El bolero, Patrimonio cultural inmaterial de Cantabria

Más de 30 grupos. Más de 200 músicos de bolero en Cantabria.

Mas de 500 concierrtos de bolero anuales

Algunos Grupos de bolero de Cantabria:

Jueves de Boleros…………….. …….más de 25 miembros

Agrupación Puertochico………….. más de 25 miembros

Agrupación Sardinero…………….. más de 25 miembros

La banda del Aserradero….…..… 9 miembros

Tempo de Bolero………….……….. 6 miembros

Los Castos………………………..…... 5 miembros

Hot café fusión…………………...…. 5 miembros

Mariachi Cantabria………………… 5 miembros

Divertia………………………..………. 4 miembros

Antonio Borja……………………….. 4 miembros

Cocó Muñoz …………………………. 4 miembros

Barrio Latino……………………...... 4 miembros

Mabel Sierra cuartet………………. 4 miembros

Son 4…………………………………….. 4 miembros

Trío Camina……………..……….….. 3 miembros

Toda una vida boleros y mas…...3 miembros

trío Los Carabelas……………..….. 3 miembros

Trío Covadonga………………..…... 3 miembros

Bohemios trío………………………...3 miembros

Solo dos y un bolero…………….... 3 miembros

Obsoletos trío……………………..… 3 miembros

flores para Gardel……………....... 2 miembros

Duo Santander……………….......…2 miembros

Los Norteños………………………... 2 miembros

Flores para Gardel…………….….. 2 miembros

Dúo Alfiles………………………..….. 2 miembros

Trío horizonte………………………...2 miembros

Doble o nada…………… …………... 2 miembros

Manuel y Nanín ……………………. 2 miembros

Duo Candilejas……………….…..… 2 miembros

Duo Veracruz………………..…….… 2 miembros

Los tres del norte………………...… 2 miembros

Eder Paiva bolero…………..…..…. 2 miembros

Sito………………………………………. solista

Juan Carlos………………….…..…… solista

Lazarón …………………………..…... solista

Walter Gala …………………..….….. solista

Nanin Rodríguez…………..………. Solista

Hermes de la Torre……………..… musico solista

Juian Carlos Solar………..……….. solista

Otros grupos de bolero de Cantabria:

Piel Canela…………………………….......…. 8 miembros

El Tumbao sexteto……………..…………… 6 miembros

VozyPiano Trío…………………..……….…. 3 miembros

Quinteto Lástima……………………….…... 5 miembros

Sangre Morena……………………………..… 5 miembros

Desafinado bolero…………….…………..… 5 miembros

Marcela Morena y su trío del alma: …..4 miembros

Siguaraya…………………………….………… 3 miembros

Iliana Casanueva y Robert Itrich:…..… 2 miembros

Conciertos de Bolero en Cantabria

Al cabo del año, se programan en Cantabria más de 500 conciertos de bolero

Programación semanal ( 7 conciertos semanales)

- Cada Martes del año de 8:30 a 22:00 el ciuclo “Boleros Incendiaros” en Casa Miguel, en Corbán

- Cada miércoles del año, a las 19:30 horas, el mejor bolero cubano en directo en Bodegas Mazón de la mano del maestro habanero Hermes de la Torre, sobrino del gran Benny Moré

- Cada jueves par del año, una descarga improvisada de pura trova y bolero en Casa Inés, en Bezana, a cargo de algunos de los miembros de Jueves de Boleros.

- Cada Viernes, un concierto de bolero en el Centro Gallego ( Calle Peñaherbosa) de Santander

- Cada Sábado, en Bodegas Mazón, el bolero de Hermes de la Torre.

- Cada Domingo al mediodía, en Bodegas Mazón de Santander, el bolero de Juan Carlos Solar.

- Cada Domingo, el son y el bolero de Son 4, en la Granja Cervecera de Miengo.

Cada semnana hay, además, otros dos o tres conciertos de bolero, a cargo de los varios grupos de bolero de ProBoCa.

Santander tiene la única estatua del mundo erigida a un bolerista español

Escribe lo que quieras saber del bolero en Santander, pulsa Buscar

Lo más leído de ProBoCa

agosto 01, 2011

El aristócrata del requinto, Fernando Ramos fundador de "Los Condes", falleció ayer

Fernando Ramos, fundador y director del famoso trío puertorriqueño "Los Condes", y uno de los mejores requintistas de la historia del bolero mundial, género en el que fue profesional por más de 50 años, murió la noche de ayer, domingo 31 de Julio, a los 75 años de edad, tal y como decía uno de sus más famosos boleros: subiendo “El último escalón” de su residencia, la cual compartió por más de 27 años con su esposa Wanda Figueroa, y su hija, de 25 años, Desireé Ramos, en la urbanización Santa Juanita de Bayamón, víctima de una cirrosis hepática severa que sufría hace año y medio.
Paso a paso cuando subes la escalera
voy contando hasta que llega hasta el final
y en el último escalón, frente a mi puerta
te detienes sin querer entrar
tengo celos de la calle en que caminas
y ese sol que te ilumina y te baña con su luz
tengo celos, vida mía, del teléfono al sonar
de las cartas cuando llegan y no las puedo mirar
tengo celos de todo en la vida
que tu cariño me pueda robar

El trío Los Condes surgió como una iniciativa de Fernando Ramos y Rafael Maldonado (Rafita), quienes en la ciudad de Nueva York buscaron a Ricardo Blanco para completar el trío. Su primera grabación que resultó todo un éxito, fue el bolero de Pedro Flores titulado “Luisa“, y que ellos cambiaron su nombre por el de “Querube“.

Tu tienes las cosas Hermosas
Que Dios hizo lindas en una mujer
El pelo, los ojos, la boca
Y ese cuerpecito de pura Raquel.
Tu eres más lida que Adriana
Y mucho mas linda que Sofia Loren
Y mas que todas las Novias
Que todas las novias que tuvo Gardel
Cuando te miro bailando
Tan joven y hermosa con ese vaivén
Me incitas, me inquietas, me alocas,
Me hierve la sangre y me prendo tambien
Tu eres querube en el cielo,
En el huerto rosas, y aliento en mi ser
Y tienes todas las cosas
Que Dios hizo lindas en una mujer
Tu tienes todas las cosas
Que Dios hizo lindas en una mujer
Me incitas, me inquietas, me alocas,
Me hierves la sangre y me prendo tambien.
Por eso es que me eres tan suave,
Si tu no lo sabes enterate bien
Enterate bien
linda mujer

En la fotografía, la primera formación de Los Condes:
Fernando Ramos y Rafael Maldonado (Rafita) y Ricardo Blanco

El estilo propio que impusieron, al unir su talento y calidad vocal, en la primera voz, Rafita Maldonado, con su timbrada voz le dio el sello distintivo al trío; Fernando Ramos, requinto y tercera voz, y el cubano Ricardo Blanco, segunda voz y segunda guitarra, formaron el trío de bolero más popular de la historia de Puerto Rico. En sus más de cinco décadas de existencia en el pentagrama musical, el trío sacó al mercado más de 28 producciones discográficas. Durante la década del sesenta y el setenta Los Condes fueron el trío más escuchado por todo Puerto Rico e incluso en los centros de concentración puertorriqueña en los Estados Unidos, pues si bien el trío nació en la ciudad de Nueva York como muchos grandes tríos, tras su éxito en Puerto Rico decidieron a residir permanentemente en la isla.


me fui a dar una serenata ami adorada
le canté lo más lindo de mi repertorio
me porté como un verdadero Juan Tenorio
y ¿para que? ¡¡ si no estaba allí mi amada!!
me dijeron que cuando siempre me encontraba
 sufrió mucho porque mis cartas no llegaban
pues su padre quiso oponerse a nuestro idilio
no le entregó ni una sola de mis cartas
 y ella creyó que era yo quien la olvida
el dolor que aquella pena le causaba
 le llevó a la más funesta decisión
el culpable de la muerte de mi amada
fue aquelo padre que engañó su corazón.
le fui a dar una serenata a mi adorada
esta vez le canté con voz entrecortada
y mis lágrimas en su tuimba derramadas
como señal de que yo no la olvidaba
como señal que además yo la adoraba.

