuba-mejico.html

Nos hemos hecho eco de la importancia que han tenido los numerosos montañeses que dejaron el puerto de Santander para trasladarse a vivir definitivamente en muchos lugares de América, y de aquellos que después de trabajar muchos años allí, volvían a descansar sus últimos años a su tierra de origen. Esos montañeses que construyeron catedrales en América, que dotaron a sus fuertes de cañones fabricados en Cantabria en la Real fábrica de la Cavada y Liérganes, los que desde el siglo XVI construyeron galeones, escuadras para comunicar ambas orillas, los que en América fueron escritores, maestros, pintores, poetas, historiadores, jueces y hasta vireyes.. y los que supieron ganarse el título de héroes y son reconocidos como tales en la actualidad para los Uruguayos y para los Argentinos, como el Tercio de Voluntarios Montañeses que defendió heroicamente Montevideo y Buenos Aires del ataque inglés del siglo XVII.

El puerto de Santander, donde Simón Bolívar comunicó a su suegro la intención de casarse, siempre ha sido un lugar unido al romanticismo, al amor y al encanto de los sones y latidos que llegaban de América. De su astillero era la madrina de José Martí y aqui vivió unos meses el héroe cubano, pues no en vano era el cuarto puerto español y el primer puerto harinero de toad España, que lleva a América la "Harina de Castilla". Ese carácter mercantil de Santander jamás se rompió, ni siquiera durante la guerra napoleónica ni con las guerras de independencia Americanas que le sucedieron. Antes bien, se reforzó y se intensificó con ellas, ya fuera porque la demanada de materiales y mercancías aumentó o porque sus vapores sirvieron para trasladar las tropas, como es el caso de los de la naviera del indiano comillense Don Antonio López, a quien ese gesto le hizo merecedor del título de "Marqués de Comillas". La importancia de estos montañeses en la propia historia de América y en la particular historia del desarrollo de Cantabria ha transcurrido pareja al desarrollo de Santander como Ciudad. No en vano a Santander se la conoce como "La novia del mar".

Desde este blog, por lo tanto, nos hemos hecho eco de la importancia de los cántabros que salieron del puerto santanderino para trabajar y formar sus familias en América y de esos otros que al cabo de los años decidieron regresar. Se les conoce con el nombre cariñoso de "Indianos" (reminiscencia del nombre original que dio Juan de la Cosa a las nuevas tierras del otro lado del Atlántico: "Las Indias"). Estos indianos dejaron para la posteridad en Cantabria el modo de sentir d América, el modo de disfrutar de la vida, y construyeron sus casonas de indianos, plantaron las palmeras que trajeron de América y enseñaron a sus conveciones a cantar habaneras... y ún las cantan en todo Cantabria, como si fuesen una manifestación más del folclore de Santander. La masiva afluencia indiana a América con la instauración de las excelentes comunicaciones a vapor del puerto santanderino, permitió que llegasen a nuestra ciudad esilos como el tango del Suramérica y el bolero de Centroamérica y otros como el Charlestón de Norteamérica. Los indianos dejaron así el bolero en cantabria como su herencia inmaterial, según recogemos en nuestro blog:

http://tempodebolero.blogspot.com/2009/04/el-bolero-la-riqueza-que-trajeron-los.html


En Santander, como no podía ser de otro modo, también tuvo lugar este año que se festeja los 115 años del bolero, la entrega al pueblo de Méjico de las primeras banderas de su historia, que se mantenían custodiadas en el museo del ejército de España desde la época de la independencia de Méjico. De este modo, este verano de 2010 se ha escrito una nueva página de hermanamiento entre España y Méjico, a través de estos símbolos que, lejos de separales, se muestran ahora como símbolos de una historia común, de un sentimiento común que va más allá de las fronteras, de los ceredos y aún de las propias banderas: el sentimiento de saber que es muchísimo más lo que une a Santanderinos y mejicanos, que lo que nos separa. Ese mismo verano de 2010 se creó en Santander, con sede en el Hotel Chiqui, la asociaciçón de hermanamiento entre Méjico y Santander. Aqui tienen ustedes la bandera - la primera bandera puramente mejicana de la historia- que desde este verano de 2010 ya está en suelo mejicano. Santander colabora así a al restitución al pueblo de Méjico de dos símbolos de su indentidad: la tumba de Pedro Infante y su primera bandera de la independencia, la del cura Hidalgo de 1811.
Doscientos años después de que las tropas españolas requisaran en la batalla de Calderón la primera bandera de México, el estandarte regresó el 16 de Mayo de 2010 a sus legítimos dueños. El presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de los Estados Unidos Mexicanos, Felipe Calderón, presidieron el acto de intercambio de las banderas que fueron arrebatadas a ambos bandos durante las batallas en la guerra de independencia.
En el acto, que tuvo lugar en la mañana del 16 de Mayo en la Plaza Mayor de Santillana del Mar en Cantabria, el presidente Calderón resaltó la emotividad de este gesto, dado que se trata del estandarte con el que el ejercito mejicano, encabezado por el cura Miguel Hidalgo y el capitán Ignacio Allende, se levantó en la villa de San Miguel el Grande. «Es la primera bandera de México. El hecho de que vuelva es un acto muy significativo, que enaltece la amistad de los dos países», dijo Calderón. Ambos dignatarios resaltaron los estrechos lazos entre ambas naciones y su voluntad de mantener nexos de unión.
Hasta ahora, la bandera mexicana, con la imagen de la Virgen de Guadalupe en el anverso y el Arcángel San Miguel con el aguila imperial en el reverso, ha estado custodiada en el Museo del Ejército. De igual modo, La República de Méjico devolvió a España la bandera "la coronela", que estaba expuesta en el Museo de Chapultepec y que fue capturada por las tropas de la República Federal Mexicana durante la batalla de Tampico contra la expedición del general español Isidro Barradas en 1829. El vencedor de la batalla fue el general mexicano Antonio López de Santa Ana, más conocido por otra de sus hazañas militares: la toma del fuerte de "El Álamo".


En este mes de Noviembre, nos hemos hecho eco del cumpleaños de Pedro Infante y con el surge de nuevo una nueva línea del alma que una ambas orillas, pues un cántabro ha comprado la tumba del ídolo mejicano para regalársela al pueblo de Mejico. Con esta noticia, comletamos este mes nuestro particulr homenaje a este genial cantante, que iniciamos con su biografía y al que dedicamos cuarenta conciertos de bolro en su honor en este mes de Noviembre de 2010, celebrando los 115 años del bolero. La biografía de Pedro infante la dividimos en dos partes:

Sus primeros años antes del despegue definitivo de su carrera:
http://tempodebolero.blogspot.com/2010/11/18-de-noviembre-cumpleanos-de-pedro.html

Su despegue definitivo hacia el cielo de los grandísimos boleristas de la historia, del "Comandante Cruz":

http://tempodebolero.blogspot.com/2010/11/pedro-infante-vuela-hasta-el-cielo.html

En esta ocasión, completamos nuestro homenaje con la mencionada noticia que una sentimentalmente de nuevo ambas orillas: la del cántabro que compró la tumba de Pedro Infante:


Alberto Mazón es un indiano de San Sebastián de Garabandal (Cantabria, España) que ha adquirido la tumba del ídolo de Sinaloa, para entregársela, en un gesto de generosidad abrumadora, al pueblo de Méjico. El gesto de este cántabro enorgullece a todos los montañeses, que se sienten así más cercanos aún a sus hermanos mejicanos, gracias -de nuevo-, al bolero.

En la fotografía: Alberto Mazón y Federico Lucendo Pombo delante de la tumba de Pedro Infante (cortesía de Federico Lucendo)

Tataranieto de Don Juan Pombo, el artífice del "Santander, capital cultural europea" de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, que levantara, para los "Baños de ola", el Gran Casino y el Gran Balneario del Sardinero - lugares donde, más que probablemente, se interpretaron los primeros boleros de la historia de España- (por lo que el Rey Amadeo de Saboya le nombró Marqués de Pombo), el periodista Federico Lucendo Pombo nos regala una noticia que nos devuelve a la tarde en que enterraron a Pedro Infante, fallecido el 15 de Abril de 1957 a los 39 años en un accidente de avión de la TAMSA , que él mismo pilotaba, pocos minutos tras despegar, en Mérida. Se dió la trágica noticia por la emisora XEW - la misma desde la que en 1941 (dieciseis años antes) el cantante santanderino Emilio Tuero cantara en primicia mundial el bolero "bésame mucho"-. Aquella tarde del 18 de abril de 1957, durante el entierro de Pedro Infante, surgió de entre la multitud el joven Javier Solís (que vivía en el mismo barrio que Emilio Tuero), y subiéndose a una cripta, comenzó a imitar a Pedro Infante con la canción "Grito Prisionero".







tengo ganas de gritar
te quiero
este amor no pude mas callar
porque nadie mas que tu mi cielo
nadie mas me importara jamas
contarle yo a los vientos mi grito prisionero
por que no puedo maste quiero si te quiero y sobre el mundo entero
tu para mi estaras
tengo ganas de gritar te quiero
este amor no pude mas callar
que lo sepan de una vez mi vida
porque siempre tu seras mi amor
tengo ganas de gritar te quiero
este amor no puedo mas callar
por que nadie mas que tu mi cielo
nadie mas me importara jamas
contarle yo alos vientos mi grito prisionero
por que no puedo mas te quiero si te quiero
tengo ganas de gritar te quiero
este amor no pude mas callar
que lo sepan de una vez mi vida
por que siempre tu seras mi amor
tengo ganas de gritar
te quiero



Pues, como el propio Javier Solís, el cántabro Alberto Mazón es un admirador del más grande actor y cantante de Méjico, y no se ha limitado a encaramarse en la cripta como Solís, sino que ha comprado la tumba de Pedro Infante. Yo sabía de un extraño suceso el año pasado acerca del remozamiento de la tumba del cantante de Sinaloa que se aireó por cumplirse 50 años de su muerte y que involucraba a la familia Infante Cruz, propietaria entonces de la tumba del admiradísimo Pedro Infante, y a la emisora Núcleo Radio, que sustituyó la tumba original elaborada en granito por una nueva estructura de piedra volcánica y mármol. La casa de subastas Louis C. Mortón se encargó de buscar un compardor, que resultó ser finalmente este cántabro de San Sebastían de Garabandal, un bello pueblo de la cuenca del rio Nansa, prácticamente en la reserva del Saja, lleno de robles y hayas, donde no hace mucho se erigió una estatua a la madre de los emigrantes que salieron para América y que es un importante centro de peregrinación mariana, pues entre 1961 y 1965, ocurrieron algunos hechos paranormales que se atribuyeron a la aparición del Arcángel San Gabriel y a la propia aparición de la Virgen María (como ocurriera en Lourdes y en Fátima).



Ya no me sorprende que Federico acabe de regresar del Sáhara: hace pocos días volvía de Méjico y pronto seguirá con el corazón el rastro de otra noticia con las que este infatigable periodista teje las múltples relaciones entre Santander y América, y que muestra en el programa "la Otra España", que dirige desde hace más de veinte años desde Radio Ser y últimamente desde Radio Cope todos los viernes de 19 a 20 horas, programa que en 1998 recibió de la Fundación Liberal José Martí, ubicada en Madrid, el primer premio Libertad por «su permanente defensa de los valores democráticos en América Latina». Además de su labor como secretario del Ateneo de Santander, Federico Lucendo Pombo es corresponsal de la agencia de noticias IPI y delegado en Cantabria de la Fundación Hispano-Cubana. Cuando le conocí, me contaba orgulloso que un tatarabuelo suyo había defendido Santiago de Cuba en la época en que allí vivía Pepe Sánchez, Alberto Villalón y Sindo Garay. El heroismo y la entrega parece ser la seña de identidad de los Pombo, no en vano un tío de Federico, Juan Ignacio Pombo, salió un 12 de Mayo de 1935 desde el aeródromo de "La Albericia" en Santander rumbo a Méjico con escalas, llegando el 16 de Septiembre de 1935 al aeropuerto de Balbuena en Mejico DF. Como sus antepasados, Federico sigue tendiendo puentes entre ambas orillas, fiel a la tradición de los barcos transatlánticos que partían de Santander rumbo a La Habana y Veracruz durante 250 años.