Con Ricardo Blanco, el trío "Los Condes" tuvo grandes éxitos como este bolero titulado "Zarpazo"
anoche entregué a mi altar
y me encendí
y creeme que esta ha sido mi idea más feliz
hay que ser fiera,
arañar y morder
para que entiendas,
 como es de amarga y dura una traición
 cuando se es justo en un amor
y cuando un corazón que va adquiriendo lágrimas
que nadie advierte
que dichosa esta muerte
en pos de una traición
pero que te vaya bien
y que sean largas tus horas
para que digan tus coplas
lo que tu mereces ser
tu no habrás sido mi ocaso
pero si has sido el zarpazo
más horrendo de mi amor 

Ricardo Blanco grabó varios discos con el desaparecido fernando Ramos y con Maldonado y tras abandonar la formación, fue sustituido por Tato Díaz ( en el centro de la fotografía junto a Ranmos y Maldonado)
Los Condes recorrieron a todo Puerto Rico y fueron el trío obligado de toda fiesta, Fiestas patronales, celebración institucionales y bailes privados o públicos durante largos años, constituyéndose en el grupo más popular de Puerto Rico. Hicieron famosos muchísimos boleros, como este titulado "boda negra"
Oye la historia que contome un día
el viejo enterrador de la comarca
era un amante que por suerte impía
su dulce bien le arrebato la parca


Todas las noches iba al cementerio
a visistar la tumba de su hermosa
la gente murmuraba con misterio
es un muerto escapado de la fosa


En una horrenda noche hizo pedazos
el mármol de la tumba abandonada
cavó la tierra y se llevó en sus brazos
el rigido esqueleto de su amada


Y allá en la triste habitacón sombría
de un cirio fúnebre a la llama incierta
sentó a su lado la osamenta fría
y celebró sus bodas con la muerta


Ató con cintas los desnudos huesos
el yerto cráneo coronó de flores
la horrible boca la cubrió de besos
y le contó sonriendo sus amores
También Tato Díaz dejó por unos años el trío os Condes, siendo sustituido, entre otros por Tommy González, en la foto:
En esta época surgen bolero como "Brujería" , una composición de Tite Curet Alonso.
brujería, debes tener brujería
para que diga tu nombre
mi zalma que está en agonía
te apropiaste para siempre de mi vida
yo no encuentro explicación:
debes tener brujería
¿que otra cosa puede ser
si tu cariño es ajeno?
algo me diste a beber
con tus besos de veneno
se que en las noches de luna
los ojos se me saltaban
yo estaba ciego de amor
porque tui me acariciabas
por eso digo
debes tener brijería
para que diga tu nombre
 a pesar de esta agonía

Grabaron con Freddy Valleanés (a izquierda parte superior de la foto abajo) como primera voz una versión interesante, pero contrastada con el estilo original que siempre mantuvo la inigualable voz de Rafita.
ültimamente, el trío Los Condes estaba compuesto por Héctor González, en la segunda voz; Félix Vázquez, primera voz; Fernando Ramos, tercera voz y primera guitarra; Pucho Colón, en el bajo; Alberto Torres, la conga; y Edwin Aviles en el timbal.


En los últimos tiempos de trío con Rafita, cuando ya habían anunciado la separación definitiva, cumplian sus contratos cantando separados sin dirigirse la palabra. Finalmente Rafael Maldonado creó el trío Rafa el Conde Mayor y su trío y Fernando retuvo el nombre de Los Condes.

También se incorporó al trío Bebo Cárdenas, actual primer voz del trío "Los tres Reyes".
Los restos de Fernando Ramos estuvieron expuestos en la funeraria Asencio al final de la Avenida Santa Juanita de Bayamón, y su sepelio se efectuará, mañana, martes, a las 12:30 de la tarde en el Cementerio Municipal de ese pueblo.


(Información recopilada por el autor de notas de prensa puertorriqueñas)


Toda una generación de puertorriqueños creció arrullado y cautivado por las románticas melodías del Trío Los Condes. Esta ha sido, sin duda, la más exitosa de todas las agrupaciones de su clase en la historia de nuestra música popular, a juzgar por su prolongada vigencia manteniendo el cartel estelar que tan rápidamente cimentara desde sus primeras grabaciones en 1960, a un año de haberse constituido en Nueva York, con Fernando Ramos (requintista y tercera voz); el cubano Ricardo Blanco (segunda voz y guitarrista acompañante) y el excepcional Rafael «Rafita» Maldonado en la primera voz y la segunda guitarra acompañante.
En realidad, el origen de esta aclamada trilogía se remonta a las postrimerías de 1957 cuando Ramos creó el Trío Los Chicos, que completaron Rafita y el también guitarrista Roberto Montalvo en la segunda voz. Bajo aquel nombre trabajaron hasta los primeros meses de 1960, aunque Montalvo había cedido su posición a Ricardo Blanco en 1959. Pero, resulta que al disponerse a grabar su primer LP, que editaría la compañía Gema, los hermanos cubanos Guillermo y Rafael Álvarez Guedes, propietarios de la referida disquera, les solicitaron que buscaran un nombre que resultara más atractivo para el público. Y, entre los varios que se barajaron, Los Condes fue el seleccionado.
El anhelado lanzamiento aconteció vía el álbum “Querube” (LPG-1174). El tema que le sirvió de título (original de Pedro Flores) y “Por tu ausencia” (original de Héctor Hernández) y “Querube” (de Pedro Flores) constituyeron sus jitazos iniciales. El primero de los mencionados se mantuvo sólido en la posición cimera del Hit Parade neoyorquino durante quince semanas y entre las primeras diez hasta principios de 1961. Tan impactante debut hizo acreedor al trío de su primer Disco de Oro, galardón que, muy curiosamente, no había instituido empresa discográfica alguna en Nueva York, sino la radioemisora WBNX en sociedad con la revista Farándula, dirigida por el periodista cubano Bernardo Hevia Castro. Por otro lado, par de años después tuvo oportunidad de intervenir en dos películas: “La canción del Caribe” (1963) y “Preciosa” (1964) y, en ambas interpretaron “Querube”.
En la Gran Urbe – su base de operaciones hasta 1965 – surgieron aquellos jitazos discográficos que consagraran al Trío Los Condes a partir de “Querube” en 1960. Sobre todo, no menos de 40 bolerazos originales del cubano-boricua Héctor Hernández, a quien los denominados triófilos siempre identificarían como «El Cuarto Conde». La lista de éxitos que éste aportó al repertorio del grupo es de antología: “Por tu ausencia” (1960); “La última lágrima” (1961); “Dondequiera que estés” (1965); “Ante los ojos del mundo”, “Jugando de verdad”, “Juguete viejo”, “La belleza del alma”, “No vendo el corazón” y “Tantas cosas” (1966); “Cuando den las doce” (1967); “Contigo tengo todo”, “Quiero hablarte” y “Ya no te espero” (1969); “La pecadora”, “Mientras tú no llegas” y “Quién pudiera” (1970), etc.



Reseñas biográficas de sus integrantes:
Rafita Maldonado
Primera voz y guitarrista
Nombre verdadero: Rafael Maldonado De Jesús
Fecha de nacimiento: 14 de junio de 1930
Lugar: Arecibo, Puerto Rico
Falleció el 4 de abril de 2000 en Utuado, Puerto Rico
También guitarrista acompañante, Rafita Maldonado fue su voz líder durante 38 años. Su potente, raro y emotivo timbre vocal constituyó el sello característico de esta trilogía. Por ser considerado “el alma” del grupo, el público lo llamaba «El Conde Mayor». Además de Blanco, cuya pasantía abarcó un lustro (1959-1964), en distintas etapas tuvo a otros cuatro compañeros en la segunda voz: José Luis «Tato» Díaz (1964-1976 y 1989-1993); Julito Pérez (1976-1981); Tommy González (1981-1989) y Héctor González (1993-1997). Este gran cantante era un músico intuitivo. Aprendió a ejecutar la guitarra de manera autodidáctica, aunque su padre, del mismo nombre, le enseñó algunas posiciones (o tonos).
Temprano en la adolescencia emprendió oficialmente su trayectoria musical formando dueto con un tal «Toniche». Hacia 1946, cuando el ya reconocido compositor e instrumentista Pepito Lacomba los tomó bajo su tutela, aquel binomio dio paso al Trío Los Nómadas, que completó el hijo de aquel insigne músico, de igual nombre. Posteriormente (1948-1951), Rafita encabezó toda una estela trilogía de breve duración en su natal Villa del Capitán Correa: Trío Cupido, Trío Los Bandidos y el Trío Los Perdidos, entre ellos.
Optó luego por buscar nuevos horizontes artísticos en Nueva York – que entonces constituía la Gran Meca para los músicos hispanos – y, casi de inmediato, junto a su compueblano José Donate y el naguabeño Jesús «Junior» González, fundó el original Trío Los Príncipes. Fue con estos compañeros que grabó por primera vez. La ranchera “Entre copa y copa” (de Miguel Bermejo) y el vals peruano “Alma, corazón y vida” (de Adrián Flores), que se incluyeron en un sencillo de 78 rpm editado por el sello Riney, marcó su debut discográfico en 1953.
Poco después de que aquella placa saliera al mercado, dejó a Los Príncipes para sustituir a Iván Rodríguez en el Trío Ecuatorial, dirigido por el requintista y tercera voz ecuatoriano Jorge Renán Salazar, célebre por sus grabaciones junto a Yomo Toro acompañando a Cheíto González en Discos Ansonia. El motivo que lo impulsó a separarse de Donate fue, sencillamente, la necesidad de encontrar estabilidad económica. Y, Renán Salazar tenía un contrato como atracción permanente en un centro nocturno de Manhattan, además de ser muy requerido por los empresarios de espectáculos en los teatros, no sólo de aquella metrópoli, sino también de Chicago, Filadelfia y los estados de Nueva Jersey y Connecticut. En cambio, el Trío Los Príncipes recién surgía en el competidísimo ambiente farandulero. Su pasantía por el Trío Ecuatorial abarcaría un período de casi cuatro años (1953-1957), al cabo de los cuales pasó al encabezado por Richard Miranda. Con este grupo apenas trabajó cuatro o cinco meses.
Ya adelantado el 1957, Rafita Maldonado fue reclutado por Fernando Ramos para completar, junto a Roberto Montalvo (segunda voz y guitarrista), el Trío Los Chicos. Bajo este nombre trabajaron hasta los primeros meses de 1960. Para entonces, ya Montalvo había sido reemplazado por el cubano Ricardo Blanco. No obstante, cuando se dispusieron a grabar su primer LP bajo el amparo de Discos Gema, a sugerencias de los hermanos Guillermo y Rafael Álvarez Guedes, dueños de la compañía, decidieron adoptar un nombre más comercial… y Los Condes fue el seleccionado. Lo demás, es historia harto conocida.
Rafita permaneció fiel a Los Condes durante casi cuatro décadas, habiendo participado en 38 de sus producciones discográficas, sin contar las consabidas recopilaciones. Ya avanzado el año 1997, junto a su compañero Héctor, se separó de Fernando y creó El Conde Mayor y Su Trío – en realidad un sexteto –, que completaron William «Guyín» Hernández (requintista y tercera voz); Edwin Hernández (bajista); Berto Torres (conguero) y Ángel Hernández (bongosero). El respaldo del público hacia nuestro biografiado – ahora frente a su propia agrupación – no se afectó en lo absoluto.
Este gran cantante falleció en el Centro de Salud de Utuado, a eso de las 4:00 de la madrugada del martes 4 de abril de 2000, luego de sufrir un infarto cardíaco en su hogar, localizado en la Urbanización Jesús María Lago, del referido municipio. Estaba casado con Muriel González Arroyo – cerca de 35 años menor que él – desde 1988. Frutos de esta unión son Rafael Jesús (n. en 1989) y Harold Miguel (n. en 1995). Habidos en anteriores enlaces son Rafael Alexis, Norma, Elizabeth, Aixa, Tati, Raquel y Rafael Ivanhoke. También, una hija de crianza llamada Milagros Larancuent. Fue sepultado en el Cementerio Municipal El Tres de Arecibo, en medio de una gran manifestación de duelo popular.


Fernando Ramos
Requintista, Tercera Voz y Director
Fecha de nacimiento: 7 de octubre de 1935
Lugar: Río Grande, Puerto Rico
Músico de formación autodidáctica. Luego de terminar sus grados académicos elementales en su pueblo natal fue a vivir con su familia a Río Piedras. Para entonces ya había aprendido lo básico de la guitarra. Su admiración por el virtuoso pepiniano Rafael Scharrón lo impulsó a volcar su interés hacia el requinto. A la edad de 14 años emprendió oficialmente su trayectoria musical integrando el grupo Los Jacks. Con aquella formación participó en el programa “Tribuna del arte”, que don Rafael Quiñones Vidal mantenía en la radioemisora WNEL.
En pos de más amplios horizontes para sus inquietudes artísticas, Fernando Ramos marchó a Nueva York en 1954. Al año siguiente, 1955, el arecibeño José «Joe» Donate lo reclutó para reemplazar a Jesús «Junior» González en su Trío Los Príncipes, cuya segunda voz era entonces Chiquitín Santiago. Su pasantía por este grupo se prolongó hasta 1957, período durante el cual participó en las grabaciones de varios sencillos editados por Seeco Records. Entre ellos, el éxito “Llanto en el cielo”.
En 1957, Fernando formó su propio Trío Los Chicos, que completaron Rafita Maldonado y, en la segunda voz, el también guitarrista Roberto Montalvo. Esta trilogía no llegó a grabar. Sin embargo, en 1958 nuestro biografiado accedió a la solicitud de Armando Vega, otra excelente primera voz arecibeña, para que lo acompañara en una sesión que tenía pendiente para Seeco, en la que también participaría Chiquitín Santiago. Muy curiosamente, como este improvisado trío no tenía nombre, decidieron identificarlo como… ¡Los Condes! Se impone resaltar el dato de que la referida sesión incluyó las primeras versiones que Vega realizara de los dos máximos éxitos de su carrera: “Recuérdame” y “Entrega” (de Germán Lugo), mismo que luego volvería a grabar frente a su Trío Casino Tropical. Mientras tanto, Fernando Ramos continuó trabajando con su Trío Los Chicos hasta que, como explicamos anteriormente, este diera paso al que sería famoso Trío Los Condes.



José Luis «Tato» Díaz Rodríguez
Segunda Voz y Guitarrista
Fecha de nacimiento: 2 de julio de 1935
Lugar: Vega Baja, Puerto Rico
Antes de comenzar a cantar y de tocar la guitarra, José Luis «Tato» Díaz ejecutaba el cuatro. Apenas contaba ocho años de edad cuando su padre, el cuatrista Fermín Díaz, lo inició en el aprendizaje de este instrumento. A los 12 volcó su interés hacia el canto y la guitarra. Tanto como vocalista como en su faceta de ejecutante se desarrolló de manera autodidáctica. Un detalle que, por lo curioso, reviste particular interés, es el hecho de que una de sus primeras experiencias profesionales fue integrando el Trío Los Nómadas, dirigido entonces por Pepito Lacomba, hijo. Como ya habíamos comentado, Rafita Maldonado había sido la primera voz original de esta formación.
En 1957 marchó a Chicago en pos de mejor bienestar económico. Allá se unió al trío de Pepe Quintana, el cual era completado por Porfirio Díaz. Hacia 1961 se trasladó a Nueva York, uniéndose al encabezado por el humacaeño Carlitos Vélez. Fue con esta trilogía que grabó por primera vez. Una de aquellas placas contenía su bolero “Te ayudaré a olvidar”. Más adelante fue reclutado para completar el trío que actuaba permanente en el Río Lounge, en Brooklyn. Dicho lugar era punto de encuentro de muchos artistas puertorriqueños. Y fue precisamente allí donde conoció a los miembros del Trío Los Condes y donde Fernando y Rafita fueron a buscarlo para que ocupara el lugar de Ricardo Blanco en 1964.
Al concluir su primera etapa con el grupo, Tato Díaz se asoció con Freddie Vallellanes para fundar el Trío Los Supremos. Permaneció en este grupo hasta 1989, cuando volvió a unirse a Fernando y Rafita. Esta segunda pasantía culminaría en 1993. Su posición fue ocupada entonces por Héctor González. Tras su salida del Trío Los Condes, el cubano Ricardo Blanco, segunda voz original, fundó el Trío de Oro, que disfrutó de gran popularidad en las plazas hispanas del Este norteamericano. Sus integrantes originales fueron Oscar González y Paquito López.

Alfredo «Freddy» Vallellanes
Primera Voz
Fecha de nacimiento: 2 de noviembre de 1937
Lugar: Comerío, Puerto Rico
Alfredo “Freddy” Vallellanes Bou, quien reemplazó a «Rafita» Maldonado en la primera voz, se crió en Corozal. En este pueblo hizo sus pinitos integrando el Trío Los Juveniles, que completaron Enrique «Quique» Taboas y Gumersindo Rosario. Con este grupo participó en los programas-concursos “El profesor Colgate” – que Tommy Muñiz producía en Telemando / Canal 2 – y en “Tribuna del arte”, instituido por Rafael Quiñones Vidal y entonces emitido a través de la emisora WNEL. Luego se trasladó a Nueva York y, en esta metrópoli, se desempeñó como solista y como primera voz de otros tríos. En 1959 la revista Farándula, fundada por el cubano Bernardo Hevia Castro, le otorgó el Premio Diplo correspondiente a Cantante Local del Año. Seguidamente, tuvo breves pasantías por el Trío Los Amantes, el Trío Los Continentales de José Ramón Ortiz y el Trío Santurce, de Johnny Félix.
De vuelta a Puerto Rico en 1960, se unió al Trío Los Embajadores de Puerto Rico, del requintista Henry Vázquez, el cual completaban Ángel Luis Nieves, Pablo Carballo y Willie Prieto. Más adelante, actuó brevemente con el Trío San Juan – con Chago Alvarado y Félix «Ola» Martínez –, encabezó su propio trilogía (1961-1970) y, junto a José Luis «Tato» Díaz, creó el Trío Los Supremos, que mantuvo hasta 1997, cuando Fernando Ramos lo reclamó para sustituir a «Rafita» Maldonado en el Trío Los Condes.
Sin embargo, al cabo de poco más de un año (1999) cedió su posición al cubano Roberto
«Bebo» Pérez Cárdenas, al decidir radicarse en Orlando, Florida (EE.UU), donde radica gran parte de su familia.
En su patria, Pérez Cárdenas formó parte del Trío Los Embajadores. Llegó a Puerto Rico en 1992 y, hasta su incorporación al Trío Los Condes, trabajó con el de Ángel «Junior» Nazario y el conjunto acompañante de Felipe Rodríguez «La Voz».
Durante el mes de enero de 2000 realizó una gira alusiva al 40 aniversario de su fundación, la cual abarcó Santo Domingo (RD) y las ciudades norteamericanas de Chicago, Hartford (Conn.) y Miami.