Federico Lucendo Pombo transmite entusiasmo por todo. Eran las cinco y media de la tarde cuando recibo la llamada de Federico:

- Manuel: mira en la sección de "opinión" del Diario Montañés, he escrito un artículo sobre Alberto Mazón y Pedro Infante.....

.

Y aqui está, bajo el título: "Con un Tequila en el alma", el artículo de Federico Lucendo Pombo aparecido el 19 de Octubre de 2009, donde, en su estilo inconfundible, nos da la primicia de que Alberto Mazón ha decidido donar la Tumba de Pedro Infante al pueblo mejicano:"


"Acabo de volver de México. Ya escribía Vasconcelos aquello de «vine volando hacia ti y, hacia ti, me fuí volando». En el avión -con las alas plateadas de Iberia- sobre ese decrépito, el negro y achacoso Atlántico, el mismo océano que cruzará heroico y solitario mi tío Juan Ignacio, hablo de México «lindo y querido», con el profesor de la Universidad de Cantabria, Manuel Suarez Cortina, director de la cátedra Eulalio Ferrer. Platicamos de Eulalio. De Ángel Losada. Manolo Martínez, de Manolín Abascal. Sámano, los Porres... Y ahorita, mi cuate, claro, de Alberto Mazón, un cántabro que tiene montura charra, de cuero, y que entre otros portentos ha creado un delicioso y entrañable museo a mayor gloria de una de las leyendas en la mitología mexicana de todos los tiempos: al actor y cantante Pedro Infante. Pedro -inmortal en las cálidas noches de las chamacas en flor- pilotaba su avioneta, y con ella se estrelló en Yucatán. Abril creo, de 1957. México se quedó sin voz. Millones de personas lo lloraron, y miles le acompañaron en el entierro, a su tumba. La tumba blanca, de mármol primoroso, que ese cántabro de generosidad infinita, acaba de donar a un pueblo apasionante, bravo, misterioso, que lleva dos sangres y arde entre dos conciencias, y donde la 'conquista' está tan viva que todos los años -septiembre, septiembre- en el alma de todos los mexicanos, luchan, sufren y mueren Hernán Cortés y Cuauhtemoc. La Nueva España, o sea, los Estados Unidos Mexicanos. Y con su acento meloso, dulce, lleno de respeto, de cortesía; de raza antigua y cabal.
Es como una canción de José Alfredo porque sobre el castillo de Chapultepec, luce la luna llena radiante, y brilla Venus todavía adorada en secreto por algunos mayas. En México hay boleras, iglesias barrocas, reventa de billetes para corridas de toros, loterías como la de Nando Burgués, alubias y arroz, cafés con tertulias como aquellas de la vieja «Austriaca» santanderina, traineras, peleas de gallos, rondallas y guitarrones, la Virgen de Guadalupe; y una estatua en bronce verdoso, dedicada a Rey Carlos de todas las Españas. México es tan español, que muchos mexicanos odian a España. España -me lo explicaba Carlos Fuentes en un verano de la UIMP-, que al otro lado del mar es una moderna nación europea, se transforma acá en México, en toda la América Latina -nuestra América dice mi compadre Calixto- en algo confuso, polémico, cercano y lejano a la vez. Pero el dominio de Tenochtitlán sobrevivió a su propia muerte. Sobre sus ruinas aztecas se levantan el Palacio Nacional y la Catedral. Los presidentes -por ejemplo, Felipe Calderón tan orgulloso de su origen cántabro- despachan en un lugar que fue el trono de Moctezuma, la casa de Cortés.
He bebido el tequila, sorbiendo antes sal y limón sobre el puño cerrado para domesticar el sabor. «Con un tequila en el alma, y el corazón en tus labios», gritaba Agustín Lara en las amanecidas de Acapulco.
México. Un recuerdo de azules. El mismo azul que a veces brilla en la bahía. Pero ya está dando el gran sol en Puertochico, y me parece ver a unos charros recargados como altares toltecas trotar a caballo por el Paseo de Pereda, sombreando un Santander que ya también es mestizo. Seguramente será el último tequila de ¡Viva Zapata! "

La pasión de este indiano por el bolero no es una excepción, pues sabido es que el bolero es la herencia inmaterial del indiano montañés en Cantabria, ya que mucho antes de nacer Alberto Mazón - que no llega a los 50 años de edad- numerosos indianos montañes trajeron a Santander en los muchos vapores que a su puerto llegaban, tanto los primeros boleros y habaneras desde los puertos del caribe, como el tango desde el cono sur de América e importaron así mismo el charlestón desde Norteamérica. Los tres estilos americanos causaban ya furor en un Santander que en los años 20 era la capital cultural europea y que recibía miles de turistas que buscaban la salud de sus Baños de ola y demandaban espectáculos y música "de moda" entonces. Santander fué asi, gracias a sus indianos la capital del bolero de España y más que probablemente, fué el primer lugar de España donde se interpretaron los primeros boleros.

Por eso, la pasión de Alberto Mazón por Pedro Infante es compartida en Santander y nos sentimos orgullosos de tener un paisano que ha sabido ver la importancia de un gesto para poner en valor siglos enteros de común amistad, de colaboración y de gustos y modos de sentir comunes. De hecho, Alberto mazón posee en Méjico el famoso y exclusivo restaurante "Puerto Chico", decorado de forma que parece una inmersión en Cantabria, con casonas de piedra, balcones de madera, y pareciera incluso escucharse a lo lejos los campanos de las brañas acompañando la música de bolero, que es la única música ambiental de uno de los restaurantes preferidos por la alta burguesía y la clase política mejicana, que tienen la oportunidad de acercarse a la gastronomía cántabra de la mano de este entrañable montañés. De nuevo, el bolero une ambas orillas, como antes lo hiciera durante más de 250 años las privilegiadas comunicaciones transatlánticas del puerto de Santander con La Habana y con Veracruz.

En Méjico, cada año, miles de personas se acercan a la tumba de Pedro Infante para mostrarle que el bolero, como el amor de verdad, cuando entra en el alma, entra para quedarse y llena para siempre de sentimiento cada rincón del corazón. Como lo es para todos lo mejicanos, para todos los cántabros es un orgullo y un honor compartir con nuestro paisano Alberto Mazón esta pasión por Infante. Este cántabro, con su generosidad de corazón, ha devuelto no sólo a Méjico, sino a la humanidad, un patrimonio del alma, un nuevo lazo de unión entre Cantabria y Méjico, entre dos hermanos y un nuevo abrazo sincero de quienes comparten el apasionado sabor a tequila y sal o a orujo y miel de ambas orillas que laten al lento tempo de un bolero. Abajo, el aspecto de la multitud que se acerca a la tumba del ídolo de Sinaloa, Pedro Infante, siendo uno de los ídolos mejicanos que aún atrae multitudes y genera pasiones dentro y fuera de su Méjico natal.


En la fotografía superior, el aspecto de la tumba antes del polémico remozamiento que tuvo lugar previamente a su puesta en subasta. En cántabro Alberto Mazón ya la adquirió con su actual aspecto, del que se muestra el detalle del busto que preside la tumba del más grande bolerista mejicano de todos los tiempos, unido para siempre a Cantabria por la generosa obra de un indiano montañés.

Aqui les dejamos una semblanza de Pedro Infante, que seguro disfrutarán:








Pedro Infante: vuela hasta el cielo, Comandante Cruz, para entronizar el bolero

Pedro Infante es sin duda, una de las voces más reconocidas en la historia del bolero en Méjico, impulsor y primera figura del estilo de bolero ranchero, a quien ídolos como Javier Solís reconocieron abiertamnte haber imitado. Pedro Infante tuvo en el cine una exitosísima proyección, que hasta llega a colocar su carrera como cantante en segundo lugar, si no fuera porque desde 1950 comienza un espectacular y frenético ritmo de grabaciones, paralelas muchas ellas a las propias canciones de sus películas y que le llevan a trabajar con artistas españolas como Sara Montiel y Carmen Sevilla. Con motivo de su cumpleaños, comenzamos una biografía relatando sus primeros éxitos hasta ese año de 1950:
Ahora, en esta segunda parte, desde este humilde blog de bolero del norte de España le rendimos homejane a su etapa más fructífera, a partir del año 1950 hasta la violenta del Comandante Cruz -como le gustaba ser llamado-, el 15 de Abril de 1957, cuando pilotaba un viejo B24 de la TAMSA.


En 1950 despega la carrera del Comandante Cruz: graba la cifra récord de 56 canciones para Peerles. Los que trabajaban con él decian: “en apenas quince minutos, ya se había hecho con una canción y era capaz no sólo de cantarla como el maestro deseaba, sino hacerla muy de su estilo propio”. Entre estas 56 canciones destaca “las mañanitas”, éxito que se convirtió en el récord de ventas de la compañía Peerles (y que incluyó en la película "nosotros los pobres")

En Marzo graba su octavo LP: Con temas como Mi Preferida (Pedro Galindo), Pobre Corazón (Chucho Monge), La Borrachita (Tata Nacho-M. Esperón), Serenata de Amor (Luz M. Quintero), El Rebozo (Luz M. Quintero), Pasión eterna (Mario Cisneros), Cuatro Vidas (Justo Carreras), Oye vale (Pepe Guizar) y Por un amor (de Gilberto Parra)
Ismael Rodríguez y la música de Raúl Lavista se conjugan en la película "sobre las olas" en la que Pedro hace el papel del músico mejicano Juventino Rosas (autor de la composición de idéntico nombre) y en este papel tuvo que dirigir a al orquest sinfónica Mejicana. Le valió muchas críticas de quienes le consideraban un "mariachi", pero Pedro se empleó a fondo y realizó uno de los mejores papeles de su carrera, junto a Alicia Neira y Beatriz Aguirre. El mismo director y músico coinciden, junto a Alicia Prado, en "Las mujeres de mi general", en el que Pedro realiza un meritorio trabajo como el general Juan Zepeda, ambientado en la revolución mejicana.
En Mayo graba el noveno de sus discos, donde incluyó temas como La Casita (Felipe Llera-Manuel José Othón), Serenata tapatía (Esperón-Cortazar), La Negra Noche (Emilio D. Uranga), La Barca de Guaymas, los temas de D. Rodríguez Qué haré con esos ojitos, Ni que hablar mujer y Yo vengo del Norte, y los de Cuco Sánchez Oigame compadre, Amorcito consentido y Cariño.
En Junio graba el disco décimo de su carrera con el tema "Yo" de José Alfredo Jiménez, Oyes Lupita (Silvestre Vargas y Tubén Fuentes), El Gavilán Pollero (Ventura Romero), Con un polvo y otro polva (R. Méndea-R. Fuentes), Ando vagando (Noé Bahena), Ya no te quiero (Noé Bahena), Alevántate (Manuel M. Ponce), Ando marchito (J. de Jesús Morales), el éxtito "Las Mañanitos" y "En tu día" y el tema El Renegado de Guillermo Domínguez.
El director René Cardona le dirige en el filme "También de dolor se canta", junto a Oscar Pulido, Guillermina Grinn y una jovecísima Irma Dorantes (con la que tuvo una más que importante aventura amorosa) con la participación de Pedro Vargas, Tin Tan, Germán Valdés y Antonio Badú y en la que Pedro interpreta a un antigalán, torpe y desmañado, utilizando unos curiosos anteojos redondos. Cuando Pedro tenía 32 años, rodando la película "También de dolor se canta", inicia un romance con la también jovencísima Irma Aguirre Martínez, mejor conocida como, Irma Dorantes que tenía tan solo 15 y a la que conoció dos años antes, durante el rodaje de “los tres huastecos”. Gracias a esta relación Irma fue incorporada a varias películas de Infante. Aqui la tienen cantando el tema del venezolano "Chelique Sarabia" titulado "Cuando no se de ti"

En Agosto graba el disco número 11 con varios temas de José Alfredo Jiménez como Ella, Cuatro caminos y El cobarde, así como El alazán y el rocío (Rubén Fuentes), Jamás, Jamás (Ismael Torres Tomo), El Lavadero (Tony García), Pescando (R. Méndez-R. Fuentes), Sé que te quiero (David Acero), el tema popular El muchacho alegre y Nocturnal(de José Sabre Marroquín)- el tema que le abrió las puertas del éxito en Méjico en sus comienzos), Recuerdo (Alberto Alvarado), Dolores (Raúl Lavista) y Carmen (de Juventino Rosas).