Miguel López Ortiz
Fundación Nacional para la Cultura Popular

Discografía selecta (editada por la compañía Gema) -
— “Querube” (LPG-1174), 1960. El tema titular sería determinante en la consagración del trío. Además incluye “Por tu ausencia”, primero que grabaron de Héctor Hernández.
— “La última lágrima” (LPG-1187), 1961. El bolero homónimo, de Héctor Hernández, fue su segundo jitazo.
— “Los Condes cantan al pasado” (LPG-1197), 1963.
— “Los Condes con sus guitarras” (LPG-3006), 1965. Generó tres éxitos: “Dondequiera que estés” (de Héctor Hernández); “En el último escalón” (de Willy Chevalier) y “Zarpazo” (de Perín Vázquez).
— “Los Condes en Puerto Rico” (LPG-3026), 1966. Generó cinco éxitos: “Ante los ojos del mundo”, “En el mismo apartamento”, “Juguete viejo”, “La fuerza del querer” y “Vamos a hablar”, originales de Héctor Hernández.
— “Trío Los Condes” (LPG-3032), 1966. Éxitos: “Jugando de verdad”, “No vendo el
corazón” y “Tantas cosas” (de Héctor Hernández) y “No lo niegues” (de Germán Lugo).
— “El Trío Los Condes en canciones del ayer” (LPG-3033), 1967.
— “Y ante ustedes… Los Condes” (LPG-3049), 1967. Contiene el éxito “La belleza del alma”, original de Héctor Hernández.
— “Felicidades” (LPG-3053), 1967. De boleros románticos, pero alusivos a la Navidad. El que mayor difusión alcanzó fue “Cuando den las doce”, original de Héctor Hernández.
— “Los Condes y Manzanero” (LPG-3060), 1968.
— “Sólo para enamorados” (LPG-3071), 1969. Generó dos éxitos: “Contigo tengo todo” y “Ya no te espero”, originales de Héctor Hernández.
— “Para ti, mi amor” (LPG-3081), 1969. Éxitos: “Quiero hablarte” (de Héctor Hernández) y “La trampa” (de Mario De Jesús).
— “Brujería” (LPG-3087), 1970. Éxitos: “Brujería” (de Tite Curet Alonso) y “La pecadora”, “Mientras tú no llegas” y “Quién pudiera”, originales de Héctor Hernández.
— “Trío Los Condes cantan la música de Lara” (LPG-3091), 1971. De boleros clásicos del mexicano Agustín Lara.
— “Los Condes cantan los éxitos de Tite Curet Alonso” (LPG-3097), 1972.
— “Las voces románticas de Los Condes” (LPG-5010), 1972. Contiene el éxito “El prendedor”, original de Luis Kalaff.
— “Regalo de Navidad” (LPG-5015), 1973.
— “17 grandes éxitos de Los Condes” (LPG-5039), 1973.

Producciones editadas por la etiqueta The Music Stamp-
— “Julio Ángel y Los Condes” (JA-006), 1982.
— “Los grandes éxitos de Los Condes / La Primera Trilogía de América” (JA-007), 1982. Interpretando doce de sus éxitos consagratorios con orquesta dirigida por Mandy Vizoso.
— “Ternura / Julio Ángel y Los Condes” (JI-012), 1983.
— “Romance para recordar” (JI-014), 1983. Con Julio Ángel.
— “17 éxitos de Los Condes” (JI-015), 1983.
Álbumes lanzados por otras compañías:
— “La historia sigue” (Frama, FR-1023), 1993.
— “Los Condes le cantan al amor y a la belleza” (R&R Music), 1999. Con Freddy Vallellanes en la primera voz. La radio dispensó cierta difusión al tema “Reina del Universo”, original de Fernando Ramos y dedicado a Dayanara Torres Delgado «Miss Universo 1993». Contiene una nueva versión de “Querube” y otra de “La puerta de tu casa”, uno de los boleros emblemáticos del Trío Los Panchos.
— “Trío Los Condes / 20 éxitos de Disco Hit” (DHCD-8184). Recopilación.

Datos discográficos recopilados por Miguel López Ortiz / Fundación Nacional para la Cultura Popular 
(información recogida directamente de http://www.prpop.org/biografias/t_bios/TrioLosCondes.shtml)

junio 05, 2011

Mucho y buen bolero en Santander

En el primer fin de semana de Junio se han ofrecido cinco conciertos de bolero en dos días en Santander. Gracias a los muchísimos aficionados al bolero que han llenado el aforo de todos los conciertos de bolero de estos días, tanto el de "Son de Indianos" en su concierto de cada jueves en Casa Miguel, como en el concierto del sexteto "Tempo de bolero" el sábado en el mismo escenario, o el llenazo absoluto del conciertazo que dieron el trío "Los Brisas" en el parador de Santillana del Mar el mismo sábado, y especialmente las descargas de La tienduca en el Río de la Pila con "Son de Indianos" ( en la fotografía bajo estas líneas) y en La Taberna de Puertochico con el habanero "Hermes de la Torre".
El quinteto santanderino "Son de Indianos"

En sólo dos días ha habido cinco conciertos de bolero. Y es una situación "normal" en Santander. ¿cuándo se van a dar cuenta los gestores culturales que esto que pasa de modo habitual aqui no pasa en el resto de España? claro: como o han visto "toda la vida" se creen que pasa lo mismo en Madrid (donde apenas hay bolero) o Barcelona, o incluso en Canarias (donde al menos hay tántos grupos de bolero como aqui en Santander) y no es asi: en Santander se hicieron más de 500 conciertos de bolero en 2010. Santander está a la cabeza del bolero en España. No es un expresión lanzada a la lijera: un hijo de Ibrahim Ferrer que visitó Santander el año pasado declaró a Diario Montañés que "Santander merece ser la capital del bolero de Europa" y fué más allá, pues el propio Diario santanderino tituló su entrevista con esta afirmación sorprendente: "Santander merece ser el epicentro mundial del bolero":

¿El truco? no existe si no fuera porque en Santander se mantienen en activo boleristas de solera como Alberto Lemaur - que ya era profesional del bolero en 1945 con su trío de bolero santanderino "los tres del Norte"- o los miembros del trío "Los Brisas" que conservan en la actualidad la misma formación que la que tenían en 1956, o el trío "Carabelas" que en 1958 se llamaban "piedras Blancas" y como trío de bolero hicieron una gira mundial patrocinada por la cadena hotelera Hilton, o sigue cantando en sus escenario Pepín García Blanco, que con su trío de bolero "Covadonga" actuó en la RTVE en 1958 cuando aún su cobertura no llegaba a Santander... héroes que han dejado en el acervo cultural de Santander boleros como "pescadores de la tierra verde y bella", o "Quiero vivir en Cantabria" que se cantan "de toda la vida" en las tabernas junto con habaneras y montañesas.
Trío de bolero santanderino "Los tres del Norte" en 1945

Detrás de todo esto, sólo historia. Historia descarnada - casi olvidada lamentablemente- de una ciudad volcada al mar, que debe al comercio transatlántico toda su identidad, especialmente desde que un indiano, Antonio López, Marqués de Comillas, la designara como el primer puerto de correos de España y el primer puerto harinero español. Al reflujo de su Compañía Trasatlántica se instalaron en Santander casi una vientena de navieras mercantes a las que pronto se unieron otras tantas navieras europeas que como la Pacific - la más importante de los primeros ños del siglo XX en el mundo- hizo de Santander una escala obligada para sus enormes transatláncicos que como el Britannia se dirigía a Distintos puntos de América. Historia de una ciudad que encontró más fácil el camino a América que hacia Madrid o Barcelona y así, sus emigrantes de todos los pueblos de la montaña embarcaron rumbo a Cuba, a Méjico, a Venezuela, a Brasil, a Uruguay, a Argentina, a Puerto Rico e incluso a Filipinas, pues el puerto de Santander tenía comunicación mensual con estos y otros muchos países.
Pareja de indianos antes de embarcar hacia América

Foto de familia de Alfonso XIII
El fenómeno indiano es especialmente importante en Cantabria ( como lo es - y mucho más celebrado y potenciada su memoria- en Canarias e incluso en Barcelona) y así gallegos, asturianos y montañeses poblaron toda América especialmente desde el siglo XX. Unos años donde el bolero sencillamente reinaba en América pero también unos años florecientes en extremo para santander, convertida en la capital cultural europea no sólo por ser el destino de los meses de veraneo de la familia real española (en la fotografía, tomada en Santander) durante casi 20 años (con la aristocracia que movía a su alrededor), sino porque al reclamo de sus saludables "Baños de Ola" llegó la alta burguesía española y especialmente la aristocracia y la burguesía europea que desde 1913 huía de la I guerra mundial.

El fenómeno de los "indianos" supuso para el bolero una doble revulsión y promoción: por un lado llegó a Santander desde La Habana gracias a que cada 11 días venía aqui un vapor con capacidad para 2.000 pasajeros, y por otra, llevó a América grandes intérpretes y cantantes del norte de España que hicieron historia, como Demetrio González, Gregorio Barrios ( en la fotografía de la derecha) o Emilio Tuero. A finales de los años 20 un santanderino, Emilio Tuero Cubillas, se convirtió en el estandarte del bolero mundial gracias a ser la primera voz de la emisora más potente y flamante de entonces: la XEW de Méjico, en tiempos en los que el tango, el bolero y el foxtrot competían por ser los estilos "de moda" tanto en Méjico como en Santander.
Emilio Tuero
Nuestro "Barítono de Argel" se convirtió en el primer cantante de bolero del mundo en sufrir el fenómeno de las "fans" y a él le cupo el honor de estrenar ya en 1941 - el mismo año que el incendio de Santander- el bolero "Bésame Mucho". En esos años 40 y en los 50, grupos santanderinos como "los cántabros" donde integraban el dueto de pianistas de Miguel Ángel Samperio y su padre viajaron también a Méjico al tiempo que recibíamos en Santander la vistia de los más grandes boleristas, como Jorge Sepúlveda ( que dedicó varios boleros a nuestra ciudad, entre otros su famoso "Santander, eres novia del mar"), Lorenzo González, Bonet de San Pedro o el gran Antonio Machín ( que se alojó siempre en el Hotel "Ignacia" junto al mercado del Este, precisamente donde en 1928 se alojó el Argentino Carlos Gardel). En los 60 había en Santander ocho orquestas profesionales que como la orquesta "Corimbos" acompañaron a grandísimas figuras conmo la propia Josephine Baker o al ya mencionado Antonio Machín. "Los Panchos" actuaron varias veces en nuestra ciudad, mientras se iban forjando los actuales grupos veteranos que lideran el bolero en Santander en nuestros días.

En el siglo XXI existen más de 15 grupos de bolero en nuestra región que han realizado - como subrayé anteriormente- más de 500 conciertos de bolero durante el pasado año. Y eso a pesar del ya mencionado abandono histórico hacia la importancia secular de sus comunicaciones trasatlánticas y a la importancia de sus indianos ( apenas Comillas celebra una fiesta de indianos durante un solo día de Verano en honor a los indianos montañeses) e incluso podría decir que pareciera que se intenta olvidar que fueron ellos los que dotaron de escuelas, de hospitales, de salones de recreo, de universidades y de palacios y casonas a toda Cantabria y que además de dinero, trajeron en su corazón el sonido de esa América que no era otro que el bolero y la habanera que plantaron junto a sus palmeras y sus casonas y que dejaron como su herencia inmaterial para posteriore generaciones. Los grupos de bolero de Cantabria, arupados en la asociación ProBoCa (promoción del bolero en Cantabria) entienden de la necesidad de defender el bolero que se hace en cantabria como patrimonio cultural inmaterial del indiano montañés y así, anteponen este deseo imperioso a las conmdiciones económicas, llevando el bolero altruista y generosamente para regar con él los corazones de los descendientes de los indianos montañeses que notan así la llamada de la sangre y de su acerbo cultural, sintiendo cómo el bolero les envuelve en una catártica regresión a sus raíces culturales y familiares, a países donde vivieron sus abuelos y sus tíos, a sabores y olores impregnados en la sangre que se transmite hereditariamente y que no sólo sabe a bolero o a habanera, niso que sabe a son y guaracha de Cuba, a huapango y ranchera de Méjico, a joropo venezolano, a cumbia y vallenato colombiano, a bossa nova brasileña, a vals peruano, a cueca chilea o a tango argentino...
Santander es una ciudad que vive "mirando al mar" como dice el bolero de Sepúlveda

Esos mismos descendientes de indianos han sentido este fin de semana hervir la sangre americana que les corre pr las venas y sentir vibrar su cuerpo no con un sonido estruendoso de altísimo volúmen (como están acostumbrados los jóvenes que se enamorarn ahora con canciones en un inglés que no comprenden y que en cualquier casao tienen letras absurdas), sino con melodías sentimentales, apasionadas, cuajadas de mensaje y de profunda reflexión interior... interpretadas suaveme y cadenciosamente al propio ritmo del corazón, como lo hace un bolero.
Jorge Sepúlveda tiene en Santander la única estuatua erigida en emundo a un bolerista español

Cartel que se conserva en el Mercado del Este santanderino

Por cierto - y para terminar- es importante saber que el bolero como género musical es más antiguo que el Blues, que el Jazz y que el tango y es coetáneo del flamenco, ya declarado con toda justica Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. El bolero se merece mucho más respeto y apoyo institucional que el escasísimo que tiene en España pues con independencia de su valor histórico musical (especialmente para Santander, que es el primer lugar de Europa donde se interpretó un bolero) es por supuesto, el género "del alma" por excelencia que define, une y aglutina el sentimiento latino o si se prefiere en términos históricos, el modo de sentir hispano-americano. Es inútil que sigan los ignorantes asociándolo con Franco: Jorge Sepúlveda fué fusilado - y sobrevivió- por ser republicano y como tal murió y la única hija de Antonio Machín era anarquista. Nadie cabal asocia a Cuba o a Méjico ( las dos patrias del bolero) com música de derechas, pues como se dice de la religión, el reino del bolero no es de este mundo: su universo pertenece a la esfera humana de los sentimientos comunes a todos los latinos y a todas las generaciones de los que tenemos el castellano como nuestra lengua materna. Incluso los que la tienen como el catalán, saben que es imposible sustraerse a cantar una habanera en catalán durante una reunión social entre amigos, como aqui en Santander es imposible desconocer "Santander la Marinera" o "la bella lola" o cualquiera de las muchísimas habaneras "de toda la vida"... esas mismas que se siguen cantando en las tabernas por los viejos pescadores, alternándolas con boleros y montañesas....

Si: muchos de los boleros y habaneras que cantan los esforzados pescadores de frentes marcadas por surcos en el mar son más antiguos que muchas de las montañesas que cantan, pero eso también es una consecuenca de la propia historia de este Santander que vive "Mirando al mar" cono el bolero de Sepúlveda.

mayo 10, 2011

Se paró el corazón loco de Johnny Albino

Hoy el mundo del bolero está de luto: Hace escasas horas que falleció a sus 92 años una de las voces de oro de la historia musical mundial: el puertorriqueño Johhny Albino.

 Dos de los tríos de bolero más impresionantes de la historia tuvieron el honor de tenerle como integrante: El Trío San Juan (trío que él mismo dirigía y del que era la primera voz) y El Trío Los Panchos, donde ingresó por urgencia en 1957 para sustituir como primera voz a Hernando Avilés, que enfermó, y poder así cumplir el contrato de dos semanas ininterrumpidas de actuaciones en el Teatro Puerto Rico de la Gran Manzana que había firmado el Güero. Entonces, Los Panchos estaban quizá en uno de los mejores momentos de su historia.
Para cualquier músico del mundo sería una locura aceptar presentarse sin apenas ensayos como primera voz del trío Los Panchos en su mejor época, pero no para Jonny Albino, pues no solo conocía sobradamente todos los bolero que cantaban entonces Los Panchos, sino que se atrevió a darles una vuelta más y mejorara aún más la calidad que hasta entonces le había dado el gran trío, “rizando el rizo” o “mejorando lo inmejorable” o, si lo prefieren, situando la caldad musical de los Panchos en las más altas cotas que jamás alcanzase en toda su historia. Tal era la calidad de este fantástico puertorriqueño.
Una de las primeras fotografías de Johnny Albino con Los Panchos
Johnny Albino nació en Yauco, Puerto Rico, el 19 de noviembre de 1919, hijo de un emigrante napolitano llamado José María Albino, que trabajaba como policía en Yauco, donde fue bautizado el recién nacido con el nombre de Juan Antonio Albino Ortiz.

Cuando Juan Antonio Albino -a quien según la costumbre típica puertorriqueña ya llamaron con el cariñoso diminutivo de Johnny desde pequeño- tenía dos años trasladaron a su padre don José María fue trasladado al pueblo de Guayama, con lo que toda la familia se trasladó allí en 1921. En fotografía, la plaza pública de Guayama en aquellos años.

En Guayama, Johnny Albino estudió en el instituto, donde sintió su vocación musical, de modo que compaginaba sus estudios con sus primeros trabajo como cantante con varias orquestas en algunos pueblos de la isla, llegando a participar en programas radiales transmitidos por las emisoras WPAB y WPRP de Ponce. En 1939, con 20 años y acabados sus estudios de escuela superior, Johnny Albino tomó la decisión que marcaría su vida: hacerse músico profesional, siguiendo lo que le dictaba su joven corazón loco.

Sin embargo, la segunda guerra mundial estalló y a principios de 1940 Johnny Albino fue llamado a filas (como muchos otros boleristas puertorriqueños como Daniel Santos) e ingresó en el ejército norteamericano en Puerto Rico, sirviendo en el cuerpo de ingenieros, en el destacamento de comunicaciones militares del regimiento 295 donde trabajó como radiotelegrafista, y en cuya banda ingresó posteriormente como cantante, si bien aprendió muchísimo de reparación y mantenimiento de radios, lo que posteriormente le permitiría iniciar una profesión. Como soldado, participó con el ejército americano en la toma de la ciudad norteafricana de Casablanca. Al acabar la guerra permaneció aún varios años en el ejército, trasladado al batallón 130, donde Johnny Albino formó su primer cuarteto cantando en eventos patrocinados por U.S.O. para los mecánicos, con el que permaneció hasta 1946, año en el que licenció con el grado de teniente tras siete años en el ejército en los que siempre llevó su borinque querido en su corazón.

En 1946 se trasladó a la ciudad de Nueva York, donde se relaccionaba con los músicos latinos de la ciudad, en especial con Jaime Gonzalez, primera guitarra, y José Ramón Ortiz, segunda voz, con el que inició un primer trío llegando a debutar en la ciudad de Nueva York. Ese año, aprovechando sus conocimientos de radiocomunicación adquiridos en el ejército, Johnny Albino abrió un negocio de venta y reparación de aparatos de radio. Aqui le tienen interpretando el bolero "Diluvio"
En 1947 contrajo matrimonio con su esposa Mary (con la que tendría dos hijos)

En 1948, un año después, tras varios intentos con diversos compañeros, fundó su Trío San Juan, al que denominó así por tres razones: primera por ser San Juan la capital de su Puerto Rico, la segunda razón porque el propio Johnny Albino aseguraba que lo fundó el día de San Juan Bautista de 1948 y la tercera porque sus tres componentes entonces eran puertorriqueños: Johnny Albino que hacía la primera voz y tercera guitarra, Chago Alvarado, que hacía la segunda voz y segunda guitarra (y era su destacado compositor) y Ola Martínez, que era la tercera voz y primera guitarra (el trío San Juan no usaba requinto y en su lugar Ola Martínez utilizaba una pequeña guitarrita con cuerdas de metal que le daba ese sonido característico fácilmente reconocible de este formidable trío. Además, el trío San Juan cantaba guarachas, pasodobles, boleros, guaranias y muchos otros estilos.