En Septiembre de 1950 nació su segundo hijo de su relación con Lupita Torrentera: Pedrito Infante Torrentera (que fue también actor y cantante), que mitiga el dolor por la pérdida años antes de su primera hija, también con Lupita.


La presencia de Emilio “indio” Fernández en la vida profesional de Pedro Infante supuso un enorme escalón en su carrera. En 1950 inició el rodaje de “Islas Marías” , desarrollando sus dotes como actor dramático, donde la música de Antonio Díaz Conde y la fotografía de Gabriel Figueroa presentan un paisaje tremendista, de desesperación, de nuevo en un persojaje borracho que asume el crimen de su hermana y es encerrado en el penal de Islas Marías. Destaca el punteo de guitarra de Pedro Infante en el tema "El Cobarde"

A principios de Noviembre graba el disco que hace ya la docena de su discografía, con dos temas nuevos de José Alfredo Jiménez: Cuando juego al albur y 15 de Septiembre, así como Abranse que vengo herido (Manuel A. Maciste), El Fronterizo (Francisco Avitia), Tu castigo (Ventura Romero) y Rosa, Rosita (de S. Vargas-R. Fuentes).
Ese año conoció a sus segundo director "fetiche": Rogelio A. González, que le dirigió junto a Antonio Badú y Lilia Prado en un drama costumbrista con un papel de ladrón, mujeriego y borracho, que le obligó a trabajar papeles difíciles y multifacéticos, al tiempo que desarrollaba y se lucía con sus cualidades para el canto con temas de Esperón y este tema de víctor Cordero "golondrina de ojos negros"

En 23 de Diciembre graba el disco número 13 con temas de estas películas: El Rebelde (Manuel Pomián), Golondrina de ojos negros (Vítor Cordero), La que se fue (José Alfredo Jiménez), Islas Marías (Enterrado Vivo) también de José Alfredo Jiménez, Suertes malditas (Ismael Torres Romo) y Las tres botellas (R. Fuentes-R. Méndez).
En Marzo de 1951 graba su disco 14: Que suerte la mía (José Alfredo Jiménez),Soy infeliz (Ventura Romero), Amor escondido (Hermanos Samperio), Necesito dinero (Esperón-Cortazar), Día Nublado (José Alfredo Jiménez), Ilusión ranchera (José Alcalde G.-Ma. Antnoieta Murillo),Mi despedida (José Alfredo Jiménez) y La ultima vez, de los Hermanos Samperio.
En este vídeo se muestra muy detalladamente la vida de Pedro Infante de estos años siguientes:

En 1951 y de nuevo de la mano de Ismael Rodríguez, rodó “a toda máquina”, representado el papel del vagabundo Pedro Chávez Pérez (uno de los más aplaudidos y valorados de su carrera) que gracias a su amigo Luis Aguilar (en el papel de Luis Mejías) que acepta en su casa al voraz vagabundo, logra que este ascienda a agente de tráfico. La química que se ve entre ambos en la pantalla se correspondía con la realidad, pues ambos cantantes se hicieron muy amigos desde entonces. La película tuvo un éxito arrasador, por lo que ese mismo años rueda una segunda parte: “Qué te ha dado esa mujer? con idéntico éxito. Destacmos estas dos voces en este tema "Despierta"

En Octubre de ese año tuvo su segundo hijo: una niña llamada Lupita Infante Torrentera, fruto de su relación con Lupita Torrentera, que mantenía paralelamente a su relación marital con María Luisa y que, sin embargo , no eran las dos únicas mujeres en la vida del actor en aquel tiempo, pues como hemos visto, mantenía una entonces discreta relación con la joven actriz Irma Dorantes.
En Junio de ese año graba su disco número 14 con dos temas de José Alfredo Jiménez: Cuando el destino y Viejos amigos y otros como Despierta (Gabriel Ruíz-G. Luna de la Fuente), Que te ha dado esa mujer (Gilberto Parra), Copa tras copa (R. Fuentes-R. Méndez), Las Isabeles (Luis Pérez Meza), Ahí lo trais (Marco Antonio Campos) y Siempre, siempre (de R. Fuentes-R. Méndez).
Pedro Infante rodó ese año de 1951 a las órdenes de Miguel Zacarías y con música de Manuel Esperón, adoptando el papel del mecánico Manuel, junto a su nuevo amor, la jovencita Irma Dorantes (Lucy), y la española Sara Montiel (María Teresa), la película “necesito dinero” .Aqui tienen un enlace donde contemplar la belleza se Sara montiel, mientras Pedro Infante le canta el bolero del compositor española Carmelo Larrea titulado "Las tres cosas"
http://www.youtube.com/watch?v=0FBZk4MZk20
Curiosamente, este título lo empleó posteriormente su mujer María Luisa para encabezar un artículo desvelando las muchas infidelidades que la había sometido su esposo. Pedro comenzó entonces en secreto a preparar la separación de María Luisa, iniciando los trámites meses después, en Diciembre de 1951. A pesar de lo que pueda parecer, siempre se consideraron buenos amigos. Aqui le tienen en "Viejos amigos", de esta película.

Vuelve a rodar junto a Sara Montiel (en el papel de la española Rosaura que llega a Méjico a heredar un rancho), dos comedias rancheras para lucimiento de ambos dirigido también por Miguel zacarías, la cinta "Ahí viene Juan Corona" y su continuación "El enamorado", donde interpreta junto al compositor y cantante José Alfredo Jiménez y acompañados en algunos por el Mariachi Vargas, parte de las canciones más famosas de su repertorio como el "corrido de Juan Corona" o "Carta a Eufemia" o "Paloma querida". Aqui les dejo con el fantástico "Dia Nublado"

En Noviembre de 1951, Pedro Infante grabó su disco 15 con canciones populares de sus últimas películas, como el tema Yo no fui y Orgullosa y bonita de Consuelo Velázquez, el bolero "Las tres cosas" del compositor español Carmelo Larrea, Paloma Querida e Hijo del pueblo de José Alfredo Jiménez, Amorcito de mi vida, de Esperón-Cortazar, su éxito Carta a Eufemia y el tema Con quien palabras de R. Fuentes-R. Méndez, Veleidosa, de Ismael Torres Romo, México mío de G. Ruíz-G. Luna de la Fuente, A los amigos que tengo, compuesto por José A. Espinoza "Ferrusquilla" y Rosita de olivo de Luis Pérez Meza

En 1952 rodó la película “dos tipos de cuidado”, de Ismael Rodríguez, en el que se reunieron las dos grandes figuras del momento: Jorge Negrete (Jorge Bueno, rico ganadero) y Pedro Infante (Pedro Malo, pícaro y modesto agricultor). El éxito fue rotundo, manteniéndose en cartel todo un años con llenos diarios en las salas de proyección. Paradójicamente, ambas estrellas habían sido muy reticentes a trabajar juntos: por un lado Pedro se sentía amedrentado por la fantástica voz y la personalidad de Jorge Negrete y este a su vez se encontraba impresionado por la espectacular popularidad de Infante.

Se dice que tuvo que intermediar el propio presidente de Méjico para que ambas figuras aceptasen trabajar juntas. La música de Manuel esperón y el propio guión diseñado para el lucimeinto de ambos, garantizó el exitazo de taquilla.

Ese año rodó dos trabajos con Rogelio A. Fernández: “Un rincón cerca del cielo”, con Marga López y Silvia Pinal, y su segunda parte: “ahora soy rico” en un papel de perdedor que se hunde en la miseria hasta que por fin consigue ser rico, con la intervención también de Irma Dorantes (curiosamente la película refleja también esa situación que vivía Infante: la del marido que seduce a una mujer-niña, le pone piso y la embaraza, mientras la esposa recibe cariños, regalos y mentiras). De nuevo, fue nominado como mejor actor y otra vez se llevó el premio Pedro Armendáriz. Como curiosidad, este tema de José Alfredo Jimenez titulado "Hijos del pueblo" que finalmente no fue incluída en la película "Ahora soy rico", con el Mariachi Tecalitlán:

Graba en Marzo de 1952 su disco número 16 con estas canciones: El Plebeyo (Felipe Pinglo), Nube Gris (E. Márquez Talledo), Serenata sin luna, Esta noche y Ahora soy rico (José Alfredo Jiménez), Hasta en los postes te miro (Ismael Tores Romo), Café con piquete, El Papalote y Vamos a echarnos la otra (Rubén Méndez) y Tengo un amigo (Enrique Fábregas)
Pedro Infante rodó las comedias rancheras "Por ellas aunque mal paguen" junto a ängel Infante, dirigida por Juan Bustillo y donde también intervenía Irma Dorantes y Silvia Pinal, y dirigido por Fernando de Fuentes, "Los hijos de María Morales" junto a Antonio Badú (como su hermano Luis Morales), Enma Roldán (María Morales), e Irma Dorantes (como Lupe).

En Febrero de 1953 su mujer María Luisa es informada del expediente de tramitación de divorcio que ya había comenzado a sus espaldas Pedro infante a finales de 1951, rechazándolo e interponiendo una querella. En esos años, Pedro infante tuvo muchísimas amantes. Su propia madre reconocía más de veinte vástagos de su hijo, pero de todas ellas, la que finalmente transcendió fue Irma Dorantes, con la que ya en 1952 se la veía en público y que fue compañera suya en varias películas ese mismo año.
El director Miguel Zacarías reúne a Libertad Lamarque y a Pedro Infante en una película con un guión muy interesante pero que se pierde por la intrusión de números musicales para lucimiento de ambos con música de Esperón; La película "Ansiedad" en la que Pedro vuelve a interpretar tres personajes distintos (uno de ellos sin bigote y con gestos inusualmente duros en el registro de Infante), cuenta con la presencia de Irma Dorantes. En la película, canta el bolero de Agustín Lara "Amopr de mis amores"

La fama de Pedro comenzó a crecer como la espuma como actor y como cantante y a la par de sus éxitos en el cine se sumaban sus éxitos musicales, virtud que solamente los grandes pueden lograr, que si en el cine podía interpretar con gran acierto un papel dramático, una comedia, un fanfarrón, un deportista y hasta un personaje histórico, en los discos alcanzó una versatilidad que muy pocos artistas pueden realizar y lo mismo podía interpretar una canción ranchera, que un bolero, un vals, un huapango o una canción festiva. Realizó nuevas giras por Méjico, Estados Unidos y Sudamérica. Trabajaba tánto que se da la circunstancia que al participar en la película "Había una vez un marido" de Fernando Méndez, junto a muchísimas estrellas de la canción de entonces, aparece Pedro con el Mariachi Vargas cantando un tema de José Alfredo Jiménez titulado "La noche", mientras hace una serenata, y cuando llega otro mariachi les dice "ándale, me equivoqué de película", y se mantuvo así. Participa también en otra película del mismo director titualda "Si mi vida" cantando de vacilón el tema "Cartas a Eufemia" junto a Eulalio González Piporro.

A pesar de las giras, en Mayo realiza la grabación de su disco número 17 con muchas canciones que se hicieron populares, como Peso sobre peso (Salvador Flores), El piojo y la pulga (Felipe "Charro" Gil), Serenata en la noche (Juan S. Garrido), Por qué volviste y Corazón, Corazón (José Alfredo Jiménez), Soy muy hombre (Gabriel Ruíz)
Y apenas dos meses después, en Junio, graba su disco 18, que incluía Senderito de amor (Ventura Romero), Nacho Bernal (Luis M. Moreno), Nuestro amor (Fuentes-Cernantes), Pénjamo (Rubén Méndez), Ay cuanto quiero a mi Lupe (Donaciano Rodríquez) y el tema Tienes que pagar (Rubén Fuentes)

Y dos meses después, en Agosto, su disco 19 con fantásticos temas como El Copetín (Federico Curiel), Mi Chorro de Voz (Salvador Flores), La Tertulia (Salvador Flores), La Traidora, La mala estrella y Tu recuerdo y yo de José Alfredo Jiménez.
Y tres meses más tarde, en Noviembre de 1952, graba su disco número 20 de varios compositores: Que te haga buen provecho, de José Alfredo Jiménez, Hace siete noches de Abelardo Franco C., Cuanto amor de Manuel Pomián, El Jardinero, de Wello Rivas, Te equivocastes, de R. Fuentes-Xavier Gómez y Ando muy borracho, de Cuco Sánchez
Ese año de 1952, Pedro Infante comenta a Ismael Rodríguez su deseo de hacer un homenaje a su compañera fallecida Blanca Estela Pavón y aprovechar el tirón que le dió el personaje de Pepe del Toro en las dos películas que hizo con ella (Nosotros los pobres en 1948 y ustedes los ricos en 1949), así que también por deseo expreso, se ajustó el personaje al oficio de boxeador (haciendo morir su mujer y sus hijos en un accidente de autobús). La película contó con la presencia de Irma Dorantes, Evita Muños y Joaquín Cordero. De nuevo fue nominado como mejor actor pero perdió ante Arturo de Córdova. Los combates fueron tan buenos que la asociación de boxeo dio a Ismael Rodríguez el premio Guantes de oro. Aqui tienen el final de la película

Comienza a diseñar y a construir su mansión de Cuajimalpa, en la carretera de Toluca, donde albergaría a todos sus familiares y donde le gustaba recibir a todas sus visitas, agasajándolos con todos los detalles. La mansión disponía de una barbería y una carpintería (en recuerdo de los primeros oficios que tuvo y que él mismo utilizaba), un teatro, piscina y hasta una capilla para el culto también de los vecinos. Había instado también un simulador de vuelo donde “el comandante Cruz” practicaba.
En Enero de 1953 graba su disco número 21, con tres temas de José Alfredo Jiménez: Mi aventura, Por si me olvidas y el exitazo Que me toquen las golondrinas. Incluía también Qué pasa compadre (de Emilio de Nicolás), Ni por favor (Rubén Fuentes) y el éxito Entre copa y copa, de F. Valdés Leal.
Pedro ahora rodeado de gran fama y dinero se convirtió en un gran ídolo del que todos querían estar a su lado sobre todo el sexo femenino y pronto se vio asediado por una gran cantidad de bellas mujeres.
La española Carmen Sevilla visitó Méjico en 1953 y se aprovechó su visita para preparar un cortometraje junto a Pedro Infante, dirigido por Emilio "indio" Fernández en una trama complicada: Cuando un sacerdote (Domingo Soler) va a dar la extremaunción a Edmundo (Pedro Infante), se encuentra que este está muy sano y va a casarse con su prometida (Carmen Sevilla) pero quien lo había llamado era el padre de Edmundo que había muerto en un accidente de aviación diciéndole que su hijo correría la misma suerte. Emilio Fernández realizó más cortos como este con estrellas rutilantes del momento y los engarzó en la película "Entrevista". Curiosamente, en la vida real, se cumplió la profecía de la película, por desgracia, pues Infante moriría en una accidente de aviación.

Carmen Sevilla rodaría otra pelíocula con Pedro Infante ese año: "Gitana tenías que ser", dirigida esta vez por Rafael Baledón. Pedro es Pablo Mendoza, un mariachi que actúa en el club La Tenampa, donde le ve la gitana Pastora de los Reyes ( carmen Sevilla), acompañada por la gran cantante española estrellita castro. Cantan juntos en la plaza Garibaldi donde un fotógrafo les descubre. Es una película musical de lujo, de la que extraemos el tema "que me toquen las golondrinas" de José Alfredo Jiménez.

Pedro infante no grabaría más que esas dos películas ese año, y las dos con Carmen Sevilla, pues decidió trasladarse a vivir a Mérida junto con Irma Dorantes y alejarse del bullicio de Méjico.
El 3 de Marzo graba su disco número 22, con Qué te pasa corazón, Dí que no y Mira nada más, de R. Fuentes-A. Cervantes, Canto del bracero de Rubén Méndez, Siete Leguas de Graciela Olmos "la bandida", Qué tanto es tantito (E. Fábregas), Mi tenampa, deJosé Alfredo Jiménez y Qué manera de perder, de Cuco Sánchez
El 10 de Marzo de 1953 Pedro Infante contrae nupcias con la muy joven artista Irma Dorantes en Mérida, aun cuando todavía estaba legalmente casado con María Luisa León (pues ella no aceptó el divorcio que Pedro le propuso años atrás), situación que generó grandes problemas tanto personales como legales, llegando a afectar inclusive su excelente estado de salud. Ese año, tanto Marí Luisa, con su artículo público “necesito dinero” (en el que desvela los amoríos de su marido), y Lupita Torrentera – quien envía una carta a Infante- decide igualmente acabar su relación con el actor y cantante. Pedro establece su domicilio en Mérida.
El ocho de Julio, Pedro Infante entra de nuevo en los estudios para grabar su disco número 23 con estos temas: Como me has dejado (I. Torres Romo), Mal correspondido (R. Fuentes-A. Cervantes), Te vengo a buscar (R. Fuentes-A. Cervantes), Presentimiento (R. Fuentes-A. Cervantes), Ifigenio el sombrerudo (Severo Mirón), Compadrito corazón (Fernando Olivera), Si tu me quisieras (R. Fuentes-A. Cervantes), Prisionero del recuerdo (Mariano Peña)
Tres mese más tarde Pedro graba su disco número 24, con el tema "Sin futuro" de José Alfredo Jiménez, Las dos caras de Venus Rey, Vaya con dios, de Russell-James-Pepper-Gamboa, Cien años y Tu vida y mi vida, de R. Fuentes-A. Cervantes y el éxito Las Mañanitas mexicanas de Salvador Flores.
Ese año de 1953 un año aciago para Pedro Infante, pues el 5 de Diciembre fallece su gran amigo Jorge Negrete. Pedro, que tras el éxito de la película que ambos protagonizaron “a toda máquina” había sido nombrado comandante de la corporación de motociclistas de agentes de Tránsito, encabezó el cortejo en su motocicleta con su uniforme reglamentario.
Tan sólo una semana después, el 12 de Diciembre, Pedro Infante debe entrar en el estudio para grabar su disco número 23 con tres nuevos temas de José Alfredo Jiménez: Camino a Guanajuato, Los dos perdimos y Si tu también te vas, y otros tres de Rubén fuentes: Sahuayo, El Muñeco de cuerda y Tu amor y mi amor, al que completaban los temas Gorrioncillo pecho amarillo de Tomás Méndes S. y El Mil Amores de Cuco Sánchez
En 1954 tuvo una hija con Irma Aguirre Martínez (Irma Dorantes), a la que llamó Irma Infante Aguirre quien tiene en la actualidad una carrera propia como actriz y cantante.
Regresa a Méjico para grabar una película hecha exprofeso para él: "Cuidado con el amor" de Miguel Zacarías en el que representa un agricultor de Sinaloa que se abre camino en Jalisco cantando. Excelentes canciones, muchas de ellas acompañado por Eulalio González Piporro, con Elsa Aguirre, Emma Roldán y Óscar Pulido. Destaca este estupendeo bolero titulado "cien años"

Graba su disco 24 en el mes de Abril de ese año con tres temas de la autoría de R. Fuentes-A. Cervantes: Mi amigo el mar, Tres consejos y Divino tormento y dos de Claudio Estrada: Sé que más quieres y Yo te quise, a los que siguen Flor sin retoño de Gasson, Luna de octubre de José A. Michel y el fabuloso Muy despacito de José Alfredo Jiménez:

Apenas dos meses después, en Junio, graba su disco número 25 con ocho éxitos, como Paloma déjame ir (Tomás Méndez Sosa), La calandria (Manuel Hernández), Camino de espinas (Ignacia Jaime), Tres día (Tomás Méndez Sosa), Toda una eternidad (Miguel Martínez), Llegaste tarde (R. Fuentes-A. Cervantes), Consejo de amigo (Raúl Dugar) y La Rafaelita (M. Martínez-Charro Avitia)
Infante rodó a las órdenes de Rogelio A, Fernández la película “escuelas de vagabundos”, de enorme éxito comercial: Luis Alberto Medina (Pedro Infante) es un vagabundo que llega a la adinerada casa de los Valverde y se enamora de su hija Susana (la actriz Miroslava): Blanca de castejón y Óscar Pulido completan un excelente reparto con música de Manuel esperón. Te esta película es el tema "Grito prisionero"

Rueda también "Los Gavilanes" a las órdenes de Vicente Oroná, un melodrama rural revolucionario en el que Juan Menchaca "Infante) se echa al monte con su banda "Los gavilanes". Destacamos el tema de Manuel Esperón "Deja que salga la luna":

En Septiembre, Pedro Infante realiza la grabación de su disco numero 26 de nuevo con temas de su amigo José Alfredo Jiménez: Tú y las nubes, El Mundo raro y Cuando sale la luna, a los que añadió El último aviso, de Gasson-R. Cárdenas, El tren sin pasajeros, de Tomás Méndez y Mi nave de R. Rigual-M. Alvarez
Ese mismo año de 1954 Pedro Infante crea su propia productora junto a Antonio Matouk “Matouk Films”, que se estrenará con una película de gran calidad “Mil amores”, protagonizada por Pedro y por Silvia Pinal ( que hiciera después el papel de “Viridiana” de Buñuel)la dirección de Rogelio González y con Joaquín Pardavé y Rosita Quintana. Este tema "De pies a cabeza" es parte de la película


En la segunda película de su flamante productora, Pedro Infante representa uno de su papeles más complejos, el de Pablo Galván en la película "La vida no vale nada" dirigida por Rogelio González donde representa un borracho en cuya vida se cruzan tres mujeres (Rosario Granados, Lilia Prado y Magda Guzmán) que le conducen a sendas catástrofes. Fue un éxito en taquilla con el que consiguió su primer premio cinematográfico: el premio Ariel al mejor actor. El tenma se José Alfredo Jiménez "fallaste corazón" , pertenece a esta película

1955 empieza con mucho trabajo para Infante: el 8 de Enero comienza la grabación de su disco número 27 con tres temas de R. Fuentes-R. Cárdenas: La del rebozo blanco, Qué murmuren y Al derecho y al revés, junto con temas como Derecho a la vida de Cuco Sánchez, Bésame Morenita de Alvaro Dolmar, Nochecitas mexicanas (Rubén de Pénjamo), Ultimo deseo de los Hermanos Cantoral y A los cuatro vientos, de Tomás Méndez Sosa.
Junto con su manager Matouk marcha a una gira a Estados Unidos, donde le hacen una entrevista que seguidamente reproducimos bajo estas líneas. Cuenta su proyecto nunca iniciado de hacer una película "las islas son nuestras", que no pudo hacer pues esta fue la última entrevista que hizo en vida. Son interesnates las fotografías que ilustran la entrevista.