Con el Trío San Juan Johnny Albino grabó ciento setenta y tres canciones con el Sello Verne, muchas de ellas compuestas por Chago Alvarado, canciones muy bien conocidas, y ahora clásicas tales como “Cosas como tú”, “No sigamos pecando”, “Plazos traicioneros”, Vuelve Cuando Quieres y “Por el bien de los dos”, con las que alcanzaron una enorme fama no sólo en toda Latinoamérica, sino en todas las ciudades con gran afluencia de hispanos de Estados Unidos. En Colombia, donde la casa Verne tenía una buena distribuidora, el Trío San Juan llegó a superar en popularidad incluso a Los Panchos, no fue así en el resto del hemisferio, donde la distribución de Verne era muy deficitaria (especialmente frente a la potentísima distribución de la compañía CBS de Los Panchos), condenando a este trío a un injusto ostracismo público, que sin embargo, se compensaba por las excelentes críticas que recibía en sus muchísimas giras por el excelente directo que ofrecían. Eran todos uno magos que embrujaban al público con su arte.  Bajo estas líneas "brujería"

La suerte, sin embargo, no favoreció a este grupo a quien le suspendieron, por ejemplo, los contratos que había firmado en 1952 en Buenos Aires, donde les sorprendió al fallecimiento de la muy querida esposa del presidente Perón, María Eva Duarte, por lo que gobierno argentino decretó un largo tiempo de luto oficial, siendo clausurados todo tipo de teatros, cines, emisoras y salas de fiesta. No obstante, el trío San Juan dejó en Argentina un formidable recuerdo de sus canciones, de modo que estas se popularizaron muchísimo, hasta el punto que superaron allí también la fama de los propios Panchos lo que seis años después suscito celos por parte del famoso trío mejicano. Bajo estas líneas: "Celoso"

En 1957, sin embargo, existían ciertos problemas internos en el trío San Juan, que afortunadamente no mermaron su calidad. Fue ese año en el que Johnny Albino fue requerido por Güero Gil para sustituir durante dos semanas a Hernando Avilés para cumplir con el compromiso firmado por Los Panchos con el teatro Puerto Rico de Nueva York. Durante esas dos semanas no hubo intensos ensayos ya que Johnny conocía muy bien el repertorio de Los Panchos. Tras el éxito, vinieron las confidencias. Así lo recuerda Johnny: “Hice las dos semanas y me fue muy bien. Alfredo me confesó que las relaciones entre Avilés y el trío iban muy mal, porque a Avilés le estaba fallando mucho la voz y se enfermaba mucho. Ellos me propusieron que si me necesitaban algún día, que si yo estaba dispuesto a irme. Yo no les conté los problemas que tenía con el Trío San Juan, me quedé callado”.

La oportunidad par Los Panchos de volver a llamar a Johnny Albino se dio, sin embargo, un año después: Los Panchos estaban actuando en Buenos Aires en 1958 cuando Hernando Avilés, disgustado con El Güero, abandonó el trío y se fue a México. Fue entonces cuando Alfredo Gil recurrió a Johnny Albino – que estaba tocando con su trío San Juan en Nueva York- con la certeza de que el puertorriqueño mantendría la vigencia del trío pues lo había demostrado ya en su anterior sustitución en el Teatro Puerto Rico de Maniatan. “Desde Argentina –recuerda Albino- me llamó Alfredo una mañana tempranito y me dice: Hernando se nos regresó a México y nos dejó solos aquí en Argentina. Necesito que tú vengas para acá para que entres al trío”. De inmediato Johnny les comunicó a sus compañeros del Trío San Juan que tenían que buscarse otra primera voz porque él se iba con Los Panchos. Esta partida de Johnny del Trío San Juan fue traumática para sus otros miembros. Bajo estas líneas "me haces falta"

“Nosotros –advierte Chucho Navarro- le hicimos a Johnny una oferta que no pudo resistir”. El trío pidió unos días de receso de su actuación en el Teatro Maipó de Buenos Aires en lo que llegaba Albino. A su llegada de Nueva York, debutaron con el puertorriqueño, ante el asombro del público que advirtió de inmediato que no era Avilés la primera voz. Chucho Navarro, con su peculiar socarronería en el escenario, explicó al público que tenían una nueva primera voz conocida por los argentinos y que con Albino, la calidad del trío se mantendría intacta. Desconocemos la propuesta que pudieron hacerle a Johnny Albino, pero lo cierto es que un año después de que probase cantar con ellos, el veneno se le metió en la sangre de tal modo que no dudó separase de su queridísimo trío San Juan. Bajo estas líneas "droga"

No obstante, cuando Johnny Albino, de extraordinarias facultades de tenorino, ingresó en el Trío Los Panchos en Argentina, ya tenía gran fama en ese país y un nombre artístico adquirido a la cabeza del Trío San Juan, pues seis años atrás habían dejado un excelente recuerdo en Argentina que se había mantenido incólumne. Esto representó un escollo en el proceso de adaptación y asimilación al estilo de Los Panchos, pues los mejicanos se dieron cuenta de que el público le pedía las canciones que había popularizado con el Trío San Juan, lo que les obligó a ser ellos los que se adaptaran a Albino, incorporando muchos de los temas del trío San Juan a su repertorio, llevadas por Johnny Albino a Los Panchos para regrabarlas con ellos.

El trío Los Panchos tuvo tánto éxito en Argentina que permanecieron un año entero en ese país madurando el trío y conformando un nuevo estilo, con canciones de autores argentinos que marcarían también el definitivo estilo panchista, como Jamás, jamás (del argentino Chucho Navarro), Flor de perdición (Raúl Díaz), Marinera (Pedro Laurenz) y Siete notas de amor (Chago Alvarado).

 Estos boleros se hicieron en Argentina, tras mucho ensayo y esfuerzo, el 20 de octubre de 1958. En enero de 1959 grabaron Tuya (Malgony y Contursi) y Enamorados (Juan Carlos Fernández).

Tras Argentina, el trío Los Panchos pasó una temporada en Brasil, donde grabaron a partir del 8 de enero de 1959: Vete de mí (Virgilio y Homero Expósito), Échame a mí la culpa (Ferrusquilla), Se vive una vez (Chucho Navarro), Verdadero amor (Alfredo Gil), Contigo (Claudio Estrada), Perdida (Chucho Navarro), Mi último fracaso (Alfredo Gil), Dulce, dulce, dulce (Chucho Navarro), Cristo do Río (Chucho Navarro), Se me va la vida (Alfredo Gil) eHistoria de un amor (Carlos Eleta Almarán),

 Otras grabaciones realizadas en Brasil fueron Dile (Marfil), En nombre de Dios (Marfil), Todo o nada (Fernando César), Noveno mandamiento (René Betancourt), Vagabundo (Víctor Simon) y Primer mandamiento (René Betancourt). Nuevamente en Argentina, grabaron los boleros Y no me dejes corazón (Héctor Varela), A dónde voy (Alfredo Gil), Cruel filosofía (Chucho Navarro), Desandando (Chago Alvarado), Quién tiene tu amor (Leopoldo Díaz Vélez) y su éxito La hiedra (Serracini),

No cabe duda que el Trío Los Panchos en su nueva edición despuntó con éxito arrollador. Johnny Albino ayudó a mantener el grupo como el trío más representativo del continente americano. Así, cuando regresaron a México, los discos del nuevo trío se escuchaban por doquier. La CBS de ese país celebró un gran acto de recibimiento para presentar a Johnny Albino al público mexicano. En el mismo participaron Agustín Lara, Pedro Vargas y María Félix, entre otras luminarias de la farándula azteca. El pueblo mexicano aplaudió la nueva versión del grupo y el trío se volvió a cubrir de gloria en su propio suelo.

El 29 de agosto de 1959 grabaron en México los boleros Siglo Veinte (Mario Ugarte), Me quedé dormido (Chucho Navarro), La puerta de tu casa y el álbum de mi vida (ambas de Héctor Hernández). El 25 de noviembre registraron cuatro boleros: Vive Dios (Chucho Navarro), Acuérdate de mí (Ferrusquilla), Hasta siempre amor (F. Silva) y Esta noche yo me muero (Alfredo Gil). Al día siguiente grabaron otro puñado de boleros: Vida mía (Osvaldo Fresedo), Amor de maldición (Chucho Navarro), Llámame amor mío (Mapera) y Burla (Alfredo Gil). También participaron en la película Viva Jalisco que es mi tierra donde cantan el bolero de Chago Alvarado Siete notas de amor. Esta película se comenzó a filmar a partir del 28 de septiembre de 1959 pero fue estrenada en Ciudad México el 9 de marzo de 1961, de la cuals les ofrecemos este estracto:
Con Johhny Albino el Trío Los Panchos comenzó las giras al Lejano Oriente. Se presentaron en Hong Kong, Indonesia, China nacionalista y Japón. En este último país causaron tanta sensación que volvieron a repetir sus presentaciones. De 1959 a 1964 visitaron Japón en cinco ocasiones con tal éxito que forzaron la creación de tríos japoneses a la usanza panchista. Algunos de los tríos japoneses que se crearon usaban el nombre de Los Panchos denominando el trío por la región a la cual pertenecían. Así nacieron Los Panchos de Tokio, Los Panchos de Osaka, Los Panchos de Kioto, entre otros.

Los tríos japoneses imitadores de Los Panchos no sólo cantan en japonés siguiendo el estilo de la ejecución de Los Panchos, sino que también cantan sus canciones en español aprendidas por fonética. El Trío Los Panchos hizo lo mismo. Ellos hicieron muchas grabaciones en idioma japonés aprendidas y cantadas por el mismo método.