A mediados del mes de Febrero, graba su disco número 28 de muy variados compositores: Adiós Lucrecia (Estenóz-Medina), Nana Pancha (Pichirilo-R. Ruíz), Alejandra (Enrique Mora), Morir Soñando (Manuel Pelayo Díaz), Club Verde (Campodónico-V. Garrido), Dios nunca Muere (Macedonio Alcalá V. G.), Puerta falsa (Tomás Méndez S.), su gran éxito Grito prisionero (G. Ruíz-J. Zorrilla) que le cantara Javier Solís en su entierro, Rosa María (R. Fuentes-José A. Jiménez), Por qué sufrir tanto (Margarita de Garza), Lamento de las campanas (R. Fuentes-M. Molina M.) y Sincero corazón (de Miguel Martínez).
El 17 de Marzo de 1955 falleces su padre, Delfino Infante, víctima de un ataque cardiaco. Y diez días después, el 22 de Marzo, naces su hijita Irma Infante Dorantes, que tuvo con su amor d entonces Irma Dorantes. En 1955 rueda varias películas, destacando “la tercera palabra” (adaptación de la novela del español Alejandro Casona) y “el inocente”, este última extaremos la magnífica interpretación del bolero "mi último fracaso"

Tras el rodaje de "El inocente" obtuvo por fin el permiso de la compañía TAMSA para pilotar aviones de mayor tonelaje. No obstante, su alegría se ve empañada cuando el 9de Abril recibe en Mérida, donde vivía con Irma Dorantes, la resolución de la Suprema corte de justicia de Méjico la anulación de su matrimonio con Irma Dorantes. No dejó de trabajar, como se muestra en el siguiente vídie se muestran estos últimos proyectos de Pedro Infante:

A finales del mes de Noviembre graba su disco 29 con dos temas de José Alfredo Jiménez: Alma de acero y Una noche de julio, y con otros como La Aguacero (Tomás Méndez S.), La Chorriada (José A. Michel), Echenme la tierra encima (R. de la Garza), La Verdolaga (R. Fuentes-A. Cervantes), el éxito Historia de un amor (del panameño Carlos Almarán) y El jazmín deshojado (compuesto por Gasson).
El 8 de Diciembre de 1955 graba su disco número 30 con tres temas de José Alfredo Jiménez: De tanto amar, Maldito abismo y Los gavilanes (compuesta también por R. Fuentes), Aunque me cueste la vida (Luis Kalaff), Todos lloramos (F. Hernández-M. Piña) y Las tres hermanas, de R. Hernández.
En este vídeo se muestra la generosidad de Pedro infante en aquel año de 1955:

En Enero de 1956 entró de nuevo en los estudios para grabar un nuevo disco: el 31 con temas de Esperón-Bermejo: Yo soy quien soy, Arrejúntate prietita, Mía y A la orilla del mar, y con otros como No me platiques (V. Garrido), El Mundo (E. Fábregas-M. Molina M.), Te quiero así (M. Prado-B. San Cristobal) y Prohibido (de Sucher-Bahr).
En Abril, Pedro infante grabó su 32 disco con cuatro temas de Rubén Fuentes: Qué vulgares somos Tu lugar vacío Flor de espino El Papelerito, y dos de José Alfredo Jiménez: La vida es un sueño y el curioso Ti ema,pradp, junto a El General, de Cuco Sánchez y A todo dar, de Ignacio Jaime.
En Junio graba nuevos temas, como su éxito Guitarras, lloren guitarras, Corazoncito tirano y Puro amor de Cuco Sánchez y Noches tenebrosas, de Domingo Velarde
En el mes de Agosto realiza nuevas grabaciones: Qué seas feliz, de Consuelo Velázquez, Pisa pétalos, de Severo Mirón, Tu mentira (B. A. de Esperón) y No puedo más, de G. Ruíz-J. Zorrilla (Monís)y este tema 'Tu enamorado', huapango de José Alfreda Jiménez, una canción grabada en sesión de 6 de agosto de 1956, con el acompañamiento del Mariachi Vargas de Tecalitlán que estaba destinada a ser parte de la banda sonora de la película 'La chamuscada' que filmaría al lado de la también sinaloense, Lola Beltrán, proyecto que se frustró tras la muerte del ídolo

En el mes de Noviembre de 1956 graba cuatro temas más, con temas cuyos títulos se harían dolorosamente proféticos: Doscientas horas de vuelo, compuesta por Carlos Aguilar, El Volador y Pos Cui-cui-ri de Rubén Méndez y El Gorgorello de su amigo E. Glez. "Piporro"
1956 se despide con una nueva grabación de Pedro Infante, iniciada el 12 de ese mes, con éxitos como La cama de piedra y Corazón apasionado, de Cuco Sánchez, Pa' que sientas lo que siento, de Marcelo Salazar y Ni el dinero ni nada, de José Alfredo Jiménez.

En 1956 rodó su penúltima película, Tizoc, en 1956, (la últma fue "escuela de rateros) en la que interpretaba a un indio que acababa suicidándose clavándose la misma flecha con la que murió su amada, al lado de María Félix fue un éxito internacional.La discografía y la filmografía de Pedro Infante era ya una de las más importantes de la historia de Méjico

En 1957 se suceden los premios: el Oso de Plata en Berlín por Tizoc “Amor indio”, y el globo de oro de Hollywood por el mismo papel, aunque ya ambos se habían concedido a título póstumo, pues la madrugada del Lunes 15 de Abril de 1957 falleció Pedro de una accidente.
Esta biografía lo refleja perféctamente:

Tras la inútiles conversaciones telefónicas de Pedro con María Luisa para arreglar su divorcio y los regalos que este le hizo llegar, María Luisa le lanzó por fin un ultimátum el 13 de Abril diciéndole: "Estoy dispuesta a todo para resolver el problema de una buena vez", lo que hace que Pedro se decida a volar desde Mérida a Méjico para hablar con Mará Luisa.
Ese lunes 15 de Abril de 1957, lunes de Semana Santa, Pedro infante llegó en motocicleta a los hangares de la TAMSA de Mérida a las 6:45 de la mañana. No encontró pasaje en ningún vuelo, por lo que optó por pilotar un avión de carga de la TAMSA acompañado a los mandos por el que fue su instructor de vuelo, don Víctor Manuel Vidal Lorca y por un mecánico, Marcial bautista. Pedro la había pedido al copiloto de la TAMSA Gerardo de la Torre que le cediera el puesto para el vuelo que la empresa había programado para esa mañana: un viejo bombardero B24 de cuatro motores modelo Liverator que sirvió durante la segunda guerra como transporte de carga con matrícula XA-KUN de la línea aérea “Transportes Mexicanos, S.A.” (TAMSA) que transportaba pescado y telas. Pedro bromeó con los mecánicos y les invitó a unos refrescos.
El comandante Cruz, ya a los mandos del avión, pide permiso para despegar, que le es concedido y acelera el aparato. Al elevarse, los mecánicos de tierra constatan que se bambolea, pero desde la cabina se notifica: "Sin novedades" y el avión continúa su ascenso. Un nuevo bamboleo hace moverse la carga en el interior -defectuosamente distribuida según había constatado el piloto Manuel Vidal- y el avión comienza a perder altura. Se registra la voz del mecánico gritando ¿¿¿ qué pasa...??? y se constata el intento de soltar la carga desde la bodega del antiguo bombardero, pero el avión cae finalmente a las ocho de la mañana, precipitándose sobre el patio de una tienda de nombre "socorro" donde estaban cinco personas, de las cuales dos jóvenes murieron en el acto, e incendiándose al instante en una enrome columna de humo. Los tres tripulantes fueron encontrados carbonizados e irreconocibles. el cadáver de Pedro infante pudo ser reconocido tan solo por una gruesa pulsera de oro con su nombre grabado. por el lugar donde se encontraban se identificó a Víctor Manuel Vidal Lorca y al mecánico Marcial Bautista.
Así lo comentaba la radio:

En la Ciudad de México a las 11:12 de la mañana, se transmitía por la XEW el programa “El Tío Polito” dirigido por el inolvidable Manuel Bernal, que con voz entrecortada interrumpió la programación para dar la siguiente noticia: “Boletín, boletín … El cantante Pedro Infante falleció esta mañana en un accidente de aviación …”. De inmediato se paralizaron todas las actividades del país y con la esperanza de que esta noticia no fuera confirmada, todo el pueblo quedó en espera de mayor información, confiando en la suerte de Pedro, ya que la gente recordaba que su gran ídolo había salido bien librado de dos accidentes aéreos anteriores.
No tardaron mucho los medios en confirmar tan terrible noticia “Pedro Infante había muerto”.

Se decretó un día de duelo nacional y miles de personas acudieron a su entierro. El escuadrón de motoristas - su escuadrón- le rindieron honores y guardia y lo escoltó al panteón Jardín, donde se cumplieron dos de sus sueños:
"me gustaría morir volando, compadre, y que me entierren con música"
Y así se hizo: hubo mariachis y la gente coreó sus canciones. Un desconocido cantante llamado Gabriel Sirio Levario se encaramó a una tumba cercana y cantón al estilo de Pedro Infante la canción "grito prisionero"... aquel que después se le conocería como Javier Solís tardó mucho tiempo en sacudirse de encima la losa que desde aquel día llevó etiquetado como "imitador de Infante".
Estas son la imágines en directo de lo que transmitío el televisor aquel día

Diez meses antes de su muerte, el 30 de Junio de 1956, Pedro Infante había grabado un tema de Cuco Sánchez que ahora resultaba revelador:

Guitarras, lloren guitarras,
violines lloren igual;
no dejen que yo me vaya
con el silencio de su cantar.
Gritemos a pecho abierto
un canto que haga temblar
al mundo que es el gran puerto
donde unos llegan y otros se van.

Ahora me toca a mí dejarlas,
ahora me toca a mi marchar;
guitarras, lloren guitarras
que ahí queda lleno de amor,
prendido de cada cuerda,
llorando a mares mi corazón.

Ahora me toca a mí dejarlas,
ahora me toca a mi marchar;
guitarras, lloren guitarras
que ahí queda lleno de amor,
prendido de cada cuerda,
llorando a mares mi corazón.

Guitarras... lloren guitarras.

A su muerte Pedro tenía varios proyectos de guiones cinematográficos, entre los que se encuentran una película que estaba en preproducción llamada "Ando volando Bajo", en la que Luis Aguilar tuvo que ocupar el papel del fallecido Pedro Infante, que era precisamente de un piloto, y la película "Las perlas de la Virgen" y "La tijera de oro", que estaba a punto de iniciar las grabaciones cuando ocurrió el accidente y cuyo estreno se pretendía en 1958; Suicídate mi amor, La Chamuscada, película en que actuaría al lado de Lola Beltrán, la extinta reina de la canción vernácula. Al igual que El charro y el cowboy, que sería la primera película estadounidense que realizara Pedro Infante, películas como "El curandero", o la mencionada "Ando volando bajo", donde interpretaría a un aviador y se reuniría otra vez con Luis Aguilar y Lilia Prado. Después de la muerte de Pedro se filmó esta película, pero con Luis Aguilar en el lugar de Pedro Infante y Pedro Armendáriz en el lugar de Luis Aguilar; El que con niños se acuesta, también con Lilia Prado y siendo reemplazado por Tin Tán; Amnesia, gimnasia y magnesia, Los de Abajo, La risa de la ciudad, Museo de Cera, en la cual interpretaría a siete personajes, algunos históricos como: Benito Juárez, Juan Diego, Cuauhtémoc, Pancho Villa y Jesucristo.

Jesucristo le tendrá en su gloria a quien en uno de sus papeles como Silvano Treviño Martínez de la Graza, en la película de 1949 "No desearás a la mujer de tu hijo", decía:
"Dios nos da a todos nuestra botella de vida. Unos se la beben a sorbitos, otros a tragos... Usted se la bebió de un tiro... ya no le queda nada"
.
En la siguiente noticia, nos haremos eco del gesto de un Cántabro, que para preservar la tumba y la memoria de Pedro Infante ha decidido comprar su tumba y regalársela al pueblo de Méjico. Aqui le tienen frnte a la tumba de ídolo de Sinaloa, junto al periodista santanderino Federico Lucendo Pombo: se llama Alberto Mazón y regenta el Restaurante "Puerto Chico" en la capital Azteca. Gracias a nuestro paisano, se ha preservado así el respeto que se debe a los grandes hombres que nos han hecho vivir intensamente una vida de romance y de sentimiento más allá de su muerte.


Nos hacemos eco de esta noticia en este blog:


http://tempodebolero.blogspot.com/2010/11/el-cantabro-que-compro-la-tumba-de.html

Para conmemorar el 50 aniversario luctuoso de Pedro Infante, el Festival Internacional de Cine de Acapulco realiza un homenaje en su sección "In Memoriam".

noviembre 18, 2010

18 de Noviembre: Cumpleaños de Pedro Infante

En el año 2017 se cumplirá en centenario del nacimiento de Pedro Infante Cruz, el más famoso de actor y cantantes de Méjico, que nació el 18 de noviembre de 1917 a las 02:30 de la mañana en la calle Camichín no. 508 del Puerto de Mazatlán Sinaloa, (si bien alguna biografía lo sitúa en la casa número 88 de la calle Constitución).

Bautizado como José Pedro Infante Cruz, es el cuarto hijo de los quince que tuvo el matrimonio formado por el silanoense Delfino Infante y la nayarita Refugio Cruz de Infante. Aunque seis morirían a temprana edad, Pedro convivió con sus otros ocho hermanos: María Carmela, Ángel (que también fue actor y cantante) María del Rosario, María Concepción (conchita), María del Consuelo, María del Refugio (a quien todos llamaban Cuquita), María del Socorro (Socorrito) y José Delfino.


La familia siempre fue muy importante para Pedro Infante. Sus abuelos paternos fueron Don Eleno Infante y Doña Sinforiana García y los maternos Don Domingo Cruz y Doña Catalina Aranda originarios de Rosario, Sinaloa.

Mazatlán es conocida como La Perla del Pacífico, por la belleza de sus playas y su riqueza en fauna marina ya desde la entrada de Nuño de Guzmán a Sinaloa en 1531. En 1565 el capitán Francisco de Ibarra repuebla la Villa de Chametla, despoblada por los continuos ataques indígenas, fundando la Villa de San Sebastián, hoy Concordia, donde queda Mazatlán En 1820, con la restauración de la constitución de Cádiz con Fernando VII se instalan los primeros ayuntamientos en Sinaloa. De este modo Mazatlán gracias a un banquero español de apellido Machado, convirtió un caserío de nativos pescadores ubicado al norte del cerro de la Aduana en el primer puerto de altura del pacifico mexicano. Entre 1848 y 1849 Mazatlán fue invadido por el ejército estadounidense. Luego en 1859 el puerto fue bloqueado por el buque de guerra inglés Amethyst. El 13 de noviembre de 1864 el Ejército Francés y las fuerzas imperialistas tomaron posesión de Mazatlán, hasta que fueron expulsadas el 13 de noviembre de 1866 por las fuerzas del general Ramón Corona La mañana del 13 de noviembre de 1864 los barcos de la Armada Francesa El 26 de junio de 1880 el ex general Jesús Ramírez al mando de 400 hombres asaltó la guarnición de la plaza y se apropió de Mazatlán, bombardeada de nuevo por el barco “Demócrata”. Fue declarada ciudad en el diario oficial del 8 de abril de 1915. En septiembre de 2007, Mazatlán fue considerada una de las 13 maravillas de México hechas por el hombre. Aqui tienen una completísima biografía de Pedro Infante en sus primeros años:

Los primeros años de su infancia los vivió en esta histórica y soleada tierra de Maztlán, en un ambiente muy humilde y lleno de carencias, donde apenas los niños lograron acabar sus estudios, pues desde muy jóvenes tuvieron que colaborar en el mantenimiento familiar, ya que la situación económica de la numerosa familia así lo requería, por el excaso sueldo de su padre, músico de profesión, que tocaba el contrabajo en bandas y orquestas por los pueblos. Don Delfino completaba el ingreso familiar trabajando en una tienda y en un taller de muebles de madera, en el cual se dice que Pedro adquirió el gusto por la talla de ese material, comenzando así su afición a la carpintería.
Resulta un hecho casi desconocido que a la edad de 11 años Pedro Infante fue víctima de la poliomielitis de la cual se recuperó favorablemente y sin duda este acontecimiento y sumado a otros que vivió a muy temprana edad marcaron a Pedro para siempre dándole indudablemente un aprecio mayor por la vida.
Debido a la actividad de su padre, los hermanos nacieron en varios lugares como Acaponeta, Nayarit y Guasave, Sinaloa. Finalmente, la familia tiene la necesidad de trasladarse a otra ciudad y deciden ir a vivir a Guamúchil, cerca del ingenio azucarero de los Mochis del mismo estado. Es en esta ciudad en donde el joven e inquieto Pedro comienza a buscar un trabajo que le permita ayudar a sus padres y hermanos. Cursó con muchas dificultades hasta 4º grado, faltando mucho a clase ya desde los diez años para emplearse como mandadero en “Casa Melcher”; de este modo, nunca llegó a leer con fluidez por lo que a menudo, ya de mayor, se hacía leer los textos de los guiones cinematográficos, ayudado por su esposa doña María Luisa.
Pedro Infante aprendía el oficio de carpintería y en sus ratos libres asistía con el maestro carpintero Don Jerónimo Bustillos, quien le enseñó este honroso oficio que Pedro Infante practicó durante toda su vida y que de hecho utilizó en algunos de sus personajes cinematográficos, como Nosotros los pobres (1947), Ustedes los ricos (1948) y Pepe el toro (1952)
Decía Pedro que los primeros muebles en su casa habían sido hechos con sus propias manos y no solo eso: también en este taller construyó su primera guitarra. Y de hecho sus inicios en la música fueron con el hijo de su maestro carpintero Jesús Bustillos con quien practicaba la guitarra, que había sido construida por ambos y que líricamente fueron aprendiendo con muchos trabajos, ya que como decía Pedro “en mi familia no había antecedentes de esa clase” y “había poco tiempo”.
También en esta época aprende el oficio de barbero en la barbería de don Policarpo Lizárraga. Una afición que le llevó a instalar su propia barbería en su mansión “Ciudad Infante” de Cuajimalpa que él mismo diseñó en los años 50.
Allá por el año de 1933, cuando Pedro tenía 16 años de edad y ya teniendo algunos estudios de música que Don Carlos R. Hubbard le había impartido en Rosario, forma al lado de su padre la Orquesta “La rabia” tocando la batería y la guitarra en los cabarets y centros nocturnos de no muy buena reputación de Guamúchil, cobrando diez centavos por pieza, dinero suficiente tomando en cuenta que interpretaba alrededor de 30 canciones cada noche.

Además de tocar la guitarra, también tocaba el violín, el piano y la batería, pero el canto era su fuerte y de hecho se convirtió en el vocalista de la mencionada orquesta. Las actuaciones de la orquesta “La rabia” alcanzaban cada vez más popularidad y los numerosos contratos le dieron la experiencia sobre los escenarios y le ocupaban su tiempo completo. Pedro Infante descubrió así a sus 16 años que “había encontrado su verdadera vocación”. Para mejorar su estilo de cantar, el joven Pedro recibió clases de técnica de canto con el conocido profesor Noé Quintero.
Por aquel entonces Pedro tuvo una corta relación con la maestra Guadalupe López, con la que tuvo una hija pero con la que no llegó a casarse y la niña pasó al cuidado de Cochita, hermana de Pedro.
A través de la historia Pedro Infante ha sido conocido como “El Ídolo de Guamúchil” debido a que su carrera artística inicio en esta ciudad. Hacia el año de 1937 la fama de Pedro iba en aumento y varias agrupaciones musicales del estado se disputaban su contratación. Cuando tenía 20 años, la mejor agrupación del estado “La orquesta estrella de Culiacán” solicitó sus servicios como violinista y cantante, naturalmente Pedro llevó con él a las magnífica agrupación a su padre, permaneciendo en esta institución dos años, hasta el año de 1939, en que Pedro se marchó a Méjico.
Durante este año Pedro realizó su primera presentación en radio a través de la XEBN “La voz de Sinaloa” cantando en vivo como era la costumbre entonces.
Hasta Sinaloa llegaba entonces la potentísima emisora XEW de Méjico, con voces consagradas como ídolos en aquel año, como el santanderino Emilio Tuero, en “La hora azul” y el jarocho Agustín Lara, en su propio programa “La hora íntima de Agustín Lara”. Como ellos, Pedro infante comenzó a cantar éxitos del nuevo género que estas dos voces divulgaban en el Méjico de entonces: el bolero.
Durante este mismo año de 1937 Pedro conoció a una agraciada joven que lo impactó desde el primer momento, de nombre María Luisa León y que empezó a frecuentar, iniciando un romance secreto (ya que la joven Maria Luisa era cinco años mayor que Pedro, situación mal vista por la sociedad y la total desaprobación de las familias). Pedro iba a rondarla en su bicicleta llevando su guitarra a la que bautizó “guamuchileña”, durante dos años, y ante las ocasionales presiones por parte de los padres de María Luisa de que su hija se hablase con un humilde músico , la pareja de enamorados tomó la decisión de escaparse de Sinaloa y marcharse a vivir a la Ciudad de México. De este modo, primero marcha María Luisa en Mayo de 1939 fingiendo buscar un remedio contra un supuesto ataque de paludismo. Pedro la siguió en seguida con sus pocos ahorros y los que le dejó su madre a espaldas de su padre y hermanos. Esta es una de las primeras fotografías de la pareja:

Ya en la capital, la pareja se instaló en una pequeñísima y humilde habitación en la calle Ayuntamiento 44, cuya única virtud era la de permitirles estar juntos ya que no contaban con ninguna otra amistad. Por una extraña casualidad, se encontraba cerca de las estaciones de radio XEB y XEW que por aquellos años eran el principal semillero artístico de México, por lo que en seguida, teniendo en cuenta su experiencia en la XEBN de Sinaloa, decidieron intentar probar suerte en la radio.
El entusiasmo y deseos de triunfo de Pedro Infante, respaldado por su trabajo en la prestigiosa orquesta “estrella de Culiacán” que había dejado en Sinaloa, con el apoyo de María Luisa lo animan a presentarse a unas audiciones para la XEB que en aquellos días estaba buscando nuevos valores. Pedro se inscribe en una audición radial y se presenta interpretando el tema “Consentida” de Núñez de Borndón aquel mismo mes de Mayo de 1939, pero los nervios le traicionan y la audición no resulta del agrado del director Armando Guzmán, que lo rechaza aconsejándole “que se dedique a otra cosa”.
El 19 de Mayo de 1939, Pedro con 22 años y María Luisa con 27 deciden contraer matrimonio civil, considerando que la situación económica estaba mejorando día a día, un mes más tarde refrendan su amor ante Dios en la Catedral Metropolitana sin más testigos ni invitados que la presencia del sacerdote y Dios (las familias de ambos se oponían rotundamente a su relación).

Con el apoyo y el consejo de su flamante esposa María Luisa, y un Pedro Infante de 22 años se repone de esta primera mala experiencia y corrige sus errores: estudia en el conservatorio mejorando sus conocimientos musicales de canto y de violín, de la que hará gala en varias películas a lo largo de su vida, en especial en el difícil papel del maestro Juventino Rosas en la película “sobre las olas” (1950) o en el solo de violín de “La tertulia” en la película “dos tipos de cuidado” (1952). Sobre todo, recibe clases de canto de Ernesto Belloc, que la pule de los estridentes agudos y le receta un estricto régimen y ejercicio físico, eliminándole radicalmente cualquier ingesta de alcohol. (este consejo lo siguió toda su vida, levantándose temprano para correr y jamás tomó alcohol).
Más preparado, Pedro insiste en su deseo de incorporarse al elenco de las fantásticas voces de la XEW que escuchaba en Sinaloa, y en Julio de 1939 se presenta en una segunda audición animado por su esposa María Luisa. Esta vez el tema seleccionado es “Nocturnal”, de José Sabre Marroquí corriendo con mejor suerte, de modo que consigue un contrato “en pruebas” para presentarse en la XEW tres veces por semana a cantar uno o varios temas que ensayaría con la orquesta de la XEW, recibiendo un salario de dos pesos por programa de qunice minutos. La propia María Luisa León, entrevistada en la XEW, lo cuenta así:

A través de las palmas
Que duermen tranquilas
La luna de plata
Se arrulla en el mar tropical
Y mis brazos se extienden
Hambrientos en busca de ti
En la noche un perfume de flores evoca
Tu aliento embriagante
Y el dulce besar de tu boca
Y mis labios esperan sedientos
Un beso de ti
Siento que estas junto a mí
Pero es mentira es ilusión

Y así paso las horas
Paso las noches
Pidiendo a la vida el milagro
De estar junto a ti
Y tal vez ni si quiera
En tus sueños
Te acuerdes de mí

Pronto, las tres veces por semana se convirtieron en cinco. La orquesta que lo acompañaba en aquellas audiciones era la del famoso actor y músico Joaquín Pardavé, ambos en la fotografía:


La incipiente colaboración en la XEW le permitía a duras penas pagarse sus clases de canto y de música, que compaginaba con el cada vez más exigente contrato de la emisora que le obligaba a actuar casi a diario en el teatro Juventino Rosas con la orquesta del igualmente exigente Pardavé, interpretando canciones de autores ya conocidos como Alberto Cervantes, José Alfredo Jiménez, Cuco Sánchez, Tomás Méndez, Rubén Fuentes, Salvador Flores Rivera, Chava Flores y otros. Eran años en los que el joven matrimonio de María Luisa y Pedro pasaba grandes apuros. Pedro seguía las indicaciones de su profesor de canto de mantenerse en forma y cuidar su régimen, sin probar el alcohol, pero las estrecheces económicas no le permitían mucho margen. Un día, enfermo de fiebre y agotado se desmayó, y al ser atendido por el doctor le confesó que comía muy poco y que no tenía dinero para medicinas, lo que indica su difícil de su situación económica entonces.
Sin embargo, esos meses de duro trabajo en la XEW le abren las primeras puertas en Méjico. En Octubre de 1939, el casi desconocido cantante de apenas 23 años recibe la oferta de trabajar como cantante del famoso cabaret de aquella época “El Waikiki”, lugar de reunión de la gente noctámbula de aquella época, donde se bailaba animados por el “Son clave de oro” y la famosísima bailarina exótica “Ébano”. La situación económica del joven matrimonio mejoraba y decidieron trasladarse a vivir a la colonia Narvarte.
El prestigioso hotel Reforma le ofrece también un puesto en su orquesta en el cabaret "Tap Room", ganando 100 pesos al día. Carmen Barajas, vecina suya de la colonia Navarte, le presenta a Jorge Negrete, quien acude al "Tap Room" y le escucha cantar "Nocturnal", recomendándolo a Joselito Rodríguez, hermano de Ismael Rodríguez (buscaba actores para su película ¡Ay Jalisco no te rajes!) y al también productor de cine Manuel Esperón.
Como ocurriera con la radio XEW, el cine no le abrió la puerta a la primera llamada, pero Pedro tampoco se arrendró por ello. Además, se sentía muy bien tratado por todo el personal del “Tap Room”, cosa a la que Pedro siempre estuvo agradecido (se cuenta la anécdota de que en las años 50, cuando era rico y famoso, llegó a extender un cheque por valor de 10.000 pesos a un mesero del Tap room que lo necesitaba para operarse). Agustín Lara conoció a Pedro Infante en el "Tap Room", y aqui lo dice en una entrevista, que acaba con el propio infante cantando "Farolito" de Lara (quizá parte de algunas de las dos películas que hizo con música del "flaco de Oro")

Pedro infante compagina su trabajo nocturno en el “Tap room” con trabajos diurnos en alguna otra emisora de radio. De igual modo presentado por Carmen Barrajas y ayudado por su antiguo director de orquesta de la XEW Joaquín Pardevé, hace a finales de ese año papeles de extra y con cortos diálogos en alguna película. Así, participa en un papel segundón en la película “En un burro tres baturros” (1939), estelarizada por Sara García y Joaquín Pardavé, en la que aparece aún sin su bigote, como un guitarrista en una fiesta). Durante este año también participa en dos papeles cortos en las películas “El Organillero” (con música de Agustín Lara y dirección de José Benavides, que desgraciadamente se ha perdido y en la que tenía un breve papel) y “Puedes irte de mi”( dirigida también por Benavides y con música también de Agustín Lara y en la que Pedro Hacía el papel de director de orquesta. La cinta está desgraciadamente perdida. Pedro infante empieza a tener pequeños contratos para el cine, como el contrato como cantante para la banda sonora de la pelicula "Amor Chinaco" estelarizada por Gloria Marín y Jorge Vélez, que se estrenó en 1941. En ésta canción lo acompaña el que sería su acompañante de muchas películas, el trío de los Hnos.Samperio. Esta es, sin duda, la primera colaboración de Infante en el cine: el tema "Chamaca linda"

La fama de su actuación en el "Tap Room" durante ese año de 1940, le permite conseguir contratos para realizar una gira por Méjico con notable éxito a finales de ese año y a principios de 1941. En aquellos viajes surgió el deseo de Pedro desde pequeño de querer ser aviador. A la vuelta de uno de ellos insistió en viajar en la cabina y ver los mandos del avión. Al llegar de aquel primer viaje en avión, le dijo a María Luisa: “tu me hiciste artista… pero yo nací aviador”. En Matamoros hizo amistad con Julián Villareal, administrador de TAMSA (Transportes aéreos Mejicanos) que años después le enseñó a volar.La carrera de Pedro Infante estaba despegando.

El inicio de su carrera discográfica no se hizo esperar: apenas dos años después de ser contratado en el “Tap Room”, en el mes de Mayo de 1942 RCA Víctor le propone a Pedro grabar un disco de 78 RPM con los temas “Guajirita” y “Te estoy queriendo”: dos boleros tropicales que, sin embargo no tuvieron ninguna aceptación y fueron archivados hasta que afortunadamente con motivo de su aniversario, fueron recientemente remasterizados e incluidos en un álbum conmemorativo.


"La feria de las flores" 1942


Durante este mismo año de 1942 es invitado a participar en la película “La Feria de las Flores” interpretando a un músico que toca la guitarra haciendo los coros a cantantes como Antonio Badú y Fernando Fernández, que obviamente resultaba ser una película cargada de canciones, algunas de ellas interpretadas por el propio Pedro, sin bigote y acompañándose el mismo con la guitarra, y bajo la dirección del maestro Manuel Esperón, quien a partir de ese momento se convirtió en parte fundamental de la carrera de nuestro artista, pues su primer papel de cierta -aunque poca- importancia Les mostramos este documento de la primera intervención de edro Infante en el cine, tocando la guitarra a la dercah de la imagen, tocado con un pañuelo en la cabeza, en "La feria de las flores", haciendo coros a Antonio Badú (observen que sólo se limita a estar de pie y sonreir):


"Jesusita en Chihuahua" 1942


Durante ese año de 1942, Pedro tuvo la oportunidad de realizar su primera gira artística a los Estados Unidos e intervenir en las películas “Jesusita en Chihuahua” donde René Cardona, protagonista y director, le enseña nociones de actuación para hacer su personaje de Valentín, alcalde de Chihuahua a quien hiere Felipe González (Cardona) por quitarle la novia (Susana Guizar). Estas lecciones las practica en “La razón de la culpa” con música de Esperón, en que debe practicar el acento español de Roberto, su personaje (el único personaje no mejicano de toda su carrera) quien se enamora en el vapor desde España de María (Blanca de Castrejón). Desgraciadamente, no consiguió representar el acento español y tuvo que ser doblado (creo que por Ricardo Montalbán.


"La razón de la culpa" 1942


Pedro continua recibiendo clases de perfeccionamiento de técnica vocal y manejo de instrumentos, al tiempo que sigue el consejo de Cardona y junto a su mujer, perfecciona su dicción. Sin embargo, su papel en la película “Cuando habla el corazón”, también titulada "el Norteño" tiene su primer papel como protagonista absoluto (Miguel), disputándose con Víctor Mendoza (cruz) el amor de María Luisa Cea (Cecilia) con música de Esperón. Tuvo sin embargo el penoso honor de durar un solo día en cartelera en el cine Iris en 1493.


"El norteño" 1943


Participó también en la película "Mexicanos al grito de guerra", su primer drama histórico, en el personaje secundario -sin bigote- del teniente Luis Sandoval, que anima con música de Esperón a un poeta catalán a escribir el himno de Méjico, inspirándose en la belleza de la hija del general francés (Lina Montes) y luchar contra los franceses en la batalla del cinco de Mayo.


"Mexicanosal grito de guerra" 1943


En ese mismo año de 1943 actúa en las películas “Arriba las mujeres” (donde hace de "Chuy", un papel sin importancia, aparece sin bigote y encima le duchan, le hacen ladrar y bailar la conga...), “El ametralladora” (concebida como la segunda parte de "Jalisco no te rajes", pero su papel de "Salvador el ametralladora" era demasiado similar al de Pedro Negrete de 1941 y no tuvo apenas éxito aunque canta junto al Mariachi Vargas) y “Viva mi desgracia”, estrenando con su personaje del tímido Ramón Pineda, el género de “comedia ranchera”, con una imagen curiosísima: un peinado con raya a la derecha y flequillo cayéndole a la izquierda, hasta que su criado andaluz (Florencio Castelló) le prepara un bebedizo y cambia de personalidad, cantado canciones de Esperón a la actriz Carolina Montero. Aquitienen una excelente descripción de estos siguientes años de Pedro Infante:

A finales del mes de Octubre de 1943 el Sr. Guillermo Knorhauser director de la fábrica de discos Peerless invita a Pedro Infante a firmar un contrato de exclusividad con este sello, confiando plenamente en este artista que comenzaba a popularizarse musicalmente dominando el bolero, la canción ranchera y la balada con los temas que cada vez interpretaba con mas frecuencia en sus películas .
Bajo la dirección artística del propio Ing. Knorhauser, Pedro entró al estudio de grabación el 29 de Octubre de este año para grabar los temas: “El azotón”, “Ventanita de oro”, “El durazno” y “Soldado raso”, una semana después el 5 de Noviembre los valses “Rosalía” y “Mañana”. Podemos afirmar que en aquellos días Pedro Infante realizó su primera grabación de un disco de larga duración. Los estudiosos no se ponen de acuerdo de si su primera grabación musical, fue El Soldado Raso (compuesta por F. Valdés Leal y grabada el 29 de Octubre de 1943, para el sello de Discos Peerless), o el vals Mañana (ya hemos señalado que su primera grabación fueron "Jibarita" y "te estoy queriendo" para Víctor).

La reacción fue inmediata y los temas de mayor aceptación fueron los valses “Mañana” (compuesta por Victoria Eugenia) y “Rosalía” (de Catalina Dérzel) alcanzando la increíble cantidad de 18,000 copias vendidas en poco tiempo, significando, muy buenos dividendos para la disquera y el artista. Pocas semanas después graba “mi changuita” compuesta también por victoria Victoria Eugenia.
En 1944 sale el single que contiene los temas Noche Plateada (esperón y Cortázar) y Mi patria es primero (de Lino Carrillo). Graba la comedia "Escándalo de estrellas" junto a Ismael Rodríguez, que sería posteriormente su director favorito, con música de Esperón.

En Noviembre de 1945 sale su primer gran disco con temas de Lavista y Cortázar como Mi Lindo Monterrey, Cuando lloran los valientes, Ramito de azahar, Caballo Blanco, Tal vez me puedan matar y Ranchito Lindo, así como Sobre las olas (de Juventino Rosas), Viva mi desgracia (de Francisco Cádenas), Tu felicidad (de René Touzet), Mi tragedia (de Bobby Collazo-Bebo Gottardi) y sus éxitos tradicionales Cielito lindo y Allá en el Rancho Grande. El Tema "Ramitio de azahar" lo incluyó en la película"Cuando lloran los valientes"

En 1945 volvió a trabajar junto al actor y director Ismael Rodríguez, lo que supuso un cambio en su carrera como actor. En el homenaje que Televicentro de dio a Ismael Rodríguez en 1956, el propio Pedro explicaría sus comienzos en el cine así: “Bueno, yo entré en el cine, pero me sentía muy triste porque nunca le atinaba a nada. Entonces, en el camino, me encontré con Ismael Rodríguez…con él encontré el camino con el podíamos hablarle al público, por el que nos identificábamos él y yo. Y francamente esta carrera… yo soy… pue.. yo como actor soy muy malo, porque ni yo mismo me aguanto…(rie) por eso le agradezco más al público… pero entonces el me dio la carrera, él me enseñó y creo que asi como a mi me ha enseñado a hablar a la cámara, ante el público, ha enseñado a varios compañeros míos”

En 1945 rueda la película “Cuando lloran los valientes” junto a Ismael y Blanca Estela Pavón (un trío que repetiría varias veces en “Vuelven los García en 1946, Nosotros los pobres en 1947 y ustedes los ricos en 1948, los tres huastecos en 1948 y “la mujer que yo perdí” en 1949). Según la prensa, Blanca estela Pavón fue la primera y única compañera de rodaje que los estimuló a superarse”. Junto a ella, también aprendió a mejorar su técnica vocal y sus maneras de actuar. Comenzó también, con su personaje de Agapitio Treviño, a hacerse una imagen de héroe maltratado, fue nominado la premio Ariel al mejor actor, que finalmente lo llevo Pedro Armendáriz, pero quien si se llevó el premio fue Blanca Pavón.