Los miembros del Trío Los Panchos, manteniendo su agudo olfato comercial, hicieron siempre el esfuerzo por cantar canciones en el idioma del lugar que visitaban. También tomaron canciones y melodías de esos países y les adaptaron letras al español
Johnny Albino declaró que a él no le representó gran esfuerzo aprender a pronunciar en japonés. Le gustaba pasar largos ratos conversando con los japoneses en sus visitas al lejano país. Así grabaron: A Kai Kutsu, Canción alpinista, China no llore, Cielo azul, Culpable, La Geisha, Kiiro Sakurambo, Me hace falta tu amor, Pobres huerfanitos, Sueña en Yokohama, Tsuki no sabaku, Viva Japón, Wasurenaisa y Ceguera de amor o este fantástico "Shakura"

También compusieron canciones inspiradas en temas de esa región: Rumba japonesa y Se llama Fujiyama, ambas de Chucho Navarro, y Serenata de Tokio de Alfredo Gil. Otros temas fueron Cumbancha japonesa y Sakura. Adicionalmente Chucho Navarro compuso Manila, Manila, dedicada a la capital de Filipinas, país donde grabaron un disco en directo. En el Japón, la locura colectiva que desató el Trío Los Panchos fue tremenda. Vendieron millones de copias de discos. Según Chucho Navarro su canción Se llama Fujiyama es la composición que más dinero le ha dejado.

Durante los primeros cinco años de la década del sesenta el Trío Los Panchos desplegó una actividad sin precedentes. El siguiente resumen nos presenta el asombroso cuadro de su robusta producción: viajaron cuatro veces al Japón; le dieron la vuelta al mundo en dos ocasiones, visitando además de los países mencionados, Grecia, Tailandia, Australia, India, Irán, Egipto, Líbano, Israel, Italia, Puerto Rico, La Unión Soviética (Moscú, Leningrado, Tashkent, Tbilisi y Armenia), Estados Unidos, España, Centro y Sur América, entre otros; grabaron doscientas noventa y una canciones y participaron en varias películas. Todo este despliegue de movilidad y dinamismo ocurrió durante los años en que la canción romántica era severamente acosada por los ritmos anglosajones a nivel mundial y las plazas latinoamericanas perdían su atractivo debido al debilitamiento de la moneda en esos países y a los cambios de gobierno. (Cuba y la República Dominicana, entre otras, eran dos plazas fuertes del Trío Los Panchos. Ambas fueron fuertemente sacudidas, la primera con el triunfo de la Revolución, y la segunda con el ajusticiamiento del dictador Trujillo y su posterior crisis constitucional).
Aqui tiene uno de su más grandes boleros: "Poquita fe"

Conscientes de su bien ganado prestigio Los Panchos llegaban a países de Latinoamérica a solazarse con los tríos de aquellos países. A su llegada a San Juan de Puerto Rico, a mediados de la década del sesenta, El Güero Gil expresaba, con excusable arrogancia, que venía a pasar revista a los tríos del país. Aqui les tienen en el bolero "Burla"

Mientras tanto en la capital azteca, la Columbia de México, S.A. cambiaba su nombre a Discos CBS, S.A. en 1962 y aumentaba su producción gracias a la aceptación que tenía su producto de mayor demanda: el Trío Los Panchos. Alfonso Valdés Leal, director artístico de la empresa, concibió la idea de aprovechar el mercado internacional que había abierto el trío para lanzar una serie de discos de larga duración (LP´s) bajo temas o motivos regionales. Así salieron al mercado varios LP´s que hoy son valiosas piezas de coleccionista.

 Las canciones incluidas en esos LP´s fueron grabadas en las siguientes fechas: Los Panchos en Japón (septiembre de 1962), Los Panchos cantan a México (septiembre de 1962), Los Panchos en Venezuela (noviembre de 1965), Los Panchos en Paraguay (octubre y noviembre de 1963), Los Panchos en Brasil (febrero, marzo y agosto de 1963), Los Panchos a Guty Cárdenas (abril de 1961), Las canciones de Pedro Flores (enero, febrero y mayo de 1963), Las canciones de Rafael Hernández (diciembre de 1962) y Las canciones de Ernesto Lecuona (abril de 1965). Estos títulos no son necesariamente los mismos con los que salieron al mercado. Hay varias ediciones y, algunos de ellos, aunque fueron grabados en México, se prensaron en otros países.

Otros dos LP´s que tuvieron larga difusión, y que aún hoy son reproducidos, son los que grabaron en Argentina interpretando los bolero-tangos que popularizó Carlos Gardel al estilo de Los Panchos, fueron grabados durante los años 1962 y 1963.

En lo que puede considerarse como un fallido intento de perforar en el mercado angloparlante en Los Estados Unidos, la CBS encomendó al Trío Los Panchos grabar un LP en el idioma inglés. Aunque la grabación se hizo en Nueva York, curiosamente no aparece registrada en el Fichero de Matrices de la CBS de México. El LP fue titulado By Special Request y contiene las siguientes canciones: Love is many splendored thing, My foolish Heart, April in Portugal, Three cois in a fountain, Non dimenticar, Always, You belong to my heart, Stranger in paradise, Till, Orchids in the moonlight, Mona lisa y Vaya con Dios. Un dato interesante de este disco de larga duración es que en la grabación aparece el puertorriqueño Miguelito Poventud tocando un segundo requinto junto al Güero Gil.

En febrero de 1964 el trío grabó, también en Nueva York, doce canciones acompañando a la famosa cantante de descendencia turco-norteamericana Eydie Gormé. Estas fueron registradas en el Fichero de la CBS de México el 14 de julio de ese año. Las mismas tuvieron amplia difusión y como consecuencia Los Panchos volvieron a grabar nuevas canciones con ella. En julio de 1965 hicieron doce nuevas canciones y en octubre del año siguiente grabaron diez canciones de temas navideños. En total, el Trío Los Panchos grabó treinta y cinco canciones con la famosa cantante.

En algunas de estas grabaciones con Eydie Gormé también intervino Miguelito Poventud con su requinto y en otras el segundo requinto lo fue el también puertorriqueño Yomo Toro.( en la fotografía junto a Johnny Albino) 
 
Para esta época Johnny Albino daba muestras de querer abandonar el grupo impulsado por el reclamo que constantemente le hacía su familia radicada en Los Estados Unidos. Johnny llevaba más de siete años viajando por el mundo con Los Panchos y añoraba en demasía ver crecer a su numerosa familia.

 En agosto de 1965 le expuso al Güero su intención de dejar a sus compañeros. Alfredo Gil le recomendó que se tomara un tiempo de vacaciones y momentáneamente Chucho Navarro y él cumplirían los compromisos pendientes con el cantante Roberto Olmos. Posteriormente Johnny se reintegró al trío, pero ya hacía planes para establecerse en los Estados Unidos; tenía mucha fama y había acumulado fortuna suficiente como para prescindir del afamado grupo, además tenía ya una numerosa descendencia, con cuenta él mismo en este chiste:
Las últimas grabaciones que hizo Johnny Albino con el Trío Los Panchos fueron hechas en Nashville, Tennessee (EE.UU.). Fueron doce canciones al estilo country norteamericano traducidas al español. El LP fue titulado Celoso y junto a Los Panchos interviene el afamado grupo de country Los Jourdans. Otro título con el que se edito este disco fue Country and Western in spanish.

Aprovechando el notable éxito de aceptación de estas grabaciones, en febrero de 1966 se honró al Trío Los Panchos en Nasville al ser declarados Ciudadanos Honorarios de Tennessee por el gobernador de ese estado de la unión americana. También fueron distinguidos al asistir como invitados especiales al programa Grand Opry, en el cual por vez primera se tomaba en cuenta al talento no estadounidense.

Además, Los Panchos se acreditaron ser los primeros cantantes latinoamericanos que grabaron con el prestigioso Nashville Sound, como se conocía al sonido de alta calidad que se obtenía en un estudio de aquella ciudad.

Por otra parte, una representación del sello disquero Columbia se hizo presente para hacer resaltar que entre los muchos méritos de Los Panchos se anotaba el de ser los artistas con mayor vigencia en el elenco latino de esa compañía, con 21 años ininterrumpidos grabando con la misma casa discográfica.

En estas grabaciones advertimos que Johnny Albino se destaca notablemente y que sus compañeros de trío prácticamente actúan como meros acompañantes. Esta tendencia de Johnny Albino de destacarse en las canciones por encima de sus compañeros de grupo es patente desde las primeras grabaciones del trío, cosa que molestó a Chucho Navarro. (A Chucho le incomodaba que el Güero Gil le diera más protagonismo a Johnny Albino de destacarse como solista, decía que “ahora Los Panchos son acompañantes”). En estas últimas grabaciones reconocemos a un Johnny Albino prácticamente cantando solo.

La producción discográfica que dejó grabada Johnny Albino en poco más de ocho años en que se desempeñó como primera voz de Los Panchos es asombrosa, alrededor de quinientas canciones. Sería muy extenso reseñarlas en este capítulo, pero hay que resaltar que aparte de las ya señaladas, con Johnny Albino, Los Panchos regrabaron casi todas las canciones que hicieron con Raúl Shaw Moreno, muchos de los grandes éxitos que lograron con Hernando Avilés y algunos de los que lograron con Julito Rodríguez. Sin temor a dudas hay que indicar que Johnny Albino fue la Primera Voz más internacional que pasó por Los Panchos. Con él hicieron cosas tan peculiares como grabar en inglés, árabe, griego, japonés y ruso. Fue la época de la modernización y adaptación del trío a la nueva era en que iban surgiendo nuevos ritmos musicales. Adaptaron el tema Para Elisa de Bethoven al español, a la vez que hicieron lo mismo con la canción Michelle del conocidísimo grupo británico Los Beatles.