"Cuando lloran los valientes" 1945


En esos años, retomó su idea de convertirse en piloto de avión, comenzando a pilotar pequeñas avionetas. En 1946 tuvo un accidente al despegar con una avioneta en Guasave (Sinaloa) que le dejó una cicatriz en la barbilla. El accidente le permitió no obstante, grabar la comedia ranchera "Si me han de matar mañana", con música de Esperón, junto a Sofía Álvarez y René Cardona


"Si me han de matar mañana" 1946


En 1946 protagonizó “los tres García” y su continuación “vuelven los García” dirigido por Ismael Rodríguez y con música de Esperón, donde forjó su leyenda de personaje seductor y sinvergüenza, pícaro pero de buen corazón, el macho mejicano tierno y dulce con las mujeres y amigo del mezcal y la cantina que tantas veces interpretó. Manuel Esperón compone entonces un bolero especialmente para él, titulado •Mi cariñito”, que se convirtió en el primer gran éxito de Pedro Infante, al que el gran ídolo del momento, Jorge Negrete, le hacía aún mucha sombra.

Cariño que Dios me ha dado para quererlo,
cariño que a mi me quiere sin interes,
el cielo me dió un cariño sin merecerlo,
mirando ¡ay! esos ojitos sabran quien es,
con ella no existe pena que desespere
cariño que a mi me quiere con dulce amor
para ella no existe pena que no consuele
mirandole sus carita yo miro a Dios

¡Ay! que dichoso soy
cuando la escucho hablar
con cuanto amor le doy este cantar
¡Ay!que dichoso soy
con ella soy feliz
¡viva! su vida mi cariñito que tengo aqui


"Los tres García" 1946

Ese año de 1946 sacó su segundo gran disco de larga duración con temas como Orgullo ranchero (de Pedro M. Colmenero), Fiesta Mexicana (de Manuel Esperón-Ernesto Cortazar), Vuela, vuela pajarito (de Manuel Antonio Catalán), Será por nueva ( de Nicolás García Curiel), Que pasa mi cuate (de Javier Ruíz Rueda-José Antonio Zorrilla (Monís)) y Que te cuesta (de Esperón-Cortázar),
Aún estando casado con María Luisa inició un romance con la bailarina Lupita Torrentera, de apenas 15 años de edad, quien lo asedia como una “fan” y a la que un Pedro de 29 años no supo resistirse. Una relación que aunque el hacía lo imposible por ocultar, cada día se hacia mas público y de esta relación nació en Septiembre de 1947 una hija, Graciela Margarita (mientras Pedro estaba en Colombia de gira).
Participa en varias películas, como "La barca de Oro" de Juan Pardavé con excelente música de Esperón Y Cortázar que, sin embargo no funcionó en pantalla por falta de química entre Pedro y Sofía Alvarez. Sin embargo esta pareja función en una segunda película titulada "Soy Charro de Rancho Grande". Vuelve con René Cardona en la comedia llena de buenas canciones "Cartas Marcadas", junto a Marga López, donde un Pedro Infante saca por fin su voz poderosa en escena.

Pero fue de nuevo el director Ismael Rodríguez quien el presenta el personaje de Pepe del Toro, que marcaría la vida de Pedro Infante, protagonizando la película "Nosotros los pobres" con música de Manuel Esperón y junto a Blanca Estela Pavón. Un drama que tuvo un enorme éxito.

En 1947 edita su tercer disco de larga duración con temas de Esperón y Urdimales, como Mi cariñito, Maldita sea mi suerte, Mi Consentida, Me voy por ahí, Ojitos morenos, El Aventurero, Que gusto da! O La Motivosa


"Nosotros los pobres" 1948

En 1948 su éxito “Nosotros los pobres” y su continuación con “Ustedes los ricos”, gracias la personaje de “Pepe el Toro” se convierte en el ídolo y representante de toda una enorme masa de campesinos que constituían la mano de obra necesaria para la naciente industria manufacturera y que formaron "barrios de trabajadores" donde surgió la cultura de "la vecindad" (conjunto de viviendas en torno a un patio común), que encontró en Pedro Infante a un icono de identificación para las nuevas clases obreras urbanas por su personaje de “Pepe el Toro”. Fue el primer gran papel de Pedro Infante como actor (de hecho ocupa actualmente el puesto 27 en el ranking de las 100 mejores películas de la historia de Méjico). Su canción “amorcito corazón” se convirtió en todo un símbolo de su época. El propio Pedro la silba en varias películas el año siguiente: en “los tres huastecos” (en la escena de la entrevista), en “angelitos negros” de 1949 (cuando regresa a casa cargado de paquetes) e incluso fue la canción que la multitud coreó en su sepelio. Curiosamente, los silbidos eran parte de la película

Amorcito corazón,
Yo tengo tentación de un beso,
Que se pierda en el calor,
De nuestro gran amor, mi amor;

Yo quiero ser, un solo ser,
Y estar contigo,
Te quiero ver, en el querer
Para soñar.

En la dulce sensación,
De un beso mordelón quisiera,
Amorcito corazón,
Decirte mi pasión por ti;

Compañeros en el bien y el mal
Ni los años nos podrán pesar,
Amorcito corazón,
Serás mi amor.


En Febrero de 1948 sale a la luz su cuarto “LP”, con temas de Chucho Monge como Oh, que amor!, Palabritas de amor y Cartas Marcadas, y otros como La Barca de Oro (de Abundio Martínez), La Borrachita (de Ignacio Fernández), Mi suerte es chaparra (de Manuel Esperón-Pedro Urdimales) y Ranchito de mis amores (de Nicolás G. Curiel).
En Agosto de ese mismo año, aparece el que sería el quinto disco de larga duración de Pedro Infante, con temas de Cuco Sánchez como Tercia de ases, La Traidora, Por ahí, Por ahí y el Ranchero y temas como Mi adoración (de Fidel A. Vista-José Pastor), y los temas de Enrique Crespo “Jorge Negrete” y Dios si existe
La relación con la joven Lupita continuó en secreto, a pesar de que hacía un año que nació la hija común, Graciela Margarita, pero que en Enero de 1949 falleció de Poliomielitis con sólo 1 año y 4 meses de vida, lo que le afectó mucho a Pedro Infante, pues sucedió cuando él estaba en Venezuela de gira. Desde su vuelta, se obligará a visitar casi todos los días la tumba de su pequeña. Sin embargo, esta relación se hizo pública el 22 de Mayo de 1949, cuando acompañaba a Pedro Infante en su avioneta y tuvo su segundo accidente aéreo, al desplomarse el avión cuando llevaba apenas 20 minutos de vuelo. La prensa fue muy dura con Infante por hallarse acompañado de Lupita, lo que se unió a las secuelas físicas de este accidente, pues Pedro entró en el hospital con el cráneo abierto. En el hospital le cuida María Luisa.


El accidente le dejó como secuelas unos continuos dolores de cabeza. Le dejó una sien izquierda notablemente hundida (que debía disimular en algunas películas con un bisoñé) y una cicatriz de lada a lado del cráneo (visibles claramente en los primeros planos de la pelea entre Pedro y Lis en “a toda máquina” en 1951).


Lejos de ser un factor que acabara de separar definitivamente a la pareja, este incidente extramatrimonial – motivado según explicaba Pedro por sus ansias de convertirse en padre- le unió más a su mujer, por lo que Pedro y María Luisa decidieron adoptar a la hija de su hermana Carmela, Dora Luisa, seguramente con el propósito de volver a unirse, pero esto ya no fue posible: Pedro continuó su relación con Lupita Torrentera.
En 1948, la película “los tres Huastecos” con el triplete de Pedro en tres papeles distintos, (Juan de Dios, Lorenzo y Víctor Andrade) junto a Blanca Estela Pavón, situó a Infante en lo más alto del escalafón de actores de la época, gracias de nuevo a Ismael Rodríguez, de los que destacamos el personaje sombrío de Lorenzo “Coyote” en el que está impecable.( como curiosidad, les cuento que durante el rodaje de esta película, Pedro Conoce a una jovencísima Irma Dorantes, que sería al correr de los años, una de las mujeres más importantes de su vida). Fue nominado por segunda vez como mejor actor, que al final fue elegido Carlos López Moztezuma. En este trailer pormocional se explica por el porpio Pedro Infante y por el director Ismael Rodríguez la trama de la película:

Mientras, en Abril de 1949 Pedro Infante graba su sexto disco con temas De Esperón y Urdimales (que ya compusieron los temas de su tercer disco) como Dicen que soy mujeriego, Perdón no pido, y Amorcito Corazón, así como temas de Chucho monge como Sus ojitos, y otros como Adiós mis chorreadas (de G. Parra-Urdimalas), Serenata (de Mario Cisneros Rivera), El as de espadas (de Lino Carillo) y La Desentendida (de Cuco Sánchez).


"Angelitos Negros" 1949

Joselito Rodríguez dirige la película "Angelitos negros" en la que Pedro representa a José Carlos Ruiz, un exitoso cantante que se enamora de la racista Ana Luisa (Emilia Guiú), con música de Raúl Lavista. Por su parte Roberto Rodríguez le dirige en la comedia "Dicen que soy mujeriego" de nuevo con Sara García y música de Manuel Esperón. Pero fue de nuevo Ismael Rodríguez con la película "Ustedes los ricos" (continuación del éxito "Nosotros los pobres) quien le brinda el mayo éxito de nuevo en su personaje de Pepe el Toro y junto a Blanca Estela Pavón en el personaje de Celia "La chorreada". En este siguiente vídeo se refleja magisttralmente la vida de estos años de Pedro Infante:

Pedro Infante rueda con su amiga y compañera Blanca Estela Pavón y a las órdenes de Roberto Rodríguez y con música de Raúl Lavista, la película "La mujer que perdí" en la que Pedro en el papel de Montaño, huye de la justicia y se refugia defendiendo a los indios antes de la revolución, enamorándose de la india María (Blanca Pavón)
Sin embargo, estos éxitos quedaron empañados en la memoria de Infante un 26 de Septiembre de 1949, fecha en la que con apenas 23 años y un prometedor futuro por delante falleció en un accidente de avión su amiga y compañera Blanca Estela Pavón. Pedro participó personalmente en el rescate de la actriz con la que acababa de rodar “La mujer que yo perdí”. La prensa rosa le llegó a ligar sentimentalmente con su gran compañera del cine Blanca Estela Pavón, situación que siempre fue negada por ambos artistas. Pedro infante la recuerda y la dedica su tema "amorcito corazón"

En Noviembre de ese año, por contrato con su discográfica, reponiéndose de la pérdida de su amiga, graba su séptimo disco con temas como Tu, Sólo Tu (de Felipe Valdés Leal), Dos arbolitos (de Chucho Martínez Gil), el tradicional María, María el tema Con el tiempo y un ganchito (de Genaro Núñez), Otra copa compadre (de Felipe "Charro" Gil), Qué será lo que tengo (de Lino Carillo), y los temas de Cuco Sánchez Que siga la bola y Mala suerte
Roberto Rodríguez le dirige en la cinta "El seminarista" con música de Raúl Lavista en la que un Pedro Infante de nuevo sin bigote interpreta al seminarista Miguel Morales, tentado por la belleza de Silvia Dervez.
Ese año de 1949 rodó con Ismael Rodríguez “la oveja negra” en una de sus mejores interpretaciones y su continuación “no desearás la mujer de tu hijo”, arropado por los magníficos hermanos Fernando y Andrés Soler (Fernando fue premiado como mejor actor)


"No desearás a la mujer de tu hijo" 1949


A pesar de estos enoromes éxitos, la carrera de Pedro infante no despegó definitivamente hasta el año 1950. Como si de un avión fuese, hasta 1949 estaba tomando velocidad corriendo por la pista, pero en 1950 la discográfica Peerles levantó los alerones de la carrera musical de Infante, ofreciéndole grabar nada menos que 56 canciones ese año. El avión del comandante Cruz se levantó para coronarse como el rey indiscutible del bolero ranchero y el actor más reconocido de Méjico, com veremos en la segunda parte de esta biografía, titulada

"Pedro Infante: Vuela hasta el cielo el Comandante Cruz, para entronizar al bolero":

http://tempodebolero.blogspot.com/2010/11/pedro-infante-vuela-hasta-el-cielo.html

Estadística de visitas diarias