Además Johnny también se destacó en las grabaciones con Los Panchos como buen compositor: temas como La distancia nos separa, Cuando empieza la noche, Nada de ti y Flor sin color son de su propia autoría. También compuso la canción Carilú, dedicada a la hija de Chucho Navarro y Caridad Vázquez. “La niña Carilú –comentó Albino- me recordaba mucho a mis hijas a las que casi no veía y añoraba muchísimo. Chucho, medio en broma, medio en serio, se enojó conmigo porque me adelanté a componer una canción dedicada a su única hija”.

Johnny Albino dejó definitivamente el trío en 1966 y la salida del puertorriqueño resultó traumática para Alfredo Gil. Al trío le restaban dos años más de contrato con la CBS por lo que el Güero para impedir la salida de Johnny del trío lo demandó a favor del sello discográfico. Albino a su vez demandó a Los Panchos y a la CBS y solicitó que el juicio se celebrase en Nueva York, donde la firma discográfica tenía su sede central. Fueron treinta y ocho abogados los que representaron a los Panchos y a la CBS contra un Johnny Albino que supo muy inteligentemente sortear el gran problema que se le avecinaba. Dejemos que sea el propio Albino quien nos lo relate:

“Agobiado por la demanda, y viendo que la fecha del juicio se acercaba, me fui a la biblioteca pública de Nueva York y pedí que me dejaran todos los libros de leyes posibles para estudiar una solución ventajosa para ambas partes. Ellos pretendían que si abandonaba el trío, prácticamente dejase de cantar. Previamente al juicio, mantuvimos una reunión, un acto de conciliación en las dependencias de la CBS con su Presidente, abogados y naturalmente con el Güero Gil en representación de los intereses de Los Panchos. Los dejé a todos calladitos cuando les expuse que según un párrafo de un artículo de la Constitución de los Estados Unidos, no se puede privar a nadie de ganarse el sustento diario con lo único que se sabe hacer.

"Al tiempo, el Presidente de la CBS me felicitó por mi astucia al abordar el problema y me condonaron una deuda que había contraído con la CBS de treinta y ocho mil dólares de la época en adelantos de las regalías de las grabaciones por realizar, pero me congelaron de por vida mis derechos sobre las ventas de todas las que hice con el trío”.

De este modo, a finales de 1966, Alfredo Gil y Chucho Navarro se encuentran en la difícil situación de que veintidós años después de la fundación del trío, después de tanto trabajo, se ven precisados a buscar por quinta vez una primera voz para el grupo. Los Panchos incorporaron entonces en 1966 a Enrique Cáceres como su primera voz.

Para muchos entendidos en la materia, Johnny ha sido el mejor primera voz que ha pasado por Los Panchos, al menos llegó a ser el más popular. Otros, sin embargo, prefieren las connotaciones musicales que destilaba la voz de Julito Rodríguez, pero los más puristas siguen apostando por la fórmula original con el peculiar matiz de fraseo con que magistralmente interpretaba con Los Panchos Hernando Avilés.

A este respecto, el cantante Leonel Gálvez, ex primera voz de Los Tres Caballeros y del Trío Calaveras, también afirmó que el auténtico sonido de Los Panchos lo encontramos con Hernando Avilés, en lo que a la primera voz se refiere. “Con Julito también hicieron grandes temas, pero con Albino ya no suena a trío, Albino está cantando solo casi siempre, con Avilés fueron los mejores”.

En 1996, cuando le hicieron a Johnny Albino varias preguntas a este respecto, el puertorriqueño fue rotundo al afirmar que el verdadero distintivo del sonido de Los Panchos se lo dio la bonita y timbrada voz de Hernando Avilés, el requinto de Alfredo Gil y la perfecta voz de Chucho Navarro. Chucho está considerado por todos como la mejor segunda voz de tríos de la historia. “Nosotros –declaró Albino refiriéndose a las demás primeras voces- fuimos los sustitutos de Avilés en el trío. Intentamos adaptarnos como pudimos al estilo de cantar que él había impuesto en Los Panchos. Sin embargo a Avilés injustamente nunca se le reconoció en México la labor que desempeñó con el trío, vistiéndose de charro y paseando la bandera de México por todo el continente americano”.

Aunque Los Panchos siguieron con su meteórica actividad de giras y grabaciones, hay que reconocer que sin la presencia de un elemento puertorriqueño desempeñando la primera voz en el trío, cambió totalmente el sonido del mismo. Anteriormente, excepto por la brevísima estancia del boliviano Raúl Shaw Moreno, el trío tuvo siempre un cantante puertorriqueño desempeñando la primera voz. El tercer componente del trío hasta entonces había sido un boricua y como tal, a excepción de Hernando Avilés, añoraban siempre con volver con su familia. Aprovechando la coyuntura de la salida de Albino, Alfredo Gil decidió busca a alguien que no tuviera raíces fuera de México.
Pero el vacío de los puertorriqueños en Los Panchos fue sentido por muchos. “El sonido que estos isleños dieron a Los Panchos –admitió Chucho Navarro- fue en cierta medida lo que contribuyó al éxito, a la frescura y a la magia del trío”. No en vano, cantó con el trío a partir de 1958 hasta 1966 y ejecutó con gran éxito su papel, conocido en los Estados Unidos así como en toda América latina, Europa y Asia, incluyendo Japón, en donde grabó dos álbumes en japonés. Albino apareció en programas de televisión difundidos a nivel nacional en los Estados Unidos, tales como Johnny Carson y Ed Sullivan. También trabajo con estrellas tales como Frank Sinatra, Sammy Davis, Xavier Gugat, Nat King Cole y Steve Lawrence. Él también trabajo con Eydie Gormé, incluyendo dos álbumes que grabaron juntos, sin el resto del trío.

Por un tiempo, las relaciones de Alfredo Gil y Chucho Navarro con Johnny Albino quedaron un poco tocadas pero con el pasar del tiempo volvieron a ser afectivas.

De hecho, a finales de los sesenta, Johnny regentaba una sala de fiestas en Nueva York y se le ocurrió celebrar las bodas de plata del trío pero con Los Panchos originales. Alfredo Gil y Chucho Navarro aceptaron de buen grado pero Hernando Avilés que por esa época cantaba en solitario, se negó rotundamente.

Johnny siempre reconoció que pese al fuerte carácter por el que se distinguía el Güero, éste era muy generoso a la hora de prestar auxilio a cualquier persona, aunque fuese desconocida para él. Era capaz de levantar un teléfono y movilizar a cien personas para ayudar a quien lo necesitase.

Tampoco Johnny Albino dejó de hacer música y continuó deleitando a sus muchísimos seguidores con su extraordinaria voz de tenorino. Ya radicado en Nueva York prosiguió su ascendente carrera que perdura a comienzos del nuevo milenio. En esta etapa, grabó en la década de 1960 numerosos éxitos como fueron "Mi niña bonita" y "Solitario". Después de dejar Los Panchos, Albino volvió a grabar con varios tríos distintos y solo; siempre manteniendo la calidad de claridad y fuerza vocal que le hicieron un ingrediente tan esencial en el éxito de los tríos anteriores con los que se le asocia siempre. La discografía de Albino incluye más de 300 álbumes en una carrera larga e ilustre. Él también realizó numerosas giras de conciertos por todo el mundo en lugares como Japón, Hong Kong, Singapur, Egipto, Israel, y por toda Europa y América latina.

Mas recientemente, con una voz perfectamente preservada, Albino se unió a Julito Rodríguez en 2000 para conmemorar el famoso Trío Los Panchos y los éxitos de sus respectivas épocas con la banda. Su último viaje a Europa lo hizo a España, en el transcurso de la convocatoria de “Santa Cruz, corazón del bolero” que se celebra cada año en la preciosa ciudad canaria de Santa Cruz de Tenerife.

Hasta hoy, Johnny Albino vivía en Nueva York, dedicado a su familia y a su música. El Viernes 6 de Mayo de 2011 tuvo que ser llevado de emergencia el viernes a la clínica de Long Island por sufrir mareos, pero en horas de la noche su cuadro clínico se complicó. Al día siguiente, sábado 8 de Mayo, a las 2:00 de la tarde hora local, ocurrió su deceso rodeado de su esposa, Mary, hijos y nietos, debida a un infarto cardiaco.

Los actos fúnebres de Albino se realizaron el lunes 10 de Mayo, en Queens, Nueva York, de 6:00 de la tarde a 9:00 de la noche.

El martes 11 de Mayo se realizó un servicio religioso en honor al ex integrante de Los Panchos en Lady of Grace Church, pero el cuerpo de Albino será cremado en una ceremonia privada, según manifestó el portavoz de la familia Orvil Miller, quien destacó que Albino había solicitado que sus cenizas fueran esparcidas “frente al mar de Puerto Rico”.

El gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, lamentó la muerte del cantante puertorriqueño: "Mi más sentido pésame para su viuda, sus hijos, nietos, amistades y a quienes compartieron con él su vida musical. Espero que Dios les de la fortaleza necesaria para sobre llevar este momento de dolor. Que descanse en paz", expresó el Primer Ejecutivo en un comunicado de prensa.

Agradecimientos a la página de “el mundo de la música romántica” por su excelente biografía de Johnny Albino de donde he extraído gran parte de los datos.

Estadística de visitas diarias